La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Habitación de Jeanne Arc

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Habitación de Jeanne Arc

Mensaje  Jeanne Arc el Dom Feb 01, 2015 9:37 pm

Cerró la puerta tras de ella. Había tenido que recorrer varios escalones para llegar hasta aquel lugar en el quinto piso, y no se notaba ni un atisbo de cansancio en ella. Sus largos cabellos negros caían sobre su rostro con suavidad y su vista atravesaba con emoción cada una de las esquinas de aquel pequeño recinto, detallando cada objeto y cada rincón, como si ella misma tratase de convencerse de que realmente estaba allí. Permanecía recostada sobre la puerta, inmóvil, como si cualquier movimiento en falso que diera pudiese romper aquella escena. Al fin, decidió enfrentar su temor, si se trataba acaso de  un sueño, si ella realmente no estaba allí, entonces debía saberlo. Dejó transcurrir unos segundos mientras se convencía a sí misma, hasta que al fin decidió hacer el primer movimiento desde su llegada. Abrió con lentitud su mano derecha y dejó caer al piso el viejo y gastado bolso de cuero que sostenía. Allí estaban sus pertenencias. Toda su vida estaba guardada en ese polvoriento morral, el único que habían logrado conseguirle sus padres adoptivos para que pudiera cumplir sus objetivos.

El estruendo de aquel objeto cayendo sobre el piso, inundó el silencio de la habitación por unos breves instantes. Apartando eso, nada había cambiado. Su lugar en La Torre seguía allí y ella también. La joven de piel pálida estaba determinada entonces. Había llegado al inicio de su sueño. Era el momento de demostrar que podía convertirse en una poderosa guerrera para proteger a aquellos que lo necesitaran. Se había entrenado cada día y arduamente para asegurarse de no fallar, para asegurarse de que su cuerpo soportara todas sus exigencias. Fue entonces cuando, estando segura de que aquella habitación no desaparecería frente a ella, se separó de la puerta de donde había permanecido recostada el tiempo que llevaba en la habitación. La madera oscura y tallada finamente que constituía la entrada del recinto hizo un sonoro chirrido que estremeció nuevamente la quietud del lugar, al momento en que ella se erguía en su alta figura.

- Este será mi hogar a partir de ahora.-

Pronunció casi en un susurro, al tiempo que avanzaba por el lugar. No había mucho que recorrer. Era una habitación pequeña y cuadrada y ella ya había contemplado desde la entrada todo lo que había por contemplar. La sencilla cama con pocos cobertores ubicada en vertical a la puerta, pegada a una pared y la mesa de madera rectangular  que le serviría para colocar sus pertenencias. Por último, y por más sencillo que pareciera, el lugar más importante de toda la comprimida habitación. Un rincón entre la pared y su nuevo escritorio que serviría para dejar reposar el preciado objeto que había traído en su mano izquierda, una hermosa maza forjada en plata por sus propias manos y con ayuda de las sabias manos de su padre. Se notaba que el mango de madera había sido tallado con delicadeza, para hacerla cómoda al uso. Sobre la plata en sí, podían diferenciarse hermosos detalles en relieve, que parecían darle cierta caracterización al arma. Su maza lucharía junto a ella, y era un recordatorio de las personas que le amaban. La depositó con cuidado en el suelo, y apoyó el mango de la misma contra la pared. Sabía que si la hubiese arrojado, tal y como momentos antes había hecho con su bolso, tendría problemas por agrietar el piso de la habitación. La maza era más pesada de lo que parecía en sus manos. Ese era el resultado de los arduos entrenamientos a los que se había sometido antes de llegar a La Torre. El esfuerzo había valido la pena.

Sabía que tenía mucho más por hacer. Debía seguir adelante con su entrenamiento y ser cada vez mejor. Pero por ahora debía colocar cada una de sus pertenencias en el lugar que le correspondía. También quería ofrecerse como voluntaria en la enfermería, esa era una de las razones por las que había elegido el quinto piso.  Quería ayudar a quienes así lo necesitaran, y qué mejor forma que estar cerca de donde estuviesen los heridos y enfermos. Pero eso sería luego. Por ahora, haría de su habitación su hogar.

_________________
avatar
Jeanne Arc
Cuenta inactiva

Nombre : Jeanne Arc
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Guerrera aprendiz (mazas y martillos, una mano)
Clase social : Burguesía
Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 26/01/2015
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.