La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Hermanos Driak

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hermanos Driak

Mensaje  Viter el Mar Oct 04, 2016 10:55 pm

Ficha de Kissadron


♦ Nombre y apellidos:  Kissadron Driak

♦ Sexo:  Macho

♦ Edad:  2000 años

♦ Condición vital:  Vivo

♦ Bando:  Neutral

♦ Raza:  Humano (híbrido de dragón)

♦ Profesión:  Guardián de la familia Driak de la Sombra. Mago consagrado. Maestro en armas a una mano (katana)

♦ Escuela: Guardiadragones del Mar

♦ Clase social:  Ninguna

♦ Descripción física:  
Spoiler:

Forma dragón: Kissadron tiene el tamaño que cabría esperar de un dragón, no sólo en altura, sino de largo y envergadura. El color predominante en él es el negro. Sus escamas son como de obsidiana, brillantes y oscuras como el más profundo secreto. Todo su cuerpo está cubierto de púas, desde la cabeza a la cola. En su cabeza se orientan hacia atrás, mientras que van haciéndose cada vez más verticales a lo largo del lomo, donde forman una cresta hasta la cola, terminada ésta en varias astas.

Sus alas membranosas son irregulares a causa de las batallas, pero resistentes. Cuando vuela las despliega a ambos lados de su cuerpo, formando una sombra bajo ellas. En cambio, en tierra firme, las pega al lomo y la articulación principal sobresale por sus hombros como dos lanzas amenazantes.

Tiene un hocico afilado y unas fauces bien pobladas de agujas del tamaño del brazo de un hombre. Sus ojos relucen entre las sombras de su rostro, anhelantes de poner a prueba a todo aquel en el que se posen. Cuenta con garras afiladas en sus cuatro patas.

Forma humana: En las ocasiones en las que Kissadron adopta una forma humana, lo hace en un hombre de mediana edad de tez clara y cabellos oscuros. Su rostro es marcado y duro, con una barba recortada y bien cuidada. Sus ojos suelen ser oscuros casi en su totalidad, dándole un aspecto poco humano.

Sin embargo, no suele mostrarlos, puesto que le gusta ocultar su rostro tras el casco de su armadura, que cuenta con dos cuernos que se curvan hacia atrás. Tiene un diseño muy elaborado, a la que le suma una capa corta y un cinturón del que cuelga una tela que le rodea la parte inferior del cuerpo hasta la rodilla, donde tiene diversos bolsillos en los que guarda los pequeños tesoros que consigue. Cuando adopta esta forma le gusta llevar un arma, normalmente una katana.

♦ Descripción psicológica:  Es pensativo, se puede llevar días en una cueva pensando pero, cuando se pone en acción, tiende a ser muy impulsivo y pasional. Demuestra sangre fría y una total falta de escrúpulos en decir lo que piensa. Es retorcido y cruel como el que más, pero valora mucho la fuerza de los demás. Aunque pueda parecer malvado, su primera preocupación es proteger a su familia, aunque para ello tenga que recurrir a la violencia y los más oscuros métodos.

♦ Historia:
Spoiler:
 Kissadron nació hace dos milenios, en un nido situado en una montaña de la actual Región de Irén. Compartía dicho nido con dos dragones más, sus hermanos menores Viter y Minerva. Él fue el primero en nacer, en otoño, donde todo muere y se vuelve negro. Fue el primero en conocerlo a él, a Knyhe. Era un humano extraño. Era fuerte y hacía milagros con palabras. A Kissadron, pues ese fue el nombre su padre humano le dio, le fascinaba su fuerza e inteligencia.

Meses más tarde nació su hermano menor, al que Knyhe llamó Viter. En la blancura del invierno nació el más blanco dragón. Fue el segundo en conocer a su padre humano. De él aprendió a comprender los sentimientos, que existe otro tipo de fuerza además de la física y la mental: la emocional, la voluntad. Viter fue un dragón con una determinación y una sensibilidad superiores a las de Kissadron.

Por último, en primavera, nació su hermana menor, Minerva, verde como las plantas del mundo, verde vida. Mas su vida estaba dañada, había nacido enferma. Sus extremidades eran débiles y carecía de alas. Sus primeros años de vida fueron duros, tanto para ella como para sus hermanos. Fue la más atendida por Knyhe, que le llevaba regalos de todas partes del mundo y le enseñó a amar el conocimiento y los libros.

Crecieron juntos en aquella cueva, Kissadron y Viter aprendieron a cazar y se turnaban para alimentar a toda la familia. Knyhe los visitaba casi todos los días y les enseñaba más cosas de todo lo que había en el exterior.

Un día, su padre trajo un libro, un grimorio antiguo y poderoso. Minerva logró descifrarlo y descubrió así la magia, de forma teórica. Con los años, les enseñó a sus hermanos algo de ésta, pero nunca se pudieron comparar a ella, ni siquiera Kissadron que ansiaba cada vez más el poder.

Los años pasaban, ellos crecían, pero Knyhe permanecía inmutable. Los tres hermanos querían agradecerle los años que les había dedicado, su formación y cariño. De modo que Minerva encontró una forma de  hacer que los cuatro fueran de verdad una familia. Un ritual de magia que uniría su sangre y almas para siempre.

Kissadron consagró su fuerza a la causa, prometiendo acudir cuando su familia necesitara poder. Viter consagró su voluntad, prometiendo ser el escudo que protegería a su familia. Minerva consagró su sabiduría, prometiendo aconsejar a su familia para guiarla por el camino correcto. Knyhe dio a sus hijos humanos, llamados como los tres dragones, prometiendo mantener el apellido de su familia y el honor de sus orígenes e introduciendo a los tres dragones en los tres cuerpos de sus hijos. Las almas de los hijos humanos fueron atrapados en tres joyas que, a partir de entonces, se conservarían como una reliquia familiar muy preciada.

Desde aquel día nació la familia Driak de nobles de Garnalia, incluso antes de que ésta existiera como tal. Toda la descendencia de Knyhe estaba consagrada.

Con el paso de los años, los tres híbridos consiguieron adoptar su forma draconiana a voluntad. A partir de entonces sólo adoptaban la forma humana cuando trataban con su familia humana de forma más cercana o en contadas ocasiones en las que lo creían necesario.

En las batallas acudía Kissadron para tornar la guerra a favor de su familia, pero la mayor parte del tiempo lo pasaba en la cueva de la montaña donde nacieron, con su hermana Minerva, mientras que Viter viajaba por el mundo, conociéndolo y recogiendo cosas para su hermana.

Con el paso del tiempo, Kissadron cada vez odiaba más a los humanos y su debilidad. Lo llamaban constantemente a la guerra y comenzó a dudar de que ellos fueran realmente descendientes de su padre, Knyhe. Tomó medidas drásticas y una nueva ley nació en la familia: sólo el elegido por Kissadron podría tomar las riendas de la familia.

Fue una época oscura en la que la violencia dentro de la familia era el pan de cada día. La familia se mataba entre sí para obtener el favor de Kissadron y él se deleitaba matando a los indignos de su sangre. Hasta que llegó Viter de sus viajes.

Al ver en qué se había convertido, no pudo evitar enfrentarse a su hermano. Ambos pelearon sobre la cumbre de la montaña donde nacieron. Kissadron, pese a su poder, no pudo contra Viter, al que le impulsaba el sentimiento de proteger a su familia de la tiranía de su hermano mayor. Como resultado, Kissadron salió herido tanto físicamente como en el orgullo.

Spoiler:

Viter se hizo así con el respeto de toda la familia humana, que le juraron fidelidad. A partir de ese momento la montaña donde nacieron se pasó a llamar Monte Blanco, no sólo por su pico nevado, sino porque en éste estaba la figura de Viter, el Blanco.

Kissadron marchó, en busca de “los dignos” a los cuales consagraría con su fuerza. De este modo, se formaron dos ramas de la familia Driak: los Driak de Monte Blanco, actual casa noble de Garnalia; y los Driak de la Sombra, aquellos consagrados por Kissadron durante sus viajes.

Se tiene constancia de dos familias bendecidas por Kissadron. La primera en Garnalia Sur, una tribu nómada que enfrentó a Kissadron cunado éste los atacó y que logró herirlo como para que tuviera que retirarse. Días después volvió y los bendijo. Los Driak de la Sombra de Yehnév.

La segunda en el norte del Reino Élfico, también una tribu nómada de elfos que le demostraron su ingenio enterrándolo bajo la nieve tras provocar un alud. Cuando surgió de la nieve derretida los bendijo. Los Driak de la Sombra de la Montaña.

Spoiler:

♣ Gustos y aficiones: Le gusta viajar y poner a prueba a las demás razas, tanto en fuerza como en inteligencia. A aquellos que los considera dignos les concede su favor para que puedan invocar su fuerza en la guerra. Por eso, muchas tribus lo consideran un dios de la guerra.

♣ Cosas que detesta: Los humanos débiles.

♣ Virtudes y defectos:  Tiene una gran fuerza física y mental, además de una voluntad inquebrantable. Precisamente por eso, su mayor defecto es su tozudez.

♣ Manías:  Le gusta provocar la ira de la gente para llevarlos a su terreno y que sucumban a la violencia.

♣ Curiosidades:  Sus ojos cambian de color según su estado de ánimo.

♣ Objetivos y metas: Extender su influencia por todo el mundo.

♣ Otros datos de interés:
avatar
Viter
Humano

Nombre : Viter Driak
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 04/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hermanos Driak

Mensaje  Viter el Miér Dic 28, 2016 3:57 pm

Ficha de Minerva


♦ Nombre y apellidos:  Minerva Driak

♦ Sexo:  Hembra

♦ Edad:  2000

♦ Condición vital:  Viva

♦ Bando:  Neutral

♦ Raza:  Humano (híbrido de dragón)

♦ Profesión:  Consejera de la familia Driak. Mago Consagrado

♦ Escuela: Guardiadragones del Mar

♦ Clase social:  Ninguna

♦ Descripción física:  
Spoiler:



Forma dragón: Es más pequeña que un dragón normal, más alta que un elfo pero sin llegar a la altura de sus hermanos dragones. De largo es tres veces su altura, de hocico a cola. Carece de alas desde el día de su nacimiento. El color predominante es verde, con algunos matices amarillos, azulados o rojos en algunas zonas muy concretas de su cuerpo y según le de la luz. Tiene un par de cuernos en la cabeza, que se curvan hacia atrás y hacia fuera. El resto de su cuerpo, como el de sus hermanos, está lleno de púas, pero mucho menos numerosas, sólo las presenta en la espalda. Algunas de esas púas, debido a su enfermedad, están debilitadas, adquiriendo la consistencia de pelo.

Las zonas donde se da más notablemente es en las articulaciones de sus extremidades, la cabeza y el extremo de su cola. Los dientes son menos numerosos que en sus hermanos, pero más gruesos.Le gusta adornar su cuerpo con joyas, tanto en la cabeza, torso, como en las garras, que suele llevar recubiertas de oro o jade, o bien pintadas de este color.

Forma humana: En las ocasiones en las que Minerva adopta una forma humana, lo hace en una mujer muy joven, casi adolescente, de piel blanquecina y ojos verde esmeralda. Su rostro aniñado no presenta ni una imperfección. Sus ojos son ligeramente almendrados y sus orejas forman un sutil pico en la parte superior, pero sin llegar a ser perceptible a simple vista. Por eso, Minerva tiene cierto aires élficos, pero sin serlo. Su pelo rubio a veces presenta vetas verdes o rojizas, según le de la luz. Lo lleva hasta media espalda, pero suele recogérselo con diferentes peinados.

Suele vestir de tonos verdes, marrones y negros, combinados. Le gustan mucho los accesorios, así que siempre lleva algún adorno en el pelo, anillo, colgante, broche, etc. Algo que nunca le falta son unas redecillas que cubren de forma parcial sus piernas y que suben hasta sus brazos, rodeándo también estos. La redecilla es, en realidad, una prenda encantada. Ella le permite levitar cuando adopta su forma de dragón, pese a no tener alas.

♦ Descripción psicológica:  Alegre. Tranquila. Amante de la naturaleza. Cotilla. Retorcida.

♦ Historia:
Spoiler:
 Minerva nació dos milenios atrás, en un nido situado en una montaña de la actual Región de Irén. Compartía nido con dos dragones más, sus hermanos mayores Kissadron y Viter. Ella era la tercera en nacer, en primavera, cuando la vida vuelve a surgir después del duro invierno. Fue la tercera en conocer a Knyhe. Era un humano extraño. Era una persona sabia e inteligente como nadie que conociera a lo largo de sus dos milenios de vida. Minerva, pues ese fue el nombre que su padre humano le dio, aprendió a amar el conocimiento de él.

Por desgracia, nació enferma. Carecía de alas y era muy débil. Sus cuatro extremidades apenas podían llevarla, por lo que se veía obligada a reptar como las serpientes. Sus escamas y cuernos eran blandos y carecían de suficiente rigidez. Sus hermanos la trataron muy bien en sus primeras décadas de vida, cuando la enfermedad fue más crítica. La alimentaban, acompañaban y daban cariño. Knyhe la atendía mucho más que a sus hermanos. Le llevaba regalos de todas partes del mundo y le enseñó a amar el conocimiento y los libros.

Crecieron en aquella cueva, Viter y Kissadron aprendieron a cazar y se turnaban para alimentar a toda la familia. Knyhe los visitaba casi todos los días y les enseñaba más cosas de todo lo que había en el exterior.

Un día, su padre trajo un libro, un grimorio antiguo y poderoso. Minerva logró descifrarlo y descubrió así la magia, de forma teórica. Con los años enseñó a sus hermanos algo de ésta, pero nunca se pudieron comparar a ella que le dedicaba mucho más tiempo que sus hermanos, pues no tenía las responsabilidades de éstos sobre la familia, ni podía moverse de la cueva donde nació. Por eso, Minerva creció y se hizo muy sabia.

Los años pasaban, ellos crecían, pero Knyhe permanecía inmutable. Los tres hermanos querían agradecerle los años que les había dedicado, su formación y cariño. De modo que Minerva encontró una forma de  hacer que los cuatro fueran de verdad una familia. Un ritual de magia que uniría su sangre y almas para siempre.

Kissadron consagró su fuerza a la causa, prometiendo acudir cuando su familia necesitara poder. Viter consagró su voluntad, prometiendo ser el escudo que protegería a su familia. Minerva consagró su sabiduría, prometiendo aconsejar a su familia para guiarla por el camino correcto. Knyhe dio a sus hijos humanos, llamados como los tres dragones, prometiendo mantener el apellido de su familia y el honor de sus orígenes e introduciendo a los tres dragones en los tres cuerpos de sus hijos. Las almas de los hijos humanos fueron atrapados en tres joyas que, a partir de entonces, se conservarían como una reliquia familiar muy preciada.

Desde aquel día nació la familia Driak de nobles de Garnalia, incluso antes de que ésta existiera como tal. Toda la descendencia de Knyhe estaba consagrada.

Con el paso de los años, los tres híbridos consiguieron adoptar su forma draconiana a voluntad. A partir de entonces sólo adoptaban la forma humana cuando trataban con su familia humana de forma más cercana o en contadas ocasiones en las que lo creían necesario.

Minerva, desde muy joven, fue bastante inteligente. No sólo demostró entender sin problemas los conceptos más complejos, sino que su comprensión de la magia y la lógica era abrumadora. Asimismo, la joven dragona aprendió a amar la naturaleza y a todas las criaturas vivas. Debido a su enfermedad, podía pasar pocas horas fuera de la cueva, obligada a arrastrarse, en los fríos inviernos enfermaba debido a la pérdida de calor que su cuerpo sufría cuando reptaba por la nieve. Sin embargo, aquello no le impidió aprender todo cuanto pudo del mundo fuera de su cueva. Sus hermanos, Viter y Kissadron, le traían objetos, historias y, lo que más amaba, libros.

Tal fue su sabiduría que la familia Driak la nombró Consejera. Su familia humana acudía a ella cuando necesitaba consejo o asesoramiento en cualquier aspecto. La prosperidad de dicha familia fue gracias a ella, nada menos, a sus consejos y sabidurías. Algunas personas que no eran descendencia directa de Knyhe pidieron también formar parte de la familia Driak. Minerva los evaluaba física y mentalmente, además de probar su valor y fidelidad. Los que eran dignos, se aceptaban y se les otorgaba la sangre de la familia de los dragones.

Minerva creció y, en su forma humana, consiguió dominar con bastante soltura las artes arcanas. Pasó muchos años desarrollando un encantamiento para una joya que, en su forma de dragón, le permitiría volar como sus hermanos pese a su falta de alas. Tras un par de fallos, consiguió el resultado que quería. Un peto dorado con una gema de poder incrustada, donde albergaba el encantamiento.

Spoiler:

Como recompensa, Minerva creyó que era su turno de salir a recorrer mundo, igual que sus hermanos. Sin embargo, Viter sería el que se marchase primero. Durante el tiempo que se ausentó, Kissadron obligó a su hermana menor a someter a pruebas cada vez más estrictas a aquellos que quisieran entrar en su familia, incluso a los propios miembros de ella. Su tiranía llegó hasta tal punto que destituyó a Minerva como Consejera. Ella indignada, lanzó una maldición sobre él con el propósito de que, llegado el momento, Kissadron perdiera su poder y Viter lo desterrara.

Así fue. Viter llegó de su viaje y, ante el panorama, se enfrentó a su hermano mayor. Salió victorioso y Kissadron fue desterrado. Desde ese momento, la familia Driak tendría dos vertientes. Minerva volvió a ser nombrada consejera, esta vez de la familia Driak de Monte Blanco.

Aquel era el momento de ella. Ahora podría salir a conocer el mundo que tanto ansiaba recorrer. Viter accedió a quedarse protegiendo a la familia, mientras Minerva recorría mundo.

De esa forma, la dragona recorrió todo el mundo, tanto como dragona como humana. En sus viajes iba conociendo a las diferentes razas, sus costumbres, tradiciones, leyendas, sabiduría... Aprendió a mimetizarse entre la gente y a hablar diferentes idiomas. También conoció a diferentes dioses y demonios en los que creían.

Asimismo, fue adquiriendo una cantidad inmensa de libros. Los almacenaba dentro de un bolso encantado. Todo lo que entraba en el bolso era teletransportado directamente a la biblioteca de la mansión de los Driak de Monte Blanco, en la Región de Irén. Así fue como la familia consiguió aquella impresionante biblioteca que se conservaría todavía muchos siglos.

En sus viajes, Minerva dio con una ciudad escondida en una cordillera. Sus líderes impedían a su pueblo el acceso, no sólo a la educación; sino que también les privaban de comida. Los explotaban como esclavos, y eso era algo que Minerva no podía consentir.

La dragona adoptó su forma humana para entrar en la ciudad. Sus gentes eran muy reacios a los extranjeros, puesto que la ciudad estaba tan apartada y escondida para que nadie tratase de liberar a sus gentes del yugo de los líderes. De hecho, Minerva tuvo muchos problemas para que la dejasen quedarse en la ciudad. Por suerte, su magia y su inteligencia lograron convencer a los líderes, ofreciéndoles algo demasiado tentador como para rechazarlo: magia. Minerva empezó a enseñarles nociones básicas de magia, nada que ella no pudiera manejar más adelante. Les ocultó muchas cosas y ellos, en su ignorancia, provocaron su propio fin.

Minerva daba clases a los líderes durante las mañanas y, por las tardes, se ganaba la confianza de los habitantes en las calles. Pasaron muchas décadas hasta que la ciudad entera confió en ella. Los líderes le ofrecieron unirse a ellos, pero ella rechazó, pues sabía que los ciudadanos no confiarían en una líder.

Después de muchos años de trabajo, Minerva consiguió instalar varios portales a lo largo de la ciudad: en el mercado, en una casa, en aquella otra, en una tienda... Llegado el momento, los ciudadanos debían usarlos para ir a los túneles que recorrían la ciudad por debajo de sus calles.

Y llegado el día, todos los ciudadanos le hicieron caso. Y Minerva adquirió su forma más terrible. Usó un hechizo sobre ella para que, cuando adoptase su forma de dragón, su tamaño y fuerza fueran mayores durante un tiempo. Lo necesitaría para enfrentarse a los líderes. Así fue como, como una gran serpiente furiosa, Minerva se enfrentó a los líderes. Ellos, utilizando la magia que habían aprendido de ella, trataron de hacer una invocación realmente compleja para traer una criatura realmente poderosa a su plano. Era una invocación que Minerva les había enseñado para que pudieran defender la ciudad en caso de que algo tan poderoso como un dragón atacase. Pero no les contó que para que la criatura no perdiese el control necesitarían tomar ciertas medidas antes de la invocación; además de tener mucha más magia de la que ellos poseían.

Spoiler:

Consiguieron invocar a la criatura, pero escapó a su control y ésta volvió a su plano, no sin antes matar a algunos líderes y agotar las fuerzas mágicas de los restantes. En ese momento Minerva asestó su último golpe.

No quedó ningún líder. El pueblo salió de las cuevas y juntaron los portales en la plaza donde Minerva, en su forma de dragón (sin fuerzas para mantenerse en el cuerpo humano) estaba tendida, agotada del combate. Los ciudadanos sabían su secreto y confiaban en ella. Habían recibido instrucciones de Minerva. Ella sabía que acabaría agotada y que no tendría forma de volver a casa, ni de recuperarse, a no ser que su hermano Viter la ayudara. Por eso aprovechó los portales que había creado (que eran los suficientes para transportar a un dragón pequeño) para volver a la cueva donde nació. Los ciudadanos, agradecidos y a sabiendas de cuánto apreciaba su salvadora los libros, se quedaron con el bolso encantado, con la promesa de enviarle con él todos los libros que cayeran en sus manos.

Minerva regresó a la cueva, donde Viter la curó y cuidó. Allí descansó y se recuperó. Volvió a su vida anterior, de Consejera. Seguía poniendo a prueba a los humanos que querían ingresar en la familia y aconsejando a los que ya pertenecían a ella. Y su biblioteca iba creciendo como por arte de magia. Hasta el día que llegó cierto libro que jamás debía haber llegado y que trajo la destrucción a la familia Driak de Monte Blanco, incendió la biblioteca y mató a los cabeza de la familia, dejando a un par de huérfanos: Knyn y Mell.
♣ Gustos y aficiones: El conocimiento, saber todo cuanto esté a su alcance.

♣ Cosas que detesta: La soberbia, la hipocresía, la avaricia y quien le niega el conocimiento a los demás.

♣ Virtudes y defectos:  Es sabia, cuenta con una gran intuición y le gusta seducir a la gente con sus deseos más ocultos a cambio de conocimiento. Sin embargo, cuando sus artimañas no son efectivas se enfurece.

♣ Manías:  No le gusta que la vean moverse en su forma de dragón, puesto que es torpe debido a su enfermedad. Cuando nadie la ve repta, puesto que le supone menos esfuerzo al moverse que usando sus extremidades.

♣ Curiosidades:  Sus ojos cambian de color según su estado de ánimo. Por lo general son verde esmeralda.

♣ Objetivos y metas: Convertirse en la criatura más sabia y extender sus conocimientos por todo el mundo.

♣ Otros datos de interés:  Nació sin alas a causa de una enfermedad. Ésta afecta a su cuerpo, pero posee un amuleto encantado que le permite levitar en su forma dragón, pudiendo compensar este defecto.
avatar
Viter
Humano

Nombre : Viter Driak
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Aprendiz de primer grado
Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 04/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.