La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

En busca de un mismo destino [Liara]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: En busca de un mismo destino [Liara]

Mensaje  Liara el Miér Feb 15, 2017 8:22 pm

Liara frenó a tiempo, justo cuando Ferzan y aquella mujer mantenían una conversación que no alcanzaba a escuchar. De todos modos, y aunque su naturaleza era curiosa, no solía inmiscuirse en los asuntos de los demás… sobre todo para poder responder a preguntas incómodas con una simple frase sobre dejar vivir a los demás, no meterse en sus asuntos y procurar vivir una larga vida.

Así que permaneció sobre Carmesí, un tanto agazapada, por si acaso. Supuso que les habían parado más bien por algún tipo de asunto personal. Tamborileó los dedos sobre las crines de su yegua, un tanto aburrida, aunque sin dejar de estar alerta.

No obstante alzó la cabeza para observar con detenimiento a la anciana que se dirigía a ellos. Frunció el ceño ante sus palabras, no conocía a ninguna de las tribus que había mencionado, y eso que solía recorrer Garnalia del Sur con frecuencia. Del mismo modo, en su vida había oído hablar de las mujeres gerudo.

Comenzaba a estar irritada. Y estar irritada la irritaba todavía más. No entendía nada. Y aquella  posición no era la que acostumbraba a tener. Siempre era ella quien sabía más que el resto, quien hacía entrever con frases ambiguas todo y, a la vez, nada. Bufó cuando la anciana mencionó la palabra maldición y no pudo resistir más su frustración. Estaba en medio del desierto, con personas a las que no conocía, personas que o bien sabían demasiado o bien hacían ver que no sabían nada.

-Poco me extraña que no volviesen-estalló-, si habrían de encontrar tal despropósito a su vuelta. Ya sea con la amenaza de diez mil hombres malditos, centenares de mujeres armadas o decenas de ancianas cuentacuentos, este cargamento ha de llegar a su destino-señaló el carro del pescado, como si aquello fuese realmente lo que le causase su irritación.

Una vez que las mujeres gerudo se fueron, la pelirroja fue la primera en retomar la marcha. El calor del desierto comenzaba a hacer mella en ella. No obstante, dada su alta capacidad de disimulo, consiguió esbozar su habitual media sonrisa y su mirada burlona. Una vez estuvo delante de todos, desvió sus ojos verdes hacia Recius.

-¿Queréis vuestro certificado o no? Pongámonos en marcha.

Dicho esto, volvió a colocarse la capucha. Actuaba como si nada hubiese sucedido, como si Ferzan no se hubiese enfrentado a aquella mujer, como si absolutamente nada de aquello la hubiera perturbado.

Pero en el fondo notó quebrarse una pequeña parte de su mente. Si volvía a producirse algún incidente, no estaba segura de poder mantener el control por mucho más tiempo.
avatar
Liara
Humana

Nombre : Liara
Escuela : Guardiadragones del Mar.
Bando : Neutral
Condición vital : Viva
Rango de guerrero : Aprendiz de armas a distancia(arco)
Clase social : Pueblo Llano
Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 01/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de un mismo destino [Liara]

Mensaje  Alakrad Vindor el Mar Mayo 30, 2017 8:35 pm

Las gerudo y Ferzán tuvieron una última conversación que no acabó muy bien para una de las gerudo, sorprendentemente proveniente de la misma anciana que parecía su líder. Tras aquello se dirigió a los caballeros que ahora no parecían más que bastardos del desierto, no sólo por su pasividad ante la situación, sino porque tampoco buscaron nada. Era como si fuesen unos cobardes centrogarnálicos, precisamente la imágen que Alakrad tanto se había esforzado por crear. Agradeció la “amabilidad” de la anciana  – y por tanto de las gerudo –  con una reverencia sin exagerar para que fuese sincera, y se volvió a su grupo sin mediar palabra.

Las gerudo ya casi se habían marchado por completo cuando escucharon un leve sonido, se levantaron al unísono. Algo se movía tras de sí, podían sentirlo. Una sensación de pánico e incertidumbre les recorrió el cuerpo por la sorpresa; sin embargo, cuando casi desenvainaban las espadas, de pronto un brusco movimiento les llamó la atención, no era más que un lagarto, uno grande, pero un simple lagarto al fin y al cabo. Los caballeros soltaron las empuñaduras bajo sus ropas y se sentaron, avergonzados.

No era de extrañar su reacción, no sabían qué hacían allí esas mujeres y mucho menos si podían confiar en nadie de la caravana. Aparte, la mayoría de ellos había hablado con ellas como si nada. Cabía la posibilidad de que les hubiesen tendido una trampa. Tal vez alguien los había seguido. Bueno, a decir verdad, sabían que alguien los seguía; sin embargo, no sabían quién, ni cuántos, ni porqué. Podía ser cualquiera y por eso debían ser cautelosos, si los cogían con la guardia baja las cosas se les podían poner feas. Todo esto provocaba un ambiente de tensión constante que hacía mella en ellos; de ahí que hubiesen ciertas disputas últimamente, por tonterías. Alakrad lo sabía, y por eso no tomaba medidas contras ellos, por suerte él tenía nervios de acero.

Helm tuvo que sujetar su sombrero para evitar que se le volase por el fuerte viento que sopló de golpe. Se acercó a Alakrad para no alzar la voz:

- ¿Por qué seguimos aquí, Al?
- Aún no hemos llegado a Aleketh – Dijo con tono seco, no despectivo pero sí cortante.

Si no lo conociese podría haberlo confundido con enfado o algo parecido; no obstante, se conocían de hacía mucho ya, incluso lo había acompañado en dos de sus largos viajes a lugares remotos.

- ¿Qué es lo que te preocupa?

El rostro habitualmente serio de Alakrad se tornó en una mueca de disgusto. Se sentó en la arena y habló en voz baja pero grave:

- ¿Y qué no? El ambiente, la gente, el desierto, el calor, ahora las brujas estas.. porque sí, sé que hay brujas entre ellas, puedo sentir la magia latiendo en su interior. Y sé que a ti tampoco te ha pasado desapercibido Helm.

La mirada de Al se volvió hacia él, parecía que tuviese muchos más años de pronto. Y lo comprendió, no sólo estaba preocupado por el viaje, por el ambiente o el desierto. Las brujas le daban igual y si les seguían acabarían matando al espía. No, lo que ocurría realmente era la razón del viaje. Era un viaje difícil para él, no sólo por la travesía sino también por su pasado, quería vengar a sus padres, lo necesitaba, la llama de la ira ardía en su interior, por eso le gustaba el frío, porque lo ayudaba a calmarla. Helm, al comprenderlo, se acercó a Aly le dio un fuerte abrazo, él lo agradeció con la cabeza. Tras un gesto con el que le indicó postergar la conversación,  Al se levantó a reunirse con la dominatrix. Su rostro volvía a ser pétreo y su paso firme jamás revelaría el peso que llevaba sobre los hombros. Tras lo que pareció un pequeño arrebato por parte de Liara, la caravana se puso en marcha de nuevo, el traqueteo de las ruedas del carro sobre la arena parecía devolver en parte la normalidad de la travesía.

- ¿Sabes cuánto queda para Aleketh, Alina? - Preguntó Alakrad, en parte porque necesitaba saber la información, en parte por encontrar un tema de conversación.

_________________
Mi buzón Mi cronología
avatar
Alakrad Vindor
Humano

Nombre : Alakrad Vindor
Escuela : Santa Academia
Bando : Dios del Centro(La Diosa)
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Caballero Inquisidor
Rango de guerrero : Guerrero Experto en espadas a una mano, Guerrero aprendiz (espadas, dos manos) aprendiz(Guardián de la fe)
Clase social : Nobleza
Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 10/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.