La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Entre armas y palabras [Privado]

Ir abajo

Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Joseph Winterose el Miér Jul 17, 2013 10:16 pm

Nos hallábamos en el patio de armas de la blanca Fortaleza de Aryewïe. En las paredes todas las ventanas estaban cerradas, veladas con magia, para que ninguno de los pacientes se asomara y pudiera vernos o escucharnos. Solo una de las entradas, la principal y que conducía a la salida, estaba abierta, y había dos elfos custodiándola y cuidando que solo se acercaran aquellos que habían sido convocados a la reunión.

Era de día y el sol brillaba en el cielo. Había tres cubos de madera junto a la puerta; contenían espadas, arcos y hachas, y quizá algún otro tipo de arma. Aquel patio no solía usarse para entrenar, pero antes de que la fortaleza se convirtiera en un hospital había cumplido con todas las funciones de un patio de armas. Y, en los tiempos que corrían, posiblemente tuviera que regresar a sus antiguas funciones.

En total éramos cinco archimagos y diez magos consagrados, de los cuales la mitad eran guerreros, y aún faltaba alguno por llegar. Anaë'draýl nos había convocado allí para organizar las defensas, o tal vez para valorar las habilidades de aquellos que podrían participar en el ataque al Palacio Élfico. Me había pedido ayuda para la selección, y yo esperaba la llegada de mi hijo Kvothe, en el cual había depositado mis esperanzas. A mi lado estaba Catherine, vestida de blanco y muy callada. Helia y yo habíamos estado de acuerdo en proponerla para la sesión de entrenamiento como alumna representante del equipo de sanadores.

Los otros cuatro archimagos eran Lord Strord, el mejor guerrero del Concilio; Rahnag Ahgóh, el Mago Rojo; Shewë, Jueza Suprema del Supplicium y especialista en Magia Espacial y del Sonido; y el propio Anaë'draýl, presidente del Concilio y una de las figuras más respetadas del Reino Élfico y, quizás, de toda la comunidad mágica. Su presencia solo podía significar que estábamos en una reunión importante.

Clavé los ojos en la puerta y esperé a que llegaran los últimos invitados. Tenía curiosidad por saber cómo se desenvolvería la jornada.


_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Jue Jul 18, 2013 1:13 am

Había sido convocado mediante mi padre a una reunión importante sobre el ataque al Palacio Elfico. Una reunión importante en la cual iban a estar los mejores magos y guerreros del mundo. Y entre ellos estaba Joseph, mi padre. Esperaba no llegar el último, pero tampoco el primero, pues no quería parecer obsesionado o algo parecido. Apareci en las puertas del enorme edificio, aparentemente vacío. Caminé hacia la entrada, que estaba custodiada por dos elfos, los cuales parecieron haberme reconocido de algún modo y me dejaron pasar. Yo no solía ser de los que acuden a reuniones... Pero aquella reunión era importante y tal vez podría descubrir más cosas sobre Félix y los Secretos.
Me pare en la entrada de la sala y mire a todos los individuos con rapidez hasta pararme en mi padre. Esboce una sonrisa y me puse a su lado.


-Espero no ser el último, señores... Mi nombre es Kvothe, Kvothe Assherai.

_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  La Diosa el Vie Jul 19, 2013 12:32 am

El príncipe de Zhanthé entró en el patio y Joseph lo saludó con un leve movimiento de cabeza. Shewë, con su cabello rubio recogido en un enrevesado peinado, fue la primera en hablar:

Bienvenido —saludó, como había hecho con todos los asistentes.

Poco después llegaron varios guerreros sin magia y una maga elfa, pero, después de ellos, nadie más atravesó la puerta. Faltaba por llegar el príncipe de Wölfkrone, quien había prometido ofrecer los ejércitos del Norte; esperaron un cuarto de hora, pero no apareció. El rostro de Shewë esbozó un gesto de disgusto y Anaë'draýl negó con la cabeza para, finalmente, ordenar el cierre de las puertas.

Bueno, parece que no va a venir nadie más —dijo el presidente del Concilio. Recorrió con la mirada las caras de todos aquellos que habían acudido a la llamada—. Les agradezco su presencia —empezó, de la misma forma que acostumbraba a iniciar todos los eventos formales—. La Fortaleza de Aryewïe es, a día de hoy, el único lugar de El Anillo que no ha sido tomado por Félix Vonturin. Lo que supone un problema para todos.

»No podemos perder ya más tiempo del que hemos perdido. No podemos posponer más el ataque. Los he convocado aquí, magos y guerreros, para decidir cómo recuperaremos lo que nos ha sido robado.


Uno a uno, los cinco archimagos se presentaron y dieron sus nombres, títulos y cargos. Luego Lord Strord se puso en el centro e hizo aparecer una mesa de la nada. Congregó a todos los invitados alrededor de la mesa y extendió sobre ella un mapa del mundo. El guerrero paseó sus manos morenas por el papel y señaló un punto en la ciudad de El Anillo.

El Palacio Élfico está aquí, a menos de un día de Aryewïe; solo nos aleja la altura de las montañas. —Llevó el dedo a la parte norte del continente—. Tenemos un núcleo de resistencia en la Región de Gadrýl y otro al sur, en las Islas del Amanecer. Nos han llegado informaciones de que los Secretos se refugian en parte de la región, aunque tendremos que explorar la zona para hallar el lugar exacto. No sabemos si están todos o si tendrán otros lugares donde esconderse, pero hay testigos que afirman haber visto a Xerxes Break por allí.

»Por lo tanto, es el Palacio Élfico y Gadrýl lo que debemos atacar. Puede que se refugien todos en un mismo sitio, puede que estén repartidos entre los dos o que se esparzan por otros lugares del reino. Pero lo que sabemos es que son los dos lugares donde se han visto a los líderes: a Félix, que se ha proclamado rey, y a Xerxes, que es el líder de los Seis Secretos.


El archimago apoyó las manos sobre la mesa y recorrió el mapa con la mirada. Sus ojos se posaron sobre Oriente, sobre la ciudad de Zhanthé, y fue el siguiente punto que señaló, dedicándole una mirada a Kvothe.

Señor de Zhanthé, necesitaremos que movilicéis cuanto antes a vuestras tropas. No sé de cuántos soldados dispondréis, pero, de cualquier modo, un viaje en barco sería más largo de lo que nos podemos permitir. La forma más eficaz es mediante un conjuro de magia espacial. Shewë estará dispuesta a hacerlo. —Lord Strord hizo una pausa para observar la zona de Garnalia Centro—. El problema de vuestro territorio es que la Santa Inquisición se encuentra al acecho. Supongo que no alcanza de forma tan radical al Este, pero un conjuro de tal magnitud podría llamar demasiado la atención. Será necesario disponer de un terreno amplio y discreto, y deberéis aseguraros de no tener soldados que teman la magia.

Con la sola mención de la Inquisición, Rahnag esbozó una sonrisa retorcida.  

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Vie Jul 19, 2013 1:29 am

Observé que por suerte no había llegado el último y que de hecho aún faltaba alguien por venir.¿Quien sería? Estaba absorto en mis pensamientos cuando uno de los archimagos empezó a hablar. Parecía ser el organizador de todo esto. Se le veía seguro y firme, además todos parecían mirarle con bastante respeto. Escuché con atención su plan, el plan. Pero a aquel plan le faltaba algo: Información. Mi mano viajó automáticamente por aquel mapa hacia el Reino Elfico, exactamente en el palacio real. Miré al archimago, serio, y hablé.

-Félix se encuentra aquí, y puede que tal vez uno o dos miembros de los Secretos. Además es allí donde se encuentra mi... La rehén. Tengo contactos infiltrados en el palacio. Pero Xerxes no se encuentra ahí, o al menos no lo han visto por ahí. Lo que significa que o bien debe de estar haciendo de las suyas o también están planeando algo. En cualquier caso, no creo que sea buena idea atacar el palacio directamente. Sería un suicidio y podrían acabar con nuestro ejército, pues las puertas están cerradas y sólo se abren por dentro. Además, Félix podría huir al enterarse de que hemos atacado el palacio. Propongo que encontremos la manera de colarnos directamente en silencio y dejemos paso libre a los soldados. Claro, que no será tan fácil... Por eso solo podrán entrar y despejar como máximo tres personas. Yo puedo ser uno de ellos si me lo permitís.

Mi voz era clara y firme, cómo la de un soldado, ahora agradecía las clases que me impartieron en el pasado. Entonces escuche lo siguiente que me dijo el archimago. Sonreí y mi mano viajó esta vez hacia Zhanthé, mi reino. Volví a hablar.

-El mar y los caminos normales no son la única manera que hay de viajar. Hay un camino oculto que viaja por debajo del mar y llega hasta las cercanías de los reinos elficos. Es por ahí por donde van mis infiltrados. Y en cuanto a mis soldados, no debéis preocuparos. Temen la magia lo mismo que podría temer yo a un insecto, nada.

_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Joseph Winterose el Vie Jul 19, 2013 4:37 pm

Lord Strord extendió el mapa ante nuestros ojos y empezó a relatar los planes iniciales. Mis ojos se clavaron en Kvothe cuando aportó su opinión, su modo de ver las cosas, y asentí ante la información que nos estaba cediendo. Lo que proponía era peligroso: infiltrarse en el Palacio Élfico sería complicado y no quería imaginar lo que sucedería si descubrían a los intrusos. Pero también era cierto que tres personas llamarían menos la atención y que podría ser una buena forma de tantear el terreno y, sobre todo, de rescatar a la rehén, a Zooey, antes de que estallara la batalla y su vida corriera todavía más peligro. Sabía que al Concilio no le importaría demasiado la pérdida de uno o dos magos consagrados, pero yo podía advertir el brillo de preocupación en los ojos de mi hijo por la mujer a la que quería.

Creo que Kvothe lleva razón —intervine—. Si él consiguiera introducirse en el palacio sin que lo vieran, podría dar con la rehén y rescatarla de Félix. Una vez ella estuviera fuera, ya no tendríamos nada que perder y podríamos atacar sin miedo a chantajes o a que le haga daño.

»Como ha dicho Lord Strord, Gadrýl y El Anillo son las dos zonas que debemos vigilar. Podríamos dividirnos en dos grupos. El ejército de Zhanthé podría mantenerse cerca del palacio. Quizás en esta misma fortaleza. Tener arqueros y magos será fundamental, y también buenos guerreros. Si es cierto que Xerxes y la mayoría de los Secretos se encuentran en Gadrýl, es posible que la lucha se desenvuelva más en el terreno físico que en el mágico.

»Kvothe.
—Me giré hacia mi hijo—. Tendrás que ser cauteloso. Si te cuelas en el palacio, esperaremos tu señal para atacar. Convocaremos a las tropas del Concilio, o a parte de ellas, para que se unan a las tuyas. Buscaremos dos compañeros que te cubran en el palacio mientras encuentras a la rehén y abren las puertas. Infórmanos de todo lo que veas. Cualquier información será útil.

»Supongo que los ejércitos élficos
—continué, paseando mi mirada por varios de los invitados. Había duques y príncipes de otros territorios de Enawë que nos habían ofrecido sus tropas— conocerán a la perfección el terreno que atacamos. Mis compañeros sabrán mejor que yo qué tarea asignar a cada uno.

Dirigí una larga mirada a los presentes y me detuve en todos sus rostros. «¿Dónde está Crescent?», me pregunté. Me extrañaba que se hubiera ausentado en una reunión de tal importancia, y más después de haber dado su palabra. Necesitaríamos al ejército de Wölfkrone, a los que habían combatido contra los Secretos y contra su Guardia.

Nos prometieron también el ejército norteño. No sé si los planes seguirán en pie, pero podríamos conducirlo a Gadrýl. Allí puede que encontremos a los desaparecidos en los duelos, si están vivos. Lucharemos para recuperar los Secretos. —Hice una pausa—. Yo estuve en la batalla de las Tierras Muertas y luché por el Secreto de la Oscuridad. Necesitaremos, sobre todo, a buenos magos para hacerles frente. Los que luchamos en esa batalla conocemos cómo actúan, podríamos diseñar estrategias para suplir los errores de la última vez. Pero necesitaremos convertirnos en una fuerza poderosa, tanto en el ataque al Palacio Élfico como en el ataque al refugio de Xerxes en Gadrýl, dondequiera que se encuentre. Y en ambos casos tienen rehenes, lo que dificulta las cosas.

A cada palabra que decía, más consciente era de lo precario de nuestra situación. Cualquier error podría suponer la derrota y teníamos que pensar bien las cosas antes de actuar.

_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  La Diosa el Lun Jul 22, 2013 1:46 pm

Las propuestas de Kvothe y Joseph fueron escuchadas en silencio por todos los presentes. Shewë se fijó en el mapa, en los puntos que ambos señalaban, y, de vez en cuando, dirigía la mirada hacia ellos, hacia sus orejas redondas. Se le notaba en la cara que se fiaba más de las palabras de un elfo, pero no dijo nada. Al fin y al cabo eran los mejores planes que se podían tener, dadas las circunstancias.

Se colocó junto a Lord Strord y el sol se reflejó en sus túnicas doradas.

Los ejércitos élficos deben atacar El Anillo —dijo la Jueza Suprema, dirigiéndose a los elfos guerreros—. Es su tierra y su rey lo que está en juego. Habrá que rodear la ciudad e impedir que Félix escape. Y proteger a nuestra compañera y futura reina Aliwen. Que se quede en la Torre, con Narshel, o en el Lago de la Luna, con Alice. Debe permanecer lejos de Enawë.

»En cuanto al refugio de Gadrýl, lo buscaremos y lo cercaremos con las tropas del Concilio y con las de Wölfkrone. En el caso de que las cosas se tuerzan, tanto en un campo de batalla como en el otro, podremos pedir la ayuda de aquellos a los que les vaya mejor.
—Hizo una pausa y suspiró—. Le enviaremos un mensaje urgente a ese humano que nos prometió su ayuda. Y que haya represalias si falta a su palabra.

Su mirada dura no concordaba con la suave sonrisa de sus labios. Una parte de ella deseaba que no apareciera para tener una excusa para condenarlo. A su compañera, la otra guerrera exaltada, ni siquiera la habían invitado a la reunión. Shewë jamás olvidaría su comportamiento en el juicio.

La elfa caminó con su paso elegante hasta Rahnag. El Mago Rojo llevaba un cofre en sus manos, un cofre pequeño y oscuro. La magia negra latía en su interior, cada punto de aquel objeto rezumaba un aura de oscuridad. Ella lo cogió y el archimago pareció aliviado de habérselo quitado de encima.

Notó el frío en los dedos, un frío gélido, un aura atrapante y oscura, siniestra, descorazonadora; desagradable al mismo tiempo que tentadora. La archimaga se alejó de la mesa donde habían puesto el mapa y se colocó en otro punto del patio, quedando a la vista de todos.

Y entonces abrió el cofre, con el Secreto de la Oscuridad en su interior.

Félix Vonturin es un mago oscuro. También lo son dos de los Secretos, Raven Darkhole y Andurk de Ripernak. —La bola negra que era el Secreto de la Oscuridad parecía retorcerse sobre sí misma, como si quisiera escapar del cofre que la tenía encerrada—. A lo largo del aprendizaje de todos ustedes, posiblemente hayan entrenado mil veces con otros magos consagrados, con guerreros de nuestra amada Diosa. Todos hemos estudiado, unos en mayor profundidad que otros, las sendas del Bien. Pero no conocemos la magia negra, porque no la hemos tocado, por fortuna, y espero que no lo hagamos nunca.

»Esto nos ayudará a prepararnos contra esa magia pecaminosa que emplean los túnica negra. No podemos permitirnos el lujo de que nos lleven ventaja, ni tampoco de perder. Es algo que deben tener en cuenta todos nuestros inexpertos y jóvenes humanos
—terminó, mirando a Kvothe, a Joseph, a la aprendiza de Aryewïe y a todos los humanos presentes.

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Lun Jul 22, 2013 3:46 pm

U [color=darkred]Escuché con atención lo que la elfa nos explicaba. Decía que los elfos eran los que tenían que atacar el Anillo. Pues era su reino. Entrecerre los ojos y los clave en la archimaga. Aquello que dijo era una locura. Pero decidí no decir nada. Callarme. Shewe parecía tener un odio hacia los humanos incomprensible. ¿Que habíamos hecho nosotros para que nos odiaran? Observé cómo se acercó al mago que sujetaba un cofre pequeño y se lo llevaba lejos. Pero que pudiéramos verlo. Lo abrió y dentro estaba lo que me esperaba: El Secreto de la Oscuridad. El ambiente se volvió más sombrío e incomodo. Aquello era la maldad, lo que daba poder a los magos oscuros. Miré a mi padre, serio. Sabía a que me enfrentaba, era algo serio.Escuché con atención lo que la elfa nos explicaba. Decía que los elfos eran los que tenían que atacar el Anillo. Pues era su reino. Entrecerre los ojos y los clave en la archimaga. Aquello que dijo era una locura. Pero decidí no decir nada. Callarme. Shewe parecía tener un odio hacia los humanos incomprensible. ¿Que habíamos hecho nosotros para que nos odiaran? Observé cómo se acercó al mago que sujetaba un cofre pequeño y se lo llevaba lejos. Pero que pudiéramos verlo. Lo abrió y dentro estaba lo que me esperaba: El Secreto de la Oscuridad. El ambiente se volvió más sombrío e incomodo. Aquello era la maldad, lo que daba poder a los magos oscuros. Miré a mi padre, serio. Sabía a que me enfrentaba, era algo serio.

-Lady Shewe, debería saber que el Secreto de la Oscuridad no es lo peor que podemos encontrarnos. He leído libros que hablan sobre algo poderoso, algo indestructible: La Mano Negra. Esa extraña invocación puede arrebatar hasta la magia más poderosa. Creo que lo más inteligente seria trabajar todos juntos. Con ello quiero decir que además de los ejércitos elficos, deberían atacar los soldados humanos.

Sí la elfa fuera inteligente, sabría a que me refería. No tenía pensado que los demás supieran qué quería decir. Después me di la vuelta y observe con tranquilidad y analizando el lugar. Entonces se me ocurrió algo.

-Félix podría atacar este lugar cuando no estemos. Esto está demasiado desprotegido. Aquí debería haber tropas que defiendan la fortaleza.

Aquello lo dije cómo somnoliento, cómo si estuviera pensando en voz alta. Después volví a la mesa y espere a que alguien más hablara.

_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Joseph Winterose el Lun Jul 22, 2013 8:57 pm

Shewë habló con la presunción y la altivez de siempre. Hacía más de veinte años que la conocía y ya me había acostumbrado a sus comentarios hirientes hacia nuestra raza. Así era ella y así era Anaë-draýl, y así eran muchos elfos.

Miré con impasibilidad cómo abría el cofre, con el Secreto de la Oscuridad dentro. Aún recordaba el día en que lo había conseguido, cómo se habían aferrado mis manos a aquella sensación oscura y desagradable. Incluso podía percibirla desde mi posición. No me gustaba que lo hubieran traído a Aryewïe, pero intuía cuáles eran las intenciones de Shewë. Seguramente quería que conociéramos parte de los peligros a los que nos enfrentábamos. Seguramente se creía que los humanos no habíamos tenido tiempo de batirnos con la magia negra por la brevedad de nuestras vidas.

Y no tenía razón; o, al menos, no del todo.

Kvothe volvió a tomar la palabra, muy serio. Habló de la Mano Negra, de la importancia de unir nuestras fuerzas. Habló de la Fortaleza de Aryewïe, que decía que quedaría desprotegida si nos íbamos. Por suerte, la solución al segundo problema ya la teníamos.

Hemos reforzado las defensas de la fortaleza con magia, pero, cuando se acerque el momento, es cierto que necesitaremos defender mejor este lugar. El Duque de los Álamos ha accedido a guardarla con sus tropas —dije, refiriéndome a un elfo que se hallaba junto a la mesa, portando una bonita armadura plateada—.

»De los que sobrevivimos, la Mano Negra no nos tocó a ninguno, aunque no sabemos qué ha pasado con Xehanorth y Flextus. Al luchar con los Secretos es imprescindible retrasar ese momento todo lo que se pueda. Atacar rápido, que se entretengan más en salvar sus vidas que en conjurar a la Mano Negra. Y sí, debemos unirnos todos, porque seremos más fuertes; y, aún así, temo que no sea suficiente.


Avancé hasta colocarme al lado de Shewë. Ella se mantuvo en silencio, intercambiando miradas con Anaë'draýl. Tenía la impresión de que estaban hablando por telepatía, pero no me importó. Me centré en el Secreto de la Oscuridad y lo saqué del cofre.

Esto nos servirá para conocer algo mejor al enemigo. Por desgracia, no tenemos ningún referente para saber el funcionamiento de la Mano Negra, más allá de libros y leyendas. —Al principio sentí deseos de dejar el objeto en su sitio, pero aparté esas ideas de mi mente. Tenía una sensación extraña. Era como tener un poder prohibido en mis manos y no sentir culpa alguna—. Ven, Kvothe.

Murmuré unas palabras arcanas, extendiendo los brazos con el Secreto en las palmas de las manos, y una bola oscura emergió y se quedó suspendida en el aire, despidiendo una nube negra. Para un archimago era extraño hacer magia con un artefacto así. Era como si contaminara mis hechizos, como si los tiñera de sombras.

Tócalo. Notarás como una quemadura helada, pero en realidad no hay en esa esfera ni frío ni calor. Es como un veneno, como una sensación opresora. Por eso, si te encuentras con Félix, deberás estar preparado para cosas como estas.

Entonces alcé el brazo e hice que un rayo oscuro viajara directo a su pecho. Confiaba en que tuviera buenos reflejos para protegerse del ataque, pero, de cualquier manera, todos estábamos preparados para reparar enseguida cualquier lesión. Era una de las ventajas de estar en un hospital.


_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Mar Jul 23, 2013 6:14 pm

Mi padre me dio la razón a lo que había dicho de unir fuerzas, pues seríamos más fuertes. Después asenti a lo siguiente que me había dicho. Si de verdad iba a haber defensas aquí, podríamos tener un lugar para retirarnos en caso de que Félix o alguien invocara a la Mano Negra. Después observe cómo cogía aquella esfera y la sujetaba, se le veía que le costaba un poco. Y era normal, aquel Secreto era la maldad pura. Me acerqué tal y cómo me pidió, pero antes de llegar hasta él, me lanzó una especie de rayo oscuro que iba directo a mi. Tal vez tenia pensado que lo esquivara. Pero el rayo avanzó a gran velocidad e impactó en su objetivo.

O eso creían todos los presentes.

Cuando el rayo llegó a mi, había encorvado el cuerpo y el rayo oscuro se paró justo a escasos centímetros de mi delante de el proyectil había un muro invisible que había impedido el impacto en escasos segundos. Volví a ponerme recto y observe el rayo con los ojos entrecerrados.¿Cómo lo había hecho? Ni siquiera sabía si podría pararlo. Entonces pronuncie unas palabras en arcano y el rayo volvió a salir disparado, al principio hacia Joseph, pero después se metió en la esfera de oscuridad tal y cómo había salido.

Entonces todo volvió a la normalidad.

Yo no me había dado cuenta, pero cuando había parado aquel rayo, mis ojos se habían vuelto de color oscuro, cómo si fuera morado, y mi pelo había tornado a blanco. Pero solo ocurrió hasta que el oscuro proyectil hubo vuelto de donde había venido.



_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Catherine el Miér Jul 24, 2013 7:13 pm

Presencié todo el desarrollo de la reunión en silencio, atenta a todo lo que decían. Llevaba puesto el uniforme de Aryewïe y estaba nerviosa, porque era la única representante del equipo curativo que estaba presente. «Solo soy una aprendiza», me repetía, pero me sentía como si fuera ya una sanadora y tenía el corazón henchido de orgullo.

Las cinco túnicas doradas de los archimagos imponían. Al principio, cuando me hablaron de la reunión, estaba emocionada porque creí que mi encierro al fin había acabado, lo que parecía estar cumpliéndose, y que vería de nuevo a la gente que quería, lo que no se estaba cumpliendo. Narshel no estaba entre los archimagos, ni tampoco Michelle representando a cualquiera de los ejércitos. Una sombra de decepción cruzó mis ojos. Sobre todo cuando las puertas se cerraron y Joseph habló del ejército del Norte. Me mantuve quieta, no dije nada, pero me preocupaba que Cres no hubiera venido. «¿Y si le ha pasado algo...?», me pregunté.

Aparté aquellos pensamientos de mi mente y me concentré en las estrategias militares de las que hablaban. Escuché también al príncipe de Zhanthé, de nombre Kvothe. Sabía que era el hijo de Joseph porque él mismo me lo había contado, pero no lo había visto nunca.

Cuando la archimaga Shewë abrió el cofre con el Secreto de la Oscuridad me estremecí. No me gustaba aquel objeto siniestro y oscuro, ni tampoco la persona que lo sostenía; no me inspiraba confianza.

Joseph se acercó a ella y tomó el Secreto en sus manos. Era la primera vez que veía uno de los famosos Secretos y ahora entendía por qué habían sido tan peligrosos los duelos. Por qué se alzaba el mundo en armas para devolverlos a los lugares que les correspondían. Algo como aquello no podía estar en manos incorrectas. «¿Pero serán correctas las manos del Concilio? —pensaba, en silencio—. Sí, ellos son los más fieles servidores de la Diosa. No lo utilizarían para hacer daño...». Aún así, el Secreto de la Oscuridad no parecía estar hecho para un fin diferente.

Entonces Joseph hizo que un rayo de oscuridad volara en dirección a su hijo y ahogué una exclamación cuando vi que él no lo esquivaba, que iba a darle de lleno en el pecho. Me preparé para actuar, para sanarlo si era necesario, pero no hizo falta. El chico pudo detener el ataque a tiempo y, en ese momento, advertí un cambio en el color de su pelo y en el de sus ojos. Fue todo muy rápido, casi imperceptible. «Puede que fuera cosa de las luces», razoné, aunque no estaba muy convencida.

Por primera vez en toda la reunión, me moví de mi sitio. Rodeé la mesa con el mapa y los magos y guerreros que estaban en torno a ella; todos mantenían la vista fija en Kvothe. Me hice paso entre ellos y caminé hasta la zona donde estaban el príncipe y los dos archimagos.

¿Cómo lo habéis hecho? —pregunté, interesada. No había visto que pronunciara el conjuro de alguna barrera, todo había sido demasiado rápido. Luego clavé la mirada en la bola de oscuridad, que aún seguía flotando frente a nosotros—: Parecía el conjuro de Espejo invisible, pero sin runas.

Recordé entonces uno de los últimos contenidos que había visto en las clases de Helia. Las bendiciones. Una de las aplicaciones más útiles de la magia curativa en el campo de batalla. Expuse entonces mi idea:

Podríamos usar bendiciones en los guerreros. Son auras protectoras que potencian las cualidades físicas o mágicas de una persona. Potenciar las habilidades y reducir los puntos débiles. Creo que sería muy útil. —Me di cuenta de que todos me miraban. Tragué saliva. No estaba acostumbrada a hablar en público—. Por ejemplo... Por ejemplo, existe una que ayudaría a defenderse de eso. Merma el daño de los hechizos de oscuridad; no del todo, pero es de ayuda —dije, señalando la esfera negra.

Luego volví a mirar a Kvothe. Extendí los brazos y cerré los ojos. Me concentré y recordé las indicaciones de Helia. «La runa de Sombra, Shaed. La runa de Negro, Behv...». Y pronuncié:


Sasel BehvReveIak


Casi todos los conjuros de bendiciones acababan con la runa Iak, que simbolizaba la Vida. Al fin y al cabo, era la Vida lo que debían proteger. Una luz intangible, de color blanco, cayó sobre el chico y desapareció en un instante.

Os protegerá si no conseguís esquivar o repeler el ataque —le dije, esbozando una sonrisa amable.

_________________


◘ Cuando planté rosales, coseché siempre rosas ◘
avatar
Catherine
Humana

Nombre : Catherine Earnshaw Bennet
Escuela : La Torre, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga consagrada, Experta en Magia Curativa
Clase social : Plebeya
Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 23
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Joseph Winterose el Miér Jul 24, 2013 7:16 pm

Kvothe cumplió con mis expectativas deteniendo el rayo a pocos centímetros de su cuerpo. Por un momento creí que no lo conseguiría, pero, finalmente, logró salir ileso. No advertí el cambio de color momentáneo en su pelo, pues estaba ocupado controlando la esfera negra que había invocado con el Secreto.

Luego Catherine se acercó y habló, para mi sorpresa y la de todos, y mencionó las bendiciones. Había oído hablar de ellas, Helia me había comentado algo al respecto. Sin embargo, nunca las había visto en batallas, tal vez por lo reciente que era su descubrimiento o, tal vez, porque pocos sabían conjurarlas. «Además, he estado ocho años en prisión. Puedo haberme perdido muchas cosas», pensé.

La pelirroja murmuró varias runas y dejó caer el hechizo sobre Kvothe. Confiaba en ella, sabía que estaba haciendo grandes progresos en sus estudios.

Bien, probemos lo que dice Catherine.

Los del Concilio no pusieron objeción, ni tampoco los otros magos y guerreros. Todos parecían atentos y expectantes, esperando el siguiente movimiento. Hasta Shewë estaba callada, aunque aún intercambiaba miradas con su marido. Sabe la Diosa qué estarían diciendo en sus mentes.

Parece que andas bien de reflejos —le comenté a mi hijo—, pero hay hechizos de magia negra que atacan directamente al cuerpo.

Murmuré otras runas, las de un hechizo que yo había sufrido en mis propias carnes cuando luché con un mago oscuro. Dicho conjuro hacía aparecer unas serpientes negras por el cuerpo, serpientes pequeñas y delgadas que se materializaban directamente en la piel del enemigo. Dejé fluir la magia oscura del Secreto. Era una sensación extraña, horrible.

Esas serpientes destilaban veneno. El veneno se introducía por la piel y buscaba la sangre de la víctima. Si la bendición de Catherine funcionaba, retrasaría la expansión del hechizo y la propagación del veneno por el cuerpo de Kvothe, dándole más tiempo para actuar. Lo que quería ver era cómo actuaba mi hijo ante un ataque de tales características, porque podía enfrentarse a algo peor.

Vi más de una expresión de desagrado entre las caras de los magos que notaban, desde su posición, el impacto de la magia oscura y su aura fría.

_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Miér Jul 24, 2013 9:17 pm

Todos se habían movido de la mesa cuando había parado el ataque, incluso algún archimago que se había sorprendido de mis reflejos. Pero yo no había parado el ataque, ni siquiera recordaba haber pronunciado algo. De todos modos decidí no decir nada, era mejor así.
Entonces una de las magas sanadoras se acercó a mi y dijo que podríamos utilizar bendiciones a la hora de combatir. Era una buena idea, de eso estaba seguro. Entonces pronunció unas palabras y note cómo mis defensas subían bastante. Entonces mi padre volvió a atacarme, esta vez otro tipo de ataque.

Unas serpientes rodearon mi cuerpo, unas intentando estrangularme y otras... Note como una de ellas me mordió en el brazo y las demás intentaban hacer lo mismo. Aquello no me lo esperaba, y caí de rodillas intentando reprimir un grito de dolor. Sentía cómo la sangre empezaba a envenenarse, cómo mi cuerpo se consumía lentamente. Si no hubiera recibido la bendición, hubiera muerto. Pero tenia que hacer algo en seguida. Si no quería morir.

Tal vez todos los que me estaban observando empezasen a preocuparse, pues llevaba ya unos segundos en el suelo sin emitir ningún ruido. Pero entonces ocurrió: Mis manos empezaron a volverse en llamas, quemando o asustando a las serpientes que estaban cerca. El fuego empezó a extenderse por todo mi cuerpo, y en pocos segundos, las serpientes habían desaparecido. Pero eso no era lo que más sorprendía, si no mis ojos y mi pelo, que habían vuelto a cambiar de color cómo antes. Pero esta vez, ese cambio se conservó, y yo no me di cuenta de ello.


- Funciona...

Dije sonriendo, ajeno al cambio que había sufrido y que se podía apreciar y que de hecho, llamaba la atención.

_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  La Diosa el Jue Jul 25, 2013 1:57 pm

Las reacciones ante el segundo ataque de Joseph y la respuesta de Kvothe fueron variadas. Unos se mostraron sorprendidos, otros asustados, algunos entusiasmados. Por un momento, todos creyeron que el chico había sufrido de lleno los efectos del conjuro y un elfo que portaba la túnica roja hizo ademán de acercarse a ayudarlo. Pero entonces su cuerpo se cubrió de llamas y logró acabar con las serpientes oscuras. Rahnag, el archimago del Sol Poniente, soltó una carcajada y se colocó junto a Kvothe.

¡Eso ha sido estupendo! —exclamó. El uso del fuego lo había entusiasmado, pero, cuando las llamas se apagaron, levantó una ceja—. ¿Qué te has hecho, muchacho?

A nadie le había pasado desapercibido el cambio de aspecto que el chico había sufrido de un momento a otro. Shewë agitó el brazo y disolvió la esfera de oscuridad creada por Joseph, para luego arrebatarle el Secreto y devolverlo a su cofre. La elfa avanzó hacia Kvothe y lo contempló largamente. Había muchos hechizos para cambiar el color del pelo o de los ojos, todos relativos a la magia de transformación, pero el nuevo aspecto no parecía deberse a ello. Ni siquiera parecía haber sido un cambio voluntario.

El presidente del Concilio caminó hasta su esposa y se reunió con los otros archimagos. Hizo aparecer un espejo delante de Kvothe para que pudiera observarse.

¿Tenéis alguna explicación? —le preguntó.

Uno de los guerreros sin magia, que nunca había tenido más contacto del necesario con hechizos y magos, señaló el cofre que Shewë portaba.

¡Debe ser cosa de esa esfera maldita! —exclamó, con los ojos abiertos de par en par.

Shewë negó con la cabeza.

Lo dudo mucho. El propio Joseph se enfrentó a la portadora del Secreto de la Oscuridad y no sufrió nada parecido. —La jueza se puso en guardia, desconfiando de Kvothe—. Si alguien puede darnos la respuesta, ese sois vos, humano.

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Jue Jul 25, 2013 3:45 pm

Cuando las llamas desaparecieron, uno de los archimagos se acercó a mi, contento de que hubiera usado fuego para aquella situación. Tal vez nos podríamos llevar bien. Entonces me preguntó que era lo que me había hecho, levanté una ceja y me encogi de hombros, sin saber a que se refería. Entonces los presidentes del Concilio se acercaron también, el elfo hizo aparecer un espejo delante de mi y lo cogí. Entonces comprendí: Todos se habían acercado a mi por que había sufrido un cambio, mi pelo y mis ojos habían cambiado de color.
Toqué el cabello cómo si no fuera el mío, no me lo creía... ¿Qué narices era eso?


-No se que puede ser esto... Pero parece que me sienta bien. ¿No creéis?

Dije bromeando y con una sonrisa, pero esta se me borró al instante cuando la elfa archimaga se puso en guardia y me pidió explicaciones.

-No se cómo he podido hacer eso, pero si piensas atacarme, deberías pensar antes que si fuera un espía ya os habría atacado yo antes.

_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  La Diosa el Vie Jul 26, 2013 12:40 pm

Shewë levantó una ceja, visiblemente molesta ante la respuesta de Kvothe.

Lo que no sería muy inteligente por tu parte teniendo en cuenta dónde estamos —repuso, en tono cortante.

Rahnag se acercó a ella con una sonrisa, pasando su mirada de la elfa al chico y del chico a la elfa. Invocó una llama sin motivo alguno y la hizo bailar en la palma de su mano, para luego hacerla desaparecer al instante.

Tranquila, Shewë. Cómo te pones por un simple cambio físico, ¿será que...? —La archimaga no lo dejó terminar la frase, cruzándole la cara de una bofetada—. Au —se quejó el Mago Rojo, llevándose una mano a la mejilla—. No es para tanto...

Ella lo fulminó con la mirada y se fue hacia Anaë'draýl, no sin antes clavar los ojos por última vez en el príncipe. «Más te vale andarte con cuidado», le dijo por telepatía. Luego se volvió hacia su marido.

Aquí está todo dicho. Vámonos, tenemos que hablar con Helia.

El presidente no puso objeción.

Sigan con los entrenamientos.

Ambos murmuraron el hechizo de teletransportación y se fueron. Rahnag exhaló un suspiro y regresó a su habitual sonrisa, mientras volvía a dirigirse a Kvothe. El archimago llevaba la túnica dorada arrugada y tenía los bordes del bajo y de las mangas ennegrecidos, como cubiertos de hollín.

No le hagas caso. Ella es así. —Empezó a dar vueltas en círculos ante la mirada atenta de todos los presentes—. Aunque hay algo que yo no me explico. No, no me explico. Tú eres un humano y vas a defender el Reino Élfico. Vas a sacrificar las vidas de tus soldados a cambio de... ¿nada? Es curioso. ¿Por qué estás aquí, muchacho? A lo mejor es para saciar tu sed de sangre, a mí también me gusta guerrear de vez en cuando, sobre todo cuando hay inquisidores por medio. A lo mejor es para ganarte los favores del Concilio o... No sé. Quizás como toda esta gente —continuó, señalando a los magos y guerreros—, que solo están aquí para protegerse a sí mismos. Para ver si pueden sacar tajada de algo, o si la nueva reina les da alguna recompensa por su lealtad. —Todos ellos fruncieron el ceño ante sus palabras y alguno protestó, aunque pocos, ya que no se atrevían a contradecir a un archimago—. No sé...

»A lo mejor nuestra querida Shewë... Bueno, no, perdón, que eso lo has dicho tú. A lo mejor dices que no eres un espía para alejar las sospechas de que eres un espía y...


Se rió. Lord Strord parecía molesto por su intervención, pero ya estaba acostumbrado a la actitud de su compañero. Era inestable por naturaleza y le faltaba cordura.

Rahnag, déjalo ya.

No —le respondió él—. Si Shewë hace preguntas, yo también puedo. Somos archimagos los dos.

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Vie Jul 26, 2013 1:20 pm

Shewe se mostró molesta por cómo la había contestado, no me fiaba de ella y ella no se fiaba de mi. Bien, buen comienzo para intentar llevarme bien con los Archimagos del Concilio.
Por suerte, uno de ellos intervino. Era el mismo que se había puesto a mi lado cuando me había deshecho de las serpientes. Y por haber intervenido, se llevó de premio una propina de la elfa. Después se dio la vuelta y me habló telepaticamente. Pero ignore casi lo que dije.

Entonces Rahnag se acercó de nuevo y me preguntó que por qué luchaba por el Reino Elfico. Y le daría una respuesta.


-No quiero nada a cambio, no lucho por el reino elfico. Lucho para que un día haya un buen rey y no promueva la tiranía. Y lucho para que un día, humanos y elfos se lleven bien y no haya rivalidades.

Aquello no era del todo mentira, mis razones eran mis razones. Bien podría haberle dicho que no le incumbia o que sólo iba a por Zooey y a matar a Félix. Pero no podía decirlo, pues no me dejarían ir a la batalla para evitar cometer una locura. Pero en cambio, aquello que había dicho era totalmente creíble y así tal vez dejaran de preguntarme.
Pero no había acabado, por que también me cuestionaba mi lealtad, suspire y le miré fijamente a los ojos.


-No creo que mi padre os haya traído a un traidor. Os estoy cediendo mi ejército, que bien podría dar la orden para que se quedaran donde están. Estoy arriesgando mi vida, que bien podría dar media vuelta y marcharme. Y por último, soy príncipe de Zhanthé e hijo de un Archimago del Concilio, tenéis mi palabra de que no soy un traidor.

_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Joseph Winterose el Vie Jul 26, 2013 6:40 pm

No me gustó que pusieran en duda la lealtad de mi hijo. Yo lo había escogido a él, yo le había ofrecido participar en nuestra lucha, y, por tanto, si dudaban de su lealtad también dudaban de la mía. Así lo confirmó él ante Rahnag con sus palabras y yo asentí con la cabeza.

A lo largo de toda mi vida he servido fielmente a la Diosa. Jamás permitiría que un traidor pisara la Fortaleza de Aryewïe o cualquier lugar consagrado a Ella. —Hice una pausa para mirar a Kvothe y luego a Catherine. Después me dirigí hacia los demás—. En la situación en la que nos encontramos, importa más la lealtad a nuestro bando que los motivos personales que impulsen a cada guerrero. Y ahora es en eso, en el ataque, en lo que debemos centrarnos. Lo demás es secundario. Poco van a importar las razones que se tengan para pelear cuando se trata de salvar la vida.

Shewë y Anaë'draýl se habían marchado ya, llevándose el Secreto de la Oscuridad. Yo agradecí que lo hicieran, porque con él había desaparecido la angustiosa sensación de oscuridad que dominaba el ambiente. Estiré los dedos para desentumecerlos y me acerqué a Kvothe, poniéndole una mano en el hombro.

¿Te encuentras bien? —le pregunté. A mí también me sorprendía su repentino cambio de aspecto, pero no dije nada. A simple vista no parecía deberse a nada malo, así que no le concedí mayor importancia—. Has sabido defenderte; no me he equivocado en pedirte que vinieras.


_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Kvothe Assherai el Vie Jul 26, 2013 7:00 pm

Sonreí para mis adentros, agradecido de que mi padre me defendiera y le quitara importancia al tema de por qué estaba allí. Entonces se acercó a mi y me puso la mano en el hombro a la vez que me preguntaba si estaba bien. Le miré con media sonrisa y asenti con la cabeza.

-Si, estoy bien... Pero ahora sólo necesito marcharme, asimilar todo esto. Si me lo permitís.

Dije un poco cansado, cuando me dijo que no se había equivocado conmigo le dediqué una mirada agradecida. Entonces me di la vuelta y miré un momento a Catherine antes de echar a andar.
Tenia que asimilar ese extraño cambio, y saber por qué me encontraba tan extraño.


SALGO DEL POST

_________________
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre, Experto en magia chamanica
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas a una mano, arcos y armas arrojadizas), Experto en especialidad(Francotirador)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre armas y palabras [Privado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.