La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

El cielo de occidente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El cielo de occidente

Mensaje  Elia Aerlikr el Dom Jun 16, 2013 12:49 pm

Decidió dejar sus estudios durante un tiempo, pues el libro polvoriento y las letras más que minúsculas dañaban su mirada y le daban un leve dolor de cabeza del esfuerzo de leer, identificar y descifrar cada una de los conjuros y los hechizos de los que estaba repleto aquel superlativamente grande libro. Además, como cada atardecer, era hora de subir a las almenas...

~~○~~
El sol estaba ya escondiéndose tras las montañas y las sombras de la noche ya lo estaban agarrando todo con su frío abrazo. Un manto de estrellas comenzaba a cubrir el cielo, pero faltaba un tiempo hasta que arropase la bóveda celeste por completo.

Las últimas luces del día danzaban entre las nubes exponiendo colores dorados, anaranjados, rojizos e incluso violetas, un bello espectáculo que alegraba la vista a quien lo presenciaba. Pero pronto los colores desaparecerían y dejarían paso a la oscuridad nocturna.

La muchacha suspiró, apartándose un mechón de pelo de la mirada, mientras contemplaba el valle, con sus colores verdes y toques de otros colores, sean por las flores de los árboles o arbustos o por las frutas que se estaban desarrollando entre sus ramas. Desde tan arriba se sentía poderosa, se sentía libre, se sentía como si fuese la reina del Valle y de las montañas e incluso como pensaba que tendría que sentirse la Señora de la Torre. Pero aún así, no se encontraba feliz.

Soltó otro suspiro, alzando la mirada al cielo violeta y rojo y naranja y dorado y negro, manchado por el tenue resplandor de estrellas y emborronado por las nubes. Dejó que su mirada indagase por el cielo de occidente, persiguiendo alguna solitaria mariposa, o algún pétalo de alguna flor que fue arrastrado por el viento. Persiguió aquella cosa hasta perderla de vista, y entonces tragó saliva. Era hora.

Aún con la mirada en el cielo, entrelazó sus dedos. «Madre Svea» Comenzó a rezar en sus pensamientos. «, Diosa, como te llaman en este lugar. Otra noche más vengo a este lugar, y otra noche más te ofrezco mis plegarias. Te lo ruego, como he hecho mil noches antes, y como haré mil noches más. Te lo ruego, guíame hasta mi familia...»

Pero, como siempre, Svea no la escuchaba, la Diosa ignoraba sus plegarias, y ninguna otra deidad se interesaba en una cosa tan pequeña. Suspiró por tercera vez, mientras sus ojos abandonaban la bóveda celeste, que, paulatinamente, iba volviéndose negra, manchada por la luz tenue de las estrellitas, y la luna que coronaba los cielos nocturnos.

Apoyó sus manos sobre las almenas de la Torre, y contempló el valle.
avatar
Elia Aerlikr
Cuenta inactiva

Nombre : Elia Aerlikr
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Fantasma, Kin-Shannay
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Clase social : Pueblo llano, Campesina
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Horian el Lun Jun 17, 2013 9:20 pm

Horian se paseaba por la torre como solía hacer cada día, pensando en su vida y su suerte. Recuerda cómo fue a parar en la torre, en La Torre.
Él era feliz en este lugar, tenía todo aquello que siempre deseó, comida suficiente en su estómago, más libros de los que nunca imaginó que pudieran existir en un solo lugar y un inmenso bosque en donde caminar y sentir el aire gélido que siempre lo acompañó. Aún así, sentía que no estaba haciendo nada por nadie, todos quienes habían pasado por La Torre dejaron una mella en ella, para bien o para mal y él no podía ser la excepción. Pero Horian no creía ser una persona lo suficientemente hábil o extraordinaria como para dejar algo en el mundo.
Así, entre pensamientos de la misma calaña caminó sin rumbo por la torre, increpándose por no ser más de lo que es.

La noche ya se había posado sobre la faz de la tierra, envolviéndolo todo en esa obscuridad celestial. Un soplo helado recorría las alturas de las almenas a las que sus pies lo habían llevado.
En las almenas, la silueta de una muchacha se distinguía entre la recién llegada obscuridad.
Horian pensó que sería ameno hablar con alguien para así evadir los pensamientos, además la chica inspiró una sensación de curiosidad en Horian. Hacía tiempo que no conocía a nadie.

Horian se acercó hacia la almena con paso tranquilo, y al apoyarse contra la misma, soltó una sonrisa que apenas podría verse en la obscuridad, más fue un acto reflejo ante el rostro meditabundo de la muchacha.
-Es una hermosa noche que procede de un hermoso día, ¿no crees?...........Horian, mucho gusto- dijo ampliando aún más su sonrisa, dejando ver sus dientes destelleantes.

_________________
...¡Adiós, dos veces amado! ¡Amo del destino, por el destino dominado! ¡Feliz de ti, que estás muerto! Si querés ver con quién te estás metiendo, mirá aca.
avatar
Horian
Cuenta inactiva

Nombre : Horian Dermast
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de segundo grado
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 03/05/2012
Edad : 20
Localización : Más allá de lo material

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Zyg Siwinn el Mar Jun 18, 2013 11:23 pm

La verdad, no esperaba aprobar la Prueba. Pensaba que moriría en el intento. Pensaba que jamás volvería a ver a mi familia. Mi familia... Hace años que no la veo. Tan solo unos años para mí, la mitad de una vida para algunos. Mi condición de elfo es una bendición, pero a la vez me mata por dentro. Los rasgos de mi cara no han cambiado desde que llegué aquí, tal vez se me ha ensanchado un poco la mandíbula, pero nada más. He visto a niños llegar... niños. No pasarían de los 12 años humanos. Ahora tienen 20, y han cambiado muchísimo, y yo sigo igual. No quiero pensar como me sentiré, cuando yo haya madurado un poco, y todos ellos habrán... muerto. Me gustaría que ellos fuesen longevos, como yo. Pero, los humanos, son así. 

Quiero despejarme, voy a subir a las almenas. Realizo un pase mágico, y me teletransporto hasta ellas. He subido alguna vez, pero no he podido disfrutarlo. Ahora que he acabado mis estudios, quiero relajarme. Aunque puede que siga estudiando la Especialidad de Tierra, no lo sé. 

En cuestión de segundos estoy allí, pero veo que están ocupadas. Una aprendiz de segundo grado, con su túnica verde, y uno de primero, con su túnica blanca.

-Es una hermosa noche que procede de un hermoso día, ¿no crees?.... Horian,mucho gusto- Le dice el chico a la chica

-Oh, perdonad si interrumpo algo, ya me voy.


Echo un último vistazo a la pareja. Me sorprende que no estén estudiando, la verdad. Puede que él esté interesado por ella, quien sabe...


Última edición por Zyg Siwinn el Jue Jun 27, 2013 12:58 am, editado 1 vez
avatar
Zyg Siwinn
Cuenta inactiva

Nombre : Zyg Siwinn
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago consagrado, Aprendiz de Magia de la Tierra
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Hacha arrojadiza, a distancia)
Clase social : Pueblo llano, Burguesía
Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 30/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Elia Aerlikr el Sáb Jun 22, 2013 9:43 pm

Estaba yo sumergida en mis pensamientos cuando noto una presencia más en mis alrededores.

Giré suavemente la cabeza, y miré a través del rabillo del ojo, y pude ver cerca de mi a un joven un pelín más alto que yo, cosa sorprendente teniendo en cuenta que era una señora no precisamente baja. Sus cabellos eran negros -o parecían negros en la semi oscuridad- y podía ver unas puntitas emerger de ellos, por lo que deduje que era un elfo, semi-elfo o cualquier otra criatura de la que no tenía sapiencia.

Pero, lo que más destacaba, era su sonrisa. Una sonrisa esbozada, mal dibujada por las sombras danzantes de la noche, pero podía ver la curvatura de sus labios, el brillo de sus dientes ante la luz de la luna, y quizá una pequeña arruga que se formaba en el borde de sus ojos. ¿O era solo una ilusión formada por la oscuridad?

Bueno, lo que importa es que pronunció unas palabras que resultaron triviales, elogiando la noche por su belleza. O al valle. O a la Torre. Quizá incluso a mi misma. No le presté demasiada atención, estaba bastante distraída entre mis rezos y el valle que me había hechizado de tal manera con el oído del viento entre los árboles y el aullar de los lobos al ver a su emperatriz, la Luna; las luces de las luciérnagas que plagaban el bosque y ornaban todo con su luz amarillenta, y algunas de las flores mismas del jardín, que desprendían ellas mismas la luz.

Escuché su nombre, sin embargo, por lo que consideré apropiado el presentarme.

Devolví mi mirada al lugar en el que anteriormente se había posado, antes de ojear tímida y fugazmente al hombre, llamado Horian, que se había aparecido. Me quedé dubitativa un instante, antes de separar mis labios, como si fuese a articular algún sonido.

Mi nombre es Elia— Y sonreí yo también.

Mi sonrisa no era una sonrisa destellante como la de Horian, que daba miedo mirarla por el peligro de quedar cegada. No, lo mío era una simple curvatura de los labios, sin separarlos, como la sonrisa aquella de la Gioconda, o cualquier otra figura de sonrisa tímida pero sincera.

Eventualmente noté como otra presencia se manifestaba en el lugar, acompañada de un aura mágica grande más que la nuestra combinada, diría yo. Esta vez sí que me entró curiosidad, pues no podía girar levemente la cabeza para analizar a la persona que se había parado al lado mío.

Así que giré la cabeza -y levemente el cuerpo, pero solo el tronco- para poder contemplar al sujeto que apareció de la nada, pues no había escuchado pasos que anunciasen su presencia. Nuevamente era una criatura alta, con orejas en punta, más pronunciadas que las de Horian. Podía distinguir entre las penumbras unos matices rojos arrancados por la luz de la luna.

«Un consagrado.» Me dije a mi misma. «¿Como será la Prueba del Fuego? ¿Será tan temible como dicen todos?» Me distraje nuevamente con pensamientos que, como no, no venían a cuento.

Escuché sus palabras, y posteriormente, negué con la cabeza suavemente. Quizá no lo había visto.

No hace falta, apenas nos hemos presentado.— Y sonreí otra vez, otra sonrisa tímida, tranquila, suave.
avatar
Elia Aerlikr
Cuenta inactiva

Nombre : Elia Aerlikr
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Fantasma, Kin-Shannay
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Clase social : Pueblo llano, Campesina
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Zyg Siwinn el Jue Jun 27, 2013 12:44 am

Elia, así se llama la muchacha... Bonito nombre. Parece ser que no se percata de mí, pero entonces gira la cabeza, y se me queda mirando fijamente. Está como "distraída", no está en la conversación. ¿En qué estará pensando? ¿Será por mi condición de elfo, o por mi nueva túnica roja? No lo sé, pero me agobia un poco que me mire así. Humanos...

Entonces, me esboza una pequeña sonrisa, sacando su inocencia interior.

- No hace falta, apenas nos hemos presentado.

No sé por qué, pero se me escapa una sonrisa juguetona, acompañada de una breve carcajada.  Ellos apenas se conocían, y yo había pensado que él estaba interesado por ella... Debo estar muy solo...

-Oh, entonces bien. Yo me llamo Zyg, y acabo de pasar la Prueba de Fuego. Bueno, en realidad la pasé hace unos días, pero me acabo de despertar en la enfermería. Contadme, Elia, Horian, ¿cuánto tiempo lleváis en la Torre?
avatar
Zyg Siwinn
Cuenta inactiva

Nombre : Zyg Siwinn
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago consagrado, Aprendiz de Magia de la Tierra
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Hacha arrojadiza, a distancia)
Clase social : Pueblo llano, Burguesía
Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 30/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Horian el Dom Jul 14, 2013 11:20 pm

Por un momento, Horian se había ido de nuevo, a ese mundo extraño al que solía visitar en sus muchas horas de soledad. Vió paisajes hermosos, de tiempos antiguos, suaves praderas y vigorosas montañas, tupidos bosques llenos de vida, y no pudo evitar sentir rabia, sentir rabia por la tranquilidad que allí había, porque él no tenía ni un solo minuto de tranquilidad ni aunque así lo dispusiera, porque su mente es una veloz carreta, destinada a nunca parar. Una carreta que recorre caminos insospechados, caminos que van más allá de lo que una persona pudiera imaginar, caminos que mostraban horrores y sufrimiento, bellezas y alegrías, millones de emociones y sueños sin cumplir.

-Mi nombre es Elia- Dijo la muchacha sonriendo. Horian volvió a esa fría noche en la que el viento soplaba helado, congelando su sangre lentamente, y se dio cuenta que su sonrisa se había borrado, y rápidamente inventó una nueva que reemplazara a la anterior.

De la obscuridad surgió otra sombra, una silueta que se acercó, algo sorprendida por nuestra presencia.

-Oh, perdonad si interrumpo algo, ya me voy- Dijo la silueta que prontamente se transformó en un sujeto alto, aunque de rostro juvenil, con un par de orejas en punta. Horian inmediatamente pensó en un elfo, a lo largo del tiempo que había permanecido en La Torre, había visto estudiantes que pasaban y continuaban con su camino, muchos de ellos elfos.

-No hace falta, apenas nos hemos presentado.- Dijo la chica, seguramente descartando cualquier suposición del chico ante estas dos personas, solas, a la luz de las estrellas.

-Oh, entonces bien. Yo me llamo Zyg, y acabo de pasar la Prueba de Fuego. Bueno, en realidad la pasé hace unos días, pero me acabo de despertar en la enfermería. Contadme, Elia, Horian, ¿cuánto tiempo lleváis en la Torre?-  Habló una vez más el chico, que al parecer había escuchado nuestra corta conversación, o más bien, presentación.

Horian pensó una vez más en el tiempo que había transcurrido como alumno de La Torre, ciertamente, mucho, aunque poco había podido avanzar, él ya podía recitar de memoria todos aquellos hechizos del libro tierra, podría demostrar una gran habilidad, pero nunca pudo llevarla a la práctica, nunca podría hacer la prueba, puesto que no se sentía seguro, o más bien, de lo que estaba seguro, era de perderla.

-Mucho tiempo ha pasado desde que entré en La Torre, mucho gusto Zyg, mucho gusto Elia, es un placer.- Dijo Horian, acercándose al borde de las Almenas.

Horian observó la inmensidad del Valle y tuvo un leve deseo de saltar, y ver qué sucedía, pero pronto abandonó la idea y se dió vuelta enfrentando a aquellas dos personas que acababa de conocer. -Quiero pedirles un favor, aunque apenas los conozca, les pediré algo muy grande, y entiendo si no quieren aceptar.- Horian tragó saliva, estaba decidido, él era un superviviente nato, y tener que matar para seguir con vida, y protegerse lo había hecho fuerte, pero en La Torre no era más que un niño mimado que no llegaría a nada. No hay otra forma.
-En exáctamente una semana iré a presentarme a la prueba, o eso deseo. Si me acobardo y no me presento, quiero que me maten, pues no deseo vivir con esta duda eterna que se cierne en mí.- Horian respiró hondo, por cierto lado sabía lo que iban a responder, sería algo horrendo matar a un estudiante, pero por otro lado, hacer esta petición demostraba que estaba listo para afrontar a la prueba, y el peligro de muerte le daría el empujón necesario.


Última edición por Horian el Dom Jul 21, 2013 1:20 am, editado 1 vez (Razón : Demasiado aburrido para Elia é.e)

_________________
...¡Adiós, dos veces amado! ¡Amo del destino, por el destino dominado! ¡Feliz de ti, que estás muerto! Si querés ver con quién te estás metiendo, mirá aca.
avatar
Horian
Cuenta inactiva

Nombre : Horian Dermast
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de segundo grado
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 03/05/2012
Edad : 20
Localización : Más allá de lo material

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Elia Aerlikr el Lun Jul 22, 2013 1:31 pm

Hechas las presentaciones, volví a acercarme a la crestería de las almenas, colocando mis manos sobre la roca fría, con un poco de musgo creciendo sobre su rugosa superficie, con una faz tranquila e imperturbable. Siempre tranquila.

Y mientras contemplaba el Valle bajo el amparo de la noche, los dos jóvenes que hallábanse en las almenas siguieron intercambiando palabras. Generalmente no solía hacer caso a sus palabrerías, prefiriendo ahogarme entre pensamiento y pensamiento, pensando qué tan bonito estaba el Valle al atardecer, o que pronto me presentaría a la siguiente prueba, o que la cena de hoy seguramente sería deliciosa, como siempre lo era.

Obviamente, aunque perdida en ese mar de pensamientos, escuché alguna que otra palabra de las que dijeron los dos señoritos que me hacían compañía.

Como, por ejemplo, que el señor de la túnica roja preguntase que cuanto llevábamos en la Torre. Horian, por su parte, respondió simplemente "mucho tiempo", como si para una persona como la que era los tiempos no fuesen más que la caricia de la brisa en una tarde veraniega. Cosa que era verdad, debido a que cuando se acercó, también, al borde de las almenas, pude ver como sus orejas acababan en una punta. No tan pronunciada como la de otros elfos, pero en punta acababan, a Svea pongo por testigo.

¿Yo? Algo así como... unas semanas... o un mes, quizá. No mucho tiempo. —Y sonreí. Siempre tenía que sonreír tontamente tras cada uno de mis parlamentos.

Observé al señor de oscuros cabellos que estaba asomado a las almenas, y me pregunté qué pasaba por su mente.

Y entonces habló y soltó una gran chorrada. Que le matasen si no hacía la prueba.

Oh, ¡venga ya! ¡No es para tanto! Es peor la prueba del fuego, ¿no es así? —Sin embargo, esta vez no sonreí, sino que me giré y crucé los brazos.

avatar
Elia Aerlikr
Cuenta inactiva

Nombre : Elia Aerlikr
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Fantasma, Kin-Shannay
Rango de mago : Aprendiza de tercer grado
Clase social : Pueblo llano, Campesina
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 01/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Zyg Siwinn el Lun Sep 02, 2013 11:42 am

Mientras hablo con Horian, me doy cuenta de que Elia está distraida, aunque envuelta en un aura de serenidad.  Está distraida, no sé por qué. Tal vez sea distraida por naturaleza, y le guste pensar en sus cosas.

En poco tiempo me doy cuenta de que me he desvanecido de la conversación. Me dedico a contestar, a decir sí o no. De repente, Horian dice algo bastante inquietante. Quiere que le maten si no pasa la prueba.  Vaya estupidez. Voy a abrir la boca para protestar, pero Elia me corta.

Oh, ¡venga ya! ¡No es para tanto! Es peor la prueba del fuego, ¿no es así?

Realmente sí lo es. La primera prueba es sencilla, o al menos para mí.

-Horian, no deberías pensar así. La prueba es bastante fácil, y seguro que la pasas. Lo que tienes que hacer es esforzarte, y tener confianza en ti mismo. - Le sonrío, esperando que me conteste.
avatar
Zyg Siwinn
Cuenta inactiva

Nombre : Zyg Siwinn
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago consagrado, Aprendiz de Magia de la Tierra
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Hacha arrojadiza, a distancia)
Clase social : Pueblo llano, Burguesía
Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 30/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El cielo de occidente

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.