La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Ir abajo

Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Catherine el Vie Jul 18, 2014 9:37 pm

Era una mañana clara, con un sol radiante y un cielo salpicado de nubes delicadas. Estaba sentada en una especie de patio que tenía la Fortaleza; este patio era un balcón de gran tamaño, ubicado en la planta baja, de forma semicircular. En los bordes los elfos habían instalado una balaustrada detallada y preciosa, de color blanco impoluto, que seguía los patrones de la magnífica arquitectura élfica. El balcón daba al acantilado y, cuando te asomabas podías ver la montaña escarpada, los árboles verdes y dorados y, más allá, a veces cubierta por un mar de nubes (aquella vez no era el caso), se podía ver la ciudad de El Anillo: las altas torres del Bosque Dorado, el majestuoso palacio...

Era un paisaje precioso, pero no me gustaba contemplarlo. La sola visión de la Escuela del Bosque Dorado me provocaba escalofríos, y habría preferido mil veces la sencillez del Valle de los Lobos, y de las montañas que se alzaban más allá. Pero, de todo Aryewïe, aquel era el lugar que más me recordaba a las almenas de la Torre. Por eso pasaba muchas horas allí.

Acerqué los labios a la boquilla de la flauta, tapé los huecos en las notas correctas y soplé. La música era un tratamiento muy efectivo para las enfermedades del alma y, aunque tan solo había tenido tiempo de aprender a tocar un par de melodías, el sonido dulce del instrumento me ayudaba a despejar las sombras de mi mente; a veces, a olvidar, y a veces, a recordar. En cualquier caso, además de entretenerme, era útil para relajarme cuando me consumían el miedo y los nervios. Le estaría infinitamente agradecida a Helia por darme tal obsequio.

Mi recuperación era lenta, pero, al menos, las heridas me sangraban con una frecuencia mucho menor, y la Medicina del Espíritu me mantenía serena y veía el mundo con mejores ojos. Eso me llevó a pensar y a pensar, pero de una forma distinta. ¿Cómo iba a poner remedio a mi soledad si no hacía nada para ello?

Entonces, viéndome al fin con cierta libertad, decidí que era el momento de escribir. Y le escribí a Michelle y a Narshel. Pensé también en escribirle a Xehanorth, pero si había iniciado ya su misión, no recibiría la carta. Y escribirle a Cres, para mi desgracia, no tenía sentido. Había leído la publicación del Diario de Enawë, que de vez en cuando colocaban en el vestíbulo, y lo daban por muerto. Por otra parte, decían que Xehanorth había sido nombrado archimago por el unicornio. Me alegraba por él y me habría gustado felicitarlo. Tal vez no perdiera nada intentando escribirle, tal vez le llegara mi carta...

Solo recibí respuesta de Narshel. Me dijo que actuaría para detener a Shewë y se mostró de acuerdo con mi punto de vista, aunque también tomaba parte de la cautela de Joseph. Sus ocupaciones le impedían venir, pero me conformé con su respuesta, y guardé la carta como un tesoro. «Quizás lo más conveniente sea quemarla, para que nadie pueda leer nada de lo que en ella me escribe...». Era lo más prudente, y lo había intentado varias veces, pero era incapaz. No quería deshacerme de algo que procedía de la Torre.

De Michelle, sin embargo, no recibí ninguna respuesta. A veces me decía a mí misma, para consolarme, que quizás no la había recibido, o quizás se había extraviado, tal vez aún no hubiera tenido tiempo de leerla. ¿Pero a quién quería engañar? Seguramente estaba enfadada conmigo y era probable que no quisiera volver a verme, o que no quisiera perder el tiempo con una amiga que desapareció, sin más, sin haberle escrito durante tanto, tanto tiempo.

Seguí tocando, para calmar mis penas, mientras la brisa suave me besaba las mejillas y los rayos de sol las coloraban.

_________________


◘ Cuando planté rosales, coseché siempre rosas ◘
avatar
Catherine
Humana

Nombre : Catherine Earnshaw Bennet
Escuela : La Torre, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga consagrada, Experta en Magia Curativa
Clase social : Plebeya
Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 23
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Michelle Swallow el Sáb Jul 19, 2014 11:27 am

Leí la carta tantas veces a lo largo del día que perdí la cuenta. La leí y la releí, con los ojos muy abiertos, incapaz de creerme lo que en ella ponía, que fuera cierto, y maldije mil veces al que se le hubiera ocurrido hacerme una broma tan cruel. Pero..., ¡por la Diosa! Esa letra era de Cathy, esas palabras eran de Cathy y hablaba de cosas que solo ella tenía por qué saber.

Se me hacía un nudo en la garganta al leerla y no pude evitar pensar en la nota que había recibido tiempo atrás. Llegué a creer que era ella, que su espíritu se había puesto en contacto conmigo, pero, al recibir la otra carta, me di cuenta de que no se trataba de Cathy. ¡Porque estaba viva! «¿Y si fuera Guzmán? ¿Y si fuera él?», pensaba algunas veces. Luego, desestimaba estos pensamientos; aquella nota sí que podría ser una broma de mal gusto de algún aprendiz rencoroso...

Las lágrimas se me escapaban de los ojos al pensar que estaba viva, aunque, al mismo tiempo, me invadía un odio contra el mundo porque nadie había tenido la delicadeza de avisarme y ahorrarme el sufrimiento. A veces, golpeaba cosas para descargar mi ira. «Solo podré saberlo si voy a esa Fortaleza de Aryewïe».

Y así, partí, con el ligero temor de que todo fuera una trampa. Pude llegar mediante la magia a El Anillo; concretamente, a un punto del bosque élfico en el que había estado años atrás. Luego, desde allí, tardé varios días en llegar a la Fortaleza de Aryewïe, y lo conseguí preguntando a los pocos elfos que se dignaban a responderme.

Salí de la posada donde había pasado la noche cuando brilló la luz del alba en el cielo y me dirigí a la Fortaleza, que se ubicaba a muchos metros de altura, en las montañas. Parecía increíble que la guerra hubiera pasado por allí: la ciudad de El Anillo estaba impecable. Y también ofrecía un aspecto impecable, muy blanco, la Fortaleza de Aryewïe, que, según tenía entendido, era el hospital mágico por excelencia. «Me dejó caer en su carta que tenía problemas de salud».

Me dejaron pasar cuando les dije que era Michelle Swallow, Guerrrera Exaltada de la Diosa, pero los guardas no me quitaron un ojo de encima. Le pregunté a un elfo que pasaba por el vestíbulo si sabía dónde podía encontrar a una humana pelirroja llamada Catherine y el corazón me dio un vuelco cuando me confirmó que estaba allí, y que, para llegar hasta ella, tan solo tenía que cruzar la sala, atravesar un arco de piedra y salir al balcón.

Salvé la distancia rápida como un felino. La brisa me dio en la cara y también los rayos de sol. Con el arco colgado en la espalda, pero sin armadura, me presenté en aquel amplio balcón élfico, muy hermoso pero demasiado cursi para mi gusto.

Entonces escuché el sonido de una flauta, que se detuvo de pronto. Giré la cabeza, y la vi.

¡Por la Diosa, era ella! ¡De verdad era ella! La reconocí al instante, aunque la veía algo cambiada. Estaba más pálida y delgada, parecía quebradiza, como si fuera a romperse si la tocaba. En lugar de la túnica roja, llevaba un vestido celeste de gasa, y tenía la impresión de que su cabellera era menos voluminosa de lo que había sido. Tenía, además, cicatrices horribles que le ascendían por el cuello y le trazaban formas en las manos.

Cuando se levantó, lo hizo con enorme dificultad. Estaba inmóvil, no reaccioné para ayudarla.

Estúpida —dije, y me mordí el labio—. Estúpida tú y estúpidos todos. Pero maldita sea, ¡estás viva!

Una lágrima tímida se deslizó por mi mejilla, no tanto por la emoción del momento como por la pena al verla con aquel aspecto que anunciaba enfermedad y dolor. La abracé con cuidado, procurando no estrecharla demasiado, y luego la tomé por los hombros y la miré a los ojos.

Te mato si vuelves a hacerme pasar por esto, ¡te mato! ¡Joder! ¡Y te mato también si vuelves a escribirme esas cartas melancólicas y lacrimógenas! ¡¿O qué te crees?! ¡¿Te crees que yo no tengo sentimientos?! ¡¿ES QUE NADIE VA A PENSAR NUNCA EN MIS PUTOS SENTIMIENTOS?! ¡No, claro que no, a Michelle siempre la dejamos de lado!

»¡Te odio!


La volví a abrazar.

Por la Diosa, te odio... Pero por la Diosa también, me alegro de verte.

_________________

~La doncella de los ojos de oro~


avatar
Michelle Swallow
Señora de los lobos (humana)

Nombre : Michelle Abn Sahléh, (Michelle Swallow)
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de la Torre (lucha física), Maestra de Francotirador (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada
Rango de guerrero : Guerrera Exaltada, Especialista en Francotirador
Clase social : Plebeya
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Catherine el Sáb Jul 19, 2014 4:26 pm

Dejé de tocar al escuchar sus pasos, al advertir su sombra sobre el suelo, proyectada por el sol. Mis ojos la encontraron allí, de pie, y era incapaz de creerme que la estuviera viendo, que ella estuviera allí, que compartiéramos el mismo espacio, el mismo aire, en el mismo fragmento de tiempo.

Habría querido levantarme de un salto, pero era incapaz de hacerlo, y me moví con cuidado, haciendo una mueca de dolor. Cuando al fin lo conseguí, Michelle me abrazó sin que tuviera tiempo de pronunciar nada. Lloré al notar el calor del abrazo. «Cuanto echaba de menos poder abrazar a una amiga de verdad». Y se me cayeron tantas lágrimas, me rodaron tantas por las mejillas, que en un par de segundos tenía todo el rostro húmedo.

Luego me insultó, gritó, me amenazó, y yo sonreí. Sí, también echaba de menos aquellas cosas. Me volvió a abrazar. Conocía a Michelle, y si había venido sin decir nada, para luego gritarme como si fuera su peor enemiga, era porque de verdad me tenía aprecio, porque de verdad quería verme. Tal vez estuviera enfadada conmigo en cierto modo, pero no me importaba.

Perdóname —le dije, entre sollozos—. Lo siento mucho. Sí, sé que fui muy estúpida. No habría querido dejarte de lado, pero me apartaron de la Torre más tiempo del que había previsto y... y...

Me separé de ella, me sequé las lágrimas y sonreí.

Llegué a pensar que no querrías venir, Michelle. Gracias, de verdad. Gracias por haber venido hasta aquí. Gracias, gracias.



_________________


◘ Cuando planté rosales, coseché siempre rosas ◘
avatar
Catherine
Humana

Nombre : Catherine Earnshaw Bennet
Escuela : La Torre, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga consagrada, Experta en Magia Curativa
Clase social : Plebeya
Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 23
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Michelle Swallow el Sáb Jul 19, 2014 4:41 pm

Respiré hondo y, poco a poco, fui calmándome. Me limpié las lágrimas con la mano y sentí lástima por ella al verla llorar, era casi como si se me partiera el corazón. Resoplé. No, no me podía enfadar con ella, y mucho menos viéndola tan destrozada, escuchando cómo me pedía disculpas. La situación me hizo rescatar un recuerdo viejo de la memoria, que no contribuyó a levantarme el ánimo, precisamente. Recordaba haberle gritado a Cres una vez, hasta el punto de haber conseguido que brotaran de sus ojos las dos únicas lágrimas que le había visto derramar en mi vida, y cómo me sentí culpable y me prometí que no gritaría más. Tenía la sensación de que hubiera transcurrido una eternidad desde aquello, y, desde luego, no había cumplido mi promesa, ni probablemente lo haría nunca. «Mi Maestro... —pensé—. No pude arreglar las cosas con él, ni hablarle antes de que desapareciera. ¿Cathy lo sabrá?». El recuerdo me entristeció, y lo aparté de mi mente.

Anda, vamos, siéntate.

Le puse una mano en la espalda y empujé ligeramente a Cathy hacia la balaustrada. La veía tan débil que me daba miedo que no fuera capaz de mantenerse en pie. En una parte, frente a los balaustres, había una pequeña tabla que hacía las veces de asiento, y allí nos sentamos.

Está bien, Cathy, te perdono, pero la próxima vez acuérdate de mí cuando vayas a hacer cosas como fingir tu muerte.

Exhalé un suspiro y volví a mirarla.

Tienes mal aspecto —le dije—. ¿Qué te ha pasado para que estés así? ¿Qué te han hecho, o dónde leches te has metido esta vez...?

Incluso en el juicio, su cuerpo había presentado una imagen más saludable.

_________________

~La doncella de los ojos de oro~


avatar
Michelle Swallow
Señora de los lobos (humana)

Nombre : Michelle Abn Sahléh, (Michelle Swallow)
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de la Torre (lucha física), Maestra de Francotirador (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada
Rango de guerrero : Guerrera Exaltada, Especialista en Francotirador
Clase social : Plebeya
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Catherine el Sáb Jul 19, 2014 5:01 pm

Le agradecí en silencio que nos sentáramos; cuando estaba de pie, empezaban a dolerme las piernas. «Ojalá te hubiera avisado». Pero en aquellos tiempos en los que acudí al Concilio en busca de ayuda, aún creía que era una organización de archimagos buenos, que luchaban contra la Oscuridad y contra la Inquisición, contra todos los males del mundo. Qué ingenua había sido. Si lo hubiera sabido, jamás habría viajado hasta Ekhleer.

Llegó entonces la pregunta más temida que esperada. Joseph me había aconsejado el silencio y yo había hecho caso omiso de sus palabras, contándoselo a Narshel. Entonces, Narshel también me había dicho que la mejor opción era el silencio, porque en un mismo bando, solo se consiguen las victorias urdiendo en silencio formas de solucionar el problema. Y tal vez pudiera ignorar las recomendaciones de Joseph, pero no las de mi Maestra, quien representaba para mí un pozo infinito de sabiduría.

Bueno, me especialicé en Magia Curativa, y luego fui en calidad de sanadora al asedio del Reino Élfico. Allí fui herida y..., en fin, aún no me había terminado de recuperar cuando fui atacada por... magia negra. Y esto pasó. No sé quiénes fueron los atacantes.

«Michelle detesta que le mientan..., ¿pero me queda otra opción?». Me mordí el labio. Prefería no tocar el tema, no quería recordar.

Pero no quiero hablar de eso, Michelle. Ahora me estoy recuperando. Es una recuperación lenta, a base de pociones y brebajes, que son tratamientos menos agresivos que los hechizos curativos. Aunque más lentos. Aún así, me curaré. Y no quisiera hablar de este tiempo que ha pasado, porque ha sido horrible vivir aislada.

Me pasé el pelo tras la oreja y dirigí mi atención hacia ella. Al contrario que yo, a ella la veía fuerte y saludable. Los rizos negros que se le formaban alrededor del rostro le daban una apariencia de vivacidad.

Hablemos sobre la Torre. Sobre lo que sucede allí. ¿Todo sigue igual? Cuéntame cosas sobre la Torre,  por favor. Aquí casi nunca llegan noticias de allá... Y cuéntame cosas de ti.

_________________


◘ Cuando planté rosales, coseché siempre rosas ◘
avatar
Catherine
Humana

Nombre : Catherine Earnshaw Bennet
Escuela : La Torre, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga consagrada, Experta en Magia Curativa
Clase social : Plebeya
Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 23
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Michelle Swallow el Lun Jul 21, 2014 1:23 am

Había escuchado hablar del asedio al Palacio Élfico, pero jamás se me habría pasado por la cabeza pensar que ella pudiera haber estado allí. Y después, habló del ataque de unos magos oscuros. Sí, aquellas cicatrices eran de magia negra. Pero, ¿cómo el Concilio la había expuesto a tantos peligros? «Más que protección parece que nos lanzara constantemente hacia la muerte», me dije. Así había tenido la oportunidad de comprobarlo cuando participé en la Batalla de la Muralla.

Qué... —Me detuve—. Es terrible, ojalá la Diosa les haga pagar esto...

Me pidió que le hablara de la Torre. No muy lejos, un pájaro cantó. Sus ojos brillaban, pero encerraban una tristeza infinita, un vacío profundo que no recordaba haber visto. Cambié de postura y me quedé en silencio un momento. La escena casi me parecía imposible, irreal. «¡Está viva!», me repetía, a menudo.

¿Qué quieres que te diga? —suspiré—. Pues mira, yo también he estado asquerosamente sola este tiempo. —Sonreí y le di una suave palmada en la espalda—. Pero me alegro de saber que ya no lo estoy.

Mis últimos meses en la Torre habían sido aburridos y tristes.

En la Torre no ha ocurrido nada. He seguido practicando con el arco y entrenando a los alumnos. Esa ha sido mi rutina diaria, sin saber nada de lo que estaba pasando realmente.

Resoplé. «No le voy a hablar de la desaparición de Crescent estando en este estado». Tal vez no pudiera haberla protegido de la guerra o de la magia negra, pero sí podía protegerla de la verdad. Me fijé en ella con detenimiento y, cuando reparé en su cuello desnudo, recordé algo que había traído por si era cierto que se encontraba en Aryewïe.

Llevé una mano al saco que me colgaba del cinto y lo abrí, para sacar un bonito collar con cuerda plateada y la pluma de un Iris del Manantial. Lo había encontrado en el Campo de Entrenamiento, con una nota que recogía la sentencia del imbécil de William, donde se libraba de la prisión. Además, inundó el recinto y lo desordenó todo, y tuve que dar por perdidos papeles importantes.

Cuánta rabia sentí aquella mañana al descubrir que había estado ahí, que podría haberlo atravesado con mis flechas por cada punto de su cuerpo, por cada poro de su piel. Pero lo único que pude hacer fue recogerlo todo y avisar a Narshel. Y me dijo que haría algo, pero nunca hizo nada.

Toma, Cathy —Le tendí el colgante—. Sé que le tienes mucho cariño.



_________________

~La doncella de los ojos de oro~


avatar
Michelle Swallow
Señora de los lobos (humana)

Nombre : Michelle Abn Sahléh, (Michelle Swallow)
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de la Torre (lucha física), Maestra de Francotirador (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada
Rango de guerrero : Guerrera Exaltada, Especialista en Francotirador
Clase social : Plebeya
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Catherine el Lun Jul 21, 2014 1:35 pm

Narshel también había hablado de un tiempo de calma en la Torre. Me alegraba de que así fuese, mi escuela ya había sufrido demasiados daños a lo largo de su historia. La rutina, cuando se está inmerso en ella, agota, y la monotonía se convierte en una causa de ahogo. Sin embargo, cuando todo se derrumba, nada parece más dulce que llevar una vida ordinaria, sin preocupaciones, sin guerras y sin heridas y largas recuperaciones.

Michelle buscó algo en el saco que llevaba colgado al cinto y extrajo un colgante. Al verlo, parpadeé, y me temblaron las manos. Era mi collar, el collar del Iris, que ya había dado por perdido. ¡Cuántas veces había soñado con tenerlo! Tal vez me habría protegido, me habría ayudado a mantener la cordura en los momentos de dolor infinito.

Oh..., ¿dónde lo has encontrado? —Le di un nuevo abrazo—. Gracias, Mich.

Las lágrimas volvieron a escapar, indiscretas, de mis ojos y no dije nada más. Quizás solo fuera un objeto, pero para mí significaba mucho. Aquella pluma tenía prendidos cientos de fragmentos de recuerdos.

Estuvimos hablando el resto de la mañana, durante muchas cosas, e incluso llegué a reír y me olvidé de los males del mundo. Porque no había nada más agradable que gastar las horas en una charla amistosa, viendo pasar la vida entre palabras y recuerdos compartidos que van construyendo sonrisas en los labios de las personas que hablan.

_________________


◘ Cuando planté rosales, coseché siempre rosas ◘
avatar
Catherine
Humana

Nombre : Catherine Earnshaw Bennet
Escuela : La Torre, Fortaleza de Aryewïe
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga consagrada, Experta en Magia Curativa
Clase social : Plebeya
Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 23
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sobre respuestas y ausencias [Priv. Michelle]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.