La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Juicio por un rey

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juicio por un rey

Mensaje  La Diosa el Lun Sep 02, 2013 12:53 pm

Nuevamente, las puertas del Juzgado del Concilio estaban abiertas. El día en que se juzgaría al rey caído en batalla, al hombre que protegió a los Secretos, había llegado. En Ekhleer reinaba la alegría por la victoria, pero no se reflejaba lo mismo en las caras de los guerreros, que habían perdido muchas cosas.

Todos los que estuvieron presentes en el asedio habían sido invitados. Anaë'draýl, Shewë y Alice ocupaban sus respectivos puestos en el palco reservado para el triunvirato del Concilio. A la derecha, donde debían hallarse los miembros restantes del Concilio, había tres puestos vacíos. Uno era el de Lord Strord, fallecido en la batalla. Otro, el de Rahnag, que aún se estaba recuperando de sus lesiones. El tercero era el de Nienna, de la cual no se tenían noticias. En el banco de los testigos, hasta el momento, solo se sentaban dos duques élficos, pero era posible que llegara alguien más.

Las gradas empezaban a llenarse con todos los magos y algunos guerreros que habían participado en la batalla. Cuando hubieron ocupado sus puestos, entraron cuatro soldados que empujaban a un elfo de pelo blanco por el pasillo principal. Iba encadenado de pies y manos, y lo llevaron hasta el banco de los acusados, siempre bien vigilado. El silencio se hizo en la sala. Todos los reconocieron como Félix Vonturin, el que días atrás había sido el rey del glorioso Reino Élfico.

Pero ya no lo era. En aquellos momentos, solo era un prisionero más. Shewë clavó sus ojos en él, en parte decepcionada por la traición de un miembro de su raza, en parte contenta por tener la oportunidad de ejecutar, al fin, un juicio normal. No fue ella, sin embargo, la primera en tomar la palabra. Como correspondía a aquellos casos, Anaë'draýl, el Presidente del Concilio, fue quien alzó primero la voz:

Agradezco la presencia de todos ustedes en este juicio —comenzó con formalidad, como hacía siempre—. Estamos aquí para juzgar al que se hace llamar Félix Vonturin, mago oscuro, quien se proclamó rey de nuestro amado Reino Élfico y detentó dicho cargo, quien protegió a los Seis Secretos, y también para estimar la condena adecuada para tales pecados cometidos contra la Diosa.

»Por favor, señora Shewë...


La Jueza miró a su marido y luego contempló los asientos vacíos de la mesa del Concilio. Finalmente, posó los ojos sobre el acusado. No le hizo falta leer nada, porque sabía de memoria sus cargos.

Se le acusa de uso de magia negra, colaboración con El Dios, asesinato del archimago Lord Strord, traición a la comunidad mágica, colaboración y protección de la entidad criminal de los Seis Secretos, delitos contra la moral, traición y atentados contra el Reino Élfico y negación de la autoridad del Concilio y de la Justicia de la Diosa. ¿Cómo se declara el reo ante tales cargos?

De nuevo, un silencio expectante.

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Felix Vonturin el Lun Sep 02, 2013 2:57 pm

Confuso,completamente confuso,después de aquella ola de calor que lanzo Rahnag sobre mi,aquella fiebre me dejo completamente indefenso y después solo recuerdo aquél artefacto al rededor de mi cuerpo anulando completamente mis capacidades mágicas,y después el golpe contra el suelo y oscuridad,solo eso...

Recuerdo la celda,oscura,húmeda,casi tanto como una mujer,supongo que la comida que aún me dieron fue a causa de mi raza y mi casta. Recibí algunos golpes de vez en cuando esperando que soltase algo de la situación de los secretos,incluso rozar mis recuerdos,todo inútil ya que ni siquiera yo conocía su situación...Solo caí en una cosa Lord Strord no acudió a ningún interrogatorio y el era el encargado de ello,había muerto,seguro que había muerto,"Lo Logré",me repetí a mi mismo una y otra vez desde mi celda,escuchar los lamentos de los otros presos no ayudaba a calmar mi nerviosismo pero antes de lo que esperaba llego el día.

Cuatro guardias me levantaron del suelo,estaba débil y contumecido por las cadenas que me limitaban mi movimiento,esas cadenas fueron repuestas por otras al ser recogido por los guardas los cuales prácticamente me arrastraron por todo el camino y al llegar a la salida directo al juzgado.

Luz mucha Luz,demasiada mis ojo sufrieron fuertemente provocando una ceguera corta pero muy intensa produciendo un dolor muy intenso en mi. Cuando Toqué el estrado pude escuchar una voz suave pero severa. < < Agradezco la presencia de todos ustedes en este juicio.Estamos aquí para juzgar al que se hace llamar Félix Vonturin, mago oscuro, quien se proclamó rey de nuestro amado Reino Élfico y detentó dicho cargo, quien protegió a los Seis Secretos, y también para estimar la condena adecuada para tales pecados cometidos contra la Diosa. > >

Aquello me hizo esbozar una leve sonrisa de lado a lado y fue cuando levante mi mirada,Anaë'draýl,demasiado tiempo sin verle,el probablemente ni me recordara,probablemente muchos magos como yo se habían cruzado en su camino en algún momento pero yo le recordaba perfectamente,no había cambiado absolutamente nada,al contrario que yo el se mantenía exactamente igual que cuando le conocí.

Ahora otra voz interrumpía mi mirada fija hacía Anaë'draýl,Shewë,con su voz ruda pero dulce y cálida,vaya si,si que estaba todo el concilio delante,o espera... <>Asesinato de Lord Strord...que bien sonaba aquello,a si que conseguí que fuesen once,una baja en su bando y quizás la tercera baja mas importante.

Volví en mi centrando mi vista sobre Shewë una sonrisa fría y silenciosa apareció en mi cara-Me declaró...Inocente...No iba a dejar que me capturasen para traerme a mi muerte segura,no después de irnos acercando poco a poco a nuestro sueño.-En mi mente apareció un nombre,Narshel,tenía que estar allí,seguro la cuestión es donde,probablemente declarase en mi contra al haber sido mi maestra y bueno...para mi fue siempre algo mas.

-Que decepcionante-dije tras un silenció sobrecogedor-Esperaba que Lord Strord sobreviviese pero se ve que vuestro curanderos son muy deficientes y mas el idiota que echase aquella runa sobre su espada,eso le aseguró prácticamente la muerte,pero esperaba que tuvieses mejor potencia curativa...-Reí y con mi manos esposadas me retire el pelo de la cara para dejar ver unos ojos vacíos,perdidos en la nada y con grandes ojeras,si,ahora si que aparentaba ser un muerto-Dais tanto asco como la Necravia,decís ser diferentes pero...simplemente tenéis otro estúpido dios y un estandarte diferente,aún sois incapaces de pensar por vosotros mismos,mirad lo que han conseguido vuestro dioses,¿donde estaba la diosa cuando su fiel Strord murió?¿Donde estaba vuestra preciosa diosa cuando vuestros hombres caían?Ambos sois igual de idiotas,solo sabéis ver el mundo en blanco y negro y eso os terminara por sentenciar a ambos bandos

Después de aquello tragué saliva y volví a levantar la cabeza dirigiendo mi cabeza hacía el cielo y suspirando,manteniendo la calma completamente.

_________________

"Todo el mundo tiene derecho a morir al menos una vez."


avatar
Felix Vonturin
Cuenta inactiva

Nombre : Felix Vonturin Slash
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, Antiguo rey del Reino Élfico
Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 05/05/2011
Localización : Limbo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Narshel el Lun Sep 02, 2013 5:41 pm

Otra vez, mis pies volvieron a pisar el suelo de un juzgado que solo podía traerme recuerdos agrios. Aunque todo hubiera sido una farsa, para mí todo había sido muy real. Me había enfrentado al cuerpo de mi aprendiza muerta y, desde entonces, no había tenido más noticias del Concilio ni de nada de lo sucedido... hasta que me llamaron para declarar en el juicio de Félix. Tendría que enfrentarme de nuevo a algo relacionado con mi escuela. Tendría que responder por los crímenes de quien había sido mi alumno.

Ocupé mi asiento en la mesa del Concilio y noté cómo muchos me miraban. Seguramente aún recordaran la última vez que había estado allí, en el banco de los acusados. Recordarían las imágenes, sacadas de contexto, en las que besaba a tres portadores de la túnica negra, y recordarían que Félix estaba entre ellos. «Fue el mayor error que he cometido nunca y nunca dejaré de arrepentirme de ello», pensé, en silencio.

Sabía lo que él había hecho. Conocía sus terribles actos. Y, aún así, me dolió verlo así, tan débil, encadenado como un vil criminal... Yo había sido su Maestra. Lo había educado en las artes de la magia con la esperanza de que supiera utilizarlas sabiamente y para hacer el bien. Pero no hizo nada de eso y ahora lo pagaba.

Se declaró inocente. Habló de la ineficacia del Concilio. Esa misma mañana me habían contado que Lord Strord estaba muerto. Que Félix lo había asesinado. Siguió hablando y siguió empeorándolo todo. Tomó el nombre de la Diosa en vano. A cada segundo, más convencida estaba de cuál sería su suerte.

Sin más, me levanté.

Pido la palabra, señoría. —No esperé a que me diera permiso. Caminé hasta donde estaba Félix y me quedé a un par de pasos de él. Mi expresión reflejaba la rabia que sentía por lo que había hecho—. Jamás pensé que llegarías a esto. Y tus palabras no hacen más que confirmar hasta qué punto te han corrompido el alma. Nosotros luchamos por el Bien. Honramos a la Diosa porque es quien nos da poder para hacer justicia. Es lo que te enseñé, Félix. Es lo que te enseñé siempre. Te orienté por los senderos de la Luz y la bondad. Te instruí para que utilizaras tus poderes en contra de los injustos. ¿Y de qué sirvió?

»La Diosa nos da poder para que nosotros lo utilicemos de forma correcta, pero nosotros somos responsables de los usos que le damos. Dices que somos igual que la Necravia, pero nosotros no somos quienes buscamos la muerte y la guerra. Tú has protegido a una organización que pretende privarnos de la magia a todos, y dime, ¿no es eso injusto? ¿Te parece acaso más justo quitarle a un mago lo que forma su esencia y su alma? ¿Te parece más justo vivir en la dictadura que tú planteas?

»No es esto lo que te enseñé
—dije, y negué con la cabeza—. Nos has traicionado a todos. Me has traicionado a mí. Y ahora solo espero que sepas afrontar las consecuencias y que tengas, al menos, la decencia de redimirte de tus actos.



_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Felix Vonturin el Lun Sep 02, 2013 6:26 pm

Podía oler su esencia entre la del resto de gente,sentía que se acercaba aun con los ojos cerrados,su voz solo había confirmado su presencia y que se acercase simplemente me ponía muy...nervioso...cuando la tuve cerca seguía sin abrir los ojos imaginando como iría vestida,si habría cambiado,si sus ojos azules seguían teniendo el mismo brillo y si su pelo seguía siendo tan sedoso en mi cabeza se repetían cada una de sus palabras intentando guardar su voz en mi cabeza para tener siempre ese recuerdo:Jamás pensé que llegarías a esto. Y tus palabras no hacen más que confirmar hasta qué punto te han corrompido el alma. Nosotros luchamos por el Bien. Honramos a la Diosa porque es quien nos da poder para hacer justicia. Es lo que te enseñé, Félix. Es lo que te enseñé siempre. Te orienté por los senderos de la Luz y la bondad. Te instruí para que utilizaras tus poderes en contra de los injustos. ¿Y de qué sirvió?

Sus palabras eran puñales bastante afilados que conseguía calmar con mi fe inquebrantable en lo que hacíamos,escuche con los ojos cerrados y cuando hubo acabado la mire,tanto reproches como palabrería y decepción se podían notar saliendo con rabia de sus labios,o,aquellos labios...

-Soy mas puro que nunca,estamos por encima de vuestra comprensión,nosotros privamos de un don,vosotros priváis de la vida algo mucho mas horrible,solo buscamos un mundo justo para todos,no estamos preparados para tener la magia en nuestro ser,solo unos pocos son capaces de utilizarla correctamente,Narshel,tu...me intentaste matar una vez por portar una túnica de color negro a pesar de que mis sentimientos fueron de buena intención y amor,te ayude en la liberación de tu querido Kai a pesar de saber que estarías con el y no conmigo,nunca fui malo,solo quise que la vida fuese justa conmigo.-respire agachando la cabeza-Di tanto para recibir tan poco,si Strord esta muerto es por vuestra culpa,la de todo el concilio,cada uno de vosotros se cree superior a cualquier otro que no siga a la diosa,pero no sois mas que burdos asesinos que matáis por sed de poder,al fin y al cabo tampoco somo tan diferentes...

Levante la cabeza y junto a ello levante mi cuerpo del Estrado quedando en pie ante todos.-¿QUÉ ESPERABAN QUE LE ENTREGASE MI VIDA A STRORD?Solo me defendí,defendí mi vida,la de mis compañeros,defendí mi causa. Pero claro ustedes son tan soberbios...La mitad de ustedes habrá matado a simple aprendices de magia oscura,a jóvenes que ya fuese por sus padres o por voluntad u obligación se convertían a la oscuridad,SOLO SOIS UNOS ASESINOS CON UN SOL EN VUESTRAS PRECIOSAS Y LUSTRADAS ARMADURAS,NO SOIS MEJOR QUE LA NECRAVIA,NO BUSCÁIS LA MUERTE PERO SI LA EJECUTÁIS,Y AHORA MI PREGUNTA¿QUÉ ES MAS JUSTO,UNA IGUALDAD PARA TODOS SIN MAGIA O QUE SIEMPRE NOS SEPAREN DOS ESTÚPIDO BANDOS Y QUE CAIGA GENTE INOCENTE POR VUESTRA ESTÚPIDA GUERRA?

No era mucho de discursos pero en aquél momento hablaba desde la rabia.Cuando fui a respirar los guardias me golpearon para que me arrodillase y cogieron mi largo cabello para que no bajse la vista y mirase firmemente a mis jueces ignorando a Narshel la cual estaba a mi lado.-Narshel...La última vez que nos vimos...dijiste que la próxima vez que nos viéramos esperabas que no llevase la túnica negra...Ahora simplemente no sirvo a nadie ni porto una túnica-respire con dificultad por el golpe-Y probablemente me sigas odiando,he matado a mucha gente pero también he salvado a mucha gente,no me diferenció tanto en el modo de actuar,solo que los míos buscamos otro objetivo..

Otro golpe impacto esta vez contra mi cabeza la cual empezó a sangrar con rapidez debido al golpe asestado por una de las lanzas de los guardias para hacerme callar.

_________________

"Todo el mundo tiene derecho a morir al menos una vez."


avatar
Felix Vonturin
Cuenta inactiva

Nombre : Felix Vonturin Slash
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, Antiguo rey del Reino Élfico
Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 05/05/2011
Localización : Limbo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  La Diosa el Lun Sep 02, 2013 10:12 pm

Una simple cabezada de Shewë bastó para que los guardas golpearan a Félix, haciéndolo callar. Ella contempló la escena mientras la ira relampagueaba en sus ojos. Hernôt estaba conmocionado y se le notaba en la cara que preferiría estar en cualquier lugar del mundo a comparecer en aquel juzgado.

No le he dado permiso para hablar, Señora de la Torre —repuso la Jueza.

Anaë’draýl tampoco parecía disfrutar de la situación y frunció el ceño con cada palabra y con cada ofensa que emergía de los labios de Félix. Los otros invitados, los magos y guerreros que habían participado en la batalla, también estaban agitados. Unos lanzaban improperios contra el mago oscuro, otros se mostraban de acuerdo con su visión de la guerra entre bandos, aunque estos últimos no dijeron nada, sino que permanecieron en silencio.

¡Silencio! —exclamó Shewë, buscando devolver el orden a la sala.

Basta —se sumó Anaë’draýl—. No vamos a permitir que se siga ofendiendo a la Diosa con semejantes injurias en la propia sede del Concilio. Y menos cuando tales ofensas vienen de un traidor que desprestigia a todos los elfos.

«Todo lo que tiene de traidor, lo tiene también de humano —pensaba la Jueza—. No hace honor a su raza». Se levantó y su túnica dorada brilló. Miró al reo desde su posición, manteniendo siempre su gesto altivo e indolente. Pero cuando habló de Strord y le echó al Concilio la culpa de su muerte, no pudo hacer más que apretar los puños y tuvo que hacer grandes esfuerzos para guardar las apariencias. No podía negar que llevaba parte de razón. Por eso asintió ligeramente, de forma casi imperceptible, cuando mencionó la bendición que había pesado sobre su espada y que había acelerado su muerte. Y se acordó del cuerpo inerte del mago y deseó haber torturado a aquella maldita humana hasta que perdiera la vida.

Pero vio a Félix Vonturin y lo escuchó y deseó aún más darle la peor de las muertes a él. Sin embargo, las orejas en pico que asomaban entre sus cabellos retenían sus oscuros deseos y le recordaban que no era un inferior, sino un igual, y que, pese a haber hecho cosas terribles, debía juzgarlo como dictaba la ley.

Que nadie preste atención a las palabras de este traidor. Usted, Félix, no es más que un hombre maldito en el cuerpo de un elfo. Estamos aquí para juzgarlo a usted, no para juzgar al Concilio o para cuestionar sus sagrados cimientos y la ilustrísima ley de la Diosa. Para justificar la muerte de Lord Strord utiliza un argumento peculiar. Dice… —se volvió hacia el público con su expresión inmutable— que lo mató para defender su causa. Para defender su vida. ¿Sabe usted que ese es, precisamente, el mayor de los delitos que ha cometido?

Acabó la pregunta en un grito y bajó las escaleras. Esta vez, la furia sí se palpaba en cada centímetro de ella. Se posó junto a Narshel, frente a Félix, y hasta los guardas temblaron de miedo.

¡Usted es el único asesino que hay en la sala! ¡NO TIENE DERECHO A HABLAR, NO TIENE DERECHO A DECIR NADA NI MUCHO MENOS PARA CUESTIONAR AL CONCILIO, A LA DIOSA O A SU VOLUNTAD, O A NUESTRAS INTENCIONES, O A CUALQUIER COSA QUE NOS AFECTE! ¡¡NO LE HE DADO PERMISO PARA HACERLO!!

El grito acalló la sala. El collar de Shewë se balanceaba ligeramente, con el Secreto en su interior. El Presidente se puso en pie y contempló a su esposa.

Shewë, no tienes por qué rebajarte al nivel de un criminal. Por favor, continuemos con el juicio.

Ella, haciendo un gran esfuerzo, respiró hondo y recobró la compostura, para volver a alejarse de Félix, aunque sin perderlo de vista un solo segundo.

Y ahora limítese a responder a lo que yo le he solicitado. Usted se declara inocente, pero se ha vendido a las sendas del Dios y así lo acaba de reconocer, poco importan los motivos para un traidor. Usted ha asesinado a Lord Strord y así lo admite y no hay defensa ni excusa que valga. Usted niega nuestra autoridad, niega a la Diosa y se apropió de un reino que no le correspondía. ¡Usted ha protegido a la mayor entidad criminal que existe tras la Necravia cuando dijo luchar contra ellos! Ha dado amparo a los Seis Secretos. ¿Por qué lo hizo? ¿Dónde se escoden ellos? ¿Qué nuevo refugio les ha proporcionado? ¡Responda!

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Narshel el Lun Sep 02, 2013 10:15 pm

Todas las palabras y todos los gritos eran como mazazos. Iban directos a mi corazón, a mi alma y a mi conciencia como una lluvia de flechas que busca pechos en los que clavarse. No me importaba demasiado si Shewë me concedía o no permiso para hablar. Intervendría de cualquier forma y cuando fuera necesario. Era lo mínimo que me debía después del mal trago que me habían hecho pasar. Era lo mínimo que me debía cuando estaban juzgando a mi alumno.

Bajé la cabeza cuando los guardas lo golpearon y, al advertir la sangre, los aparté de un empujón.

Que nadie vuelva a ponerle una mano encima. Estamos aquí para juzgarlo, no para someterlo a tratos inhumanos.

Posé una mano sobre la cabeza de Félix y, aunque estaba prohibido el uso de magia sin el permiso de Shewë, murmuré un hechizo curativo para cerrar la herida. Todos se dieron cuenta de lo que había hecho, pero, desde la mesa del Concilio, no protestaron. Nadie protestó. Realmente, todos estaban atentos a las exaltadas palabras de la Jueza.

Démosle, al menos, la oportunidad de defenderse. Como debe hacerse con todo el que es juzgado.

Esas fueron las únicas palabras que dije en voz alta. Luego me volví hacia Félix y hablé solo para él, sin importarme quién más me escuchara.

No eres más puro, estás hundido. Mírate, fíjate. Lo has perdido todo. Piensa en la vida que podrías haber llevado de haberte quedado en la Torre, de haber permanecido bajo mi amparo. Quien prueba la Oscuridad, prueba todos los males del mundo y, por el bien de todos, es el deber de todo archimago acabar con quien porte la túnica negra. Por doloroso que eso sea. Creo que te lo he dicho muchas veces y muchas veces intenté que recapacitaras, pero no lo hiciste.

»Sé que me equivoqué pidiéndote que me ayudaras a rescatar a mi Kai, sé que me equivoqué en muchas de las cosas que hice y no hay día que no me arrepienta.
—Hice una pausa y mis ojos azules buscaron los suyos—. Tú no eras malo y me gustaría creer que aún queda en ti algo de lo que fuiste. Pero te miro y ya no veo nada. Te han… Te han convencido de que nosotros somos los malos y… —Suspiré—. A todos nos gustaría que no hubiera motivos por los que enfrentarse, pero así es el mundo. Si nosotros no luchamos, nuestros enemigos nos destruirán.

Mi mirada era dura, pero también triste. Shewë estaba furiosa. No dudaría un segundo en condenarlo a muerte. O algo peor… Yo no quería que eso sucediese. Sabía que tenía que pagar, pero aún tenía la esperanza de que lo encerraran en prisión y le perdonaran la vida. Aunque era una esperanza vana, porque Félix no parecía querer retractarse de lo que había hecho.

Sí sirves a alguien. Sirves a los Secretos y ellos te han utilizado. No portas una túnica, pero portas cientos de crímenes a tus espaldas. Te odio y te odiaré siempre por tu traición, de la misma manera que siempre te querré como alumno al que instruí en la magia, aunque hoy me arrepiento de haber alimentado tu poder para los usos que le has dado.

»Te pido que te arrepientas
—eso lo dije en voz aún más baja, casi era un susurro—. Te pido que te retractes de tus palabras. Te pido que entres en razón. Seguir el camino que has seguido solo te ha conducido a un futuro desdichado…

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Felix Vonturin el Mar Sep 03, 2013 3:25 am

Escuché cada palabra,estudie cada movimiento de labios de Shewë,sentí la rabia,el dolor,la pena,todo eso por mi...al final conseguí mi objetivos en la vida,ser alguien en la vida de muchas personas,ya fuese un asesino o un héroe,mire a Narshel de reojo y sonreís amargamente ante aquél "Te odio y te odiaré siempre por tu traición, de la misma manera que siempre te querré como alumno al que instruí en la magia, aunque hoy me arrepiento de haber alimentado tu poder para los usos que le has dado",Aquello prácticamente firmaba mi apuesta suicidad,todo fuese por la venganza,por que mi espíritu siguiese vivo en cada uno de los que habían apoyado mi causa,en pos de un mundo mejor e igualitario,negué levemente y agache la cabeza aun arrodillado,levante la cabeza para mirar por ultima vez a Narshel,por ultima vez como Félix,ahora era el momento,el momento de confesar todo y cada uno de mi crímenes.

-Yo...-Tragué saliva muy levemente y respire hondo-Yo...Arkonte Quel Thas,hijo bastardo del segundo rey del reíno Élfico y hijo de Arhia Shimal Thas confieso el asesinato y suplantación de mi hermanastro Aeglos de la casa real Élfica y violación y asesinato Baliar de la misma casa,también confieso haber atentado contra la vida de mi difunto hermanastro Shasa antiguo Rey del reino Élfico, confieso la suplantación de mi hermanastro Aeglos para acceder a sus privilegios y acceder a sus datos, confieso haber utilizado artes oscuras en benefició del dios y el propio nigromante Riak, confieso la muerte de un grupo de unos treinta humanos en las cercanías al valle de los lobos, confieso que traicione abiertamente a ambos bandos en pos de beneficio propio, confieso que habré asesinado durante mi vida a unas doscientas mujeres cincuenta ancianos,veintitrés niños y cuatrocientos cuarenta y seis hombres,más de un terció pertenecientes a la raza Élfica,confieso haber robado,violado,saqueado,mutilado y corrompido,CONFIESO HABER ACOGIDO A LOS SECRETOS EN MI REINO Y HABERLES PROPORCIONADO ASILO Y PARTICIPAR EN SUS OBJETIVOS,CONFIESO LA MUERTE DE LORD STRORD Y CON ESTO HABER DADO MUERTE A UNO DE LOS DOCE DEL CONCILIO,CONFIESO QUE DISFRUTE CON SUS MUERTE,CONFIESO QUE ENGAÑE A NARSHEL PARA CONSEGUIR CIERTOS OBJETIVOS ASOCIÁNDOME CON EL ANTERIOR NOMBRADO NIGROMANTE RIAK,CONFIESO HABER SERVIDO A AMY LACKLESS DURANTE UN PERIODO,CONFIESO HABER UTILIZADO MAGIA PROHIBIDA SOBRE MAGOS INOCENTES.-Respire hondo esta vez sonriendo-Confieso...confieso...CONFIESO QUE TE CORTARÍA EL CUELLO SHEWË,CONFIESO QUE ACABARÍA CON CADA UNO DE ESTA SALA SI ESO ME LLEVASE A MI PRECIADA UTOPÍA,UN MUNDO SIN DOLOR,IDIOTA,OS ENFRENTÁIS A UN PODER MUCHO MAYOR AL DE LOS DIOSES,LA MANO OS CONSUMIRA A TODOS Y DARÁ IGUAL LA CLEMENCIA QUE PIDÁIS,CONFIESO NO ARREPENTIRME DE NADA DE LO DICHO,Y CONFIESO QUE MI MUERTE NO SERA EL FIN O UN DURO GOLPE,SERA LA PIEDRA QUE DESPIERTE AL DRAGÓN Y MAS SI VAIS A BUSCARLOS.-Reí con mi discurso,y volví a echar mi pelo hacía atrás-Esto es lo que me han dado vuestros preciosos y preciados dioses,el poder para matar a un humano de tez negra que se hacía llamar Lord Strord,a varios integrantes de la Familia real Élfica y a mucha mas gente,gente que no se merecía su Don al igual que vosotros,el puño de la justicia recaerá sobre vosotros como sobre mi recaerá hoy.

Mire a Shewë con despreció.

-No les aceptas simplemente por que les tienes miedo,por que sabes que realmente eres débil,que cualquiera de ellos puede llegar a acabar contigo,aunque bueno ahora mismo Lord:cero,Arkonte:unoResoplé-Te haré el favor de contestar tus estúpidas y odiosas preguntas. Si para vos defended vuestra propia vida y la de los suyos es un crimen que la encarcelen también a usted,lo hice por que no tenía a nadie ni nada,lo hice por que ellos me hicieron ver que con su sueño nadie tendría que vivir la misera vida que viví yo.Actualmente no tengo ni la remota idea de donde están puede que se refugiasen en la parte restante del reino,o puede que estén bajo el amparo de la inquisición quien sabe,lo único que se es que los expulse de mi reino y los deje marchar con ciertas cosas.

Mire de nuevo a Narshel y la volví a sonreír con amargura >>Se que ya no sirve de nada...Pero...Lo siento...<<-la dije mentalmente,me daba igual que interceptasen.Erguí mi cuerpo y mi cabeza en un movimiento suave y grácil-En conclusión,Confieso todos mis crímenes y los añadidos-dije con una sonrisa en los labios los ojos desafiando a Shewë y el corazón en un puño,mientras notaba como el silenció de la sala se volvía mas y mas abrumador-Me declaro culpable "mi señoría"-Pude notar como mi cuerpo aceptaba la muerte conforme pasaban los minutos,quizás era el momento de morir y recibir un descanso eterno o de estar recluido de por vida y con suerte morir antes que pronto,agache ahora si la cabeza y me mantuve en silenció esperando que me preguntaran mas cosas o simplemente marcaran su veredicto.

_________________

"Todo el mundo tiene derecho a morir al menos una vez."


avatar
Felix Vonturin
Cuenta inactiva

Nombre : Felix Vonturin Slash
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, Antiguo rey del Reino Élfico
Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 05/05/2011
Localización : Limbo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  La Diosa el Mar Sep 03, 2013 2:15 pm

Los crímenes que Félix confesó eran más de los esperados. Sus palabras provocaron reacciones diversas: furia, enfado, asco, desagrado,… Nadie permaneció inmune a lo que él declaraba y menos Shewë, que se mostró atónita cuando mencionó lo que les había hecho a los miembros de la casa real élfica.

Y más aún abrió los ojos cuando él se atrevió a amenazar con cortarle el cuello o cuando ambos, Narshel y él, utilizaron magia sin haber pedido permiso alguno. No se molestó en contestar. Volvía a estar seria, fría, inexpresiva. Anduvo con paso elegante y subió las escaleras hasta regresar a su palco, donde la esperaba su asiento de Jueza. Desde allí, su mirada era dura, y, aunque lo habría matado en aquel mismo instante, se contuvo. Y esperó.

En la mesa del Concilio, Aliwen estaba visiblemente agitada y furiosa por tener delante a quien había destrozado a su familia. Pronto reinó un silencio muy tenso, un silencio que era peor que las palabras, y hasta Narshel se alejó de Félix, negando con la cabeza.

Muy bien —dijo—. Uso de magia negra, colaboración con El Dios, asesinato del archimago Lord Strord, traición a la comunidad mágica, colaboración y protección de la entidad criminal de los Seis Secretos, delitos contra la moral, atentados contra el Reino Élfico, negación de la autoridad del Concilio y de la justicia de la Diosa, secuestro de una maga consagrada, asesinato y suplantación del príncipe Aeglos, violación y asesinato de la princesa Baliar, atentado contra la vida del rey Sasha, colaboración con los nigromantes Riak y Amelia Lackless, asesinato de treinta humanos en el Valle de los Lobos, asesinato de doscientas mujeres, veintitrés niños, cincuenta ancianos y cuatrocientos cuarenta y seis hombres, muchos elfos; robos, violaciones, saqueos, mutilaciones, corrupción. Se le acusa de amenazas hacia la autoridad y hacia el Concilio y también de conducta incorrecta durante el desarrollo de este juicio.

»Los numerosos delitos que usted confiesa merecen la pena máxima. Pido para el acusado la siguiente condena: se le cortarán las orejas (usted no las merece), será torturado, arrastrado por las calles en público para luego ser ejecutado de la forma que son ajusticiados los criminales vulgares: en la horca. Durante todo el camino será fustigado con un látigo electrificado. Tras su muerte, su alma será condenada a vagar por el Laberinto de las Sombras, entre los sufrimientos más terribles, hasta su completa desaparición.

»¿Todos de acuerdo con mi pena?


El mundo guardó silencio. Ni siquiera su raza pudo salvarlo del severo castigo de Shewë, algo muy extraño tratándose de ella. De los archimagos del Concilio, Hernôt y Narshel no levantaron la mano, expresando su disconformidad. La Señora de la Torre parecía muy afectada, pero no pronunció palabra alguna. Estaba fría, paralizada, como congelada en el tiempo.

Morirá mañana a las nueve.

Shewë golpeó la mesa con el gavel.

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Kvothe Assherai el Mar Sep 03, 2013 7:33 pm

Había oido que iban a juzgar a Felix Vonturin, que ya lo habían atrapado y ahora iban a condenarle. Y sabía perfectamente a que le condenarían. Y no dudeis en que yo me alegraba por ello, y lo deseaba con toda mi alma, como todo el mundo. Pero había algo que no podía entender, algo que me comía los pensamientos y se me repetía una y otra vez: ¿Por qué estaba él solo en el ataque? Eso era cuanto menos sospechoso, sin duda. Y tenía que interferir de alguna manera, antes de que hicieran alguna locura. En aquel momento me encontraba en los pasillos, justo delante de la puerta en la que se estaba realizando el juicio, aquella puerta, como me temía, estaba protegida por dos guardias. Pero eran simplemente dos guardias armados, poca cosa.
Respiré hondo y solté el aire despacio por la boca, lo que iba a hacer podría traerme graves consecuencias... Pero necesitaba hacerlo, debía hacerlo... Empecé a caminar lentamente, y cuando llevaba la mitad del pasillo, los guardias se pusieron alerta, pues ya se olían que es lo que iba a hacer. Me paré delante de la puerta y los miré.


-Dejadme pasar...

Los guardias pusieron sus armas en medio de la puerta, señal de que no iban a dejarme pasar por las buenas. Suspiré y miré fijamente a la puerta. Sonreí y cerré los puños con tranquilidad.

-Muy bien...

Entonces de mi mano salieron dos latigos de agua, los cuales utilicé para coger a los guardias de los pies y lanzarlos lejos de la puerta sin llegar a herirlos demasiado, o al menos tenía esa idea. Entonces golpeé la puerta con fuerza y esta se abrió, entré mirando al frente, en el centro de la sala se encontraba Felix, cogido por dos guardias. Tal vez habría intentado algo y lo habían impedido. Pero mi mirada volvió a una sola persona: A Shewë. Ahora era mi momento de hablar, ahora que todo el mundo estaba mirandome confuso. Tenía que hablar antes de que alguien les diera la orden a los guardias de cogerme.

-Teneis que parad esto, no podeis hacerlo... Felix se ha rendido demasiado rápido... Está tramando algo, no le condeneis a muerte, no aún.

_________________
Inventario:

Suplicio (espada bastarda)
Arco normal
Sanguinem (colgante)

Vincat aliquando, modo perdis, quia non ad hoc tempus perdere.
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas, una mano), Guerrero aprendiz (arcos)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 292
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Joseph Winterose el Miér Sep 04, 2013 1:09 pm

Observé el transcurso del juicio en silencio, consciente de que poco o nada podía aportar al no haber participado en la batalla. La muerte de Lord Strord había sido un duro golpe para el Concilio y me alegraba de que, al menos, hubieran capturado a su asesino. Félix Vonturin confesó más delitos de los que se le atribuían y, si bien su condena era cruel, también era lo que se esperaba. ¿Habíamos tenido alguna vez un delincuente tan atroz, sin contar a los nigromantes? Seguramente sí, pero tendríamos que remontarnos bastantes años atrás.

Mi mirada se desvió a la mesa de los testigos. Esperaba que Kvothe, Catherine y Zooey hubieran asistido, aunque solo fuera para que ni Shewë ni Anaë'draýl pudieran recriminárselo. Pero no los vi allí y el juicio transcurrió sin que aparecieran. La Jueza estableció la condena e incluso la fecha de la muerte y, solo entonces, se escuchó un estruendo que resonó por todo el juzgado. Lo sucedió una voz masculina y, tristemente, yo la reconocí.

Agaché la cabeza, suspiré y luego mis ojos se posaron en mi hijo, que había entrado de la peor forma posible para detener el juicio. Decía que no lo condenáramos. Eso era contradecir a Shewë y, en las últimas semanas, la elfa estaba de peor humor que nunca y no quería imaginar cuál sería su reacción. En especial si teníamos en cuenta que Kvothe no era de su agrado.

«La juventud», pensé, exhalando un nuevo suspiro. Me levanté de mi mesa y caminé hasta él, apartando a los guardas que se habían apelotonado a su alrededor.

Discúlpelo, señoría —dije, en voz alta. Luego me giré hacia mi hijo y lo tomé de un brazo, acercándome a él para advertirlo—: Kvothe, ¿cómo se te ocurre aparecer así? ¿Por qué has tardado tanto en venir? Tendrías que haber estado en el banco de los testigos desde que empezó el juicio. —Suspiré por tercera vez—. Shewë ya lo ha condenado a muerte y no hay nada que hacer. Pero si vas a objetar algo, expón tus argumentos o te meterás en problemas.

Mi mirada pasó de la enfurecida jueza a la destrozada Narshel, y luego al prisionero.

_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Felix Vonturin el Jue Sep 05, 2013 1:25 am

Mire todo a mi al rededor con una sonrisa,muerte,muerte y mas muerte era lo que me esperaba,¡Genial!,era justamente lo que quería aunque quizás algo mas dolorosa de los esperado pero al fin y al cabo muerte,la furia en los ojos de Shewë y sus labios apretados eran un poema. Aquella batalla la había ganado yo,cegada por la furia obvio las preguntas sobre los secretos y con ello perdía su único enlace fácil con ellos y podía ocultar mis planes de una manera muy sencilla,con el silenció de la muerte.

Claro todo salía bien hasta que interrumpió aquél estúpido mocoso,¿como se hacía llamar?¿Kvothe? fuese como fuere,estorbaba,menos mal que su padre acudió a su rescate,Joseph con el que un día había luchado en el mismo bando como mis actuales aliados y sus actuales enemigos,irónico todo ¿no?.

Mi mirada volvió a Shewë desafiante.


-Créeme cuando te digo que me arrancaría estas estúpidas orejas yo mismo,ni mucho menos estoy orgulloso de esta ridícula raza,la mitad de vosotros sufrís una Dictadura extrema dejando que os pisen aquellos Elfos que odian a los humanos por simple y puro miedo-Sonreí-Das pena Shewë,el miedo te puede a ti y a los tuyos,y esa sera vuestra perdición,tarde o temprano mi ira y mi recuerdo caerá sobre cada uno de vosotros,pero sobre todo sobre ti Shewë,conocerás el miedo que puede llegar a ofrecer un muerto,un alma perdida en el laberinto de las sombras.

Varios golpees de los guardias cayeron sobre mi,incluso una lanzada cortado mi rostro en vertical,lo que provoco que reaccionase violentamente de nuevo.

-¡MALDITOS BASTARDOS! LO PAGARÉIS MUY CARO,LOS QUE HOY ME TRATÁIS COMO UN PERRO TRAIDOR OS OLVIDÁIS QUE UN DÍA LUCHE POR VOSOTROS,QUE SALVE A MILES DE VUESTROS SOLDADOS,YO MISMO EXPULSE A LOS SECRETOS DE MI REINO,SOLO OCUPE LO QUE SIEMPRE TUVO QUE SER MÍO-Respiré hondo-Maldita sea vuestra casta,joder...yo solo intentaba conservar mi vida,quería tener lo que nunca tuve,pero vosotros...lo habéis destruido todo en pedazos...Mi nuevo mundo...Mi paz,mi mundo sin opresión,malditos seáis todos...yo solo quería lo mejor para todos,pero ahora...AHORA NO HABRÁ PIEDAD PARA NADIE,MI VENGANZA SERA TERRIBLE-Comencé a Reír mirando hacía el cielo y señalando en esa misma dirección-HASTA VUESTROS DIOSES...CAERÁN Y VOSOTROS CON ELLOS-Comencé a reír de manera desenfrenada,cualquiera me hubiese tomado por un loco,incluso los guardias se alejaron de mi confusos por mis amenazas.-Mi muerte sera el principio del fin del mundo tal y como lo conocéis.-Me arrodille de  nuevo agachando la cabeza riendo mientras la sangre se derramaba sobre el suelo formando un leve circulo de sangre a mi al rededor.

De nuevo la desolación se hizo en el juzgado,un silenció abrumador que solo era acompañado por las armaduras de los guardias chocando entre si mientras se acercaban lenta y cuidadosamente a mi sin dejar de apuntar con sus lanzas desde la distancia.

Levante la mirada,y me crucé con un ojo realmente familiar,con un ojo verde para ser exactos,era el sin duda alguna,aquella sonrisa en sus labios y su negación me hicieron sonreír,asentí y vi como el asentía oculto desde su capucha.

Cumpliría con su palabra sin duda alguna,el siempre lo hacía,busqué por la sala mas personas familiares,y si habían venido ellos también,no muy lejos de mi anterior receptor se hallaban los otros dos uno con mirada severa pero segura y  firme el cual dejaba ondear su pelo rubio y otro de pelo azul y ojos del mismo color este con una mirada algo mas triste y comprensiva,este también estaba envuelto en su capucha.

Solo faltaba alguien,¿Donde estaba?. Una mano en mi hombro me saco de mi búsqueda,pero no tardé mucho encontrar a quien quería ver,una larga capa blanca con un sol confirmando su rango de General del Ejercito del Concilio,desde las rejillas pudo ver su sonrisa. Garryck Stronholme,General del Ejercito del Concilio,amigo de la infancia,Hijo del hombre que me enseño a manejar la espada,a sus treinta y ocho años se conservaba bien pero con mucha cicatrices.

Cuatro personas habían acudido al juicio,las cuatro personas que necesitaba para llevar mi misión acabo,los tres hermanos y Garryck,a partir de mi muere ellos serían los encargados de ayudarme a volver para realizar la venganza,los cuatro compartían algo,odio a Shewë algunos por motivos mas que obvios otros simplemente por su facción.


-La Horca...espero que al menos me vean morir con entereza-Sabía perfectamente que los visitantes de la sala normal no lo entenderían pero ellos si,lo que hizo que esbozarán una sonrisa. Y clausure mi discurso con  una última frase mientras la sangre continuaba cayendo al suelo desde el corte que cruzaba de lado a lado de mi cara-Ni dioses...ni reyes...Solo...Hombres-Dije con un sonrisa forzada y amarga,me sentía mal por ellos,arriesgaban la vida por un asesino pero al fin y al cabo ellos eran lo que eran,mis amigos,mis "hermanos" los únicos que conocieron la verdad y aun así se mantuvieron a mi lado.

_________________

"Todo el mundo tiene derecho a morir al menos una vez."


avatar
Felix Vonturin
Cuenta inactiva

Nombre : Felix Vonturin Slash
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, Antiguo rey del Reino Élfico
Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 05/05/2011
Localización : Limbo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Kvothe Assherai el Jue Sep 05, 2013 10:41 am

Mi padre fue el único que se acercó a mi, abriéndose paso entre los guardias que me habían rodeado. Me preguntó que por qué no estaba allí en el lugar de los testigos, y algo que no llegué a entender ni quise. Pues Félix se puso a gritar cosas, entre ellas insultos y provocaciones hacia Shewe. Maldita sea... El maldito elfo tenia algo planeado. Miré a mi padre, totalmente serio.  

-Padre, maldita sea, tienes que apoyarme... Félix tiene algo planeado. Lo tiene antes de que fuésemos al palacio. ¡¿Es que no le oyes?!  

Dejé de mirarle y salí del círculo de guardias como pude. Me acerque al lugar donde estaba sentada mi maestra: Narshel. La miré esperando que ella lo entendiera.  

-Maestra, vos mejor que nadie sabéis que esto es una locura... Félix conseguirá salir de donde sea. Y además es el único que sabe dónde están los secretos si se han ido de donde estaban.

_________________
Inventario:

Suplicio (espada bastarda)
Arco normal
Sanguinem (colgante)

Vincat aliquando, modo perdis, quia non ad hoc tempus perdere.
avatar
Kvothe Assherai
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Kvothe Assherai
Escuela : Ex-alumno de la Escuela del Lago de la Luna, La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Eva Blake)
Cargo especial : Maestro de la Torre y de Magia de Sangre (Aryewïe), Carcelero del Supplicium
Rango de mago : Mago Consagrado, Experto en Magia de Sangre
Rango de guerrero : Guerrero experto (Espadas, una mano), Guerrero aprendiz (arcos)
Clase social : Noble, Rey de Zhanthé
Mensajes : 292
Fecha de inscripción : 19/01/2013
Localización : Donde el viento me lleve

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Narshel el Jue Sep 05, 2013 10:04 pm

«Sé que ya no sirve de nada…, pero… lo siento».

Escuché la sentencia de Shewë de pie, desde mi posición. La disculpa no valió de nada. Él confesó cosas terribles, cosas que jamás habría imaginado que ocurrirían cuando lo recibí en la Torre. Aún así, me dolió escuchar todas y cada una de las palabras de la Jueza. Lo miré y vi, por un momento, al hombre que fue. Y los ojos se me humedecieron. Y me lo imaginé caminando hasta el patíbulo…

No era la primera vez que me traicionaban. Tampoco era la primera vez que uno de mis aprendices moría. Pero eso no hacía la pena más llevadera.

Me quedé paralizada. Después, todo sucedió muy rápido. Hubo un ruido. Murmullos de sobresalto. Reconocí a Kvothe, que entraba en el juzgado, y escuché sus palabras. Vi cómo Joseph se acercaba. Alice, su anterior maestra, también parecía sorprendida.

Yo no dije nada. Félix volvió a tomar la palabra y regresaron sus insultos y amenazas hacia Shewë. Yo no tenía una gran relación con la archimaga, pero sabía que no era conveniente enfadarla. «¿Aunque de qué sirve ya, si va a morir mañana?», pensé, con pesar. Y su muerte no era lo peor. Era Kin-Shannay, entendía que no era más que un tránsito entre dos mundos…. y también entendía que el Laberinto de las Sombras era el peor de los destinos, y más para un alma muerta y con un pasado atormentado.

«Mi nuevo mundo… Mi paz, mi mundo sin opresión, malditos seáis todos… Yo solo quería lo mejor para todos, pero ahora… AHORA NO HABRÁ PIEDAD PARA NADIE, MI VENGANZA SERÁ TERRIBLE».

Parecían las palabras de un hombre que buscaba el bien común y que se rebelaba contra la injusticia. Mis ojos se quedaron fijos en su rostro, los guardas volvieron a golpearlo. Cerré los ojos. Los abrí de nuevo. «¿En qué piensas, Félix? ¿Qué es lo qué pretendes? ¿Qué es lo que pretendías?». Fuera como fuese, yo no creía que pudiera ejecutar su venganza. ¿Quién iba a salvarlo? ¿Se arriesgarían los Secretos? Yo no lo sabía, ni tampoco estaba segura de que fuera posible. Ni tampoco sabía si, de verdad, quería que se salvara.

«Ni dioses… ni reyes…, solo hombres».

Jamás olvidaría ese momento, por muchos años que pasaran. Jamás olvidaría el momento en que vi a Félix creyendo que sería la última vez que lo viera, con la sangre tiñéndole la cara, con una sentencia firme y clara en sus labios. «Ni dioses… ni reyes…, solo hombres». Yo creía en la Diosa. Yo era una de sus servidoras, una de sus guerreras. Pero, en ese instante, vi tintes de verdad en esas palabras. ¿Por qué honrar a reyes y a dioses siendo nosotros quienes construimos el mundo?

Sí, podía entender su posición, aunque no llegara a compartirla, y eso empeoró las cosas. Era un asesino. Tenía ante sus ojos el destino que se había buscado por apartarse de los brazos de la Diosa. Eso no aliviaba los daños. Eso  no hacía su muerte menos espantosa.

Resultó que Kvothe pidió que paráramos aquello, que no lo condenáramos a muerte, y una parte de mí deseó, en silencio, que Shewë escuchara sus palabras, aunque sabía que no lo haría. Se dirigió a mí y me habló:

«Maestra, vos sabéis mejor que nadie que esto es una locura… Félix conseguirá salir de dónde sea. Y además, es el único que sabe dónde están los Secretos si se han ido de dónde estaban».

¿Era una locura? ¿No lo era? Yo no podía saberlo y no estaba en posición de juzgarlo. Respiré hondo, quizás en un intento de aliviar la emoción, y procuré que mi voz sonara firme y segura:

Yo no puedo hacer nada. Y aunque conmutaran la pena por la de prisión, aunque lo interrogaran, eso no cambiaría demasiado las cosas. Lo que ha hecho, todo lo que ha confesado, es motivo de muerte. Todo.

«Todo». Miré a Félix una última vez mientras la primera lágrima destellaba en mis mejillas. Luego me di la vuelta y caminé hasta la mesa del Concilio, y me senté. Ya no había nada que pudiera hacer por él. Ya era demasiado tarde para intentar cualquier cosa…

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  La Diosa el Jue Sep 05, 2013 10:37 pm

Shewë sonrió mientras la sangre se deslizaba por la cara del prisionero. Era un placer mayor que el que había sentido durante las torturas hacia Riak…, aunque él hubiera escapado. Ese recuerdo hizo enfurecer aún más a la Jueza y aumentó su convicción de eliminar a Félix cuanto antes. Se mostró mucho más tranquila cuando afirmó que no estaba orgulloso de su raza. «Es un humano en un cuerpo de elfo. A veces, la naturaleza se equivoca. A veces, el Dios lo corrompe todo», pensó.

Aún así, no le pasaron desapercibidas las ofensas que les dedicó a la raza élfica y a ella misma. Habló  del miedo que decía que ella sentía, del miedo que sentía hacia los humanos. ¿Cómo podían salir semejantes blasfemias de su boca? Shewë estaba convencida de que aquel hombre era un hombre maldito y que lo había sido desde su nacimiento.

La interrupción de Kvothe y su petición de que se interrumpiera el juicio también molestó a la orgullosa elfa, que, a cada segundo que pasaba, más se reafirmaba en causarle a Félix la peor y más dolorosa de las muertes. Tras tantos ataques a su dignidad y viendo que su autoridad peligraba, se puso en pie de un salto y se aferró a la baranda de su palco. Anaë’draýl también se levantó y parecía indignado. Alice, sin embargo, se mantuvo en su sitio, mientras se fijaba en su antiguo alumno.

¡Contemplen esto! ¡Contémplenlo todos! —exclamó Shewë y su voz llenó el juzgado—. ¡Contemplen cuál es el destino de un hombre que atenta contra la dignidad de la Raza Alta y contra la dignidad de la Diosa! ¡A este sucio traidor lo corrompen las palabras del miedo! ¡El Dios está en sus labios, el Dios habla por él! —Sus ojos azules se clavaron en Félix como dagas y sonrió, satisfecha—. Ya clamarás venganza mientras te consumas en el Laberinto de las Sombras.

Alice, Señora del Lago y Vicepresidenta del Concilio, también se levantó para colocarse junto a Shewë. No le había pasado desapercibido que los furiosos ojos de su compañera se clavaban en Kvothe y temía lo que pudiera estar pasándosele por la cabeza. La Jueza se giró a la derecha y pudo escuchar cómo le decía algo al guardia que tenía más cerca:

Apresa a ese humano. Que aprenda a respetar las normas del Juzgado.

La Señora del Lago de la Luna se esperaba una reacción así y, rápidamente, intervino, señalando con la cabeza a Kvothe y a su padre.

Es el príncipe de Zhanthé y el hijo de Joseph. Déjalo, Shewë, ya se encargará su padre.

La elfa recordó cómo el ejército de Zhanthé había participado en el asedio y, en contra de su voluntad, tomó en cuenta las palabras de Alice y no dio la orden de que lo apresaran. Ese día estaba de buen humor. Miró a Félix. «Disfrutaré viendo morir a ese insolente que se cree mejor que el Concilio», pensaba. No haría caso de la advertencia de Kvothe, fuera o no cierta. Ningún humano le decía a la Jueza Suprema cómo tenía que hacer su trabajo y menos que se había equivocado en su sentencia. O que se le había escapado algún detalle.

Anaë’draýl tomó entonces la palabra:

El reo ha sido condenado por casi unanimidad. —Miró a Narshel, que mantenía la cabeza gacha, y a Hernôt, que se cubría los ojos para no ver la sangre—. Pagará sus crímenes y osadías mañana a las nueve y no habrá vuelta atrás. Quien no esté de acuerdo con la sentencia de la Jueza —sus ojos enfocaron a Kvothe—, que abandone la sala de la misma manera que ha entrado.

Shewë se llevó una mano a su collar, y notó cómo se revolvía el Secreto de la Oscuridad dentro, bien protegido, a salvo. Volvía a sonreír, llena de soberbia.

Dictada la sentencia, podemos dar por concluido este juicio. —Bajó del palco por las escaleras, con la cabeza bien alta, y se recogió las faldas de su lustrosa túnica dorada. Caminó hasta que sus pies casi tocaron el charco de la sangre de Félix. Casi. Luego miró hacia las gradas y vio que muchos murmuraban, otros asentían, otros clamaban venganza y otros le lanzaban miradas de odio. Por último, sus ojos regresaron al ensangrentado prisionero—: Todo el Concilio esperará tu venganza temblando de miedo —le dijo, en tono burlón—. ¿Cómo me vas a matar? ¿Traspasándome con tu cuerpo inmaterial? Ah, no. Si en el Laberinto hasta tu alma dejará de existir.

Frunció el ceño y entonces regresó la ira a su mirada.

Eres peor que el más sucio de los humanos. Y como el más sucio de los humanos vas a morir. Lamentarás que Lord Strord esté muerto, porque él no te habría torturado con la saña con la que te torturaré yo. Que tengas una feliz desaparición entre… felices pesadillas.

Volvió a sonreír y, con gran orgullo, regresó a su palco, junto a su marido, contenta al fin de darse el placer de matar a una de las muchas personas que le habría gustado ver muertas.

~ FIN DE ESCENA ~

_________________
Anaë'draýlShewë †NerónMarieLord Strord †

avatar
La Diosa
Diosa

Mensajes : 193
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juicio por un rey

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.