La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Diario de Knyh

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Diario de Knyh

Mensaje  Knyh el Miér Jun 01, 2016 11:17 pm




Primeros pasos

Mis primeros días en la Torre han sido algo agitados. Pese a que aceptarme en la escuela de hechicería no ha tenido ningún inconveniente, las habitaciones no pudieron ser adaptadas a mi gusto. Ésto no me ofende, en absoluto, sin embargo, esperaba poder obtener algo de espacio extra para comenzar mi biblioteca. No me importa dormir en la misma estancia donde estudio y trabajo, pero una biblioteca privada es más privada si tienes una habitación para ella sola. Se lo merece. Los libros, mis fieles amigos, han sido siempre mi pasión y compañeros, les debo más que una estantería mal colocada en una habitación donde no puedo garantizar su seguridad.

La estancia ha quedado bien provista tras una carta a mi hermano menor, explicándole mi situación. El resultado ha sido el esperado, él ha sabido agradecer los años de ayuda y apoyo que le conferí cuando yo era el Señor de Monte Blanco, ha respondido rápido y se ha encargado de recordarme que Monte Blanco no me olvida, y que yo tampoco debería. Me ha enviado una foto de madre, un blasón de nuestra familia y un escudo dorado con el símbolo de nuestro linaje. La foto y el escudo los posicioné a la vista, pero el blasón siempre me pareció de mal gusto, de modo que mientras le busco sitio cuelga arrugado de la viga de madera del techo.

Me he informado de cómo podría obtener un estudio y una biblioteca privada, pero necesitaré dinero. La ayuda que le he pedido a mi hermano Mell es reciente, de modo que no volveré a solicitarla a menos que la necesite verdaderamente. Requiero de trabajo, y espero que mi profesión sufrague los costos de una modesta casa en Garnalia, cerca de La Torre. No obstante, mi trabajo no tiene lugar aquí, donde todos los alumnos saben leer y escribir; requiero de viajar, de nuevo. He pensado en una forma de solucionar todos mis problemas. Esta vez, lo necesario es tiempo. Tiempo para estudiar y pasar la primera prueba, entonces tendré acceso al Libro del Aire. Los hechizos de teletransporte están ahí, y son lo que necesito. Puede que, incluso, le haga una visita a mi hermano si insiste.

Todo mi plan requerirá tiempo, pero aquel que no use en estudiar, practicar o trabajar, podré usarlo para investigar. En una escuela de hechicería hay más historias juntas que en una biblioteca bien provista, pero debo hablar con las personas adecuadas y convencerlas. Estoy interesado también en la flora y vegetación del valle, así como en sus propiedades médicas. Puede que pase largas horas en los laboratorios.

Siguientes pasos:

-Estudiar para tener acceso al Libro del Aire.
-Investigar la flora del Valle de los Lobos.
-Entrevistar a alumnos y maestros.
   
avatar
Knyh
Humano

Nombre : Knyh Driak Monte Blanco
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo(Kin-Shannay)
Cargo especial : Cronista y Escribano
Rango de mago : Aprendiz de segundo grado
Clase social : Noble(Exseñor de Monte Blanco)
Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de Knyh

Mensaje  Knyh el Dom Jun 05, 2016 12:41 am




Preparativos para un pequeño viaje

El otro día sufrí el ataque de una loba en el valle. Fue muy repentino y, sin duda, me pilló por sorpresa, desarmado y cansado tras varias horas de exhaustiva investigación. No sería de extrañar que hubiera muerto allí mismo. Por suerte, mis estudios del Libro de la Tierra dieron sus frutos y, en un desesperado arrebato de lucidez, fui capaz de defenderme de su ataque. Calmé a la loba y ésta me hizo saber que no era bienvenido en su territorio. Cogí mis cosas y me fui de allí, apresuradamente. Una vez me repuse del susto, ya en mi habitación, me sentí totalmente abatido. No había usado muchos hechizos, pero había mantenido uno demasiadas horas.

La mañana siguiente la dediqué a organizar toda la información que había recolectado el día anterior. Fue largo y tedioso, pero di con una forma de hacer mi trabajo mucho más eficaz. Asimismo, descubrí que aún necesitaría un viaje más por el valle para rellenar los huecos restantes. Puesto que mi primera visita al Valle de los Lobos había sido tan peligrosa, asumí que tendría que estar mejor preparado si quería salir vivo del segundo. Así pues, pasé largas horas de la tarde practicando. Le siguieron otros días más de entrenamiento. Cogí soltura en los hechizos más básicos y que, probablemente, necesitaría para defenderme.

Desde una nueva perspectiva, ahora que he descubierto mi capacidad, creo que sería conveniente, no sólo completar los datos que me falten, sino ampliar un poco más el terreno de investigación e ir a las montañas que rodean el valle. Una cocinera bastante amable me informó de que allí podría conseguir ropa nueva, ya que, por desgracia, mi encuentro con la loba disminuyó el número de prendas de mi cómoda a cero. Por ahora, uso la túnica de aprendiz, pero es blanca, llamativa y, lo más importante, me delata como servidor de la Diosa. Al parecer, la fortaleza en cuestión pertenece a un mercader que no discrimina a nadie por su bando o creencias. Ahora me es más fácil defenderme de las bestias salvajes, pero de otro mago lo dudo. Es por eso que debo encontrar una forma de que mi atuendo no me delate.

Este nuevo viaje podría llevarme más tiempo del que, en un principio, podría esperar. Sé que las situaciones pueden torcerse de mil formas en un viaje, de modo que tendré que ir bien preparado. Lo primero, y más fácil, será aprovisionarse, puesto que las cocinas de la Torre pueden abastecerme sin problema. Con la túnica podré hacer algo como teñirla o aplicarle un hechizo para tranfromarla en
otra prenda menos llamativa, o ambas, por si el hechizo se deshace.

Siguientes pasos:

-Presentarme a la Prueba de la Tierra.
-Continuar mi investigación en el Valle de los Lobos.
-Continuar mi investigación en las montañas.
-Continuar mi investigación en las termas.
-Visitar el Fuerte Lanzanegra y comprar mudas de ropas y aprovechar la ocasión para trabajar.
-Entrevistar a alumnos y maestros.
   
avatar
Knyh
Humano

Nombre : Knyh Driak Monte Blanco
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo(Kin-Shannay)
Cargo especial : Cronista y Escribano
Rango de mago : Aprendiz de segundo grado
Clase social : Noble(Exseñor de Monte Blanco)
Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de Knyh

Mensaje  Knyh el Mar Jun 14, 2016 9:53 pm




Listo para la Prueba de la Tierra

He terminado. Mi obra está terminada y, con orgullo, luce en las estanterías de la biblioteca de la Torre. La primera de muchas, espero. Asimismo, la estantería de mi habitación está ahora un poco menos vacía. Y lo cierto es que ha costado más de lo que, en un principio, esperaba. Tras el ataque de la loba, supe que los animales salvajes podrían suponer un problema para mi investigación. Por suerte, mi magia es más que suficiente para evitarlos, aunque no sé si enfrentarlos. Mereció la pena el esfuerzo.

El viaje hasta las montañas pasó sin inconvenientes. Conseguí todos los ejemplares que necesitaba, gracias a las semillas. Plantarlas en una maceta en mi habitación y hacerlas crecer con magia es mucho más práctico que el trabajo de campo. Aunque aquel no era el único motivo de mi viaje, pues me dirigía a las montañas, al Fuerte Lanzanegra.

Tal y como la cocinera me comentó, aquella fortaleza de mala muerte era un nido infestado de ratas. No obstante, lo que más temí fue la codicia de los hombres. Llegué con poco dinero, casi el justo para pagar las mudas de mi ropa, un poco de papel de repuesto y una cama para pasar la noche. Y regresé con más dinero del que podría haber reunido en un mes entero de trabajo duro.

Todo fue gracias a un fortuito encuentro con cierto personaje de la nobleza: Alakrad Vindor. En un principio parecía desesperado, pero más tarde me di cuenta de su fuerte determinación. Como todo el mundo sabe, o al menos los nobles, los Vindor fueron asesinados por unos magos. Lo que Alakrad me pidió fue información sobre alguien que pudiera llevarlo a ellos.

Curiosamente, uno de mis trabajos de hace algunos años resultó ser una pista oculta para llevar a Alakrad, y a ningún otro, hasta esa persona que puede ayudarlo. Un testamento dudoso dirigido a una persona dudosa: “Alacrán Vindor”. Por supuesto, no existe persona alguna con ese nombre, pero su parecido hizo que recordara el testamento y, por ende, que sospechara de sus verdaderas intenciones.

Alakrad, un hombre serio, un hombre de justicia; me recompensó con mucho dinero, el suficiente para comprarme una casa en Garnalia. Sin embargo, el pago se efectuaría en dos partes: la primera en ese mismo instante, y la segunda a su regreso. Mi información le fue útil, pero me ganaría el total de la recompensa cuando hubiera confirmado si la pista de aquel testamento era cierta. Ahora él partía hacia Vinteren Riv, los confines del mundo.

Como prueba de que mi palabra era cierta le ofrecí dos cosas: mi nombre y el testamento. El primero se lo di en ese momento. Pareció un buen incentivo, pues la palabra de un noble suele tener más poder que la de un campesino, al menos, para otro noble. Lo segundo se lo prometí, y se lo haré llegar. De nuevo, mi hermano tendrá que prestarme su ayuda, pues el testamento está en la biblioteca de la mansión, y no en mi estantería de la Torre.

El dinero no ha sido lo único que he conseguido obtener valioso pues, el constante uso de la magia para mis propios fines, y no para la mera práctica en pos a mejorar mi habilidad, ha hecho que ésta aumente casi sin notarlo. Mis hechizos son más poderosos, sus efectos más duraderos, la energía que uso en ellos menor... Estoy preparado para la Prueba de la Tierra y tener acceso al Libro del Aire.

En lo que respecta a mi investigación, ahora que la flora del Valle de los Lobos ha quedado por escrito, creo que es hora de informarme sobre los hongos e investigarlos para añadirlos a la obra. Será como una versión mejorada. También podría aprovechar para ampliar el número de plantas de interés alquímico, puesto que podría haber pasado por alto alguna. Si se diese el caso, siempre puedo mejorar lo que llevo hecho.

Siguientes pasos:

-Presentarme a la Prueba de la Tierra.
-Empezar una investigación de los hongos del Valle de los Lobos, montañas y termas.
-Pedirle a mi hermano Mell que envíe el testamento del elfo a Alakrad Vindor.
-Entrevistar a maestros y alumnos.
   
avatar
Knyh
Humano

Nombre : Knyh Driak Monte Blanco
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo(Kin-Shannay)
Cargo especial : Cronista y Escribano
Rango de mago : Aprendiz de segundo grado
Clase social : Noble(Exseñor de Monte Blanco)
Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 30/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de Knyh

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.