La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Aleketh(la guerra)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aleketh(la guerra)

Mensaje  Yandrack el Lun Sep 07, 2015 4:29 pm

Era el momento, la inquisición,junto con los ejércitos del centro y del norte, se hallaba a las puertas de la ciudad de Dineq, Yandrack había decidido reunir a todas sus fuerzas y marchar hacia la capital, el plan consistía en lo que se había acordado en la reunión.reunión. Dahienna sabia el odio visceral que sentía por la inquisición y el centro,ademas. al no tener conocimiento de la relación entre Yandrack y Marcus era probable que pensara que si ella caía el joven dragón también se vería asediado por lo invasores, por lo que todo apuntaba hacia la misma conclusión, Yandrack debía de ser su aliado, porque no serlo significaba que seria destruido igualmente y de hecho, el propio Yandrack se aseguraría de actuar como tal hasta el momento preciso, las ordenes estaban dadas.


Era la primera vez que el rey marchaba con todo su ejercito al completo,incluso habían aceptado marchar con el los dos dragones de la fortaleza(Traya y Asmodion) esperaba que la nigromante fuera tan estúpida como para intentar usar a aquellos que el mago le consiguió, porque lamentablemente también tenían instrucciones...


Llego la hora de la verdad- miro a ambos lados y vio en el frente a sus generales, había pasado mucho tiempo con ellos y reconocía que aunque no siempre se llevaran bien, e incluso habiendo habido por en medio algún que otro intento de asesinato,cumplían su labor y habían acabado por formar un buen equipo,vio los estandartes ondeando entre la arena y el polvo,pronto se encontraron ante las puertas de la ciudad, los soldados se detuvieron y solo los generales y el mismo rey se adelantaron unos pocos metros, pasaron unos segundos y nadie hablo, nadie les increpo, uno de los guardias personales de Yandrack se adelanto-¡El rey de Inaad y señor del fuego solicita a ser recibido por la princesa Dahienna-dijo el hombre con voz firme, se trataba de un humano



En esta ocasión no llevaba su atuendo habitual, había hecho que le forjaran armadura ligera, con su propio fuego, de una aleación de los metales mas ligeros y resistentes, adornada con un manto rojo, la verdad era que jamas había tenido mejor aspecto, incluso se había arreglado el pelo para la ocasión-jamas entenderé a que venia lo del pelo, si cuando todo comience vas a ser el primero en mancharte-le dijo Vulcana,estaba serio, muy serio-hay que mantener las apariencias Vulcana- se sentía incomodo con aquellas ropas pero creia que en aquel momento era necesario, había optado por una armadura ligera porque permitía llevar algunos bolsillos y demás espacios donde llevar objetos,una señal del dragón basto para que hiciesen sonar los cuernos del ejercito, con lo que un sonido fuerte u profundo se extendió hacia el interior de la capital-aquí estoy Dahienna, no me hagas llamar de nuevo...



Aspecto aproximado de Yandrack tras el cambio para la guerra:

_________________




Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


dialogo de enemigo


Yandrack flashback
avatar
Yandrack
Humano

Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 22
Localización : En Aleketh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  El Dios el Sáb Sep 12, 2015 9:06 pm

Hacía algún tiempo que corrían rumores por el reino sobre el inminente ataque del Centro y la Inquisición contra los dominios de Dahienna. Las tropas de la reina Isabella se habían dirigido hacia Dineq, como era de esperar, y la princesa nigromante había enviado sus principales fuerzas para defender la ciudad, pero se reservó unas cuantas para proteger Aleketh, porque no descartaba todavía que se iniciara alguna ofensiva por mar, aunque sus tropas de la Luna no la habían informado de ningún avistamiento. Uno de aquellos a los que convocó para defender Aleketh fue Yandrack, el hombre al que había nombrado rey de Inaad a cambio de un tributo.

Dahienna estaba sentada sobre su trono cuando se abrieron las puertas de la sala de audiencias y entró Yandrack por ellas. A lo lejos, sobrevolando las murallas de la capital, se divisaba la sombra de los dragones ofrecidos a cambio de un reino. Eran criaturas hermosas, fieras, soberbias. En el poco tiempo que había transcurrido desde que la acompañaban, la nigromante había aprendido a admirarlos, no solo por su utilidad, sino por su terrible belleza. Llegó a recordar, incluso, por qué había estudiado magia de la Tierra antes que el Fuego que tanto la apasionaba. «Porque pocas cosas pueden conceder tanto poder como conocer el misterio de la vida, y de qué forma la madre naturaleza ha llegado a configurar tan magníficas criaturas».

Esta grandeza, sin embargo, no la había hallado en el híbrido de dragón que tenía delante, ni siquiera cuando apareció en palacio con la mejor de sus galas, porque no podía distinguirse en un cuerpo humano el poder maravilloso de un alma de dragón. Se mantuvo seria, firme. Había elegido para aquel día tan señalado un atuendo de gasa blanca, que resaltaba la tonalidad canela de su piel. A sus pies estaba la cría de león que, últimamente, siempre la acompañaba. A su lado, de pie y prudentemente armado, un joven soldado acompañaba a la princesa. Tenía por nombre Alid, sabía dominar el fuego y era el último —y ardiente— amante de Dahienna.

Saludos, rey Yandrack —dijo, sin que hubiera un solo tono de burla en su voz, como si las circunstancias hubieran conseguido extinguir su peculiar humor—. Sabrás que el Centro y la Inquisición han llegado ya hasta Dineq, y, si logran vencer, vendrán hasta aquí. O tal vez vengan antes. En cualquier caso, en virtud de nuestros pasados acuerdos, te he hecho venir hasta aquí para impedir que entren en la ciudad, para proteger al pueblo y, sobre todo, para exterminar a la reina de Ereaten y a los líderes del Norte.

Dahienna desvió su mirada, brevemente, hacia una de las ventanas. Se veía desde allí buena parte de la ciudad de Aleketh, levantada sobre la densa arena. «No caeré —se dijo—. Si Dineq es tomada, recurriré, si fuera necesario, a la misma Necravia». No habría demasiados problemas: podría hacer con sus compañeros nigromantes negocios como los que había hecho con Yandrack. ¿Qué hacer si vencían? Una victoria sobre el Centro, que se había aliado con el Norte, suponía no solo conservar Garnalia Sur, sino adueñarse de todos los territorios del continente humano. ¿Quién no querría sumarse a una guerra que podía traer tales beneficios? Trataría de evitar pedir ayuda a la Necravia mientras pudiera, con el fin de no tener que repartir tanto territorio tras su victoria, pero, si las circunstancias se volvían complicadas, no dudaría en hacerlo. No iba a perder su reino, su ciudad. La princesa no amaba a su pueblo, ni a su familia, ni a ninguno de sus amantes, pero sí amaba la tierra que era suya, y quería conservarla.

Por el momento, contaba con la ayuda de un hombre al que había hecho rey. No confiaba en su lealtad desinteresada, pero no sería tan estúpido como para negarse a ayudarla cuando, si ella caía, él sería el siguiente en ver devastadas sus tierras.

Venceremos esta contienda a cualquier precio —prosiguió—. Y, cuando tengamos a nuestros pies los cadáveres de los reyes invasores, yo seré la reina de Garnalia y para ti serán Oriente y el Norte.

Las tierras norteñas no interesaban especialmente a Dahienna, y tampoco tenía Oriente en alta estima. No obstante, la suya era solo una promesa temporal, que no tendría por qué cumplir en cuanto tuviera la victoria y el poder.

_________________

LisabettaVentusLucyAngelicaLiehDahiennaChaos

avatar
El Dios
Dios

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Yandrack el Sáb Sep 12, 2015 10:23 pm

No tenia ningún tipo de remordimiento, mientras los soldados entraban en perfecta formación a través de las puertas pudo sentir el miedo del pueblo, la calma que precede a la tempestad, Jarlaxle y Studgart se pusieron a su altura,uno a cada lado-Ni un error,hoy no-les dijo sereno-Yo sigo pensando que no debes usar ese artefacto,Yandrack,  he ayudado en su creación y se para que planeas aprovecharlo-sonaba verdaderamente angustiado, por el contrario, su compañero elfo observaba la conversación en silencioni yo ni los chamanes hemos sido capaces de prever que consecuencias tendrá para ti, podría pasar cualquier cosa- el rey no lo miro, mantuvo la vista al frente porque sabia que el enano tenia  razón, y el nombre le pesaba tanto...Podía controlarlo y dominarlo pero portarlo era algo increíblemente difícil-Los dioses solo prestan su poder para echar mas carbón al fuego, solo para la guerra, por eso, ya es hora que alguien lo use para la paz...Tengo que hacerlo- Studgart abrió los ojos y se enfurruño-¿Por que tu?¿Por que no cualquier otro?- pregunto con sinceridad,Yandrack lo miro-todo aquel que no esta en uno de los bandos de la guerra rechaza a los dioses y todo lo que con ellos tiene que ver, pero la realidad es que si no actuamos para contener el conflicto muchos morirán por nada.Dime Studgart¿Quien va a hacerlo?¿Quien se arriesga a perseguir la paz en un mundo de guerra¿El consejo, que no apareció siquiera en Zhanthe?¿La liga neutral a la que solo le importa su propio pellejo?¿la guardia neutral que extermina a los de mi raza? No.Solo quedo yo


Prométeme que antes de usar esos artefactos buscaras ayuda, aun queda gente que busca la paz, estoy seguro de que el rey Ber...- Yandrack lo corto sin dejarlo acabar-¿Que ayuda puedo esperar del padre si al hijo no le importa la paz lo mas mínimo, solo le interesa cazar dragones- pero el pequeño enano no se rindió y volvió a la carga-sabes tan bien como yo que no hay muchos dragones amistosos y la gente esta en su perfecto derecho de defenderse, no te fíes de ellos si quieres pero fíate de lo que yo te digo, siempre has valorado mis consejos,haz lo mismo esta vez y visita al rey Berfang cuando todo esto acabe-El mago lo observo y no pudo evitar sentir agradecimiento hacia el enano-Parece que siempre conoces las palabras adecuadas.señor enano- detrás de la peluda barba apareció una sonrisa acompañada de un alegre gruñido-Un enano siempre esta preparado, ya enfrente a un dragón, a un rey o a ambos...-acompaño sus palabras dándose un golpe en el pecho-no usare el artefacto pero si seguiré adelante con el, tras la victoria de hoy tendrá magia especial y os daré tiempo para que trabajeis en el y lo estudies en la practica, si el rey de la roca resulta ser como cierto enano desoiré tu consejo





Los soldados se fueron colocando tal y como estaba convenido, junto con los lideres del ejercito del crepúsculo, se distribuyeron por la ciudad para ``reforzar´´ las defensas y a las tropas de Dahienna que quedasen,mientras tanto el rey se dirigió solitario hacia el palacio, donde la reina lo recibiósaludos,soberana de Aleketh-dijo en una presentación a la altura del frió recibimiento-veo que has optado por dejar libres a los dragones que te conseguí,así que los has tratado bien...-aquello le beneficiaba pero no se sintió alegre, las palabras de Dahienna daban a entender que ni siquiera era capaz de imaginar hasta que punto se le habían torcido las cosas,cuatro dragones sueltos por Aleketh destrozando a las tropas enemigas, sin duda iba a ser algo digno de ver-te alegrara saber que han venido conmigo dos dragones mas, seguro que en estos momentos ya están comentando todo lo que puede ocurrir...- pero cambio de tema rapidamente-Incluso si vencen en Dineq,atacaran la capital pensando que no tenéis refuerzos y si eso no bastara los dragones se encargaran del resto, aunque es posible que ataquen por mar, si crean dos frentes simultaneos podria llegar a ser un problema-miro a la nigromante y a su acompañante-quizas lo unico que puede torcer las cosas es la intrusión de esa...Guardia del dragon -los ojos se le encendieron, oscilando sus colores del rojo al violeta y viceversa



No obstante creo que tenemos  mas posibilidades de vencer



Como si fueras capaz de reununciar a un pedazo de tierra...No quiso Cederme guardiadragones cuando ella jamas le había sacado provecho,mucho menos ibas a darme dos coronas gratis....

_________________




Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


dialogo de enemigo


Yandrack flashback
avatar
Yandrack
Humano

Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 22
Localización : En Aleketh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Marcus Caesar el Miér Sep 16, 2015 6:14 pm

Titus no había aparecido en el punto de reunión,por lo que deduje que o bien se había encontrado con la Flota del Sur o bien no sabia interpretar un maldito mapa. El caso es que me alegraba por que así habría menos problemas en la toma de la ciudad,y si encima se llevaba a las Tropas de la Luna por delante pues mejor que mejor. Tendría que haber una sincronizacion perfecta así que partimos sin esperarle. Los trirremes iban delante para abrir camino y los quinquerremes y galeras detrás con el grueso de las tropas. Prefería estos barcos rápidos y maniobrables que los mastodontes que solían tener el resto de ordenes. Los remos desde luego eran de gran utilidad. Al amanecer del día siguiente en el cual se tenia que haber producido el ataque a Dineq divisamos la ciudad. Esperaba que no nos vieran hasta que fuera demasiado tarde,pero por desgracia no fue así. 

Un barco con una bandera que me había parecido ver en otra ocasión, se nos acerco por el norte y disparo una andanada sobre nosotros. Es muy difícil acertar a un trirreme. Es pequeño,esbelto y apenas tiene velas, pero todo eso también hacia que cualquier impacto le dejar muy tocado. Gracias a Dios parecía que a los marineros esto le había pillado por sorpresa y no habían apuntado muy bien, aunque mi barco si sufrió daños considerables. El capitán lo vio y no lo dudo,encarándose directamente hacia el velero que nos había disparado. Casi lo conseguimos,ya que viro en el ultimo momento justo para que nos colocáramos a su lado. Habían cometido un error,por que sus cañones quedaban por encima de nuestra cubierta,por lo que no podían dispararnos pero nosotros si abordarlos.

-¡A mi,hermanos!¡Al abordaje!-grite mientras desenvainaba la espada y comenzaba a subir.

-¡San Yago y Cierra!-contestaron los demás.

En la cubierta nos esperaba un mar de espadas y mazas que se abalanzo sobre nosotros para evitar el abordaje,pero esto les había pillado también de sorpresa. Apostaría a que estaban mas acostumbrados a abordar que a ser abordados. Me abri paso como pude hasta el castillo de popa,en busca del capitán. Estaba rodeado de diez hombres.¡Ahora recordaba!¡Era el pirata de Karannes.

-Aclaham

Este se volvió para mirarme y sonrió.

_________________
SAN YAGO Y CIERRA
avatar
Marcus Caesar
Humano

Nombre : Marcus Caesar
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestre de la Orden Militar y Religiosa de San Yago, Maestro de Guardián de la Fe (Santa Academia)
Rango de guerrero : Guerrero Exaltado, Especialista en Guardián de la Fe
Clase social : Noble (Heredero del Ducado de las Cascadas), Clero (fraile-guerrero)
Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 12/08/2014
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Shauron el Miér Sep 16, 2015 11:07 pm

El cielo estaba despejado, dejando pasar el sol con toda su fuerza.
- ¨¡Qué ironía!¨ - pensé - ¨La calma que precede a la tempestad¨
Mientras volaba en círculos erráticos sobre el palacio y sus alrededores iba recordando mi estancia en la ciudad. Hacía un tiempo Yandrack me dio ordenes sobre lo que debía hacer respecto a la nigromante, esta me recibió junto con su compañero Artros, un dragón de color azul oscuro más pequeño que yo y que supuestamente debe ayudar ayudar al ejército de la nigromante en la defensa de la ciudad. Habíamos estado encerrados en grandes edificios, guardados para aquél día, el trato no había sido excelente que diríamos pero tampoco nos trataron mal. Hoy era el gran día, sabía lo que debía hacer, lo sabía desde hace mucho y no hice nada que levantara sospechas, aun así en mis ojos ardía una llama de emoción contenida, nunca había formado parte de una guerra organizada, cientos de soldados se hallaban en la ciudad, Yandrack se había traído todo su ejército, incluso dos dragones más que no estaban incluidos en el plan inicial.

Con los otros dos ya éramos cuatro dragones, nos cruzamos una vez y miradas cómplices asomaron en sus ojos.
- Veo que finalmente accedisteis a venir - Les dijo Shauron a los dos dragones recién llegados.
Uno de ellos, Asmodion me miró.
- Claro, cómo perdernos semejante espectáculo - Dijo sonriente
Hablábamos de forma general, las voces de los dragones son potentes y no queríamos que sospecharan aunque los cuatro sabíamos lo que debíamos hacer. Pese a mi aparentemente errático vuelo circular sobre el palacio y sus alrededores, sabía perfectamente qué hacia y no perdía de vista el palacio, nadie debía entrar a palacio. La única norma que no me gustaba era que en caso de necesitar nuestra ayuda tratásemos de destrozar el mínimo posible, para mí que siempre destrozaba a mi antojo aquella norma no me acababa de agradar pero la acaté sin quejarme.

_________________
avatar
Shauron
Dragón

Nombre : Shauron Dengarber
Bando : El Dios
Condición vital : Vivo
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 20/07/2013
Edad : 18
Localización : Viajando por el mundo

Ver perfil de usuario http://mdi-rol.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  El Dios el Sáb Sep 19, 2015 1:07 pm

¿La Guardia del Dragón? —dijo Dahienna—. Si Isabella la hubiera tenido en cuenta, ya lo sabríamos. Y dudo que pueda alguien convencerlos de venir a matar cuatro dragones cuando tienen miles en los Volcanes.

La princesa se levantó de su asiento, y caminó grácilmente hasta una de las ventanas. Su león y su amante la siguieron en silencio, como dos sombras. Como cuatro sombras, los dragones surcaban los cielos. Había dado órdenes precisas a sus mensajeros para que la informaran de todo lo que aconteciera en Dineq, pero todavía no le habían llegado noticias sobre el estado del ataque. Ahora solo quedaba esperar. Y proteger la ciudad...

Entonces las puertas del salón del trono se abrieron de par en par. Dahienna giró la cabeza, y vio a uno de sus mensajeros, con un turbante sobre la cabeza.

¡Alteza, nos atacan por mar!

«Han llegado», pensó. En cierto modo, había previsto que intentarían alguna maniobra parecida, y sus barcos estaban preparados para la lucha.

¡¿Cuántos son?! —exclamó—. ¡Ordenad a las tropas de la Luna que los frenen! Y ustedes —añadió, dirigiéndose a Yandrack— aguarden en la costa. Que los dragones incendien sus barcos.

_________________

LisabettaVentusLucyAngelicaLiehDahiennaChaos

avatar
El Dios
Dios

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Capitán Sherak el Sáb Sep 19, 2015 2:13 pm

Había llegado el día: Aleketh iba a ser atacado y su reina eliminada.

Me encontraba en mi asiento, sentado, esperando el momento para atacar a la flota de la Nigromante. Omibozū estaba oculta entre las nubes, invisible para la gente que estuviera abajo. Podíamos ver todo desde el cielo: Vimos como la flota de Marcus llegaba poco a poco a Aleketh y un barco los emboscaba. Un poco más lejos estaba el resto de la flota enemiga.

Me levanté de mi asiento y cogí el timón que hacía que yo pudiera manejar la nave sin necesidad de que lo hicieran los encargados de la zona de control.


-Preparad los cañones, apuntad a los barcos de Aleketh. No quiero ningún fallo.-Empujé despacio el timón hacia delante, lo que hizo que la nave bajase y y desapareciera de su escodite. Pudiendo tener una visión mucho más clara del lugar. Sonreí al ver aquella situación, e imaginé a  los marineros que estaban ahí abajo, sorprendidos al ver aquella nave aparecer de la nada. 

Pobres desgraciados...

Giré el timón hacia un lado y la nave se quedó de costado, apuntando todos los cañones, como había ordenado, a la flota enemiga.



-Que ese Inquisidor vea cómo de fuertes somos.-Los cañones soltaron entonces una violenta lluvia de plomo sobre la flota de Dahienna. Llegando a hundir casi la mitad de los barcos en aquella descarga.

-Otra vez.-Repetí, concentrado. La nave volvió a disparar hasta dos veces más. Hundiendo la flota al completo, dejando quizás algún hombre vivo que se hubiera tirado antes de recibir otra descarga.

Moví el timón, haciendo mirar la nave a la ciudad. La dirigí a ella, y dejé el control de la nave al resto de los hombres.


-Que todos los soldados se preparen para el ataque.-

_________________

'Que es mi Barco mi Tesoro, que es mi Dios la Libertad.'
avatar
Capitán Sherak
Humano

Nombre : Sherak
Escuela : La Torre, Castillo del Mar Espectral (magia), Guardiadragones del Mar (lucha)
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Mentalista
Rango de mago : Mago consagrado, Experto en Magia del Agua
Rango de guerrero : Guerrero exaltado (espadas, una mano; lanzas,una mano; hachas, una mano), Experto en Guerrero de Hielo
Clase social : Desconocida
Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Yandrack el Sáb Sep 19, 2015 6:53 pm

Me extrañaba que no aparecieran con algún ardid - comento al oír la noticia del ataque-a estas alturas Sherak debe de haber quitado de en medio a la flota de Aleketh-ay,cuanto le costaba no sonreír,tenia tantas ganas... En fin, no quedaba otra que mantener la compostura porque quedaba tan poco tiempo...  uso un hechizo del libro del aire para comunicarse telepaticamente con sus generales-que los asesinos sigan  a las tropas de la luna y eliminen sin que   nadie lo note, hacedlo cuando los de San Yago desembarquen, así si alguien alerta de la perdida de esos hombres pensaran que han sido los inquisidores,Cuando hayáis acabado dispersad a los hombres y haced que entren por puntos diferentes de la ciudad dando la voz de alarma y propagando el pánico...-aquello remataría la jugada y prepararía el terreno,Lasartes debía de estar ya en la ciudad y las piezas se iban acercando poco a poco y como todo,acabarían encajando a la perfección




Si alguna vez escriben una canción sobre esto yo quiero salir en ella-parpadeo dos veces-Seguro que algún trovador compone alguna, lo que no me queda claro es, si sera algo bueno o algo malo-al fin y al cabo se trataba de una mujer a la iban a traicionar por sorpresa, si, era una nigromante pero la el tiempo y la historia solían ser caprichosos-No os preocupéis, la batalla no durara mucho- le dijo a Dahiena con un tono de voz tranquilo-Normalmente¿ No son los dragones los malos y buenas las princesas? que ironía...


Te refieres a princesas que no son odiosas y a dragones que solo piensan en comer, ademas tu tienes algo que no sale en los cuentos- Yandrack pensó y se esforzó pero no consiguió adivinar de que hablaba Vulcana-no se a que te puedes estar refiriendo...- la espada bufo de indignación-YO, idiota,¿cuantos pueden decir que tienen una espada tan magnifica como yo?

pocos según creo





_________________




Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


dialogo de enemigo


Yandrack flashback
avatar
Yandrack
Humano

Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 22
Localización : En Aleketh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Marcus Caesar el Lun Sep 21, 2015 5:31 pm

El pirata y sus oficiales me superaban en numero. Ningún hombre de San Yago me acompañaba,ya que todos estaban combatiendo al resto de sus hombres. El se dio cuenta y desenvaino su espada.

-Volvemos a encontrarnos,Inquisidor. Y por lo que veo por ultima vez.-dijo mientras se acercaba.

Se lanzo a por mi lanzándome un tajo horizontal que desvié con facilidad,pero no me entretuve por que uno de sus hombres también se lanzaba a la carga. Solo me defendía,solo me defendía. No paraban de atacarme y no de uno en uno. Poco a poco me quede sin capa y mi armadura ligera estaba llena de abolladuras y agujeros. Me tenían rodeado y decidí que si tenia que seguir luchando lo mas cómodo posible,asi que aprovechando esa pequeña tregua tire de los hilos que mantenían la armadura en su sitio y esta se desplomo dejándome solo con los pantalones y las botas. Aclaham aparto a varios de sus hombres y se puso frente a mi. No pude evitar fijarme que a su lado se encontraba un hombre mas que de costumbre.

-Pronuncia tus ultimas palabras,inquisidor. Pronto te reunirás con tu dios.

Era cierto,era mi fin pero no lo temía. Ya había estado muerto en una ocasión y no era desagradable. Mi Orden continuaría mi labor sin mi pasase lo que pasase. Entonces una voz susurro dentro de mi cabeza."Abre las alas". No entendí al principio su significado hasta que sentí un ligero cosquilleo en la espalda. No tenia nada pero senti que podía tenerlo. Envaine la espada y me gire de nuevo hacia el infame pirata.

-San Yago y Cierra

Me lance a por el y le plaque haciendo que perdiera su espada. Le agarre de las axilas y de repente ya no sentía el suelo bajo mis pies. Estaba volando. No sabia como lo hacia ni el por que,solo que lo hacia. Antes de abandonar la cubierta el hombre desconocido se agarro a mi pie y tuve que cargar con su peso. El vuelo fue inestable y el pirata no ayudaba pues no paraba de golpearme hasta que consiguió que me estrellara en el faro del puerto. Mas tarde supe que el barco fue tomado y que los trirremes y quinquerremes se estrellaron contra los pocos barcos de la Flota de Aleketh que no hundió un barco volador.

_________________
SAN YAGO Y CIERRA
avatar
Marcus Caesar
Humano

Nombre : Marcus Caesar
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestre de la Orden Militar y Religiosa de San Yago, Maestro de Guardián de la Fe (Santa Academia)
Rango de guerrero : Guerrero Exaltado, Especialista en Guardián de la Fe
Clase social : Noble (Heredero del Ducado de las Cascadas), Clero (fraile-guerrero)
Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 12/08/2014
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Shauron el Lun Sep 21, 2015 11:00 pm


Volaba con los otros tres dragones en dirección a la costa por órdenes de Yandrack de parte de la Reina, pese a que íbamos a vuelo ¨lento¨ para ganar tiempo, el plan estaba demasiado bien trazado y hasta la coordinación de tiempos era importante en el plan, pese a todo nuestra velocidad era mucha puesto que eramos grandes dragones y en pocos segundos podíamos avanzar cientos de metros. Hicimos algunos giros y piruetas divirtiéndonos durante el trayecto, hacía mucho que no me relacionaba con otros dragones, más que nada porque solíamos ser seres solitarios que íbamos por nuestra cuenta, pero aquellos eran bastante joviales y amables, nos llevábamos bien. No tardamos en avistar la costa, una gran humareda se elevaba más allá de las primeras nubes, no hubo sorpresa en nuestros rostros sin embargo, ya habíamos sido informados por Yandrack que allí no debería quedar barco alguno a flote, al menos, no intacto, de haberlo podríamos divertirnos pero seguramente no habría nada que quemar.

Volamos alrededor de la semi-sumergida flota de quemados barcos, algo los había abatido sin piedad y, a juzgar por las marcas similares de las embarcaciones parecía que algo grande, muy grande que les golpeó al mismo tiempo. Mis ojos tenían un brillo de decepción, sabía que no debería de quedar nadie con vida pero había tenido cierta esperanza de que algo quedase con vida para poder despedazarlo con garras, dientes y fuego. Jugamos con los trozos de las gigantescas embarcaciones como si fuesen pequeños y frágiles jarrones de cristal. Nos divertimos golpeando algunos trozos de los barcos más grandes y resistentes con la cola hasta que no quedaron más que astillas de ellos.

Uno de los dragones sin querer me golpeó con fuerza en el pecho, me pilló por sorpresa y perdiendo el equilibrio caí al agua con fuerza, pero encontré algo inesperado mientras caía, un barco que no estaba destrozado, un quinquerreme gigantesco el cual sin poder evitarlo golpeé con la cola el agua de su alrededor haciéndole tambalearse con una violencia extrema y casi llegó a volcarlo, por suerte unos pocos grados de inclinación lo separaron de tan fatal destino como a tantos otros barcos más lejanos que se salvaron con mayor facilidad de la gran ola provocada por mi caída, afortunadamente no hubo percance alguno en la flota ni bajas, había sido avisado que tras la destrozada flota de Aleketh llegaba otra flota que no debíamos hundir, me reincorporé lentamente, el agua había empapado mis alas y me pesaban una barbaridad, me puse a cuatro patas sobre el lecho marino, que pese a la gran profundidad no conseguía llegarme a las rodillas, salí a la costa donde, ya fuera del agua me envolví por completo en llamas haciendo que el agua se evaporase al instante, me quedé sobre el suelo viendo cómo desembarcaba la gran flota.
- ¨Todo esto para matar a una Nigromante¨ - Me dije desconcertado
Y me tumbé en la arena caliente a la espera de la llegada de las tropas de la luna y el final del desembarque de la flota, los otros dragones no tardaron en imitarme.

_________________
avatar
Shauron
Dragón

Nombre : Shauron Dengarber
Bando : El Dios
Condición vital : Vivo
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 20/07/2013
Edad : 18
Localización : Viajando por el mundo

Ver perfil de usuario http://mdi-rol.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  El Dios el Vie Sep 25, 2015 10:11 pm

Tal como decía Yandrack, la batalla no tenía por qué durar mucho. A su disposición estaban las tropas del rey dragón, y otros tantos dragones, y parte de las tropas del Desierto. Las informaciones que le habían llegado sobre la marcha de Isabella y Haakon hacia Dineq confirmaban que la mayor parte del ejército nórdico-central se encontraba lejos de la capital, por lo que ni siquiera había creído necesario contratar tropas mercenarias —todavía— para defender Aleketh. «Hundiremos los barcos y luego, por si cayera Dineq, prepararemos la mejor defensa de la ciudad que se haya visto en la historia». Con este convencimiento, se dirigió hacia su amante:

Ve a las murallas y vigila que los dragones cumplan con su trabajo.

El hombre asintió y desapareció de allí con un pase mágico. Dahienna se dirigió a las puertas del salón del trono y, antes de salir, se volvió para mirar a Yandrack:

Ve y lleva a los tuyos a la costa. Cualquier precaución es poca.

Pensaba, en el momento en que se fuera, teletransportarse a las murallas para reforzar sus defensas con la magia de la Tierra.

_________________

LisabettaVentusLucyAngelicaLiehDahiennaChaos

avatar
El Dios
Dios

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Capitán Sherak el Lun Sep 28, 2015 8:10 pm

La nave se dirigió a la ciudad, disparando sus cañones a los barcos que faltaban en el puerto y a algunas tropas del ejército allí apostadas, lanzando bolas de fuego con sus catapultas a la gran Omibozū, abollando su coraza, que a los pocos segundos volvía a repararse por arte de magia.
Observé, durante unos momentos, como aquellas catapultas saltaban en pedacitos al ser bombardeadas por la nave. Sonreí y me di la vuelta, caminando hacia mi camarote.

Cuando llegué allí, me equipé con una cota de malla que me cubría el brazo izquierdo y que a su vez, las correas que llevaba, sujetaban una vaina. Donde iba la espada de Kvothe: Suplicio. El resto de la parte superior la llevaba al descubierto, no tenía intención de llevar más protección que me pudiera entorpecer. 
En el cinturón del pantalón, llevaba una vaina en la que llevaba la espada que me dio Yandrack y un hacha de guerra en el otro lado.

Cuando acabé de equiparme, fui a la zona de carga. Donde todos mis hombres, aquellos guerreros dotados para cualquier combate, estaban preparados con sus ballestas automáticas y sus espadas. Excepto los magos, los cuales simplemente preparaban hechizos para el combate. Eran un total de cincuenta ballesteros, sesenta guerreros y cuarenta magos. Todos igual de mortíferos. Me coloqué en la vanguardia y los miré, serio. Pero con un brillo sobrenatural en los ojos.


-Es hora de que hagáis honor a vuestros nombres, de que os recuerden por lo valientes que sois. De las muertes que causéis. Os recordarán por vuestros hechos. Así que no quiero a ningún cobarde. Luchad, y vivid para morir. Recordad: Nada de muertes a inocentes.-No quería discursos heróicos: Eran mera palabrería. Solo era directo, y autoritario. Aquellos hombres sabían qué tenían que hacer y qué les ocurriría si no lo cumplían. Por lo que harían su trabajo al pie de la letra.

La enorme puerta se fue abriendo, lentamente, y caminé hacia ella hasta llegar al borde y sin pensarlo, salté. 
Al principio caí a gran velocidad, observé que el barco se había apostado cerca del palacio y que algunos dragones se dirigían al puerto, para destrozar los barcos restantes.

Aterricé con sumo cuidado, gracias a un hechizo de aire. El ejército de Aleketh estaba justo por todos lados, luchando con soldados del ejército de Yandrack y algunos campesinos que se habían rebelado contra su reina. A los pocos segundos, un temible grito de batalla sonó desde el cielo, y mis hombres llegaron a tierra, ayudados por unas cuerdas que los bajaron a todos, con seguridad.

Los virotes empezaron a volar, las bolas de fuego de los magos quemaban a los enemigos y las espadas de los guerreros atravesaban sus corazas. Saqué mi hacha y me uní a la batalla, repitiendo aquel grito de guerra con fiereza.


_________________

'Que es mi Barco mi Tesoro, que es mi Dios la Libertad.'
avatar
Capitán Sherak
Humano

Nombre : Sherak
Escuela : La Torre, Castillo del Mar Espectral (magia), Guardiadragones del Mar (lucha)
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Mentalista
Rango de mago : Mago consagrado, Experto en Magia del Agua
Rango de guerrero : Guerrero exaltado (espadas, una mano; lanzas,una mano; hachas, una mano), Experto en Guerrero de Hielo
Clase social : Desconocida
Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Yandrack el Mar Sep 29, 2015 5:20 pm

Alteza confiaba en que os quedaríais aquí,haciéndome compañía y disfrutando del espectáculo...-dijo sin ocultar ya el gesto burlón que llevaba reprimiendo todo el rato-es demasiado tarde...para el reino...para la ciudad y...para vos...-desenvaino a vulcana y la espada llego incluso a encenderse brevemente para mostrar su conformidad-ya habíais perdido esta guerra mucho antes de que empezara, jamas debisteis subestimarme a mi en particular y a los dragones en general...-imito un gesto de sorpresa, como quien se da cuenta de algo- pero ¡caramba! si hay ahora mismo cuatro dragones ahí fuera, me pregunto que harán...-desenvolvió la peor sonrisa que jamas hubiese mostrado alguien-tres veces os advertí que no se puede controlar a un dragon y que no se debe ofenderle y tres veces hicisteis oídos sordos, una lastima porque si me hubierais hecho caso ahora no tendríais a toda la inquisición a vuestras puertas y...A mis hombres tras ellas



mátala ya, esto no es un monologo de un cantar heroico, cortale la cabeza-el dragón ni siquiera se molesto en reñirla-estas cosas hay que disfrutarlas y nadie me va a privar de ver la desesperacion en su cara, aunque claro, eso sera antes de que la mate-estaba realmente emocionado-ni te imaginas a cuantas personas les interesa tu muerte-sus ojos se pusieron rojos, inspiro y expiro soltando fuego que controlo usando el poder del nombre para que se dirigiera hacia la nigromante y la rodeara, era un circuito igneo que siempre estaba en movimiento, si Dahienna se teletransportaba o levitaba para evitar el calor(pues el fuego no la quemaria de momento por no estar suficientemente cerca) solo tenia que hacer unos cuantos gestos para que las llamas se multiplicaran y acosaran a la hechicera como si de tentaculos llameantes se trataran



estas delante de aquel que ha provocado todo esto, huye nigromante, corre o muere- y se rió de ella con la clara intención de provocarla

_________________




Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


dialogo de enemigo


Yandrack flashback
avatar
Yandrack
Humano

Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 22
Localización : En Aleketh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Marcus Caesar el Dom Oct 04, 2015 10:56 am

El golpe con el faro fue terrible. Aterrizamos en la azotea destruyendo la barandilla y parte de las sillas que allí se encontraban. Inmediatamente después oi un chapoteo, revelándome el destino del pirata que me agarró la pierna. Pero en ese momento no me preocupaba, pues Aclaham ya se había levantado y empuñaba su espada.¿Como era posible? Juraría por Dios que vi como se le caía en el barco. Saque mi espada mientras me levantaba, pero el pirata fue más rápido que. De un sólo golpe me arrancó la espada de la mano y me tiro al suelo de nuevo. Mi estómago tuvo que aguantar el peso de su bota y mi cuello las caricias de su espada.

-Bueno,bueno,bueno. Parece que no has mejorado mucho tu situación,¿eh?- dijo mientras se reía. Miró hacia el puerto y lo que vio no le debió de gustar.-Parece que la Inquisición va a conseguir una gran victoria. Lástima que tu no vayas a verlo

-Te equivocas- dijo una voz a su espalda-[b/]Tu serás quien morirá[/b]

Aprovechando que Aclaham se giro para enfrentarse al desconocido, cogí de nuevo mi espada y se la hundí en el costado. Se quedó paralizado y su espada cayó al suelo sonando como el cristal. El desconocido,al que aún no podía ver por estar el pirata entre nosotros, le colocó rápidamente una soga alrededor del cuello y lo empujó al vacío mientras pronunciaba unas palabras en arcano,el idioma de la magia. Me parecio que el tiempo se ralentizaba mientras el pirata abandonaba la azotea y se oía el golpe al impactar con la pared. Entonces me volví para descubrir la identidad del desconocido y me sorprendió ver que no era uno sólo,aunque todos menos uno parecían fantasmas y apenas los vi se desvanecieron. El otro era un hombre vestido con ropas negras y una capucha con pañuelo cubriéndole la cabeza. Eran ropas autóctonas y por eso no conseguí reconocerle hasta que se quitó el pañuelo.

-¡Rohar! No sabes cuanto me alegró de verte

- Ya lo veo, aunque no veo el motivo. Yo soy mago y tu inquisidor

-¿Rohar...?

--No he venido a disculparme. Ni siquiera te habría salvado de no ser por que eres un gran guerrero y tienes un plan maestro para acabar con la nigromante,que es el único punto común que tenemos.

Pero, ya no detectó la oscuridad en ti-dije mientras miraba su aura roja intenso como la lava de un volcan

¿Y eso que tiene que ver? Lo que dije en su momento lo pensaba antes y lo pienso ahora. La oscuridad lo único que hizo fue hacer que os lo soltara

Sin más se lanzo al vacio y fue recogido por un dragon que conocia muy bien, dejandome al borde de la azotea con el cadáver del pirata colgando. Entonces empezeis a escuchar un griterío. Eran los inquisidores de los barcos que habían reconocido el cadáver de Aclaham colgando y mi silueta en lo alto del faro."Marcus,Marcus,Marcus" gritaban, sin saber que en realidad le debía mi vida a un mago al que considerábamos un hermano no hace demasiado tiempo. Entonces el griterío dejó de gritar mi nombre y sólo pronunció una frase más antes de comenzar a desembarcar."SAN YAGO Y CIERRA". Era curioso pensar que hasta hacia poco menos de un año apenas se usaba fuera de los torneos de la Santa Academia y ahora dos ciudades y un pueblo soñaban con las mareas de guerreros con túnica marrón y cruz roja gritando esas palabras. Deje mis reflexiones para otro momento, pues aún había una ciudad que liberar y una nigromante a la que someter. Debía buscarme otra armadura. Fui a recoger la espada del pirata,la cual tenía unas cualidades dignas de estudio pero esta había desaparecido. Era posible que tras la muerte de su dueño se hubiera destruido. No tenía tiempo para averiguarlo, así que comencé a bajar las escaleras del faro.

--En otra parte de Aleketh--

Una figura, la cual no tenía ropa de cintura para arriba, salio del agua por una pequeña playa que había en el puerto. Parecía algo desorientado y Cabreado. No era para menos. Acababa de sobrevivir a una gran caída y había sido separado de su hermano, que ahora tendría que enfrentarse a un enemigo terrible el sólo. No tardó en averiguar el resultado de esa lucha, pues una espada se materializó en su mano. La espada de su hermano. Eso sólo podía significar que su hermano estaba muerto. Grito de rabia, haciendo que los pocos habitantes que se habían aventurado a abrir sus ventanas para ver la batalla las cerraran inmediatamente. Ahora quería venganza y no tardó en localizar un barco de los atacantes, un barco volador del que salían hombres. Tenía una espada, un objetivo y nada que perder. Iba a matar a todos los que pudiera.

_________________
SAN YAGO Y CIERRA
avatar
Marcus Caesar
Humano

Nombre : Marcus Caesar
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestre de la Orden Militar y Religiosa de San Yago, Maestro de Guardián de la Fe (Santa Academia)
Rango de guerrero : Guerrero Exaltado, Especialista en Guardián de la Fe
Clase social : Noble (Heredero del Ducado de las Cascadas), Clero (fraile-guerrero)
Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 12/08/2014
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Shauron el Dom Oct 04, 2015 1:18 pm

Yandrack había despertado podía sentirlo, tal vez fuese nuestra conexión si es que la había, o simplemente una intuición, pero algo me decía que su tapadera había sido revelada, rápidamente me elevé sobre la arena rumbo al palacio, debíamos ser puntuales, con un pequeño vistazo advertí a lo lejos un dragón, cerca de un faro con un ejército debajo, pero no presté atención, no había tiempo para aquello.
- En marcha, deprisa - Aquellas palabras fueron suficientes para que los demás dragones me imitasen, no sabía el porqué me obedecían, quizás mi tamaño superior al suyo inspiraba respeto o tal vez mis decisiones fuesen las más acertadas a su criterio, el caso era que no replicaban mis órdenes.

El trayecto no duró demasiado pues volamos deprisa, debíamos llegar cuanto antes para poder ser de ayuda, al menos en teoría, en verdad esperábamos poder abrasar tropas y arrasar con formaciones enteras aunque poco quedaría por destrozar si nos retrasábamos, eché la vista atrás para comprobar que no había rezagado alguno, no lo había pues todos ardían en deseos por formar parte de la batalla, aún así yo siempre ardería más, con una sonrisa casi diabólica quedé envuelto en llamas, unas llamas rojas, amarillas y anaranjadas con un ligero tono oscuro, poderosas llamas alimentadas por la emoción y el ansia destructiva.

Alcanzamos sin dificultad la ciudad que se hallaba rodeada por tropas, algunas aliadas y otras enemigas, todas luchando con fiereza aunque el resultado se aclaraba por minutos, el ejército de la nigromante perdía terreno y las primeras hordas alcanzaban ya los límites del palacio que no tardarían en penetrar, de querer sobrevivir la nigromante debía escapar, apostarse en las murallas reforzando sus defensas y haciendo uso de la magia para arrasar con las tropas atacantes, para una nigromante no debía ser complicado aplastar a unos cientos de soldados, por eso estábamos allí, ella no debía tener oportunidad alguna de atacar directamente a las tropas ni reforzar sus defensas, debíamos acosarla con fuego, garras y viento sin dejarle tiempo para concentrarse ni hacer uso - al menos correcto - de su poder.

Un inmenso barco volador ató cabos a tierra firme desembarcando guerreros, a simple ojo pude contar más de ciento cincuenta tropas movilizadas, admiré la firme estructura del barco flotante, sin duda un arma letal que cuadraba a la perfección como posible causante del hundimiento de la flota enemiga.
- Veo que no escatiman en armas humanos - Elogié en voz alta la nave para que la escuchase quien fuera su propietario, pese al fragor de la batalla pocas cosas podían acallar la voz de un dragón, sobretodo de un dragón de mis proporciones.

Literalmente en llamas me introduje de golpe en la batalla, la zona sur de la ciudad había sido tomada casi por completo pero la norte casi no había sufrido represalias aún, pues los ejércitos se concentraban en el otro extremo.
- Tú iras a la muralla este y tú a la oeste, vigilad que la nigromante no aparezca y de hacerlo, avisad - Me dirigí a los dos dragones más pequeños, no eran pequeños obviamente pero su tamaño era inferior al mío.

Por último, con un gesto insté al restante a seguirme hacia el muro norte, donde aún quedaban tropas enemigas marchando rumbo sur para apoyar a las ya batallando, con un grave y potente rugido que resonó por toda la ciudad caí en picado sobre los primeros soldados que asustados dejaron sus formaciones para tratar de salvar su vida, pero se hallaban en un claro y eso me dio ventaja en movilidad, roté sobre mi mismo barriendo fuertemente tropas con mi cola ardiendo junto con el resto del cuerpo, vomité una llamarada que abrasó al instante a quien se hallaba en medio pero también parte del suelo, me alejé un tanto pues no quería causar demasiados desperfectos en la ciudad.

Miré al dragón que me acompañaba también golpeando y aplastando soldados los cuales inútilmente disparaban con arcos, ballestas y saetas sus flechas, algunas envueltas en fuego, qué patético aquello, estaban tan asustados que ni se percataban de su estupidez al atacar con fuego a un dragón.

Me concentré un instante, ahí estaba, la conexión telepática que Yandrack solía tener abierta conmigo para comunicarnos - ¨Ya estoy aquí Yan, ya estamos aquí¨-.

_________________
avatar
Shauron
Dragón

Nombre : Shauron Dengarber
Bando : El Dios
Condición vital : Vivo
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 20/07/2013
Edad : 18
Localización : Viajando por el mundo

Ver perfil de usuario http://mdi-rol.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Lasartes el Dom Oct 04, 2015 1:52 pm

NOTA: yo iba antes que marcus pero bueh
OFF: la primera parte es un pelín ambigua, culpa de un libro raro que me leí xD.

ANTES DE LA BATALLA:
El hombre que no era un hombre se encontraba sentado en un lugar que no era un lugar que tenía colores que no eran colores.
Lo que era el disfraz de sus ojos estaba cerrado y aún así rezumaba un poder tan antiguo como lo que le rodeaba, más antiguo que el mundo al que una parte de él iba a viajar. Más antiguo que ese mundo y los que vivían en él, aunque no más que sus dioses...sus poderosos, prepotentes e irritantes dioses. Por supuesto era más antiguo que su "traje de carne", y lo sería que su alma si la tuviese.

Pero eso no nos importa porque aquello a lo que vosotros llamáis "tiempo" no existe. No preguntéis ni intentéis comprenderlo porque no podréis. Y no es por tener una existencia efímera. Porque todo es para siempre y para nunca. Todo Es y no Es. Y nosotros Somos y no Somos Todo y Nada.

El demonio que no era un demonio habló sin hablar y el hombre que no era un hombre lo escuchó sin escuchar. Sin las palabras que los que os autodetermináis "mortales" usáis, se entendieron porque eran dos en uno, eran uno en dos, eran y no eran.
El traje de carne sonrió tenebrosamente y, mientras todo lo que le rodeaba se desvanecía, abrió los ojos. Algo amarillo brilló más fuerte que nunca.
-Hola Wendigo

EN LA BATALLA
Me acompañaban unos demonios muy peculiares:
Dos arpías, muy fáciles de hacer y el hermoso Wendigo, mucho más complicado, aunque no imposible.
Este último tenía un poder especial puesto a que, bueno, es el cadáver de un liche al cual arranqué el alma para convertirlo en un demonio y que luego tuvo el valor de someterse a un ritual demoníaco con magia negra que le dió algo especial: hacía que a aquellos a los que les bebieran de su sangre(o esta se alojara en sus venas) o cualquier otro fuído corporal que desprendía sintieran el irremediable deseo de comer a cualquier otro ser humano(perdiendo prácticamente su capacidad de raciocinio) durante un intervalo de 66 segundos y así mismo intentarían propagar su enfermedad dando de beber su sangre durante sus últimos 6 segundos de vida. Mientras durase eso, pierden su concepción del dolor y sus límites, llegando a tener fuerza sobrehumana a cambio de al acabar el efecto tener todos sus músculos y huesos desgarrados y rotos. Sencillamente hermoso. Por no olvidar que toda alma que se cobrase iría al precioso infierno.

Las harpías nos alzaron por encima de las murallas de la ciudad mientras los soldados estaban encargándose de el barco volador, por lo que pasamos bastante inadvertidos a parte de alguna que otra flecha que acertó al Wendigo haciendo que su sangre cayera hasta la otra harpía, la cual entró en cólera. Perfecto.

Caímos en un callejón de la ciudad y salimos a la fiesta. Cuánta destrucción, cuánta sangre. ¡Qué felicidad!.
Y nos dividimos: las harpías comenzaron a arrancar corazones y causar estragos en las filas de dahiena a la vez que los ya avisados inquisidores las veían sin poder hacer nada. El Wendigo propagó su don.
Que muriesen no me importaba, pues el demonio del Wendigo volvería a su piedra de contención(aunque lo de buscarle un cuerpo estaba algo más complicado) y las arpías las sabría hacer un demonio de 500 años.

Yo, por mi parte, me cubrí con una armadura hecha de mi propio material acerado que se adaptaba biológicamente a mí (aunque empezaba ya a sangrar) mientras en mis manos tenía mis cadenas convencionales.

Y el demonio habló:
-¿Cansados del calor del desierto? ¡PROBARÉIS EL DEL INFIERNO!- y su horrenda voz resonó por toda la ciudad.



OFF: mandadme gente que rolear un combate solo no se me da bien (como habéis podido ver)

_________________

They must die...
now.
avatar
Lasartes
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Lasartes
Escuela : Fortaleza de Aressher (exalumno), Guardiadragones del Mar, Castillo del Mar Espectral
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de Miscelánea (Guadiadragones del Mar)
Rango de mago : Con dotes mágicas, Aprendiz de Magia de Sangre
Rango de guerrero : Guerrero experto (Miscelánea), Especialista en Exterminador y Guerrero de Hielo
Clase social : Desconocida
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  El Dios el Sáb Oct 17, 2015 12:38 pm

Todos los planes se torcieron en un segundo, y en la mente de Dahienna solo resonaba una palabra: «traidor». Traidor, sí, traidor. Le había cedido parte de su reino a un traidor, y ahora pagaría las consecuencias. Cuanto había hecho por defender la ciudad ya no serviría de nada, porque las que había creído importantes defensas asumían el papel de enemigos terribles, contra los que, sin sus fuerzas de Dineq, no podía batallar. No podía decir que se lo esperara, pero la princesa no dio señales de furia, ni siquiera ante el fuego invocado por el dragón, o ante sus risas burlonas. «A pesar de todo, no podría haberlo previsto —se dijo—. Este estúpido hombrecillo era conocido por su odio a la Inquisición, y ahora veo que...». ¡Oh, Dios! ¡Oh, señor de las sombras! Que le diera su merecido, a él y a sus seguidores, dándoles pronto la muerte.

No, Dahienna no iba a huir. Jamás. Era nigromante y no le temía a la muerte, porque todo el que ha recibido la gracia del Dios sabe que las estancias en el Otro Lado no tienen por qué ser eternas. Entonces, aunque fuera una locura, podía permitirse el lujo de anteponer el orgullo a la razón, y matar así al traidor aunque ella misma y todo su patrimonio acabaran reducidos a nada cuando la pisotearan los dragones y las tropas. «Malditos bichos alados. Debí haberme rodeado de leones». ¿Quién traería de vuelta a Yandrack? No serían los inquisidores, que batallaban contra la magia. No sería el Dios, pues se había rebelado contra su fuerza. No sería la Diosa, que no era partidaria de traer de regreso a los muertos.

La princesa luchaba en desventaja, pero el premio a su victoria era mayor al que cualquiera de sus actuales enemigos podría conseguir. De modo que dio un paso al frente y miró a Yandrack:

No sabes lo que has hecho, criatura traicionera —le dijo—. No tienes ni la más remota idea.

Y era cierto. Las traiciones y los regicidios siempre tenían consecuencias graves. Con unas palabras arcanas y un ligero movimiento de brazos, la nigromante levantó una ola de piedras para lanzarla contra el dragón, al tiempo que vigilaba el círculo de fuego que él había invocado, por si amenazaba con acercarse más de lo debido.

_________________

LisabettaVentusLucyAngelicaLiehDahiennaChaos

avatar
El Dios
Dios

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Capitán Sherak el Sáb Oct 17, 2015 1:48 pm

Me abría paso con el hacha en mano, desmembrando y decapitando a tropas enemigas que se interponían en mi camino hacia el palacio, la temperatura a mi alrededor bajaba cada vez más, entorpeciendo a los enemigos. Pero entonces sentí una presencia mágica, no muy lejos de mi posición. Estaba seguro de que se trataba de algún mago enemigo, pero no era una esencia mágica muy poderosa, por lo que esas sospechas desaparecieron rápido.

Lancé el hacha a un enemigo algo más lejano y miré a mi alrededor, buscando a esa persona. Pero ésta misma se delató rápidamente, llamando mi atención con un grito.
Me di la vuelta y vi a un hombre acercándose lentamente, con la ropa hecha jirones y una espada en la mano, una espada que recordaba, no como Sherak, si no como Kvothe. Sin embargo el portador era otro, por lo que supuse que el portador original o había muerto o la había perdido.

Me acerqué al mismo paso que él, desenvainando a Suplicio lentamente. Tenía a mi nuevo rival a unos pocos metros, los suficientes para que aquella temperatura fría que me rodeaba la sintiera también. Estaba mojado, por lo que eso le entorpecería el combate. Pero sus ojos buscaban con ira una pelea, buscaban sangre, y la tendría.


-Di tus últimas palabras.-El hombre se mantuvo en silencio, no quiso decir nada. Si era esa su elección, que asi sea.
Sujeté con fuerza mi espada y moví el cuello a izquierda y derecha, haciendo sonar las articulaciones. Respiré hondo y esperé el ataque de mi enemigo, el cual se lanzó con un grito, atacándome verticalmente de arriba a abajo, detuve el ataque dando otro grito y atacando de la misma forma, pero cambiando el sentido de la espada de abajo a arriba. El golpe fue tan fuerte que ambos retrocedimos varios pasos. El hombre volvió a atacar, girando sobre si mismo para dar fuerza a su ataque, que fue horizontal. Ésta vez tuve que esquivar el ataque, dando un salto hacia atrás, puesto que de pronto sus ojos se habían vuelto llameantes de ira y su espada había tomado un brillo azul que me indicaba que mi rival era más poderoso de lo que pensaba. Cosa que agradecía, puesto que no quería luchar con un pelele.

Contraataqué propinándole un puñetazo con la mano que no sujetaba la espada y después lanzando un corte vertical, haciéndole una herida en el pecho, que poco le importó al guerrero, ya que me miró serio y volvió a atacarme, dándome una patada en el pecho y haciendome un corte en la cara, en la mejilla. Retrocedí interponiendo la espada en varios ataques seguidos que me hizo, y después, aprovechando un pequeño hueco que dejó libre, le di un cabezazo. Haciéndole retroceder y llevarse una mano a la cara, que ahora sangraba por la nariz.


-No eres mal guerrero al fin y al cabo, lástima que vaya a matarte.-Ahora tomé yo la iniciativa, mis ojos se tornaron más azules de lo normal y un aura violácea me rodeó, y me abalancé sobre el hombre. Atacándole de arriba a abajo, ayudándome de un salto que realicé para acercarme a él, dando así mas fuerza al golpe. El guerrero interpuso su espada entre mi arma y su cuerpo. Pero su defensa no sirvió de nada, puesto que ataqué con tanta fuerza que la espada se partió por la mitad, volviendose la hoja líquida. Cosa que me causó curiosidad.
Pero no cesé con mi ataque, y le di un puñetazo en el estómago y otro en la cara, éste último con el mango de Suplicio. Mi enemigo volvió a retroceder unos pasos, aturdido, y yo avancé con un grito, clavandole la espada en el pecho. Le atravesé con el arma sin mucho esfuerzo, puesto que yo le superaba en fuerza y él no era muy corpulento. Colocándole casi a mi lado. El hombre respiraba entrecortadamente, pero por fín habló:


-Esta espada... Simboliza la libertad y solo un auténtico hijo del mar puede... Portarla. Mi hermano lo era, yo lo soy... Y de entre aquellos que han acabado... Con una antigua estirpe de nobles del desierto... Habrá alguno que lo merezca.-

-Descansa en paz.-Saque mi espada lentamente, escuchando cómo volvía a soltar un gemido de dolor, el honbre cayó de rodillas, mirándome, con una mano en el agujero que le había hecho con mi espada y la otra sujetando aún su arma. Moriría con honor.
Le miré, serio, y el guerreró acabó por caer al suelo, con la mirada perdida, soltando su espada, muerto. Me di la vuelta y miré al palacio. Aquél combate me había entretenido, y tenía que llegar alli. Eché a correr abriéndome paso entre los guerreros enemigos, hasta llegar a las enormes puertas. Custodiadas por soldados de la guardia real, varios de mis hombres me habían acompañado con sus ballestas, y me abrieron el camino hasta el salón real, donde entré y vi a Yandrack enfrentándose a Dahienna.


-Es tu fin...-Me acerqué lentamente hasta colocarme al lado de mi compañero, le miré de reojo y asentí, indicándole que estaba listo. Y así lo demostré creando varias estacas de hielo detrás de la nigromante, que salieron despedidas hacia ella.

_________________

'Que es mi Barco mi Tesoro, que es mi Dios la Libertad.'
avatar
Capitán Sherak
Humano

Nombre : Sherak
Escuela : La Torre, Castillo del Mar Espectral (magia), Guardiadragones del Mar (lucha)
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Mentalista
Rango de mago : Mago consagrado, Experto en Magia del Agua
Rango de guerrero : Guerrero exaltado (espadas, una mano; lanzas,una mano; hachas, una mano), Experto en Guerrero de Hielo
Clase social : Desconocida
Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Yandrack el Sáb Oct 17, 2015 10:33 pm

Y se contrajo,cortando y brillando, con sonidos desagradables, las piedras volaban,silbaban y la princesa las alzaba contra su enemigo,pum pum pum.sonaron una detrás de otra, como destellos helados,rayos teluricos-¡Corre!- aunque ya se había movido y esperaba no volver a equivocarse-Vas a tener tu oportunidad,lo juro, lo juro...-repetía en su mente una y otra vez,porque no era realmente importante la guerra, no era realmente importante el reino, ni tener a una nigromante como enemiga¿Que importaba realmente? No tenia respuesta pero de todas las personas que se habia encontrado en aquel momento eran pocas las que le habían ayudado sin pedir nada a cambio, a una la amaba y a la otra bueno...Vulcana  Yandrack se llevaban bien a ratos, como dos niños que juegan a molestarse mutuamente, era una amistad extraña que no dependía de locos amores sino de lealtad absoluta



Recurrió al canal telepático que tenia con Shauron-necesito que hagas algo por mi ....



Hace unos momentos...


sonrió de nuevo ante las palabras de la nigromante-oh, te aseguro que lo se, mejor que tu, de hecho¿Has pensado o se te ha ocurrido algo? no,olvida cualquier esperanza presente o futura porque te garantizo que he tenido mucho mas tiempo para pensarlo todo, en el peor de los casos te traeran de vuelta a la vida y no sera gratis, es decir, que seras un herramienta e incluso si entonces¿Vendrás a por mi? Da igual, para entonces ningún archimago o nigromante podrá hacerme frente solo, ademas, os estaré esperando...- vio el gesto de la nigromante-¡Corre!- y reacciono abriendo mucho los ojos y concentrando el fuego que había en el aire, comprimiendo y retorciéndolo, de forma que parecía haber mucha menos cantidad de la que en realidad había, pronuncio su propia letanía y los pequeños filos ígneos, casi inapreciables a primera vista volvieron hasta la posición de su amo, una vez allí avanzaron hacia la recién creada ola de piedras y la cortaron en diversas partes, esto es debido porque el fuego había sido concentrado en un espacio ínfimo, aumentando su consumo de oxigeno,de tal modo que al hacer presión sobre las piedras estas pueden ser cortadas limpiamente, cuando la ola traspaso los hilos ígneos muchas de las piedras fueron cortadas y desviaron a las de su alrededor pura inercia, ello le dio a Yandrack en tiempo suficiente como para teletransportarse detrás de la ola--Vas a tener tu oportunidad,lo juro, lo juro...-la espada brillaba...


eso ha sido peligroso, un descuido mas y estoy muerto- pensó,dándose cuenta de que aquello casi le había pillado por sorpresa, uno de los proyectiles le había golpeado en el hombro pero por suerte  había decidido llevar una armadura mágica para aquella batalla y solo quedo en un susto, con un gruñido de protesta volvió a ordenarle al fuego levanto los brazos mientras la ola de piedras se estrellaba contra las paredes, aquellos finos hilos igneos,cortantes y mortiferos, se expandieron y recuperaron su tamaño natural, entonces apareció aquel pirata, el capitan Sherak y convoco una estacas de hielo que amenazaban la espalda de la mujer-entre el calor y el frio, haremos una cancion con tu muerte, la cancion de hielo y fuego-miro de reojo al hombre-veo que tienes muchas cosas que contar Capitan


Shauron, necesito que hagas algo por mi...A mi señal, debes hacer temblar el palacio, haz que se tambalee- fue el mensaje telepático que le dio antes de azuzar al fuego contra Dahienna para que la abarsara

_________________




Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


dialogo de enemigo


Yandrack flashback
avatar
Yandrack
Humano

Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 22
Localización : En Aleketh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Marcus Caesar el Dom Oct 25, 2015 1:24 pm

Las escaleras del palacio eran un caos. Era muy difícil determinar quien era amigo y quien enemigo. Cuatro grupos de piratas,aun más grupos de mercenarios, la guardia de la ciudad y los cruzados. Solo era capaz de identificar bien a los dos últimos grupos y por que tenian uniformes más convencionales. Sortee a los combatientes y llegue a las destrozadas puertas. Había conseguido llegar a los barcos y había conseguido una armadura de cuero y una túnica marrón. También había recogido una antigua reliquia que nos sería útil en la lucha contra la nigromante. La verdad es que había que organizar y ordenar los sótanos de la Santa Academia, pues allí se encontraban auténticos tesoros en forma de conocimientos y reliquias. Tenía mucho trabajo que hacer después de esta batalla. Los pasillos estaban vacíos, todos estaban luchando fuera. Eso era una gran ventaja, sobre todo porque podía guiarme con los ruidos que sonaban de batalla dentro del Palacio. Por lo visto mis compañeros de lucha habían decidido no esperar. Qué desconsiderados. Claro, que tampoco podía culparlos ya que todos eran magos y un demonio y yo era de la Santa Inquisición. No podían imaginar que era yo el que tenía que acabar con la nigromante. Si no era así todo habría sido en vano e incluso provocaría mas males que bien. Un nigromante humillado era un enemigo muy peligroso y muy impredecible. Llegue a la zona de batalla y contemple al Rey Dragón, a un pirata que no conocía a su lado y a la nigromante enfrente.

-Saludos-dije mientras me acercaba a mis compañeros-Veo que lo de esperar a los aliados y luchar juntos no lo lleváis muy bien,¿No?

Entonces desenvaine la espada,aquella que me había sido entregada por el mismísimo Dios, y apunte con ella a la nigromante.

-Arrepientete de tus pecados,ser de las Tinieblas. Es posible que Dios aun acoja tu alma descarriada de este valle de la oscuridad y te devuelva a la Luz-le pedi con total sinceridad a la nigromante,aunque sabía que era inútil-Dios perdona, nosotros no. Rindete y al menos sera rapido

Con la mano izquierda meti la mano dentro de la tunica para comprobar por enesima vez que la reliquia estaba en su sitio. Todo dependia de ello

_________________
SAN YAGO Y CIERRA
avatar
Marcus Caesar
Humano

Nombre : Marcus Caesar
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestre de la Orden Militar y Religiosa de San Yago, Maestro de Guardián de la Fe (Santa Academia)
Rango de guerrero : Guerrero Exaltado, Especialista en Guardián de la Fe
Clase social : Noble (Heredero del Ducado de las Cascadas), Clero (fraile-guerrero)
Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 12/08/2014
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Lasartes el Dom Oct 25, 2015 4:38 pm


Una arpía lanzó un alarido desgarrador pero no de dolor, era demoníaco: estaba pasando algo en el palacio y debía ir. Ya habían muerto mis demonios menos esa moribunda arpía...bueno, no, ya ha muerto.
El final había llegado. Era el momento de que el Caos venciese a la oscuridad. Era el inicio del Apocalipsis porque iba a matar a la reina de un pecado capital: Dahienna, la reina de la Lujuria.
-------

El demonio que no era un demonio tomo el control del humano que no era humano y juntos, siendo uno y dos sortearon los obstáculos hasta el castillo donde aliados y enemigos luchaban por igual.
Le abrían paso los inquisidores mirándole con miedo y los piratas con asco, su traje de carne estaba repleto de agujeros y goteante de sangre.
Un guerrero agotado intentó plantarle cara y Lasartes símplemente esperó a que se acercase corriendo para entonces desplegar una rápida cadena fina que se interpuso en la trayectoria del guerrero, cercenándole el cuello por su propia velocidad.
Lasartes interrumpió su marcha y le arrancó la cabeza.
Subió lo que quedaba tranquilamente, comiendo y bebiendo del goteante cráneo.
Y por fín llegó. Había dos elegidos de los dioses ahí y saber que uno solo de ellos iba a perecer le enfureció pero destiló su ira hablando con la boca llena de sesos hacia la nigromante:
-Maldita puta, hoy ha llegado tu hora pero has de saber que para tí no hay resucitación que valga, no... Tu alma se la llevará o este monigote-señaló a Marcus-o yo. Y creeme, él odia al Dios, pero yo odio a los dioses y, princesa de la Lujuria, siempre te ha gustado el fuego...vas a conocer el infierno. Y me verás a mí y yo violaré tu cadáver y tu alma. Tienes un cuerpo precioso ¿te lo habían dicho antes?. Seguro que sí, eres una reina pero esto parece un burdel. Hoy es tu final, Reina de las Putas,-sonrió, con desprecio, mostrando la sangre entre sus dientes amarillentos. En pocos segundos la sala había tomado un fuerte olor a azufre, el demonio estaba tomando consistencia en su cuerpo. Se giró hacia Yandrack y Marcus:- y pronto será el final del mundo, gracias por vuestra colaboración. -su aspecto era el de un loco, había perdido por completo el juicio... ¿o no?


NOTA: lo siento, me ha quedado penoso pero estoy bloqueado y no se me ocurre nada.

_________________

They must die...
now.
avatar
Lasartes
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Lasartes
Escuela : Fortaleza de Aressher (exalumno), Guardiadragones del Mar, Castillo del Mar Espectral
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de Miscelánea (Guadiadragones del Mar)
Rango de mago : Con dotes mágicas, Aprendiz de Magia de Sangre
Rango de guerrero : Guerrero experto (Miscelánea), Especialista en Exterminador y Guerrero de Hielo
Clase social : Desconocida
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 23/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Shauron el Lun Nov 30, 2015 7:05 pm

Me di cuenta, varios individuos habían entrado en el palacio pero eran los que debían entrar y así hicieron, mientras tanto la cosa mejoraba en el sur aunque en el norte parecían reorganizarse un tanto tratando de hacer frente a nuestros ataques, al principio había entrado furioso y con júbilo pero ya empezaba a aburrirme de verlos morir como insectos que eran. Miré hacia los lados tras elevarme pero no parecía haber movimiento en las murallas este y oeste sobre las que volaban en círculos Traya y Artros.

A mis pies Asmodion arrasaba a los pocos soldados que conseguía alcanzar, eran como ratas y se refugiaban entre las calles sabiéndose más protegidos, suponía que ya se habían percatado de nuestro intento por no destruir demasiado la ciudad. Bajé en picado rugiendo para llamar la atención de Asmodion que se apartó ágil para así poder yo aterrizar correctamente. Batí las alas varias veces cada vez con más fuerza, tanta que se podían ver las corrientes gigantescas de aire que se movían con increíble rapidez, estas sin piedad barrieron las calles y estrechos pasadizos que quedaban expuestos lanzando a los soldados por los aires, no fueron pocos los sorprendidos ante mi ataque y volé hacia ellos golpeándoles con la cola en el aire e incinerando a los que no acertaba con esta.

En ese momento recibí la respuesta de Yandrack, telepática claro, debía hacer temblar el palacio, no comprendía el por qué pero sabía que él tendría sus razones por lo que acepté y me dirigí hacia el palacio que me quedaba a unos kilómetros, no había distancia suficiente para tomar impulso volando pero sí de carrerilla, regresé a tierra y comencé a correr en dirección al palacio, con las alas extendidas para dar mayor velocidad y la cornamenta por delante para golpear con fuerza sin hacerme daño. No tardé en alcanzar el palacio.

- "Ahí llega Yandrack"

Con toda la fuerza de la carrera me abalancé sobre la base del palacio, haciéndolo temblar desde los cimientos a la punta más alta, tembló con violencia y estrépito pero sin hacerlo caer, el impacto duró varios largos segundos y finalizó con un coletazo propiciado más por diversión que por necesidad.

_________________
avatar
Shauron
Dragón

Nombre : Shauron Dengarber
Bando : El Dios
Condición vital : Vivo
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 20/07/2013
Edad : 18
Localización : Viajando por el mundo

Ver perfil de usuario http://mdi-rol.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Marcus Caesar el Jue Dic 31, 2015 2:36 pm

Al tiempo que el pirata se transformaba en una criatura,los soldados de San Yago alzaban sus espadas hacia el cielo mientras gritaban en mil lenguas pero con una sola voz.Los gritos de victoria empezaron a extenderse por toda la ciudad. Los pendones de la cruz y el dragon colgaban de las murallas y de los principales edificios de la ciudad. Solo quedaban pequeñas bolsas de resistencia. En la Plaza del Palacio Kaul acababa de matar a uno de los comandantes mercenarios y ya no quedaba ninguno de estos en pie o en la Plaza.

-¡SAN YAGO Y CIERRA!-gritaron los demas al ver caer al ultimo de sus enemigos.

Todos gritaban,todos lo celebraban. Todos menos Kaul. El era de los pocos que sabia que esto no solo se trataba de conquistar una ciudad,conquistar un reino. Todo giraba en torno a una persona y esta era la nigromante que hasta ahora regia esas tierras. Ahora todo quedaba en manos de Marcus y sus acompañantes. Ellos poco podian hacer,salvo empezar a curar a los heridos,encerrar a los prisioneros y apagar los incendios que ellos mismos habian provocado. Por todos sitios habia piratas y mercenarios aliados y los dragones no hacian mas que dar vueltas. Kaul se sento junto a un grupo de inquisidores muy cerca de los piratas del cielo a descansar. Habia salido muy bien teniendo en cuenta los distintos grupos que se habian reunido alli y mas teniendo en cuenta que solo tenian en comun su odio por La Bruja. Entonces un inquisidor joven,concretamente un arquero, salio corriendo del palacio bajando los escalones de cuatro en cuatro y gritando. Hablaba tan rapìdo que no se le entendia y nadie llego nunca a saber que decia. Un arquero mercenario que estaba escondido en una casa le lanzo una flecha que atraveso su garganta,cayendo este al suelo con las manos en el cuello.

-¡A cubierto!-¡Acabar con ese malnacido!

Una lluvia de flechas se dirigio a la ventana donde se encontraba el asesino que no pudo esquivarlas. Kaul y varios mas corrieron a la posicion del joven que habia sido abatido junto con una figura misteriosa que al principio no reconocio. Era Rohar. Habia sacado la flecha y estaba iniciando un hechizo de curacion.

-¿Esta muerto?-pregunto

-No,pero no creo que despierte hasta dentro de unas horas.-respondio el mago con su voz tetrica al tiempo que se levantaba-No te fies de tus aliados.

Acto seguido,el mago desaparecio de alli con un hechizo,dejando a Kaul sosteniendo en sus brazos al joven y mirando a los piratas que estaban al otro lado de la plaza con otros ojos.

_________________
SAN YAGO Y CIERRA
avatar
Marcus Caesar
Humano

Nombre : Marcus Caesar
Escuela : La Santa Academia
Bando : La Diosa (conocida como Dios)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestre de la Orden Militar y Religiosa de San Yago, Maestro de Guardián de la Fe (Santa Academia)
Rango de guerrero : Guerrero Exaltado, Especialista en Guardián de la Fe
Clase social : Noble (Heredero del Ducado de las Cascadas), Clero (fraile-guerrero)
Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 12/08/2014
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Yandrack el Miér Feb 03, 2016 4:16 pm

No tardo mucho en extenderse la noticia de la muerte de Dahienna,aquel suceso provoco que los defensores aceptaran rendirse,ya que no les quedaba nada mas que su vida.vida. Jarlaxle,Uno de los capitanes del ejercito de Yandrack superviso no solo que los combates se detuvieran sino también que no hubiera actos de brutalidad innecesaria mientras Studgart y Racks(enano y humano respectivamente) se ocupaban de la organización de los prisioneros y de que la población civil no recibiera mal trato.


Habían   reunido a las autoridades que quedaban para garantizar la cooperación de todos los que se encontraban allí,anticipándose a las ordenes que seguramente Yandrack les habría dado, porque debían dar una buena imagen para cuando llegaran los ejércitos del centro-No me puedo creer que haya salido bien, ese muchacho esta como una maldita regadera-Racks, a su lado, se rió de el a carcajadas-y eso lo dices cuando fuiste el primero en seguirle aunque no estabas de acuerdo...- el enano levanto las manos, como si aquella afirmación no tuviera nada que ver-seguro que Harkon habría disfrutado, una pena que el sol le de tantas molestias a ese chupa berrugas- y emitió un sonido que bien podía ser un gruñido o un bufido Burlón-Alguien tenia que quedarse y Zharaniel esta con el...-Ahora si, el enano soltó un bufido-Bah, la elfa,esa no esta hecha para darse palos...- y dejo a su compañero para volver a sus quehaceres .



Por suerte, el ataque había sido por sorpresa y como los atacantes ya estaban dentro de la ciudad y superaban por mucho a los defensores apenas se habían producido daños, de hecho la perdida material mas considerable había sido provocada por la propia Dahienna al derrumbar el palacio, un espectáculo que prácticamente había dejado boquiabiertos y ojiplaticos a todos los que tuvieron la suerte de estar mirando, algo impresionante que fue un símbolo de la caída de la nigromante o al menos asi lo consideraron tanto el pueblo como los soldados.Para cuando llegaran las fuerzas del centro todo estaría preparado para la recepción, sin duda

_________________




Sangre,Vida y Fuego


narro

pienso


hablo


dialogo de amigo


dialogo de enemigo


Yandrack flashback
avatar
Yandrack
Humano

Nombre : Yandrack
Escuela : Guardiadragones del mar ( ex alumno y ex maestro de la Fortaleza de Aressher)
Bando : La diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de magia básica y de espadas a una mano (Guardiadragones del mar) Maestro Asesino(Guardiadragones del mar)
Rango de mago : Archimago, Experto en Magia del Fuego, experto en magia de la luz
Rango de guerrero : Experto en espadas (una mano), Experto Asesino, aprendiz de miscelanea(combate sin armas)
Clase social : Rey de Innad y de Aleketh(señor del sur) Patriarca de los Dragorath
Mensajes : 574
Fecha de inscripción : 03/01/2014
Edad : 22
Localización : En Aleketh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Capitán Sherak el Lun Feb 15, 2016 2:16 pm

El ejército de Dahienna no tardó en ser vencido y rendirse al saber que su reina había muerto, mis hombres habían hecho sus propios prisioneros, los cuales tenían en fila totalmente a parte de los prisioneros de Yandrack. Nuestro barco flotaba, espléndido, sobre la ciudad. Ya algo más recuperado después del combate, me dirigí junto a mis hombres. Bozak se acercó a mí y puso una de sus manos sobre mi hombro, su rostro mostraba seriedad mezclada con algo de pena, mientras que en sus ojos había un ligero brillo de fiereza por la batalla. Reconocí aquel rostro en seguida, y pude imaginar que se trataba de una mala noticia.

-Hemos perdido a Wik... Danus está roto...-Wik... Aquel enano no había alcanzado aún ni la edad de los enanos ancianos, junto a su hermano tenían planes de construir un taller en el que se dedicarían a construir artefactos de lo más curiosos y con ellos enriquecerse... Pero ahora Danus estaba solo.
Me acerqué al muchacho, que estaba arrodillado frente a un Wik que había sido atravesado por una espada enemiga, el joven enano lloraba a lágrima viva, abatido. Me arrodillé junto a él, y le puse una mano en su hombro, el chico lloró aún más pero no se movió de donde estaba.


-Se lo han llevado... Esos bastardos lo han matado...-El hombre no pudo seguir hablando, y volvió a echarse a llorar. Aquellos gritos, aquellos sollozos, sonaron tan altos que las celebraciones del resto de los hombres, tanto los de Yandrack como los de la Inquisición, fueron reduciéndose. Miré el cadáver del enano, que aún permanecía con los ojos abiertos, y con el dedo índice y corazón se los cerré con cuidado. Habíamos ganado una batalla, pero habíamos perdido a un miembro de la familia, a un gram hombre, un gran soldado.
Permanecí en silencio, com el semblante serio, me levanté y me dirigí hacia Bozak, que había permanecido detrás, observando con los brazos cruzados.


-Que un médico se encargue de él, si quiere dejar la tripulación es libre de hacerlo.-El hombre asintió y se dirigió a uno de los médicos para hablar con él. Yo caminé hacia la fila de soldados que mantenían a los prisioneros de rodillas y con las manos atadas. Los hombres de Yandrack y los Inquisidores me observaban, notaba su mirada clavada en mi ser. Y yo desenvainé mi espada frente a uno de los prisioneros, que en seguida me miró y empezó a sollozar que le perdonara la vida. Miré al frente, a los Inquisidores, mientras escuchaba al soldado de Aleketh.

-No perdono a perros que matan a inocentes.-Con un rápido y fiero movimiento seguido de un grito salvaje, la espada viajó hacia el cuello del soldado, separando su cabeza de sus hombros en un corte limpio. Volví a mirar a los Inquisidores, mientras el cuerpo sin cabeza del soldado caía hacia un lado, formando un charco de sangre a su alrededor.

-No quiero prisioneros.-Mi órden sonó directa y con un toque de furia, mis hombres portaron sus espadas y acabaron con el resto de prisioneros, y mientras escuchaba el sonido de las espadas al atravesar la carne y los gritos de dolor, mantuve mi mirada firme y bárbara hacia el lado de los religiosos. Enviándoles un solo mensaje con aquella mirada, indicándoles que ellos serían los próximos tarde o temprano, que su muerte estabs muy próxima por lo que habían hecho, por lo que hacían con sus extremismos. Y yo, yo no perdonaría la muerte de gente inocente.

_________________

'Que es mi Barco mi Tesoro, que es mi Dios la Libertad.'
avatar
Capitán Sherak
Humano

Nombre : Sherak
Escuela : La Torre, Castillo del Mar Espectral (magia), Guardiadragones del Mar (lucha)
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Mentalista
Rango de mago : Mago consagrado, Experto en Magia del Agua
Rango de guerrero : Guerrero exaltado (espadas, una mano; lanzas,una mano; hachas, una mano), Experto en Guerrero de Hielo
Clase social : Desconocida
Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aleketh(la guerra)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.