La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

[P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Oráculo el Miér Jul 30, 2014 7:10 pm






Dos noches después de la reunión del Concilio, con las escuelas en pleno proceso de reforzar protecciones, las alarmas se dispararon en la Escuela del Lago de la Luna. Un aprendiz de primer grado, que acababa de llegar de un viaje a Puerto Agnolia, fue corriendo a avisar a su Señora de que un ejército avanzaba en dirección a la escuela de magia.

Este ejército era, nada más y nada menos, que el ejército de la Inquisición, capitaneado por la mismísima reina Isabella de Garnalia. Toda la escuela se puso en marcha, se buscaron al instante refuerzos y se contactó con el Concilio. Tal como se había prometido, y pese a la negativa de Anaë'draýl y su esposa, Joseph y Rahnag lo dispusieron todo para ayudar a la escuela de Alice, enviando de esta manera tropas que pudieran protegerla de la futura ofensiva. Incluso Nerón colaboró en el proceso.

Esa noche, por tanto, la escuela estaba en guardia, en su isla en medio del agua. Las tropas de la Inquisición se encontraban en la otra orilla del Lago, por lo que tendrían que cruzar las aguas si querían atacar. O bien, los defensores del Lago de la Luna y del Concilio podían desplazarse y atacar primero.

Todo quedaría en manos de las dos líderes, que en aquellos momentos eran Alice Corhead e Isabella de Garnalia.




INDICACIONES: Las primeras en postear son Isabella de Garnalia y Alice Corhead. Después pueden irse sumando los demás. Además de los iniciales, en el transcurso de este tema pueden irse sumando otros personajes. Es importante recordar que aún nadie conoce la existencia de la profecía.

Oráculo
Oráculo

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 04/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Isabella de Garnalia el Jue Jul 31, 2014 11:48 am

Eterna era la noche que abarcaba esta zona de mi reino. La Luna, eterna esposa del Sol, brillaba con fuerza en el firmamento. Era una bella imagen. Pero no podía distraerme. Dios, nuestro señor, me ha encomendado una tarea: purgar esta tierra de esos abominables seres que se hacen llamar "magos". La brujería es una manifestación del Diablo. Debe ser erradicado.

Esos eran los pensamientos que poblaban mi mente cuando llegué a la orilla del Lago de la Luna, al frente de mi ejército (compuesto por soldados de la Inquisición, la Guardia Real de Ereaten y las recién adquiridas tropas de Santiago Prestalanza, así como diversas máquinas de asedio de diferente índole) y ataviada con la armadura y la espada que Dios, nuestro señor, bendijo la noche en la que se me apareció. Ante mi se alzaba una isla, situada en medio del lago, donde no crecía más que vegetación y arbustos.

Ahí no había nada... al menos, en apariencia. Los magos siempre han sido muy buenos escondiéndose. Pero Dios me ha hablado. A mí, de entre todos sus súbditos. Y me ha bendecido con su fuerza para acabar con los impíos.

Los hombres parecían confusos. Muchos eran los que miraban a su alrededor, buscando indicios de que ahí se practicara magia, pero no veían nada. Hubo alguno que suspiró, fruto del cansancio y la desconfianza. Pero yo lo sabía. Estaba aquí. Este era el lugar. Dios, nuestro señor, jamás mentiría a uno de sus súbditos, menos aún a uno tan leal como yo. Tal vez...

Desenvainé mi espada, la misma a la que Dios bendijo con su eterno poder. Este comenzó a temblar, por motivos que hasta yo misma desconocía. De repente, extrañas y delgadas líneas de un negro como la noche que se cernía sobre nosotros comenzaron a decorar el filo de la espada. Mi brazo sujetaba la espada con fuerza, sin que yo se lo hubiera ordenado. Y entonces, con un movimiento rápido y certero, embestí de frente, realizando una estocada que atravesó el viento, sólo para dar paso a un sonoro silencio.

¡No tenía ningún sentido! Pero entonces, lo vi. Todos lo vimos. Algo se resquebrajaba en el aire, en mitad de la nada. Las grietas comenzaban a elevarse y extenderse por todo el lago. Y entonces, de repente, un gran estruendo estremeció la tierra, y las grietas dieron paso a fragmentos de lo que parecía ser una gigantesca cúpula que se rompía en pedazos. A medida que los pedazos de esa cúpula se iban rompiendo, una silueta podía divisarse en el horizonte, en aquella pequeña isla donde sólo crecían arboles y vegetación: la silueta de una enorme edificación.

Ahí estaba: la Escuela del Lago de la Luna, cuna de seres impíos que, ataviados con el poder del Diablo, azotan nuestra tierra con su magia y brujería. El lugar al que Dios me había enviado para hacer cumplir su voluntad. Y ahora, la esfera (presumiblemente mágica) que la había estado escondiendo de nuestra vista durante todos estos años, al fin había sido destruida.

https://www.youtube.com/watch?v=k-5dqtcbrJI

Miré la espada con la que obré el prodigio. ¿Acaso es este el poder del Señor?

Decidida a acabar con los villanos, me di la vuelta y volví a montar en mi caballo, para acto seguido dirigirme a los hombres que observaron estupefactos como la cúpula se deshacía en pedazos para siempre

- ¡Soldados! - les grité, a modo de arenga - Ante vosotros se alza la cuna de la maldad, el pecado y la miseria. ¡Tras esos muros, los hijos del Diablo se preparan para azotar nuestras tierras con su brujería, a hacer mermar todo aquello por lo que nuestros padres, y los padres de nuestros padres antes que ellos lucharon y murieron! ¡¿Vamos a consentirlo?!

Los hombres alzaron las armas, vociferando al unísono: ¡NO!

- ¡¿Vamos a permitir que el Mal salga victorioso esta eterna noche?!

Nuevamente: ¡NO!

- ¡Pues entonces, preparáos para la batalla, hermanos! ¡No temáis y cabalgad a mi lado! ¡El Señor está de nuestra parte!

- ¡El Señor está de nuestra parte! - acompañaron los soldados

Miré a mi ejército con satisfacción. Era un buen ejército, el más grande que se recuerda en la historia de Garnalia Centro. Los hombres que antes dudaban, ahora gritaban con fuerza y fiereza, dispuestos a dar su vida por su reina, ahora que han visto lo que soy capaz de hacer.

Ordené dar media vuelta a mi caballo y fijé mi vista en la escuela recién descubierta. El Mal debe ser erradicado. Y con esta espada y esta armadura, me he convertido en el Paladín que cumplirá con los designios del Señor.

_________________
Soy la Reina de Garnalia. Y sólo Dios podrá apartarme de este trono
avatar
Isabella de Garnalia
Humana

Nombre : Isabellina Fountaine de la Garnalia
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Experta en espadas (a una mano)
Clase social : Realeza
Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 22/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Narshel el Jue Jul 31, 2014 6:48 pm

INDICACIONES: Como Alice se va a ausentar un tiempo, posteo yo. Después de mí, puede responder quien quiera.




Todo aconteció muy rápido, pero la aparición del extraño mensajero de la Diosa en la reunión del Concilio había conseguido que estuviéramos preparados para defendernos de cualquier incidente. Por este motivo, en cuanto supo que un ejército se acercaba al Lago de la Luna, Alice alertó al Concilio y enviamos rápidamente nuestras tropas a defender la escuela. Tal vez aquel fuera el primero de los males que estaban por venir. Tal vez, aquello no fuera más que un entrenamiento. O, tal vez, todo fuera cosa del hombre inmortal.

De cualquier manera, la unión hace la fuerza, y yo me sentía en deuda con el Lago de la Luna desde que Naiara se desplazó hasta la Torre para informarme de sus visiones. Entonces me desplacé hasta la escuela con Haku, llevándome a algunos guerreros y algunos magos. Le escribí, también, a mi antigua aprendiza Tori. Y, aunque había más nombres que se me pasaban por la cabeza, no tuve tiempo de pensar en ellos, o de indagar dónde podía encontrarlos.

Los magos nos quedamos colocados en puntos estratégicos de la escuela, al acecho. Los guerreros del Concilio, sin embargo, estaban fuera, con las armas a punto. Se habían traído con ellos algunas máquinas de asedio, que nosotros podríamos encantar con magia para que fueran más poderosas.

A mi lado, estando los dos tras una de las ventanas, Haku mantenía un Óculo que nos permitía ver a las tropas enemigas. Aún no habían cruzado el lago, pero probablemente no tardaran en lanzarse en barcos por las aguas. Escuchamos un estruendo y vimos cómo la cúpula que protegía la escuela mágica se hacía pedazos. «Esto no es solo obra de la Inquisición —me dije—. Esto es, también, obra de magia». O algo parecido a la magia.

Confiaba en que Alice Corhead contara con los medios adecuados para proteger su escuela. Los enemigos eran numerosos, pero ellos, presuntamente, no disponían de magia. Aunque el hecho de que la cúpula se rompiera me había hecho dudar.

No podemos esperar a que se acerquen —le susurré a Haku—. Hay que intentar mantenerlos alejados.

Yo misma pronuncié unas palabras mágicas para cerrar el Óculo. Después, me teletransporté al exterior de la escuela. Alice debió haber tenido la misma idea que yo, pues se encontraba también en la entrada, frente a las tropas cedidas por el Concilio. Allí presente estaba el grueso de su ejército. Salvo los soldados que Anaë'draýl había conseguido retener en el Bosque Dorado, claro. El resto, me atrevería a afirmar que estaban allí. Quizás, incluso hubiera acudido mi alumna Michelle.

La Escuela del Lago de la Luna contaba con barcos propios para surcar las aguas. Su Señora les había ordenado a unos cuantos magos y soldados subir a ellos, mientras que otros se habían quedado en tierra, con las armas a punto, por si el ejército de la Inquisición llegaba a la orilla.

¡Hay que impedir que se acerquen a la escuela! —exclamé—. Contamos con la ventaja de la magia, ¡usémosla! Pero cuidado con las armas de la Inquisición, porque están hechas para combatirnos. ¡Que ardan las llamas! ¡Que ardan en el fuego donde ellos mismos han calcinado a miles de magos!

La eterna brisa nocturna del Reino de la Noche soplaba con fiereza. Los soldados gritaron, animados. No sabía si Rahnag estaba allí, pero, seguramente, no tardaría en aparecer. Jamás se perdía la oportunidad de poder enfrentarse a unos inquisidores.

Miré a Alice, interrogante. Y ella dio órdenes a los suyos para que hicieran avanzar los barcos por el lago. Desde los navíos, magos instalados en las cofas lanzaron potentes bolas de fuego que fueron impulsadas hacia la otra orilla, donde aguardaban los ejércitos de Isabella de Garnalia.

Había llegado el temido día en que las guerras no solo se daban en lugares lejanos, sino también junto a nuestras amadas escuelas de magia.

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Santiago Prestalanza el Jue Jul 31, 2014 7:12 pm

Los hombres de Santiago se mostraron reacios a luchar contra los magos, por propias ordenes de su señor no podían atacar a sus aliados ni traicionar a Isabella que también lo era, así que tras meditarlo seriamente su portavoz, un hombre llamado Beir, un hombre del centro algo mas alto que la media, algo rellenito y con una perilla trenzada se acercó a la reina y dijo:

- Majestad, nosotros nos quedaremos en la retaguardia, los magos son conocidos por sus tretas y probablemente esperen un ataque para cogeros por la retaguardia, defenderemos esta para que eso no ocurra -.

Tras el consentimiento de la reina salió de la tienda y al llegar junto a los suyos soltó un suspiro y dio ordenes de organizar las tropas en dos circulos defensivos, confiaba que los magos no optaran por atacarles por ahí pues una cosa era no querer matarles y otra muy distinta era optar por no defenderse.

Al ver los barcos de Isabella partir vieron varias bolas de fuego dirigirse a ellos, la reina tenía en su guardia personal como infiltrado a uno de los mejores hombres de Santiago pero este tampoco lucharía, su único cometido era salvar a la reina si esta se encontraba en peligro mortal que por el momento no lo parecía.
avatar
Santiago Prestalanza
Cuenta inactiva

Nombre : Santiago Prestalanza ''El Mercante''
Escuela : Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Usuario con permiso "master" , Maestro de ballestas (Guardiadragones)
Rango de guerrero : Guerrero experto (ballestas)
Clase social : Pueblo llano, burguesía
Mensajes : 229
Fecha de inscripción : 05/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Isabella de Garnalia el Sáb Ago 02, 2014 3:17 pm

https://www.youtube.com/watch?v=OCtjQTh3gLs

La batalla había comenzado. Barcos de la Santa Inquisición avanzaban hacia el islote, mientras que los magos habían hecho zarpar a los suyos propios para impedirnos el paso. El abordaje no tardó en llevarse a cabo, cayendo así los primeros soldados de la contienda. Acto seguido, los magos comenzaron a lanzar bolas de fuego desde su fortaleza, directos a nosotros. Algunos lograron impactar, mientras que otros proyectiles se perdían en las profundidades del lago.

Hubo una esfera que estuvo a punto de impactarme, pero pude deshacerme de ella con una simple estocada de mi espada. El hombre que se encontraba a mi lado (un guardaespaldas enviado por Santiago Prestalanza) no podía salir de su asombro... y lo cierto es que yo tampoco. ¿Acaso Dios le había conferido a mi espada y mi armadura la capacidad de repelar aquella brujería infernal? Si tal era el caso, entonces estaba claro que yo era su elegida. Su paladín. Y debía cumplir con mi obligación.

- ¡Capitán! - llamé, a uno de los hombres al mando - ¡Preparad las balistas y que los hombres carguen los arneses!

El hombre asintió, consciente de lo que tenía que hacer. Las balistas se acercaron a la orilla del lago, mientras que las catapultas las cubrían lanzando proyectiles bañados en aceite y llamas. Cuando las balistas estuvieron en posición, procedimos a cargarlas. ¿La munición? Los hombres más valientes de la legión.

Estos soldados se colocaban en pequeñas plataformas situadas encima de las balistas. Todos ellos llevaban equipados unos arneses con un complejo mecanismo que, al tirar de una cuerda, desplegaban unas alas de tela con las que, si bien no podían volar, si podían mantener el vuelo durante un par de minutos.

Sin perder un sólo instante, los primeros hombres fueron disparados directamente a las murallas de la Escuela. Ya en el aire, tiraban de sus cuerdas para desplegar las alas y sobrevolar a los soldados que custodiaban el exterior de la Escuela. Lo que no sabían, es que los hombres alados portaban una serie de esferas rellenas de pólvora, quienes sólo tenían que descolgarlas de su cinto para que estas cayeran sobre el enemigo, provocando una fuerte explosión al impactar en el suelo.

El bombardeo, sumado al elemento sorpresa, logró los resultados esperados, y las tropas situadas en la orilla del islote fueron mermadas. Una vez agotada la munición, los hombres alados sólo tenían que aterrizar sobre la muralla, deshacerse del arnés (una vez desplegadas las alas, estas no podían volver a plegarse) y luchar contra los magos a capa y espada.

La situación se nos mostraba favorable: En el agua, los barcos de los magos aguantaban, si bien los nuestros eran muy numerosos y lograban evadir el bloqueo. Los hombres alados alcanzaban las murallas y procedían a deshacerse de los magos, interrumpiendo lentamente el bombardeo mágico al que nos llevaban sometiendo desde que empezó la escaramuza. Y aquellos que alcanzaban la orilla del islote sólo tenían que deshacerse de los pocos hombres que permanecían en pie frente a la Escuela, ya que la mayoría fueron víctimas del previo bombardeo. En cuanto los arietes tocaran tierra, derribar sus puertas sólo sería cuestión de tiempo. Y si la cosa no salía como estaba prevista, todavía contaba con todo el grueso de mi ejército a mis espaldas, con las tropas de Santiago cubriéndonos la retaguardia.

Pude distinguir dos siluetas enfundadas en oro sobre los muros de la Escuela. Aquellas debían de ser sus líderes. Las miré con lástima y desprecio. Su fin estaba próximo...

_________________
Soy la Reina de Garnalia. Y sólo Dios podrá apartarme de este trono
avatar
Isabella de Garnalia
Humana

Nombre : Isabellina Fountaine de la Garnalia
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Experta en espadas (a una mano)
Clase social : Realeza
Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 22/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Haku el Lun Ago 04, 2014 1:13 pm

No fue una mala estrategia el bombardeo al que nos sometió la Inquisición, pero tal vez no contaban con que la Escuela del Lago de la Luna era el centro de poder del elemento Agua. Por otro lado, muchos de los magos, incluido yo mismo, vimos venir a los hombres "alados" desde el cielo, y conjuramos rayos de energía para fulminarlos. Claro que, después, cayeron los explosivos, que produjeron algunas bajas, aunque no tantas como podía parecer desde fuera, debido al humo que cubría el islote.

Me teletransporté para situarme en la orilla. Varios magos de Alice conjuraron hechizos de agua para apagar los fuegos, que fueron solventados en poco tiempo. Los guerreros cedidos por el Concilio luchaban contra aquellos que habían conseguido llegar hasta nosotros y los cadáveres empezaban a dispersarse por el suelo. Del interior de la escuela, llegaron nuevos refuerzos que habían estado protegiendo el interior, y consiguieron reemplazar a los caídos.

Para poder tener una mejor perspectiva, me quedé junto a una de las paredes, aprovechando las sombras de la noche, y, desde allí, lancé bolas de agua y fuego, e incluso algún hechizo oscuro, a pesar de que no simpatizaba con mi magia negra.

Llegó un momento en el que vi, justo delante de mí, cómo de la tierra emergían ramas afiladas que apresaban a los soldados de la Inquisición. Las ramas clavaban las espinas en su carne y estos chillaban, hasta hundirlos en la tierra. Al instante, levanté la cabeza y vi a Narshel y Alice sobre los muros de la escuela. El viento removía sus túnicas doradas. Aquel era un conjuro propio de la Señora de la Torre, experta en Magia de la Tierra.

Ciertamente, confiaba en nuestra victoria. Agua y tierra era lo que nos rodeaba y agua y tierra era lo que encarnaban las dos archimagas.

Vi a las dos Señoras hablar entre ellas, en un diálogo muy breve, y entonces le llegó a Alice el turno de actuar. Extendió los brazos hacia el frente y las aguas del lago se removieron. Empezaron a ascender, de forma antinatural, por gran parte de los barcos de la Inquisición; en concreto, aquellos que estaban más cerca de la escuela. Entonces la maga descargó una cantidad mayor de energía y el agua que había ascendido por los barcos vio descender su temperatura hasta convertirse en hielo.

Había congelado buena parte de los barcos, con los tripulantes que no pudieran escapar dentro. Miré, sorprendido, a la Señora del Lago, que no parecía especialmente cansada. Y, al girar la cabeza, descubrí por qué. Desde las ventanas de la escuela, varios magos consagrados la ayudaban, utilizando sus energías. «La Torre siempre estuvo más desprotegida que el Lago», pensé.

Después, volví a teletransportarme y me sumé a los magos de las ventanas. El siguiente conjuro que íbamos a convocar también estaba relacionado con el elemento Agua y, en esta ocasión, sí cedí mi apoyo y mis fuerzas. Cada uno de nosotros invocó una bola de agua, la congelamos y, luego, la propulsamos hacia los barcos que quedaban en pie y, las que conseguían llegar más lejos, que eran pocas, iban directas a los ejércitos que esperaban en la otra orilla. Las bolas estallaban en el aire y cientos de pedazos de hielo iban golpeando, como piedras, a todo aquel que se cruzara en su trayectoria.

_________________

Does anybody know what we are living for?
avatar
Haku
Cuenta inactiva

Nombre : Haku de Kahara
Escuela : La Torre
Bando : El Dios
Condición vital : Fantasma, antiguo Kai de Narshel
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, antiguo Marqués de Kahara
Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Isabella de Garnalia el Lun Ago 04, 2014 5:11 pm

La situación dio un vuelco que, si bien no resultó ser inesperado, si nos resultaba realmente desalentador. Aquellos infernales seres hicieron gala de sus demoníacos poderes, domando a las fuerzas de la naturaleza para repeler nuestra ofensiva. De pronto, gran parte del lago se tornó hielo, atrapando a la mayoría de nuestros barcos. A continuación, los vientos empezaron a soplar con fuerza, desestabilizando a los hombres alados que continuaban siendo catapultados a las murallas. Muchos de ellos se estrellaban sin remedio. Y para colmo, comenzaron a lanzarnos bolas de hielo y fuego a nuestra posición.

Me fijé en los hombres que consiguieron llegar al islote. Luchaban con fiereza contra lo que parecían ser raíces asesinas. Observé a las dos mujeres enfundadas en oro. Aquellas debían de ser las líderes. Y así se lo hice saber al comandante de las tropas de Santiago Prestalanza:

- Ha llegado la hora de que demostréis vuestra lealtad - le dije - Vuestro objetivo son esas dos mujeres vestidas de dorado. Mis Purgadores os ayudaran

El hombre, que parecía dudar entre atacar a esos magos, inclinó la cabeza en señal de sumisión. Me giré hacia atrás y di orden a un hombre para que fuera a buscar a los Purgadores.

Si los hombres que habían logrado llegar a la orilla del lago y los hombres alados formaban parte del grueso de nuestra legión, los Purgadores eran, sin duda, la élite de la Inquisición. Solían ser los mejores de cada promoción, y eran seleccionados personalmente por el propio Lediv VII para cazar a los magos y brujas más peligrosos. Pocos eran los herejes que se enfrentaban a ellos y luego vivían para contarlo.

Mientras el hombre y los Purgadores se preparaban para partir en una barca, yo me acerqué a la orilla del lago. Cogí nuevamente mi espada y, atravesando la capa de hielo, el suelo empezó a vibrar, provocando que toda el agua congelada se desquebrajase, hasta acabar rompiéndose en mil pedazos, liberando a los barcos atrapados. No había ninguna duda. Mi espada había sido bendecida con el poder de destruir aquella brujería infernal.

El viento sigue soplando. Ordené que cesaran el bombardeo con los hombres alados. Aquello, ahora que habíamos empleado el elemento sorpresa, era un suicidio. En su lugar, ordené que centraran el fuego de las catapultas en las zonas de la muralla donde había ventanas, pues ahí se encontraban los magos que conjuraban al viento. A mi señal, múltiples bolas bañadas en aceite y fuego fueron arrojadas a la muralla.

Obviamente, todo aquello no era más que una distracción para que el barco de los purgadores, camuflado entre los demás, pudiera llegar al islote y hacer frente a las dos mujeres que dirigían a los herejes.

_________________
Soy la Reina de Garnalia. Y sólo Dios podrá apartarme de este trono
avatar
Isabella de Garnalia
Humana

Nombre : Isabellina Fountaine de la Garnalia
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Experta en espadas (a una mano)
Clase social : Realeza
Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 22/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Rocuv el Lun Ago 04, 2014 8:16 pm

Mis ojos se abrieron de par en par al recibir la carta de Narshel, mi antigua maestra. Estaban atacando la escuela del lago de la luna, nunca había estado allí, sin embargo, me bastó concentrarme para aparecer allí, me encontraba en las filas de los magos, ví a mi maestra y me acerqué levitando hasta ella.
-Narshel, ¿qué permisos tengo para la batalla? Podría desencadenar un huracán que barrería sus filas o incluso convocar una tormenta y exterminarles de un rayo, pero dudo que eso sea lo que queramos. Tampoco podemos destruir por completo sus barcos puesto que dificultaríamos su huida, puesto que eso es lo que buscamos, sin embargo...ya lo se, tengo una idea.-me giré, dejando que mi túnica se removiese.
Invoqué unas alas transparentes y volé para hacerme ver(y así asustar al contrario)
Invoqué un tornado de gran tamaño pero pequeño poder en las filas enemigas que entorpecería su avance, entonces, convoqué una pequeña llama en el tornado, que lo que hizo fue quemar el oxígeno, alrededor del tornado creé una cúpula mágica cerrada que evitaría la entrada de más oxígeno, por lo que los enemigos deberían retirarse o de lo contrario, morirían asfixiados. Convoqué algo más de fuego y lancé el hechizo de calor, ahora también sentirían una calor abrasante a la cual sus armaduras de acero no ayudaría.
-Maestra, ayudeme, convoque calor en la cúpula que he creado, así huirán.
Aumenté la frecuencia del viento y conseguí desviar sus flechas y desarmar a algunos. Calenté aún más el ambiente, deberían hacer unos 50 grados.
Me protegí con una barrera, impasible, observando como las tropas enemigas caían al suelo, se desarmaban, sufrían por el calor...
avatar
Rocuv
Señor de los lobos (elfo)

Nombre : Rocuv Lopus
Escuela : La Torre, Escuela del Bosque Dorado
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de Magia del Aire (Bosque Dorado), Maestro de Guerrero de Aire (La Torre), Caballero de El Anillo
Rango de mago : Mago consagrado, Especialista en Magia del Aire
Rango de guerrero : Guerrero experto (arcos), Especialista en Aire
Clase social : Noble (Conde del Viento y Señor de la isla de Gonnath)
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : in my word

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Santiago Prestalanza el Lun Ago 04, 2014 8:48 pm

Los hombres de Santiago quedaban achantados ante tal calor, el barco no podía avanzar con seguridad y se tambaleaba, por suerte lograron llegar y desembarcar, algunos purgadores habían sufrido insolaciones debido a sus pesadas armaduras de placas, por suerte para los chicos y chicas del Mercader iban algo más ligeros pero no podían avanzar mucho más lejos de aquel infierno que habían dejado atras, estaban desarmados y muy fatigados para luchar.

- ¡No podemos seguir! -.

Dijo Beir, se sentó tras un árbol y dejo clavado un estandarte de Santiago a la vista de todos los magos de la escuela, a ojos de la reina sería para achantar a los magos pero la verdadera intención era que estos supieran que estaban allí obligados, querían ser capturados, aunque para cualquiera con dos dedos de frente sabía que lo harían dando un poco de guerra pero sin causar bajas, los pocos arqueros que aun tenían armas disparaban contra los marcos de las ventanas para no dañar a sus inquilinos que no eran más que niños y niñas y los adultos que los defendían.

Los pocos purgadores que quedaban dejaron caer que eramos unos cobardes y trataron de moverse hacía la fortaleza para acabar igualmente acampados tras un risco algo más adelante. Los guerreros de Santiago establecieron un muro de escudos para evitar que los purgadores regresaran y de paso defenderse de los demás magos, que ya deberían haber reconocido a alguno de sus conocidos del fuerte. Beir se dirigió a sus hombres:

- Cuidado con lo que hacéis -.

Esto les daba la orden de rendirse tras intercambiar algunos golpes con el enemigo. Eran aliados de Isabella pero Santiago solo debía cumplir la promesa de defenderla a ella en persona, sus tropas inquisidoras le eran indiferentes y las escuelas de magia comerciaban con él desde hacia años cosa que aumentaba el tamaño de su bolsillo.

_________________
avatar
Santiago Prestalanza
Cuenta inactiva

Nombre : Santiago Prestalanza ''El Mercante''
Escuela : Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Usuario con permiso "master" , Maestro de ballestas (Guardiadragones)
Rango de guerrero : Guerrero experto (ballestas)
Clase social : Pueblo llano, burguesía
Mensajes : 229
Fecha de inscripción : 05/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Narshel el Mar Ago 05, 2014 6:50 pm

Rocuv llegó y me preguntó qué permisos tenía a la hora de luchar. Yo no dejaba de contemplar el lago, atenta a los movimientos de los barcos. Algo había resquebrajado el hielo, aunque estaba convencida de que un gran número de hombres habría muerto debido al frío, pero, realmente, tenía curiosidad por lo que pudiera haber sido la causa de las grietas en la superficie helada. «La Inquisición persigue la magia. ¿Será que no son realmente ellos?».

Hay que impedir que lleguen a la escuela. Cualquier cosa es válida con tal de evitarlo —fue lo único que le dije a Rocuv.

Mi antiguo alumno hizo gala de sus conocimientos sobre Magia del Aire. «Aire, Tierra y Agua. Si Rahnag aparece, ya completaríamos los cuatro elementos». Contemplé con aprobación la cúpula que había creado sobre un sector de las tropas enemigas y le ordené a varios de los magos consagrados que lo ayudaran transfiriéndole calor.

Nuestros oponentes enviaron bolas de fuego hacia la escuela. Algunas fueron desintegradas, otras apagadas con agua; otras, propulsadas de nuevo hacia los otros ejércitos y reutilizadas para avivar el calor. Pero también hubo bolas que dieron de lleno en las ventanas y escuché algunos gritos. Dirigí la mirada hacia la zona y busqué a Haku. Lo vi invocar agua sobre las llamas, suspiré y me concentré de nuevo en la batalla.

A mi lado, Alice me señaló un estandarte. Era el estandarte de Santiago Prestalanza, del Fuerte Lanzanegra, quien comerciaba con escuelas de magia. La Torre incluida. «Nos han traicionado», fue lo primero que pensé. Pero, a continuación, caí en la cuenta de que las flechas iban a parar a los marcos de las ventanas, sin dar en sus supuestos blancos. ¿Qué pretendían? ¿Qué sentido tenía que estuvieran allí para no atacarnos con todas sus fuerzas? ¿Y qué habrían ganado si eran ellos los que habían descubierto ante Isabella nuestra localización?

Varios barcos habían llegado ya a la orilla y fue en ellos en los que centré mi atención. Me alejé de Alice y me reuní junto a un grupo de magos consagrados.

Centraremos nuestras fuerzas en los que ya han pisado tierra.

Los guerreros cruzaron las armas. Yo invoqué una avalancha de piedras y la propulsé hacia los hombres que habían conseguido pisar la orilla, de forma que grandes pedruscos cayeron sobre sus cabezas en una peligrosa lluvia.

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Rocuv el Mar Ago 05, 2014 8:19 pm

Observé con una aprobación cómo mi hechizo había conseguido hacer retirarse a gran parte de las tropas enemigas. Ahora tocaba la parte complicada, dificil y arriesgada: probar un hechizo que yo mismo inventé. Pero antes, necesitaba recordarme a mi mismo que era humano, por si acaso no salía de mi estado, si superaba el límite de tiempo del hechizo, podría volverme peor que como dicen que es la Maestra Shewe, puesto que mi poder crecería más y más.
Saqué la daga de Fenris y me practiqué un surco en mi brazo izquierdo, notaba cómo hacía que mi parte de lobo sufriese, cómo quemaba mi piel la plata, cómo el dolor me recordaba quien era.
-Narshel, Maestra, necesitaré que me cuide esta daga, si ve que tengo dificultades para volver, úsela. Por cierto, perteneció a Fenris.
Me giré, y me concentré en los vientos, los notaba, los sentía chocar contra mi cuerpo material, no, el viento debe ser libre, yo soy el viento, este cuerpo es mi prisión, el viento me llama, he de acudir a sus brazos, he de fusionarme con él:
-KhuIakPùther-mis palabras sonaron como un suspiro, y se formaron las runas arcanas en el aire KhuIakPùther .
Noté cómo el viento me reclamaba para sí, cómo hacía que cada parte de mi ser, cada partícula y cada átomo de mi cuerpo físico se transformase en aire, cuando abrí mis ojos, miré mis manos.
Pero ninguno era ni ojos ni manos, era un elemental del aire, etereo, puro, descontrolado y controlado por mi mismo.
Observé el campo de batalla, extendí mis sentidos y noté cómo cada persona respiraba del aire, respiraba de mi, de una parte de mí, aunque yo en realidad fuese tan solo esta simple presencia material, podía sentir mucho más, se suponía que no debía ser así, se suponía que tan solo esta era una forma más poderosa, algo iba mal, pero me gustaba, algo había fallado o faltado en mi hechizo, no importa, solo importaban las vidas que había en juego.
Miré hacia el huracán y la cúpula...símple y sencillo, pero no suficiente.
Observe cómo tan solo con mi fuerza de voluntad la cúpula se hacía más y más pequeña, al igual que el huracán, pero la potencia seguía siendo la misma, y al reducir el espacio, aumentó.
Disminuí un tornado de 50 metros en una bomba de 5 centímetros, a una presión increible, los soldados pensaban que ya había terminado ese pulgatorio, pero no era verdad, cargué ese aire ardiente con electricidad y lo liberé de su prisión. Sentí un ligero tirón en donde debería estar la boca del estómago, pero no le presté atención.
Al instante, torrentes de electricidad, fuego y viento arremetieron contra los soldados, electrocutándolos, asándolos en sus armaduras y lanzándolos por los aires hasta estrellarlos contra otros soldados o incluso contra las propias paredes de la cueva, muriendo no solo por la explosión, sino también por los golpes e incluso las estalagtitas y estalagmitas que los ensartaban por doquier.
Dirigí mis ojos tormentosos hacia las tropas de un ta Santiago de Prestanza, había oido hablar de ellos, se suponía que eran aliados, se habían rendido, pues tocaba encarcelarlos.
Apunté con un brazo compuesto por aire hacia su posición, y pronuncié las palabras del hechizo de teletransportación:
VèthEwëTótIak
Las runas arcanas ondearon en el aire que los soldados retirados respiraban y en un instante, desaparecieron de allí, los había llevado a todos, diréctamente hacia la prisión. De nuevo, otro tirón.
Dirigí mi semi material cuerpo hacia la escuela, que estaba siendo bombardeada, ahora tocaba el hechizo más complicado de todos: Proteger la escuela por completo.
Concentré mis energías mágicas en la escuela y comencé a murmurar palabras mágicas, notando cómo una esfera de energía protegía a la escuela, palabra por palabra mía seguía produciéndome cada vez más intensos tirones. El dolor es cosa de mortales, de débiles, pienso.
Al pronunciar la última palabra de mi conjuro, millones de runas arcanas rodearon la escuela y ondearon en el aire, se fijaron a sus paredes, y conformaron una protección que perduraría por siglos: todo proyectil hostil que se acercase a la escuela sería teletransportado de vuelta a su lugar de lanzamiento con una velocidad duplicada de la que llevaba.
Los cañonazos desaparecían al llegar a la barrera y aparecían en los barcos haciéndolos astillas.
Buenas noticias para la escuela, no tantas para mí, algo dentro de mí se había roto, algo quizás importante, caí al suelo despacio, valiéndome de las pocas fuerzas que me quedaban.
Volví a mi forma terrenal puesto que mi autoinvocación fue lo suficientemente sabia como para decidir que era la única forma que tenía de recuperarme.
En los pocos segundos que estuve consciente, ví como algunos magos acudían hacia mí, preocupados y maravillados, yo solo pude pronunciar tres palabras:
-Llamad..a...Narshel....-Entonces, mi cuerpo se relajó y caí, desmayado.
En esos segundos, me percaté de que mi visión del mundo era diferente, me notaba extraño, había perdido algo, pero ganado otra cosa...


OFF: Rocuv ha perdido sus poderes sobre todos los elementos excepto aire, el cual se ha multiplicado(ya aceptado por la administración). La unión con el viento de Rocuv le faltó pronunciar la runa "Odlùr", humano, y por consiguiente, su cuerpo ha adoptado la forma que más se adapta al viento: La forma élfica, ya que a demás, en su sangre, había gotas de ésta (que le dotaban de su aspecto similar al de un elfo). Ahora Rocuv es un elfo.
avatar
Rocuv
Señor de los lobos (elfo)

Nombre : Rocuv Lopus
Escuela : La Torre, Escuela del Bosque Dorado
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de Magia del Aire (Bosque Dorado), Maestro de Guerrero de Aire (La Torre), Caballero de El Anillo
Rango de mago : Mago consagrado, Especialista en Magia del Aire
Rango de guerrero : Guerrero experto (arcos), Especialista en Aire
Clase social : Noble (Conde del Viento y Señor de la isla de Gonnath)
Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : in my word

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Rol-Master el Miér Ago 06, 2014 12:27 am

La batalla se extendía por todos los rincones de la escuela, esto impedía que los más jóvenes escaparan, error por parte de los lideres. Los aprendices de más bajo nivel estaban arrinconados en el patio mientras caían proyectiles de asedio y algunos hombres de los cuales pocos llegaban abajo, en un momento llegó un grupo de tres guerreros inquisidores que mataron dos soldados del Concilio de los cuales solo sobrevivió uno.

- ¡Hey! Por aquí podemos escapar -.

Todos miraron a un aprendiz de cuarto grado que tenía los ojos blancos, tenía el pelo corto y una fea cicatriz en la nariz, todos decidieron seguirle por una puerta trasera, al salir al camino secundario que salía de la escuela fueron emboscados por un grupo de purgadores de la Inquisición que lanzaron varios ballestazos contra ellos,. Los aprendices asustados se agacharon esperando la muerte pero los proyectiles jamas llegaron, desaparecieron.

Al levantar la mirada vieron a un hombre ataviado con ropas del norte, con el pelo negro y los ojos blancos, este llevaba media mascara de hueso y portaba una vara de metal negro que parecía antigua. Este mago levitaba a un metro del suelo, suspiró y bajó a la altura del suelo, dio un par de vueltas a la vara y la clavó al suelo. Por magia todos los inquisidores fueron atraídos sin remisión hacia la vara muriendo al tocarla, así fueron cayendo hasta diez enemigos, acto seguido el mago se giró a los niños y extendió su mano hacia ellos, Hubo un destello y todos los pequeños se vieron en el patio de la Torre.

Volviendo a la batalla el Hermano miró la torre más alta de la escuela, se transportó allí, y observó uno de los buques de Isabella, cogió su arma como si fuera una lanza, esta voló a la velocidad del sonido, impactó en la nave y esta, como si un meteorito hubiera caído sobre ella fue llevada con enorme potencia al fondo mientras de volatilizaba emitiendo una onda expansiva que hizo volcar a dos naves cercanas, la potencia de la explosión en vertical hizo que lloviera agua del mismo lago durante unos minutos.

Tras ver hundirse la nave se volvió a transportar justo sobre el lago, se posó sobre las aguas, una balista dirigió un proyectil hacia él pero el tronco quedó destruido al impactar en él, se agachó y toco el agua con la mano derecha, cerró los ojos y entró en la mente de todos los magos. Les poseyó a todos durante unos segundos y les dio de nuevo todas sus energías mágicas y físicas, en esa búsqueda encontró a un medio elfo sin conocimiento, entró más en concreto en su mente y le devolvió a la realidad, Narshel miró al mago y vio al Hermano a su lado, este la miró a los ojos y asintió, ella hizo lo mismo y dijo:

- Rocuv, no lo hagas más en algún tiempo... hazme caso -. Miró la Luna y continuó: - ... fin de la actuación -.

Se convirtió en polvo y desapareció dejando de nuevo la batalla a sus protagonistas. Apareció en una zona un poco alejada de la Torre pero lo suficientemente cerca para ver como los niños y niñas eran acogidos allí, asintió para sí y desapareció con un destino desconocido.

_________________

Rol-Master
Master

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 19/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Narshel el Miér Ago 06, 2014 7:38 pm

Sostuve la daga de Rocuv, intrigada por lo que pensaba a hacer. Dijo que había pertenecido a Fenris y la observé con incredulidad, decidida a examinarla más tarde. Después, en el fragor de la batalla, llamó mi atención y la de todos la actuación de mi antiguo alumno.

Se convirtió en viento. Y conjuró explosiones colosales, que supusieron importantes bajas entre las tropas de Isabella. Las luces de los rayos se reflejaron sobre el lago, y tuve que entrecerrar los ojos para poder ver bien lo que estaba sucediendo. A continuación, hizo desaparecer a las tropas de Santiago, aunque no supe adónde las llevaría.

Fuera cual fuese el conjuro que hubiera hecho, tuvo efectos importantes en la batalla, que parecía inclinarse indudablemente a nuestro favor. Un aprendiz del Lago fue corriendo hacia mí, diciéndome que el autor del conjuro de viento se había desplomado sobre el suelo, y yo terminé el hechizo que estaba pronunciando para librarme de un grupo de enemigos y me desplacé hasta el lugar donde se encontraba.

Y entonces me encontré ante mis ojos al enviado de la Diosa que se había presentado en la reunión. «¿Habría venido a ayudarnos?». Me incliné junto a Rocuv, quien parecía realmente agotado, cosa que no era extraña dada la magnitud de su intervención en la batalla.

Gracias por venir, Rocuv, gracias. —Me dirigí a uno de los magos que nos observaba—. ¡Llévalo a la enfermería! ¡Rápido!

Me teletransporté a la parte superior de la escuela, tan solo manteniendo una barrera para defenderme de los proyectiles que nos arrojaban. Pero estos, cuando llegaban a las paredes, salían disparados hacia el lugar desde el que habían sido lanzados, y no tuve que preocuparme por ellos desde allí; si los aprendices se quedaban dentro de la escuela, no sufrirían ningún daño.

Escudriñé la distancia, hasta detenerme en una figura que llamó mi atención. Luego, volví a pronunciar las runas del conjuro de teletransporte.

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Isabella de Garnalia el Sáb Ago 16, 2014 12:49 pm

Monstruos. Eran monstruos todos ellos. Hombres que se fundían con el mismísimo aire. Seres encapuchados que podían hundir una nave con tan solo un disparo.

Apreté las riendas de mi caballo con fuerza. Dios me ha elegido. No pienso permitir que el ataque fracase.

- Traédmelo - le dije a uno de mis capitanes

El hombre asintió, y se perdió entre los soldados de la legión. Al cabo de un rato, apareció nuevamente ante mí, esta vez con un prisionero: un joven que vestía una túnica verde. Le encontramos haciendo brotar unos arboles en un campo largo tiempo marchito. Supe que se trataba de uno de esos aprendices de magia que tanto daño hacen al nombre de Dios, nuestro señor.

Me acerqué al muchacho, que se encontraba maniatado y con la túnica rasgada. Presentaba un aspecto lamentable. Los hombres han debido desobedecerme y tratarlo peor de lo que les dije que hicieran, pero en aquel momento no me importó. Lo único en lo que podía pensar era en la batalla que estaba librando

- Ábrenos un paso - le dije a mi prisionero - A menos que despreciéis vuestra vida

El muchacho, asustado, asintió. Mis hombres han debido hacer un buen trabajo, pues el joven parecía de lo más sumiso. Con las manos aún atadas, las elevó hacia donde se encontraba la escuela. De repente, el suelo bajo nuestros pies comenzó a temblar, y un camino de piedra se alzó desde debajo del agua, conectando el islote con la orilla en la que nos encontrábamos.

Con una sonrisa de triunfo, me llevé el yelmo a la cabeza y me dirigí a mis hombres:

- Mantenedlo a la vista - ordené a mi capitán, refiriéndome al joven - Que sepan lo que le ocurrirá como osen destruir el paso. No dudéis en matarlo si deshace el hechizo

Dicho esto, ordené a mi caballería que me siguiera. Al galope, cruzamos el camino de tierra, dispuestos a aplastare bajo nuestros cascos a cualquier mago que osara interponerse en el camino del Señor.

_________________
Soy la Reina de Garnalia. Y sólo Dios podrá apartarme de este trono
avatar
Isabella de Garnalia
Humana

Nombre : Isabellina Fountaine de la Garnalia
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Experta en espadas (a una mano)
Clase social : Realeza
Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 22/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Narshel el Lun Ago 18, 2014 1:05 pm

Efectivamente y contra todo pronóstico, el bando de la Inquisición contaba con magia. Habían alzado un camino que cruzaba el Lago, y me volví a teletransportar hasta la orilla del islote de la escuela. Hasta allí llegaba el camino de piedra y, por él, sobre él, avanzaban los ejércitos de la Inquisición. La que los guiaba era una mujer, la había visto anteriormente en la distancia. «Debe ser la nueva reina. Isabella de Garnalia».

Extendí los brazos a ambos lados y conjuré una piedra de gran tamaño, la cual fue lanzada hacia el camino, bloqueándolo. Después invoqué una barrera para repeler los posibles ataques y me elevé hasta la cima del pedrusco. Mis ojos recorrieron a los soldados que iban a lomos de sus caballos, algunos dominados por el miedo y otros, por el odio. Furia hacia la magia, hacia lo desconocido, hacia lo que nosotros, los magos y archimagos, representábamos.

Y vi, también, a un joven aprendiz al que tenían prisionero. Llevaba una túnica verde, lo que delataba que pertenecía al segundo grado, y tenía manchas de sangre. Miré a los inquisidores, horrorizada ante la escena, pero, sobre todo, furiosa.

¡Liberen al prisionero y podrá haber clemencia! —exclamé.

¿Aquellos que nos atacaban por usar magia eran capaces de utilizar a un mago para derrotarnos? ¿Hasta qué punto eran, entonces, firmes sus convicciones? Yo me ocupé de mantener bien la barrera invisible que me protegía de los ataques, porque estaba convencida de que intentarían una nueva ofensiva de un momento a otro.

Pero no me importaba. Solo sabía que nadie pasaría, que nadie llegaría al interior de la escuela. Nadie.

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Isabella de Garnalia el Vie Ago 22, 2014 4:06 pm

Una gigantesca piedra nos obstaculizó el paso a mi y a mis hombres, y sobre ella, se encontraba una de las dos figuras envueltas en oro. Nos instó a que soltáramos al prisionero... y debo reconocer que no me gustó nada el tono en el que lo dijo

- ¿Osáis dar órdenes a la Reina de Garnalia? - le dije, enfadada, por primera vez en muchos años

Ordené a los hombres que se detuvieran y yo descendí de mi caballo, espada bendita en mano, dispuesta a enfrentarme a aquella bruja tan grosera.

- ¡No pienso tener ningún tipo de piedad!

Acto seguido, cargué sobre ella, con mi escudo bendito pegado al pecho de mi armadura bendita, dispuesta a ensartarla con mi espada bendita.

_________________
Soy la Reina de Garnalia. Y sólo Dios podrá apartarme de este trono
avatar
Isabella de Garnalia
Humana

Nombre : Isabellina Fountaine de la Garnalia
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Experta en espadas (a una mano)
Clase social : Realeza
Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 22/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Narshel el Sáb Ago 23, 2014 2:08 pm

Efectivamente, estaba ante la reina Isabella de Garnalia. A través de sus palabras, mostró su prepotencia: nadie le daba órdenes a la Reina de Garnalia. No pude evitar que se dibujara una sonrisa en mis labios. En el lugar donde nos encontrábamos, la clase social no importaba. Le había dado órdenes a la Reina de los Elfos mientras fue mi alumna. Yo era una archimaga y, además, la Señora de la Torre. Aunque no fuera mi escuela, seguía teniendo más derechos que ella a dar las órdenes que estimara oportunas.

«¿Qué puedo esperar de una mujer que defiende la Inquisición?». Se lanzó hacia mí, ella sola, pero me preguntaba cómo pensaba subir a la piedra gigante sobre la que me encontraba.

Sí, oso dar las órdenes que me plazcan. Para eso llevo esta túnica dorada.

A continuación, invoqué unas ramas afiladas que brotaron del suelo y buscaron atravesar a la mujer, pero cuál fue mi sorpresa cuando estas ramas se desintegraron al llegar a la armadura. «¿Magia?», me pregunté. No tenía sentido que la Inquisición utilizara lo que ellos denominaban brujería del Diablo, pero no se me ocurría otra explicación. «Salvo que sea algún material especial...».

Levité para situarme, aún más, fuera de su alcance, y, sin deshacer en ningún momento la barrera, pronuncié las siguientes runas:

Gaja Behv Pùther Xén

Una grieta se abrió bajo los pies de la reina, algo que, probablemente, la haría caer al lago.

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Isabella de Garnalia el Mar Sep 02, 2014 9:31 am

OFF: Lamento muchísimo haber tardado tanto, es que he estado enferma.

Reí al ver como aquellas plantas se desintegraban nada más tocar mi armadura. El don que me había concedido Dios era inconmensurable. Ningún ataque mágico podía afectarme.

Continué avanzando hacia mi adversaria, quien comenzó a levitar por el aire. A continuación, escuché cómo la tierra a mi alrededor se derruía. Decidí parar en seco y, no se si fue porque así lo había querido aquella bruja o porque mi armadura era más poderosa de lo que me imaginaba, pero la tierra que pisaban mis pies permaneció intacta.

Fue en ese instante cuando, desde la lejanía, uno de mis capitanes me llamaba:

- ¡Majestad! - le oí gritar - ¡Nuestros hombres están siendo diezmados! ¡Debemos tocar retirada!

- ¡NO! - le grité. No pienso permitir que estos monstruos salgan impunes de la justicia divina

Y dispuesta a acabar de una vez con la hereje, salté de la plataforma, dispuesta a atravesar a aquella mujer que había osado desafiar a la Reina de Garnalia

_________________
Soy la Reina de Garnalia. Y sólo Dios podrá apartarme de este trono
avatar
Isabella de Garnalia
Humana

Nombre : Isabellina Fountaine de la Garnalia
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Experta en espadas (a una mano)
Clase social : Realeza
Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 22/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Narshel el Miér Sep 03, 2014 5:21 pm

El hombre que habló de retirada era el más inteligente de cuantos había allí. La respuesta de la reina a mi hechizo sirvió para confirmarme que, tal como pensaba, contaba con protección frente a la magia. Una buena protección, a decir verdad. Pero no importaba lo que hiciera: aunque ella no fuera vulnerable, sí lo era el resto de su ejército.

Volvió a abalanzarse sobre mí y lo que hice fue esquivar el ataque con un hechizo de levitación, para ubicarme fuera de su alcance. Mi mirada recorrió el puente en toda su extensión, y lancé piedras y más piedras contra sus guerreros.

Haz caso a tus capitanes, Reina —repuse, con un tono de desprecio en la voz—. Antes de que los mate a todos.

Una ráfaga de viento removió las aguas del lago. En otros puntos de la zona, la batalla continuaba.

Es curioso que una defensora de la Inquisición cuente con una arma y una armadura muy probablemente encantada con hechizos o artefactos mágicos.

Mi túnica dorada ondeó al viento, mientras en mi mente intentaba buscar alguna explicación a la extraordinaria defensa con la que contaba Isabella de Garnalia.

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Haku el Sáb Sep 13, 2014 10:11 pm

Ya no desembarcaban más inquisidores en la orilla. Había pasado más de un cuarto de hora desde que derribara al último, y los magos que estaban a mi lado, también defendiendo la Escuela del Lago de la Luna, oteaban la distancia, preparados para cualquier ataque, pero los barcos habían cambiado el rumbo. «Se van», concluí. «Por fin se van».

El desastre de la batalla se reflejaba en el paisaje: sangre, cadáveres, barcos hundidos, paredes rotas... El sonido de las armas al chocar ya era casi inexistente. Los barcos se alejaban más. Las tropas de la Inquisición se estaban retirando.


¡Los hemos expulsado! —gritó una mujer a mi espalda.

Los otros magos la corearon, pronunciaron gritos de victoria, algunos se abrazaron, otros se ocuparon de transportar a los heridos a la enfermería de la escuela, o tal vez a la lejana Fortaleza de Aryewïe. Distinguí, a lo lejos, la túnica dorada de la Señora del Lago. Yo me mantuve quieto y en silencio, buscando a Narshel con la mirada.

Olía a humo y olía a muerte. No eran olores para sonreír, aunque hubiéramos vencido.

Ayudé a transportar a algunos heridos a la enfermería, pero fueron pocos los que encontré cerca de mí. Después, volví a buscarla, sobre las aguas del lago, entre los árboles...

Hasta que la vi aparecer, con la túnica dorada revoloteando al viento, y salpicada con manchas de sangre que no era suya. Porque estaba bien, sana y salva; cansada por el gasto de energía, pero saludable. Habló con algunos magos y dio varias órdenes antes de abrirse paso y llegar hasta mí.

Nos abrazamos sin decir nada. Me dio un beso suave, corto.

Se han ido —susurré.

Ella asintió con la cabeza y se separó de mí.


Si el Concilio está unido, podemos ser fuertes, y aquí se ha demostrado.

Tenía toda la razón del mundo. Sus ojos azules, sabios e inteligentes, se pasearon por toda la superficie del lago.

Todo saldrá bien.

Sabía que algo la preocupaba, pero no hice ninguna pregunta. Lo que necesitábamos todos, ahora que la batalla había concluido, era descansar. Luego, llegaría el momento de contar los muertos y darles sepultura. Tal vez estuviera pensando en eso, tal vez fuera ese el motivo por el que no se uniera ella a las celebraciones por la victoria.

«Siempre pueden regresar. Y con refuerzos», pensé. Pero, si se atrevían a volver, nosotros también contaríamos con fuerzas renovadas.

_________________

Does anybody know what we are living for?
avatar
Haku
Cuenta inactiva

Nombre : Haku de Kahara
Escuela : La Torre
Bando : El Dios
Condición vital : Fantasma, antiguo Kai de Narshel
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, antiguo Marqués de Kahara
Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Narshel el Sáb Sep 13, 2014 10:59 pm

Al lado de Haku, me mantuve unos minutos en silencio, contemplando la escena. Isabella de Garnalia, disgustada, había comprendido al fin que su única opción era la retirada, y no sabía si alegrarme o entristecerme por ello. Si hubieran decidido quedarse, habrían causado más daños a la escuela, pero, quizá, habríamos podido aniquilarlos a todos, y destruir al fin a la Santa Inquisición, que tanto daño le había provocado a la magia a lo largo de la historia.

«No, Narshel, sabes que no habría sido tan sencillo. Aquí no estaban todas las tropas de la Inquisición». Me constaba que las fuerzas de la Iglesia del Centro eran inmensas, más de lo que cualquiera de nosotros habría deseado.

Me aparté el pelo del rostro y advertí la sangre que se me había quedado en la túnica. Era sangre de los guerreros a los que había matado.

Suspiré. No me gustaban las batallas, aunque no quedara otra opción que librarlas.

Cuando regresemos a la Torre, revisaremos todas las defensas —le dije al hombre que una vez fue mi Kai—. No quiero que suceda nada como esto en mi escuela ni, a ser posible, en ninguna otra.

Lo miré, él también me miraba. Aunque no se lo dijera, le agradecía que estuviera allí, que hubiera acudido junto a mí a la batalla, porque él siempre había sido mi compañero, y tenerlo a mi lado otra vez me hacía sentir como si me encontrara en mi hogar, en el lugar adecuado. Ya no quedaba en mí rastro de rencor por el error que cometió; poco a poco, estaba volviendo a confiar en él.

Luego, busqué a Alice y la vi entrar en su escuela. Esperaba que se sintiera aliviada por la victoria.

Iré a ayudar a Alice —le dije a Haku—. Tú puedes volver ya a la Torre, yo iré en cuanto no se me necesite aquí.

Pero él no hizo ningún movimiento, e insistió en quedarse conmigo. Yo me encogí de hombros, y me dispuse a dar media vuelta y encaminarme hacia la escuela..., cuando algo llamó mi atención.

O, mejor dicho, alguien.

Era una mujer pelirroja, de intensos ojos azules, que se desplazaba por la tierra como si flotara. La acompañaba otra figura femenina, pero se separaron, y fue la pelirroja quien se acercó a mí, y su cuerpo atravesaba los arbustos sin dificultad alguna. De inmediato, supe que era un fantasma. Nadie más la estaba viendo, solo yo.

¿Te has perdido? —le pregunté.

La mujer me miró, sorprendida. Se detuvo en seco. Negó con la cabeza.

¿La Señora de la Torre? —preguntó.

Sí.

Tenía la sensación de que aquella joven muerta quería comunicarme algo importante y no encontraba las palabras. Se quedó en silencio. Haku no dejaba de mirarme. No comentó nada, pero sabía lo que estaba sucediendo, sabía que estaba hablando con un fantasma.

La Diosa nos ha enviado. Nos condujo hasta el Templo Sin Nombre y es nuestra misión informar de lo que vimos. —Contuve la respiración—. Hay una Profecía. La vimos grabada en la piedra.

»Los dioses han hablado, Señora. Han hablado.


Los recuerdos atravesaron mi mente como una flecha, y abrí los ojos de par en par, quedándome inmóvil, sorprendida. Mi mano buscó la de Haku, y se la apreté con fuerza.

No... —susurré—. Otra vez no...

~ FIN DE LA ESCENA ~

_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [P. PR] El ataque al Lago (Priv. Isabella, Alice, Caliandra y alumnos del Lago, Narshel, Haku, Tori, Xehanorth, Concilio)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.