La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Arena, mar y respuestas [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Arena, mar y respuestas [Privado]

Mensaje  Rodia V. Radimir el Miér Ago 26, 2015 6:51 pm

En Puerto Ohnag, las tropas de la Luna se estaban preparando para hacer zapar sus barcos, por orden expresa de la princesa Dahienna Al-Wareh, quien, según decían, había iniciado todo un proceso de defensa ante un inminente ataque del ejército del Centro. Por este motivo, el habitual ajetreo de los mercaderes había sido sustituido por los gritos de soldados y oficiales, y no quedaba casi nadie en las calles que no perteneciera a un grupo militar: asustados, quizás, por la posibilidad de ser atacados por mar, muchos de los habitantes de Ohnag se habían desplazado a pueblos del interior para refugiarse hasta que terminara la amenaza que se cernía sobre el Sur.

Uno de los pocos que se quedó en el puerto fue Rodia. Salió esa misma mañana de la posada donde se estaba hospedando y se alejó de los muelles para dirigirse a una playa apartada, situada a las afueras del puerto, por la que no pasaba nadie. Allí extendió una manta y, como si fuera un mercader, colocó sobre ella varios utensilios: lámparas de aceite, un espejo, un par de flautas, y alguna que otra pieza de cerámica. Después, se sentó con las piernas cruzadas en la arena, enfrente de la manta, y se quedó media hora observando fijamente la sombra de los barcos que se preparaban para zarpar de Puerto Ohnag.

¿Has visto, Schede? Las tropas de la Luna piensan zarpar sin luna. Pobres estúpidos. Eso solo puede ser un augurio de que el viaje que inician es el viaje hacia la muerte.

La sacerdotisa de Yehnév lo había acompañado hasta allí en silencio, porque sabía que no existía palabra humana capaz de disuadir a Rodia de hacer alguna de sus tareas sin sentido. Se sentó en la arena a contemplar el horizonte, a escuchar el viento, a observar las velas extendidas de los barcos...

Ya va siendo hora —respondió la mujer— de que le quiten a esa nigromante el trono.

Después vendrá la señora reina de Ereaten a poner fuego en las arenas. Será un bonito espectáculo.

Intercambiadas estas palabras, se volvieron a quedar los dos en silencio. El zorro se recostó junto a Rodia para dormir plácidamente bajo el sol del desierto. Rodia mantuvo los ojos sobre los barcos mientras el viento hacía temblar el ala de su sombrero, sin atreverse a arrancárselo del todo. La sacerdotisa exhaló un suspiro y se entretuvo alisando las arrugas de su túnica blanca.

A este paso nunca se hará justicia. Nos hemos quedado solos —susurró.

Los caminantes del desierto nunca están solos —respondió él.

Y esperando a quién sabe quién, exponiendo artilugios que nadie iba a comprar en una playa por la que nadie iba a pasar, el que se hacía llamar a menudo Orador de Yehnév se quedó varias horas expuesto al sol, hasta que el astro rey alcanzó las cumbres del cielo. Entonces sopló una ráfaga de viento cálido que levantó la arena, cubriendo los objetos "en venta", y el zorro despertó de su sueño, levantando la cabeza con los ojos entrecerrados, confundido, y olfateó el aire avanzando lentamente en la dirección opuesta al mar.

Ya viene —anunció Rodia.

No se equivocaba.

_________________
avatar
Rodia V. Radimir
Licántropo humano

Nombre : Rodión «Rodia» Vlad Radimir von Deinóv
Escuela : Escuela del Lago de la Luna, Guardiadragones del Mar
Bando : El Dios
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago oscuro
Rango de guerrero : Experto en Hachas (una mano)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 15/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arena, mar y respuestas [Privado]

Mensaje  Neion el Dom Ago 30, 2015 4:45 pm

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que pisé aquellas tierras, y lo cierto es que no me sentía muy bien estando ahí. ¿Qué se supone que hacía yo en Ohnag? Perder el tiempo.
Varias semanas atrás, quizás un mes, escuché rumores sobre un conflicto entre el Sur y el Centro, y aunque no me sorprendía demasiado, sentí la necesidad de abandonar la Torre por un tiempo indefinido y volver a mi hogar. El problema fue que cuando estaba a punto de entrar en Qala Raml decidí evitar Harez. ¿Por qué? Miedo quizás, pero no importa, ya que antes de darme cuenta había llegado a Ohnag, y eso estaba lejos…

-¿Y ahora qué hago?-me pregunté en voz alta, observando el horizonte. Suspiré y empecé a caminar por la playa, agradeciendo en silencio la presencia del océano, y aunque perdí la costumbre al aire caliente y seco del Sur, nunca me había gustado demasiado.
Por suerte, ya no había casi nadie fuera en esos momentos y el ambiente estaba bastante tranquilo. Seguí paseando durante un tiempo perdida en el mundo de los pensamientos, dejando que el suave y cálido viento acariciara con desgana mi rostro.

Entonces volví a la realidad, sorprendiéndome. No muy lejos de donde estaba yo podía ver tres figuras sentadas en la arena, con ciertos objetos al lado. Fruncí el ceño y decidí acercarme mientras llevaba la mano a mis flechas disimuladamente, rozando las plumas con la yema de los dedos, por si algo iba mal.
Al llegar me encontré con dos personas, humanos a primera vista y...un zorro. Observé los objetos colocados en la tela y arqueé una ceja al ver que eran simples, no parecía que tuvieran algo sospechoso, no como el hombre al otro lado. Suspiré y me agaché un poco para ver mi reflejo en uno de los espejos. Me resultaba gracioso como durante unos segundos mis ojos perdían su brillo habitual y se convertían en dos orbes rojos “vacíos”.

-Señor, bella dama...zorro…-solté de repente.-¿Qué hacéis aquí, en una playa vacía, con estos objetos? ¿Quién los comprará?-pregunté mientras me enderezaba mirando a aquellos individuos de arriba. "Bueno, tan vacía no está, ¿verdad?" pensé. Cierto. respondió otra voz en mi mente.

_________________
Yo(Nei) actúo-Yo(Nei) hablo-"Yo(Nei) pienso"//Yo(Neion) actúo-Yo(Neion) hablo-Yo(Neion) pienso
avatar
Neion
Humana

Nombre : Neion
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Guerrera experta (arcos)
Clase social : Pueblo llano (burguesía)
Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 31/03/2015
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arena, mar y respuestas [Privado]

Mensaje  Lumière Noire el Lun Sep 07, 2015 3:22 pm

Aquella mañana, cuando Lumière abrió los ojos, se encontró una carta sobre la mesilla de noche. No se preguntó de quién podría ser, pues poca gente le escribía cartas, por lo que así descartaba a casi toda la gente que conocía. Se dijo a si misma que podría ser el Orador, otra vez. Ya se había encontrado con él dos veces aneriormente, y aunque en la primera había salvado, junto a una maga roja, a una humana de las garras de una hidra -se había olvidado ya del deseo que le habían prometido, pues, ¿qué era lo que le faltaba que un simple deseo podría concederle?-, la segunda vez que se encontró con él fue menos productiva.

Soltó un suspiro. Según la carta, debía ir a Puerto Ohnag, allá en el sur. No tardó mucho en decidir qué hacer: si ya había acudido a él dos veces, ¿por qué no una tercera? Tras asearse, vistió su armadura, colgó su manto ocre de su cuello, y buscó en un óculo la ciudad de Puerto Ohnag, donde la había citado. Se preguntaba si Umrae acudiría esta vez al encuentro, o si el Orador había decidido no convidarla, puesto que la última vez no había acudido al encuentro.

Le pidió a Svea que velase por ella -a fin de cuentas, la princesa de las tierras del Sur era una nigromante, y realizó el pase mágico y los familiares muros de la Torre desaparecieron, reemplazados por dunas doradas y el océano azul frente a ella, y una ciudad de bellas murallas a su derecha. Caminaba en dirección al mar, y mientras lo hacía, y mientras más se acercaba al mar y al puerto, mejor veía la gran flota de barcos, y los el bullicio de gente que iba de un lugar a otro y recorría el puerto y sus barcos de punta a punta. Frunció el ceño. No le gustaba ver tantos barcos de guerra juntos. Continuó andando hacia las figuras que , y, no sabía por qué, pero sabía que era el Orador y la prisionera. Posiblemente era el hecho de que se encontraban sentadas, tranquilas, casi ajenas al bullicio y desorden del puerto. Divisó luego una tercera figura. «¿Quién es? ¿Umrae?...» se preguntaba, aunque estaban demasiado lejos como para saberlo.

Continuó a paso ligero, y minutos después, llegó a su destino. Sí, estaban todos: el Orador, el zorro, la prisionera... y una persona a la que conocía. No era Umrae, al no sentir de ella ningún tipo de energía mágica. Lumière les saludó a los tres y se sentó, también, sobre la arena, sobre el manto, contemplando el océano.

Volvemos a encontrarnos —dijo, mirando solo a Rodia, el Orador, y a Schede, la prisionera—. Espero que podamos zanjar ya el asunto.

_________________

¡Si digo algo raro en nórdico o en élfico, pon el ratón sobre el texto!

avatar
Lumière Noire
Humana

Nombre : Lumière Noire
Escuela : La Torre, Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de Magia Básica (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada, Experta en Magia de Agua
Rango de guerrero : Guerrera experta (Espadas y mazas, una mano), Guerrera aprendiz (Mazas y martillos, dos manos), Aprendiza de Hielo
Clase social : Plebeya
Mensajes : 212
Fecha de inscripción : 05/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Arena, mar y respuestas [Privado]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.