La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Lun Dic 12, 2011 11:37 pm

Tras un aparentemente interminable viaje a través de todos los tipos de paisaje imaginables, el carruaje de Marea Sylfaen llegó a la zona interior del Valle de los Lobos. A pesar de no ser más de las seis y media de la tarde, había oscurecido casi en el misterioso lugar; ello llevó a la joven condesa a plantearse dos opciones: seguir o, por el contrario, esperar a la mañana siguiente para atravesar el espeso bosque que la separaba de la Torre, la cual era ligeramente visible desde aquella distancia. Ordenó al conductor detenerse por el momento y se bajó del vehículo, quedando éste situado entre los primeros árboles. << No me agrada mucho la idea de acampar en mitad de este lugar, aunque inspira bastante tranquilidad; sin embargo… me gustaría llegar esta misma noche >>, se dijo a sí misma. Después se dirigió al conductor, el cual se encontraba estirando las piernas y dando un trago de su vieja petaca metálica.

- Schmidt, ¿cuánto tardaríamos en salir por el otro lado? – exigió saber Marea.

- Aproximadamente unas cinco horas, si a los caballos les apetece ir deprisa. Ya sabe usted que ambos son algo vagos en ocasiones, les gusta tomarse las cosas con calma, como si los demás tuvieran todo el tiempo del mundo. Le ruego me disculpe por ello, señora. Su tío quería regalarle dos nuevos caballos de raza pura por su aniversario, más veloces y trabajadores que estos, pero no hubo tiempo de comprarlos en las últimas semanas – el hombre se disponía a continuar con sus explicaciones, pero Marea, con el ceño fruncido y un dedo levantado en señal de silencio, le hizo callar.

- No me importan en absoluto tus explicaciones. Y ahora, sube: no vamos a quedarnos aquí parados.

Cabizbajo y obediente, Schmidt se colocó de nuevo en el asiento del conductor. Era chofer de la Condesa Dorada desde hacía un año aproximadamente, y durante todo ese tiempo había tenido que aguantar reacciones como esa. << Daría lo que fuera por estamparla contra algo cuando me tiene tan poco respeto… >>, pensaba, << … pero el miedo me lo impide. Las cosas que la he visto hacer a solas me asustan demasiado >>. Apretó fuertemente las riendas y estiró de ellas para avisar a los caballos de que debían proseguir su camino.

::------------::

El camino quedaba débilmente iluminado por dos farolillos portátiles que colgaban del techo del carruaje y la suave luz que proporcionaba la luna. A ambos lados todo estaba cubierto por árboles del tamaño de una casa de dos pisos, arbustos y algún que otro matorral. En conjunto, todo era tan oscuro y tétrico que cualquier ser humano normal y corriente se hubiera asustado… Marea solo se sintió algo alterada, aunque no fue a causa de las vistas que contemplaba desde su cómodo asiento. Los lobos comenzaron a aullar fuertemente en la distancia; quizás era una pequeña advertencia sobre lo que podría ocurrir si Schmidt y ella seguían adelante. Marea, como una mujer fuerte que era, no se achantó ante el amenazador canto de las bestias, lo que le comunicó abiertamente al conductor:

- Ni se te ocurra parar. Están demasiado lejos como para llegar antes de que nos vayamos.

O eso parecía. De repente, el vehículo se detuvo en seco; Marea tuvo que sujetarse a la ventana y a la tapicería del asiento para no caer de bruces, pero no abrió la boca para quejarse. Sabía que Schmidt no se atrevería a desobedecerla a menos que hubiera buenos motivos para ello, como los que sucedieron entonces. La Condesa Dorada abrió la puerta y se adelantó hasta quedar a la altura del chofer. Entonces vio el peligro que les impedía continuar. Cinco lobos, todos ellos adultos, les miraban atentamente sin mover un solo músculo. Uno, el que parecía ser el jefe, se encontraba un par de centímetros más adelantado.

( Off-rol --> Música para la escena: http://www.youtube.com/watch?v=p85zQLOMlUY )

- Señora… ¿qué hacemos? – le susurró Schmidt.

El lobo jefe gruñó, enseñando por primera vez sus blancos y afilados colmillos. Marea tenía que pensar algo antes de que la manada decidiera abalanzarse sobre ellos. Cada segundo contaba…


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:40 pm, editado 3 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Elaguadelvalle el Mar Dic 13, 2011 1:46 am

Guzmán había resuelto despejar su mente y acallar los pensamientos sombríos que abordaban su mente, ahora que su plan se había visto frustrado.
Con el paso de los días, empezó a pensar que ese cambio de planes sería lo mejor a largo plazo, pero aún estaba muy reciente como para continuar su rutina como si nada. Necesitaba cambiar de aires por un tiempo.

Con ese pretexto, comunicó a sus maestros que se disponía a hacer una visita a la Torre; aprovecharía para investigar acerca de la magia telúrica, cuya "sede" era la misma escuela, y ya de paso ser portador del correo que qualquiera quisiese hacer circular entre ambas escuelas. << Tampoco es gran cosa, espero que en el viaje de vuelta me confíen algún mensaje interesante... >> pensó mientras cabalgaba, recordando las escasas postales de felicitación que mandaban algunos de su compañeros a sus conocidos de la Torre.

Era ya la hora del crepúsculo, y acababa de llegar a la linde del bosque del valle de los lobos, tras unos cuantos días de camino.
Como era normal en las escuelas de hechicería, habían llegado rumores a oídos de Guzmán acerca de una antigua maldición que pesaba sobre dicho valle, aunque si sus fuentes eran reales, la maldición había sido suprimida hacía tiempo... Aún así, con o sin maldición, no en vano se llamaba "valle de los lobos". Era un riesgo innecesario adentrarse en el profundo bosque denoche, pero lo cierto es que tenía ciertas ansias por llegar pronto a la Torre.
Decidió recibir información de primera mano sobre la seguridad del sendero a través del bosque, asique invocó a un pequeño duende de las flores y lo envió a la espesura.

Hirùl Oblêv Behv Oblêv Sasel

--------------------------------------------------------------------------------------------------
Estaba sentado tranquilamente preparando un frugal cena a base de fruta, embutido y queso cuando el duende apareció raudo a través de los árboles.
Tenía una expresión apremiante en su pequeño rostro verdoso, y señalaba freneticamente una y otra vez hacia el sendero...

Montó en Salka, su pura raza parda y espoleó al animal a toda carrera, adentrándose en el bosque.

Tras poco más de un minuto galopando tras en duende que corría como loco entre la hierba, avistó un oscura silueta, bañada ligeramente por la luz de dos faroles. << ¿Un carro? >> pensó Guzmán. Una vez se acercó lo suficiente descubrió que el carro era el transporte de alguien noble, sin lugar a dudas, dada la suntuosidad de su elaboración... << Perfecto... un dominguero extraviado! >>

Se quedó un segundo pasmado al ver lo que bañaba la luz de los faroles del carruaje; una joven de más o menos su edad, obviamente de la aristocracia, y un hombrecillo que seguramente fuera el cochero, estaban a escasos centímetros del carro, rodeados de una pequeña manada de lobos, que a juzgar por su postura y por su pelaje erizado, estaban a punto de saltar sobre ellos.
Afortunadamente, la entrada a galope de Guzmán pareció desconcertar a los depredadores un instante, suficiente para que éste lanzara el hechizo que llevaba preparando unos segundos antes;

Yefer Ash Dòh Gaja !!

Gritó dirigiendo una de sus manos hacia los lobos, mientras con la otra se sujetaba a su montura.
Una feroz ráfaga de viento zarandeó violentamente a los lobos y los barrió a unos metros de distancia, golpenándo a uno de ellos contra un árbol, pero una vez se recuperaron del aturdimiento, volvieron a "formar filas", esta vez rodeando a Guzmán y su montura en su cerco.

Sabía que la ventolera no les detendría del todo, pero no le preocupaba. Lo había hecho para ganar tiempo y para captar la antención de los animales. Ambos objetivos habían sido alcanzados.
Palmeó la testuz de Salka para tranquilizarla y acto seguido pronunció otro conjuro, que mantendria a los lobos inmóviles hasta que se le ocurriera algo para salir de allí; con unas enrredaderas bastaría para ganar unos minutos;

Lindur Yefer Nän Xén Ewë

Las patas de los lobos quedaron atrapadas entre las intrincadas zarzas, pero Guzmán no había dosificado bien su consumo mágico en su primer conjuro, y tras varios días de ecasa comida y gran desgaste físico, notó como su mente se nublaba, y temío desvanecerse... Consigió sobreponerse a duras penas, lo suficiente para no caerse de la yegua, pero consciente de que si no descansaba un poco antes de realizar otro conjuro, este sería inútil... o incluso dañino para él mismo.

Ahora todo dependía de un único factor; si conseguía recuperarse antes de que los lobos se libraran de su prisión vegetal tendría una oportunidad; si, por el contrario, los lobos eran más rápidos, iba a necesitar ayuda... Giró la mirada un instante hacia los dos desconocidos. El caochero estaba aterrorizado y Guzmán podría jurar haber visto su corazón golpeando contra su pecho... en cambio, la mujer parecía tener la mente activa, como buscando una salida a la situación.
Guzmán nunca habría dicho que una dama como aquella tuviera siquiera el coraje de enfrentarse a una manada de lobos, pero si algo había aprendido en la escuela de hechicería, es que la gente casi nunca es lo que parece...


Última edición por Elaguadelvalle el Mar Dic 13, 2011 1:50 am, editado 2 veces (Razón : corrección)

_________________

"Uno a uno, todos somos mortales. Unidos, somos eternos"
avatar
Elaguadelvalle
Cuenta inactiva

Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Mar Dic 13, 2011 1:45 pm

De entre las sombras surgió un joven rubio a lomos de su yegua, posicionándose delante del carro y lanzando una especie de hechizo en un idioma que Marea no pudo entender. Consiguió que los lobos retrocedieran, e incluso estampó a uno de ellos contra un árbol cercano, pero los animales no huyeron, si no que le rodearon y se olvidaron del resto de personas que contemplaban la escena. El chico propinó un segundo ataque, lo que pareció causarle algo de mareo. Entonces miró a Marea y Schmidt: << ayudadme, no aguantaré mucho más >>. Eso fue lo que pudieron leer en sus ojos. Lo único que se le ocurrió a la joven condesa fueron dos cosas: soltar a los dos caballos para distraer a un par de miembros de la manada y encararse ella misma con los que quedaran. Entonces se acordó del machete que tenía escondido debajo del asiento del carruaje e intentando no captar mucho la atención de los lobos, corrió para buscarlo.

No fue difícil de encontrar; era pesado y con una hoja bastante gruesa, por lo que bastaría con un par de golpes para dejar medio muerto a uno de esos lobos… eso si le daba tiempo a levantarlo siquiera. Se acercó de nuevo a los caballos y empezó a cortar la cuerda que los unía al vehículo. Cuando terminó, cogió del asiento en el que se encontraba Schmidt un látigo viejo. Golpeó primero a uno y luego al otro caballo, que salieron corriendo en direcciones contrarias mientras relinchaban asustados. Tal y como había imaginado, tres de los cinco lobos optaron por atrapar a la presa fácil y desaparecieron en la oscuridad.

- ¡Podrías mover el trasero un poco en vez de quedarte ahí pasmado, maldito cobarde! – le gritó a Schmidt, el cual reaccionó rápidamente y bajó de su lugar, colocándose junto a Marea – Distrae a uno de ellos. Me da igual como lo hagas, pero entretenlo para que me ocupe del otro.

Sabía muy bien que estaba enviando al chofer a una muerte casi segura, dado que no medía más de un metro y medio de altura y además era paticorto. De todas formas, no le importaba. Él cogió una piedra del borde del camino y se la lanzó a uno de los lobos en la cabeza, que en un ataque de ira empezó a correr detrás suya. Ambos desaparecieron también. Finalmente, tan solo quedaban el chico, ella y el otro animal, que ya se iba acercando a su posición. Marea empuñó el machete con una sonrisa burlona en los labios.

- No te tengo miedo, estúpido. ¡¿A qué esperas?!


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:41 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Elaguadelvalle el Mar Dic 13, 2011 3:11 pm

La chica pareció reaccionar aprovechando que los lobos habían fijado su atención en Guzmán. Discretamente cogió una especie de machete con el que liberó a los caballos que tiraban del carro. Después, con un látigo les azuzó a una carrera desesperada en diferentes direcciones. Tras los asustados corceles salieron tres de los lobos y la chica, con cierta expresión satisfecha en su mirada, se dirigió hacia el cochero.
A juzgar por el tono autoritario y casi desdeñoso que utilizó para dirigirse a él, Guzmán sospechó que no le tenía en muy alta estima, pero se quedó totalmente perplejo cuando le ordenó distraer a un lobo, ¡y él lo hizo!

- ¡No, insensato!- Gritó Guzmán.

Desde luego no tenía muchas luces, y no duraría mucho corriendo por el bosque con el enfurecido y hambriento lobo pisándole los talones, por ello Guzmán, sopesando la situación, decidió que un nuevo hechizo, ejecutado con rapidez pero sin malgastar energía podría salvar la vida del hombre sin hacer peligar la suya propia, ni la de la joven, que enarbolaba el machete con valentía delante del último lobo, que parecía no atreverse a atacar por el momento;

Ash Ewë Tót Hirùl !

Una roca del tamaño de un puño (todo lo que podía controlar Guzmán dada su falta de fuerzas) salió disparada a una velocidad vertiginosa hacia el lobo que corría en pos del aterrorizado cochero. Le golpeó de lleno en una pata trasera, desestabilizándolo y haciéndolo rodar. Cuando se recuperó, dirigió un feroz gruñido hacia Guzmán, pero continuó, aunque renqueando ligeramente por el impacto de la roca, persiguiendo al hombrecillo, que si bien lo las tenía todas consigo, habría ganado algo de ventaja.

Encorbado sobre Salka, Guzmán miró de nuevo a la chica, con lo ojos medio cerrados por el agotamiento. No tenía modo de saber si el cochero lograría salvar la vida, pero no podía hacer nada más por el. Un hechizo más y posiblemente moriría... No tenía fuerzas ni para lanzarle al lobo restante la daga que llevaba enfundada en el cinturón, << Hasta aquí hemos llegado, Salka >> pensó tristemente, y sin poder resistir más tiempo, se desplomó inconsciente de la grupa de la yegua.

Lo que Guzmán no llegó a ver antes de desvanecerse fue que el pequeño duende de las flores que había invocado minutos antes, saltó de repente sobre el desprevenido lobo, clavando sus espinadas articulaciones en el hocico y los ojos del animal. El lobo sacudía la cabeza y pugnaba por quitarse al molesto duendecillo de encima, hasta que en un momento de despiste, le propinó una mortal dentellada.
La pequeña criatura había conseguido distraer al predador, sacrificándose para salvar al mago que le había creado, lo suficiente para que la joven pudiera tomar cartas en el asunto...


Última edición por Elaguadelvalle el Mar Dic 13, 2011 3:22 pm, editado 1 vez (Razón : corrección orotgráfica XD)

_________________

"Uno a uno, todos somos mortales. Unidos, somos eternos"
avatar
Elaguadelvalle
Cuenta inactiva

Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Mar Dic 13, 2011 10:33 pm

No pudo vigilar continuamente las acciones del joven mago, pero aun así dedujo que aquella criaturilla tan extraña había sido invocada por él. Se lanzó al ataque con tal decisión que no falló ni una sola vez; clavó las espinas de sus extremidades en el hocico y después en ambos ojos del gran animal, que empezó a sacudirse aullando de dolor. Desgraciadamente, debido al a la diferencia de fuerza y de tamaño, aquel ser acabó siendo derrotado y perdiendo la vida.

Llegaba por fin el turno de Marea. El lobo había quedado privado de su vista gracias al ataque anterior, una ventaja que debía aprovechar sin pensárselo dos veces. Atacó de frente, corriendo con el machete en alto hasta llegar a escasos centímetros de él. Estuvo a punto de recibir un par de zarpazos y mordiscos en las piernas, pero por suerte todo quedó en un intento; entonces, aprovechando un despiste de la fiera, dejó caer el arma sobre su cuello, separándole de un solo golpe la cabeza del resto del cuerpo. La Condesa Dorada sonrió satisfecha ante el resultado.

No era fiable seguir allí mucho más tiempo, a menos que quisiera volver a encontrarse con los otros cuatro animalejos que formaban parte de la manada. Estaba segura de que Schmidt ya habría sido devorado, al igual que los dos caballos que tiraban del carruaje. Solo quedaban el mago, su yegua y ella; al chico lo vio tendido sobre la montura. Se acercó hacia donde estaban para comprobar si solo estaba inconsciente o había muerto de agotamiento. En cualquier caso, tenía el pensamiento de utilizar al equino para salir del bosque.

- Despierta – sacudió su brazo en un intento de hacer que reaccionara – Vamos, abre los ojos.


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:42 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Elaguadelvalle el Mar Dic 13, 2011 11:54 pm

Guzmán sintió una especie de descarga a través de su brazo, y misteriosamente volvió en si con bastante energía... abrió los ojos, parpadeándo varias veces y vió a la joven noble mirándole apremiante.

-¿qu...que ha pasado?- dijo mientras barría la zona con la mirada para ver el cuerpo del lobo mutilado y paralizado en una grotesca postura, y su cabeza sin ojos a unos metros de distancia.

De pronto recrdó todo lo ocurrido; temió por el cochero, y acto seguido por si mismo y la joven. Aunque huvieran derrotado a unos lobos, seguramente habría más.

-¡Rápido, monte señorita!- dijo apresuradamente mientras se recolocaba en la montura.-Tenemos que salir de aquí cuanto antes.

En la lejanía se escuchó un aullido que parecía ser más una advertencia a los viajeros que un salvaje canto a la luna.

_________________

"Uno a uno, todos somos mortales. Unidos, somos eternos"
avatar
Elaguadelvalle
Cuenta inactiva

Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Miér Dic 14, 2011 12:16 am

- Eso de montar ya lo había decidido antes de que te despertaras - miró al chico con aire de suficiencia - Antes tengo que coger unas cosas.

Volvió a la parte trasera del carruaje, donde había estado sentada el resto del viaje, y cogió una especie de mochila de esparto que contenía su pipa de fumar favorita y vestimenta de cambio; no estaba dispuesta a vivir el resto de su vida en la torre con el mismo vestido un día tras otro.

- Hay ciertas cosas que no puedo dejar atrás - subió con cuidado a la yegua para no asustarla y se colocó detrás del joven, al que cogió por la cintura fuertemente a pesar de no gustarle nada - ¿Ibas en dirección a la Torre? Mi difunto cochero y yo nos dirigíamos allí.


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:43 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Elaguadelvalle el Miér Dic 14, 2011 12:58 am

La mujer le propinó una contestación algo cortante, teniendo en cuenta que acababa de salvarle la vida...

Corrió al carruaje y recogió alguna de sus pertenencias y regresó para montar en la grupa de Salka, agarrándose a la cintura de Guzmán con bastante firmeza.

De pronto la mujer dijo algo que fue el colmo de la desvergüenza...

"Mi difunto cochero", mi difunto cochero!! con toda la frialdad del mundo!

Una cosa era no apreciar a alguien y otra muy diferente despreciar así la vida de alguien que, para más cruz, se la habìa jugado por ayudarte!

-Oiga, señorita, no se como puede hablar así de ese pobre hombre cuando es probable que haya muerto por salvarla!- Le espetó sobresaltado por el desprecio por la vida que desmostraba la joven dama.- Ahora, si su gracia lo tiene a bien, deberíamos irnos de aquí. - Dijo con exagerado tono irónico,- Y si. También voy a la Torre.- Sentenció la conversación mientras espoleaba a Salka a través del sendero, dirección a la Torre.

A medida que iban galopando, con los brazos de la mujer rodeándo su cuerpo, paulatinamente Guzmán fue notando la regeneración de su energía...era como si la chica recargara sus poderes... Debía de tener un poder enorme para hacer eso sin nisiquiera proponérselo. Pensándolo bien, se dirigía a la Torre, por lo que no era difícil adivinar que se convertiría en aprendiza en cuanto pusiera uno de sus aristocráticos pies en ella.

Un pensamiento sombrío asaltó la mente de Guzmán... ¿un poder así en una mujer tan irrespetuosa y altiva?

-Espero equivocarme, señorita, pero creo que las cosas no le irán muy bien en la escuela de Alta Hechicería si mantiene ese aire de superioridad y demuestra tan abiertamente tal desprecio hacia sus iguales- Pronunció las últimas palabras con más fuerza por que sabía que podrían inflamar los ánimos de la joven. No sabía por que lo había hecho, pero le apetecía increpar a la muchacha como reproche por su comportamineto anterior. - Espero que decida no desoir mi consejo su...¿Como debo llamaros? Por vuestros aires pensaría que Emperatriz, como poco...

_________________

"Uno a uno, todos somos mortales. Unidos, somos eternos"
avatar
Elaguadelvalle
Cuenta inactiva

Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Miér Dic 14, 2011 12:03 pm

Le llenó de ira que se metiera en sus asuntos, y más todavía que le indicara como debía sentirse por la muerte de Schmidt, pero decidió hacer caso omiso a las reprimendas y no responderle. Pocos segundos más tarde, el chico volvió a la carga diciéndole que su comportamiento hacia sus "iguales" no le iba a ayudar a hacer amigos en la Torre. << Está claro que lo dice por provocar >>, pensó Marea mientras fruncía el ceño.

- Te voy a decir dos cosas, y espero que me escuches atentamente tú a mí también: la primera es que no voy a tolerar que me vuelvas a contestar de esa forma tan irrespetuosa, como si por haberme ayudado tuvieras el control sobre lo que tenga que pensar o mi forma de actuar. Y lo segundo es que ningún otro humano es, siquiera, parecido a mí... así que no vuelvas a repetir eso. En cuanto a mi nombre, soy Marea Sylfaen, Condesa Dorada de Ereaten. ¿Y tú eres...?

Debido a la velocidad que alcanzaba la yegua, Marea y el mago se encontraban cada vez más cerca del final del bosque. Las palabras de aquel individuo, además de sacarla de sus casillas, le habían despertado gran curiosidad por la gente que allí habitaba. ¿Habrían elfos, enanos y ese tipo de criaturas de las que había oído hablar alguna vez?


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:55 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Elaguadelvalle el Miér Dic 14, 2011 12:58 pm

Guzmán cada vez estaba más y más asombrado con la desfachatez de la chica... Asique él no tenía derecho a decirle nada, pero ella podía seguir diciendo esas barbaridades acerca de su superioridad...

Tenía que intentar conocer más a la extraña chica, que a pesar se sus malos modos, le llamaba poderosamente la atención... Pero para conocerla bien, tendría que ver hasta dónde podía llegar en sus divagaciones de reina del universo. Puede que solo fuera otra niña aristócrata mimada, pero Guzmán la veía muy inteligente como para eso... Fuera como fuera, Guzmán decidió tirar más de la manta... no deberían tardar mucho en llegar a la Torre, y quería aprovechar la oportunidad de hablar con ella a solas.

Resuelto a exasperarla lo más posible, contestó: -Y yo soy Guzmán Elaguadelvalle, Marqués de VillaPetrini... Y en cuanto a lo de que no somos iguales, debo darle la razón, oh, su gracia... Si bien no soy Dorado, ni Argénteo, ni Diamantino, sigo siendo Marqués, lo que me posiciona por encima de vos en la jerarquía de la nobleza.- espetó con un tono bastante desagradable, fingiendo una repentina devoción hacia la chica de forma harto exagerada.

Una vez pasaron unos segundos, pensó que tal vez se había pasado de la ralla...para un hombre de campo como él, que a pesar de su sangre noble convivía principalmente con el pueblo llano, los títulos no eran algo tan importante como lo podían ser para nobleza de la capital, donde se reverenciaban y regocijaban a cada momento de sus títulos, aprovechando cualquier oportunidad para recordarle a todo el mundo su rango, y haciendo todo tipo de cosas para aumentarlo... se podía decir que en cuestión de nobleza, la cuidad era la jungla.

No estaba seguro de que fuera ese el único motivo de sus aires de grandeza, pero por el modo en que se había presentado, se la veía muy orgullosa de su título, y hacerla saber que en cuanto a nobleza él estaba por encima, tal vez le bajara un poco los humos.

En el fondo, la chica le parecía una mujer valiente, resuelta...y muy guapa, la verdad...y esperaba poder llevarse bien con ella.

Con un tono bastante más suave, añadió: -A propósito, me alegro de haber llegado a tiempo...

Y se giró levemente para mostrarle una perfecta, aunque algo socarrona sonrisa.


_________________

"Uno a uno, todos somos mortales. Unidos, somos eternos"
avatar
Elaguadelvalle
Cuenta inactiva

Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Miér Dic 14, 2011 4:58 pm

Esta vez la contestación del mago vino cargada de ironía y exageración. Marea también se olió algo de chulería en la manera de destacar su posición jerárquica, en la cual quedaba por encima de ella.

- Un marqués entre mis brazos ¡Ah!, creo que voy a gritar de alegría - respondió a Guzmán amargamente.

Después de aquello la conversación se interrumpió, dejando paso al silencio y los pensamientos individuales.

::-----::

(Flashback)

- Trae la escoba y la fregona, ¡Maria! - gritaba la voz del padre desde el marco de la puerta. Miraba hacia el suelo inquisitivamente mientras apretaba el puño derecho con fuerza - ¡Maldita niña del demonio!

En el suelo estaba sentada una infantil y risueña Marea, que por entonces no alcanzaba los cinco años de edad. Reía como una descosida mientras cogía harina de un saco algo más pequeño que ella y la lanzaba al aire, dejando completamente blanco su cabello, y su vestido de terciopelo rojo. Al ser de la nobleza, los condes Sylfaen se pasaban el tiempo de un evento social en otro, así que Marea se quedaba sola con los criados continuamente; ella aprovechaba esos momentos para jugar o vagar por la casa haciendo trastadas. Muy a su pesar, ese día papá regresó antes de tiempo y la pilló con las manos en la masa.

La criada María traspasó el umbral de la puerta que daba a la cocina, ya preparada con el material necesario para recoger el estropicio. << Me da pena. Está mayor >>, pensaba cada vez que la veía haciendo las tareas de casa. En efecto, María no era una moza a sus sesenta años; tenía varios problemas de espalda y de vez en cuando le flaqueaban las fuerzas. Marea la ayudaba continuamente, y la mujer había acabado considerándola casi una nieta.

La niña dejó coger el polvo amarillento y se puso en pie para acercarse hasta su progenitor.

- ¿Por qué no te gustan mis juegos, papi? Luego ayudo a limpiar.

Luigi Sylfaen, fuera de sí, estampó su mano contra la cara de la niña de tal manera que la pobre criatura cayó al suelo. Ella notó el picor del golpe y la posterior sensación de calor que allí quedaba durante un rato.

- Duele... - susurró, llorando a los pies de su padre.


::-----::

Agitó la cabeza y salió de aquella escena para volver a encontrarse junto a Guzmán y la yegua, trotando en dirección a la escuela de magia. << Espero no haberme quedado con expresión idiota >>... El chico volvió a hablar y se giró para mostrarle una sonrisa.

- A la próxima, será mi magia la que me salve - dijo, mirándole a los ojos - Cuando adquiera los conocimientos necesarios, nadie se atreverá a desafiarme...


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:56 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Elaguadelvalle el Miér Dic 14, 2011 5:26 pm

La mujer descargó su desprecio con un comentario sarcástico, que no consiguió otra cosa que generar una fugaz risilla a Guzmán.

Cuando la muchacha volvió a hablar, contestando a la disimulada petición de agradecimiento de su salvador, Guzmán no pudo menos que alucinar...
"A la próxima, será mi magia la que me salve. Cuando adquiera los conocimientos necesarios, nadie se atreverá a desafiarme..." había dicho.

-¿De verdad tienes que ser tan siniestra?- preguntó entre divertido y asustado. Lo cierto es que a pesar de ser solo un aprendiz de tercer grado, sabía reconocer a alguien apto para la magia...y en esa mujer percibía un poder asombroso... Tal vez ello le incitó a seguir hablando, con ánimo de acabar a bien la conversación.
-No se, podría bajar un poco la guardia, creo que le he demostrado con creces mi buena voluntad... Y no se preocupe, estaré encantado de utilizar mi magia para salvarla las veces que haga falta... aunque se que no lo va a necesitar. Y yo que usted tampoco me preocuparía mucho de que nadie le desafíe; es usted una mujer de férreo carácter...

Volvió a girarse y le dedicó a la pensativa condesa una última y encantadora sonrisa antes de doblar un recodo del sendero y divisar las verjas que rodeaban los jardines de la Torre a unos pocos metros.

_________________

"Uno a uno, todos somos mortales. Unidos, somos eternos"
avatar
Elaguadelvalle
Cuenta inactiva

Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Jue Dic 15, 2011 2:22 pm

Finalmente salieron del bosque y se encontraron junto a la verja que limitaba el exterior con el terreno perteneciente a la Torre. Ella miró hacia la gran construcción en busca de algún punto de luz pero dadas las horas que eran, la búsqueda resultó algo inútil. No entrarían a no ser, claro, que Guzmán tuviera la llave de la puerta de entrada o utilizara magia para abrirla.

Aceptó que la Torre era más grande de lo que había imaginado. << Desde luego, quien mandó construirla no se quedó corto precisamente. No hay mucha gente que se dedique a estudiar hechicería, por lo que más de la mitad de habitaciones estarán echándose a perder... a no ser que me equivoque. Y eso sí, espero que tengan biblioteca… >>, pensó. Se quitó la mochila del hombro y rebuscó en ella hasta encontrar su pipa, que miró cuidadosamente por si se había roto o arañado.

- Todos duermen - comentó Marea mientras bajaba del lomo de la yegua - ¿Tiene el señor marqués la solución al problema que se nos presenta?


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:57 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Elaguadelvalle el Jue Dic 15, 2011 4:00 pm

Guzmán esperó a que Marea sacara una bonita pipa de fumar y a que bajara de la yegua.
Solo entonces desmontó él, escuchando la pregunta que le hacía la mujer con cierto sarcasmo.

- No tema, mujer - Dijo Guzmán exagerando una reverencia. -Raro sería que no hubiese nadie de guardia. Pero antes entremos en los jardines, no quiero que esos malditos lobos nos den caza a las puertas.

Alzó la mano hacia la verja y se concentró unos segundos, hasta que, con un chirrido, la puerta se abrió.
Esperó a que la condesa y la yegua hubieran pasado al otro lado para, finalmente entrar él, y cerrar de nuevo la verja.

-Ahora, veamos si hay alguien en casa...- Dijo en vez muy baja.

Guzmán se concentró y murmuró las palabras de un conjuro que le permitiría "sentir" a los seres vivos que hubiera en la torre.

Dòh Vèth Ewë Tót Iak

Cerró los ojos y en su mente aparecieron imágenes que le mostraban cuerpecillos diminutos, uno por cada habitante de la torre. Se centró en uno de los pocos que no estaban postrados en el lecho, en concreto en el que estaba en uno de los pisos más altos. Con su magia creó una especie de canal entre su mente y la del noctámbulo habitante, y una vez sintió sus conciencias entrelazadas, envió un mensaje telepático para avisar de su llegada.

<< Ha de la Torre. Soy Guzmán, aprendiz de la escuela del Lago de Luna. Porto nuevas para algunos aprendices y quisiera estudiar en vuestra prestigiosa biblioteca durante unos días. >> Hizo una pausa y miró a su compañera... << Vengo acompañado por la Condesa de Ereaten. Sus motivos los expondrá ella, cuando seamos recibidos. >>

_________________

"Uno a uno, todos somos mortales. Unidos, somos eternos"
avatar
Elaguadelvalle
Cuenta inactiva

Nombre : Guzmán Elaguadelvalle
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Mago consagrado
Clase social : Noble, Heredero del Marqués de Villa Petrini
Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Invitado el Jue Dic 15, 2011 5:00 pm

Ya dentro de los dominios de la Torre, Guzmán murmuró unas palabras y cerró los ojos. Marea puso cara de desconcierto, puesto que no podía percibir la comunicación que se estaba dando entre las mentes del joven mago y otro individuo que, al parecer, permanecía despierto.

- ¿Qué era eso? Has vuelto a susurrar en ese idioma tan extraño, pero no ha ocurrido nada... aparentemente - miró hacia los pisos altos de la escuela, donde de repente vio que alguien había encendido la luz. Entonces comprendió en cierto modo lo que había pasado - Telepatía. Ahora caigo.

Todavía le quedaba tanto por aprender... Lo que ella sabía hacer eran tonterías al lado de aquello que acababa de hacer Guzmán. Podía hacer levitar objetos pequeños y poco pesados, por ejemplo, pero sabía que eso no le serviría de mucho. Sin embargo, poderes mentales como ese sí que eran útiles.

Pasado un rato, la puerta de la Torre se abrió.


Última edición por Marea_Sylfaen el Dom Dic 25, 2011 10:58 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Narshel el Jue Dic 15, 2011 11:38 pm

Presa del insomnio, había optado por pasar la noche ordenando los papeles de mi despacho. A altas horas de la noche, cuando toda la Torre había quedado sumida en un silencio inquietante, recibí un mensaje telepático procedente de una persona que no creía conocer.

«Ha de la Torre. Soy Guzmán, aprendiz de la escuela del Lago de Luna. Porto nuevas para algunos aprendices y quisiera estudiar en vuestra prestigiosa biblioteca durante unos días. Vengo acompañado por la Condesa de Ereaten. Sus motivos los expondrá ella, cuando seamos recibidos».

Un aprendiz de la Escuela del Lago de la Luna. No pude evitar que el corazón me diera un brinco al oír hablar, de nuevo, de aquella escuela. ¿Vendría el aprendiz a traerme información de Alice, al igual que había hecho Xehanorth? ¿Y la Condesa de Ereaten? ¿Sería otra aprendiza de la escuela o vendría a la Torre por alguna otra causa? Si quería obtener las respuestas a todas esas preguntas no me quedaba otra alternativa que salir a recibirlos.

Me enfundé en mi túnica dorada y pronuncié el conjuro de teletransportación para materializarme en el vestíbulo. Salvé la distancia que me separaba de la puerta y la abrí con sumo cuidado, sin hacer apenas ruido. Entorné los ojos y pude distinguir dos personas entre la noche oscura, cuyo aspecto coincidía con las identidades que se me habían anunciado mediante mensaje telepático. Chasqueé los dedos y las antorchas prendieron, iluminando la sala.

Pasad —los invité—. Bienvenidos a la Torre.

Los miré a ambos durante unos instantes y esperé a que alguno tomara la palabra. Mis ojos se detuvieron en la mujer que debía ser la Condesa; era evidente que, pese a no portar ningún tipo de túnica que la delatara, tenía un gran potencial mágico.


_________________


.: La Señora de la Torre :.


avatar
Narshel
Humana

Nombre : Narshel Letswick Even
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva, Kin-Shannay
Cargo especial : Señora de la Torre, Maestra de Magia de la Tierra
Rango de mago : Archimaga, Especialista en Magia de la Tierra
Clase social : Plebeya
Mensajes : 442
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 21
Localización : La Torre

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros imprevisibles [puede entrar quien quiera]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.