La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Capítulo I: Comienza la Batalla

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Amy Lackless el Vie Nov 23, 2012 5:22 pm

A mis espaldas se hallaba mi manto de sombras que se extendía metros y metros y más metros y aún más metros aún. Mi capa estaba atada por un broche dorado, y los caballeros y los magos oscuros y los ballesteros que habían a mi espalda eran la extensión de dicho manto. Era el nombre apropiado para ellos, Mantos-de-sombras. El único blasón que se podía ver, de mi parte, era la luna creciente sobre fondo rojo. No podía contar más de diez estandartes, pero no era necesario gritar a los cuatro vientos quienes éramos, a diferencia del Puño del Norte. También creo que era bastante obvio. Mantos negros, no-muertos en grandes cantidades... Sí, se notaba que éramos los de la Fortaleza De Aressher.

Montaba mi caballo, Pesadilla, negro como la noche, y negras como la noche eran sus crines y negros como la noche sus ojos. La capucha de mi manto cubría mi cabeza y ensombrecía mi rostro, dejando que unos rizos rojizos decorasen mi pecho tras escaparse del yugo de la capucha. Mi "armadura" se basaba en placas de cuero rojo trenzado y telas de hebranegra. Quizá no fuese lo más protector pero siempre podría invocar más armadura en el caso de que fuese necesario. La verdad, para la lucha en la que iba a participar no necesitaba ni escudo ni cota de malla, sino que necesitaba mis poderes y una mente clara.

¿Mis planes? Atravesar la muralla y rendirle cuentas al ladrón, o a la ladrona, del Secreto de mi Escuela. Y pensaba hacerlo por las buenas, o por las malas. Posiblemente por las malas, dado que nadie puede esperar robarle algo a la Reina Egoísta e irse como si nada hubiese ocurrido. Tanto por mi honor, de reina, como de nigromante. Y tampoco es que permitiese a alguien ir andando por ahí con el Secreto de mi Escuela como un niño que va corriendo con una golosina, disfrutando plenamente de ella.

Por ese motivo, me hallaba yo en las tierras del norte, de mi casi-eterna némesis, Crescent fon Wölfkrone. Lo podía ver en la lejanía, sus cabellos negros y su capa roja ondeando junto el viento, su rostro imperturbable y serio. Sin embargo, de él percibía cierta intranquilidad. ¿Se debería al hecho de que me hallaba aquí, en las tierras de su reino? ¿Sería por que mandaba a sus hombres a la puertas de la Muerte? ¿O era simplemente aquella muralla milenaria, y la escuela que tras ella yacía, lo que le ponía nervioso? Sonreí para mi misma, mientras clavaba mis ojos de sangre sobre él, y la diadema plateada que ceñía mi cabeza brillaba levemente por culpa de los rayos del sol.

« Pobre Crescent. Se las da de lobo, pero no sabe que no es más que un simple cachorrito » Fueron las palabras que recorrieron mis pensamientos durante un segundo. No me apiadaba realmente de él, más que nada sería una burla. Si lo hubiese dicho en voz alta, probablemente alguno de sus vasallos se lanzase hacia mi con intención de... No sé, probablemente decapitarme o maldecirme a mi y a toda mi estirpe. Si eso pasase, lo mataría.

Bueno, Cres se dedicó a lanzar un "discursillo" para levantar la moral de sus tropas. Y en ese momento, al oír todo lo que decía, me pregunté si realmente era necesario el hecho de que lo lanzase. ¿Qué iba a conseguir con ello? ¿Unas sonrisas? ¿Unos gritos? De nada serviría. Si algo se sabe de la guerra, es que todo vale, incluso los trucos más sucios y los más inortodoxos. Y, ¿quién sino aquella que se trae a toda la legión de no-muertos para demostrarlo?

Solté un suave suspiro, y hice retroceder a mi caballo, hasta acercarme a Vern. Le dediqué una sonrisa al Caballero Negro, montado, como no, en su caballo oscuro, portando el blasón de la Fortaleza de Aressher.

Bien, Vern, ha llegado la hora de que me vaya a aplastar a unos cuantos ladrones ineptos. A ti te confío mis ejércitos; haz buen uso de ellos. Pero algo te advierto: Como perdamos esta batalla lo pagarás muy, muy caro.— Le dediqué otra sonrisa al Caballero.— Pero, vamos a ganar, ¿o no? No puedo saberlo, al fin de al cabo, solo soy una niña...— Acabé, poniendo a mi corcel al trote. Vern, antes de llegar a ser Señora de la Fortaleza, no paraba de llamarme niña. No le importaba que fuese heredera de tal lugar, o que si mi familia era la más vieja de tal reino. Era solo una niña para él.

Escuché las palabras de Vern, algunos gritos que le daba a las tropas para que se colocasen en las posiciones que debían, que si los ballesteros cargasen sus virotes y los arqueros tensasen sus arcos, o que los magos se preparasen para liderar a los no-muertos y lanzar hechizos y proteger ante proyectiles y más magia... En fin, todo lo que se debería hacer en una guerra.

Espoleé a pesadilla y lo obligué a pasar del trote a la carrera, y de la carrera a...bueno, una carrera rápida. Mi capa ondeaba tras mi, pero la capucha seguía en su mismo lugar. Tomé las riendas con una mano y me agaché, acercándome al oído de mi caballo, tras lo que susurré unas palabras a sus oídos. Unas palabras en arcano, pero el caballo las pareció comprender como si fuesen la cosa más simple del mundo. De sus cascos comenzó a salir humo oscuro, y lentamente dejó de cabalgar por el suelo para alzarse entre los cielos y entre las nubes cabalgar. Podía ver perfectamente el campo de batalla, el mago del desierto que entre llamas danzaba solo para ser abatido por una flecha bien colocada. La doncella de la flauta tocó una melodía, pero me aseguré de alejarme lo suficiente para no escucharla: Quien toca música en una batalla no lo hace por placer.

Y finalmente llegué a la parte más alta de la muralla, donde pude ver a un hombre de cabellos rojos, con un ala negra y otra roja, y escuché sus palabras y sonreí para mi misma con sorna. Hice que Pesadilla se parase a un lado, aún flotando en el aire. Me dedicaría a esperar a los demás, y cuando llegasen todos, entraríamos y...Bueno, lucharíamos por lo robado.

Y yo, al menos, no tenía pensado perder.

_________________
avatar
Amy Lackless
Humana

Nombre : Amelia Lackless
Escuela : Escuela del Lago de la Luna (ex-alumna), Fortaleza de Aressher (Maestra)
Bando : El Dios
Condición vital : Viva
Cargo especial : Señora de la Fortaleza de Aressher, Maestra de Nigromancia
Rango de mago : Nigromante, Especialista en Nigromancia
Clase social : Reina
Mensajes : 276
Fecha de inscripción : 04/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Xehanorth el Dom Nov 25, 2012 9:55 am

La batalla se recrudecía. Pude ver a la Reina Egoísta espoleando su caballo sobre el cielo Invernal, imagen que poblaría mis más crueles pesadillas... y entonces lo vi. Una daga cuya hoja estaba envuelta en la oscuridad voló por el aire hasta alcanzar su cuello.

Mis ojos estuvieron a punto de salirse de sus órbitas. Le había matado. Aquella daga había matado a Guzmán:

- ¡NOOO! - grité, incrédulo

Fui corriendo hasta él. Su cuerpo ya reaccionaba. El golpe de aquella daga había sido mortal.

- No, Guzmán... - suspiré

Lloré a mi camarada perdido. Nunca olvidaré el día en que le recogí, cuando se encontraba moribundo. Siempre lamentaré el no haber podido ayudarle ahora.

Entonces, de repente, comencé a escuchar una melodía. No era una melodía cualquiera. Sin duda se trataba de un hechizo, probablemente creado por la portadora del Secreto del Aire. Vi a mi alrededor como los soldados cesaban en su lucha. Tanto la Guardia del Amanecer como los soldados de Wolfrkrone, enfundaban sus espadas y tiraban sus escudos al suelo.

No tenía tiempo que perder. Tenía que acabar con esto cuanto antes... por Guzmán. Observé el lugar en el que aterrizó Amy y supuse que era el lugar en el que nos debíamos reunir. Decidí contactar telepática-mente con Crescent:

- Cres, ¿me recibes? - le pregunté - Guzmán ha caído. Los hombres... no sé que pasa pero de repente están dejando de luchar. Esa melodía tiene que ser la responsable. He divisado el punto de encuentro, te veré allí

Miré por última vez el cadáver de Guzmán. Sutilmente, le cerré los ojos, para que al fin pudiera dormir:

- Descansa en paz, amigo mío - susurré, consumido por el dolor

Y sin más dilación, empleé un conjuro de viento para potenciar mi salto y, de un brinco, alcanzé el lugar en el que Amy se hallaba. Allí estaba ella, tan portentosa, tan elegante... tan fría

- La Reina Egoísta, supongo - saludé, cordialmente
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Invitado el Dom Nov 25, 2012 10:14 am

Todo ocurrió muy rápido, primero una melodia que hizo que los guerreros cesaran la batalla y luego un puñal en el cuello de Gúzman. El lobo observó como Xehanort lloraba su muerte para después irse a lo alto de la muralla.
Sasha se transformó de nuevo en elfo y se acercó al cuerpo de su difunto compañero, se puso a su lado y con un hechizo que apenas costaba mucho, hizo un escudo alrededor de él, eso al menos serviría para que no lo tocara nadie y mas tarde darle su merecido entierro, como héroe.

Después de hacer esto alzó una mano y de los cielos bajó Semna apenas unas décimas de segundo. Lo bastante rapido para que el elfo pudiera agarrar una de sus patas. Semna le llevó a lo alto de la muralla junto a La Reina Egoísta y Xehanort.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Andurk el Dom Nov 25, 2012 11:06 am

Estábamos sufriendo bajas entre los miembros de los 6 secretos, el secreto de el fuego al parecer ya se había hecho con otro portador, se trataba del comandante de la guardia del amanecer, pero en ese momento no recordaba su nombre, por otra parte el secreto de la tierra fue abandonado por su portadora y ahora Xerxes esta buscando otro portador, Raven acababa de aniquilar a Guzman de una mortal cuchillada, no me extrañaría que Xehanorth se pusiera a llorar como un niño en mitad de la batalla... nadie les a obligado a venir aquí, ahora que asuman todas las consecuencias...

Andurk se adentro en la muralla para prepararse para el el ansiado encuentro.


_________________
Yo soy aquel que arrasa todo a su paso,
yo soy ese que te destruye paso a paso.
Yo soy un asesino y tu a mi lado no eres nada  
avatar
Andurk
Cuenta inactiva

Nombre : Andurk de Ripernak
Escuela : Escuela del Lago de la Luna (ex-alumno)
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, duque de Ripernak
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Felix Vonturin el Dom Nov 25, 2012 3:16 pm

Uno de los nuestros había caído,y sin duda se noto que a Xehanort se le debió partir el alma,apenas sabía nada de aquel mago que había luchado junto a mi y al resto,pero me dolía su perdida y me dolía mas aún ver tanto sufrimiento,empezaba poco a poco a comprender de una manera mas cercana a Xerxes.Pero eso no impediría que combatiese contra el,para nada.Vi como Amy,Xehanort y Sasha ya habían llegado al punto de encuentro,yo no iba a tardar mucho mas,solo me faltaba hacer una cosa,me acerque al cuerpo de Gúzman y ejecute sobre el un hechizo de teletransporte,se merecía un funeral digno,había luchado por una causa global y no simplemente personal,así que mi decisión fue teletransportarle a la torre,precisamente a la enfermería,aún recordaba aquel sitio por lo cual no me fue muy difícil acertar el conjuro para dejarle justamente encima de la cama.Ahora a otra cosa,tenía que llegar a la cima de la muralla,lo cual me resulto extremadamente fácil,con un conjuro de teletransporte bastaría y así fue,cuando llegue mire a Xehanort con compresión y con algo de dolor,aún se le veía algo lloroso,pero la presencia de la reina egoísta aun pesaba mas sobre mi,su olor me hacía recordar muchas cosas,apenas pude mantener mis ojos sobre los suyos unos segundos,lo cuál hizo visible mi gran debilidad hacía ella.Aquélla mujer que me enredo en sus conjuros,me hizo su esclavo durante un tiempo y que aún su hechizo ejercía algo de presión sobre mi.Pero note algo en ella,algo nuevo,algo lo cual odiaba hasta lo mas profundo de mi ser,no se que relación tendría con ella pero reconocía aquel rastro de... lo que se hace llamar Riak.

-Veo que te juntas con cosas despreciables.-Dije haciendo un esfuerzo por mirar a Amy a los ojos e ignorar el resto.

_________________

"Todo el mundo tiene derecho a morir al menos una vez."


avatar
Felix Vonturin
Cuenta inactiva

Nombre : Felix Vonturin Slash
Escuela : La Torre
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago oscuro
Clase social : Noble, Antiguo rey del Reino Élfico
Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 05/05/2011
Localización : Limbo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Crescent fon Wolfkrone el Jue Dic 06, 2012 5:57 pm

¿Recordáis el hecho de que me preocupaba la presencia de Amelia? Podéis obviarlo, pues ahora lo que realmente me molestó fue la presencia de la que parecía la portadora del secreto del aire, que consiguió que... no sé, ¿la mitad de mi ejército echase a correr? Se quedaron los enanos, quizá la mitad o así de los señores de la Punta del Norte, la Costa de Narell y de Wölfkrone con sus respectivos abanderados y... ¿Los elfos? no había vuelto a ver a los elfos desde que Sasha dio la órden de que disparasen.

Espoleé a mi caballo nuevamente y hice que corriese por el campo de batalla mientras daba sablazos a cualquier enemigo que se cruzase frente mía, mientras buscaba a los arqueros, con la esperanza de que siguiesen vivos y, aunque probablemente no hiciesen mucho, empleasen su casi divina puntería para dañar los rangos enemigos.

Los vi, aunque eran un número menor de los que eran antes. Les miré, y les di unas órdenes bastante concretas.

Avo dheo enni, galadhrim! Dago i goth, avo nago dim! Leitho i ang-nagol!
1— No sabía si me harían caso, y eso era lo más seguro. De cualquier modo, esto era esperado, y me refiero al hecho de que mi ejército quedase decimado y tantas cosas. Les dije que iban a morir, posiblemente, y me siguieron hasta aquí, solo para traicionarme más tarde.

Bueno, dejé de pensar en eso. Murmuré unas palabras arcanas y salté de mi caballo, y comencé a surcar los cielos dirigiéndome a la parte superior de la fortaleza, al mismo tiempo que otros de mis camaradas surcaban los cielos. Amelia nos llevaba ventaja, pues ella tuvo en quién delegar sus ejércitos para que hiciese lo mismo que hice yo. Aunque la verdad, su "discurso" era más del tipo "Como no matéis os mandaré al laberinto de las sombras", la verdad sea dicha, y quede presente ante los ojos de los hombres, elfos, enanos y demás.

Y una vez en la parte alta de la muralla, pude ver a casi todos mis camaradas, pues teníamos en cuenta que Guzmán había muerto. Pero no teníamos tiempo para hacer de plañideras, pues teníamos unos duelos que luchar.

No me sorprendió cruzar la mirada con la de Amelia, ambas hechas por ensangrentados rubíes engarzados en nuestras calaveras. Me molesté en no prestarle atención, aunque Felix, como parecía, estaba enfadado, llegando a decir que se juntaba con "cosas despreciables."

« Más despreciable que ella, no estoy seguro.» Esas fueron las palabras que me dije a mi mismo. Pude ver a Bast. El hecho de que estuviese allí ya no me importaba. Parece que últimamente todo el mundo cambiaba su cloaca. ¿Ver a Amelia luchando junto a nosotros? Increíble.

Bueno, heme aquí.

_________________________________


1 Literalmente, "¡No me falléis, elfos! ¡Matadlos, matadlos a todos! ¡Soltad las flechas!".


Última edición por Crescent fon Wolfkrone el Jue Dic 06, 2012 7:16 pm, editado 1 vez

_________________
avatar
Crescent fon Wolfkrone
Señor de los lobos (humano)

Nombre : Crescent fon Wölfkrone
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia y lucha física), Maestro de Guerrero Angelical (La Torre)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero Exaltado, Especialista en Guerrero Angelical
Clase social : Noble, Príncipe de Wölfkrone y de las Provincias Unidas
Mensajes : 621
Fecha de inscripción : 02/05/2011
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Joseph Winterose el Jue Dic 06, 2012 7:13 pm

Cuando llegamos a La Muralla, la batalla no solo había comenzado, sino que ya se había cobrado un buen número de víctimas. Prueba de ello eran los cadáveres dispersos por el suelo y la siniestra combinación de rojo y blanco, sangre y nieve, que teñía de colores el paisaje normalmente monocromo de las tierras norteñas.

Regresar a los eternos campos nevados de mi tierra natal me produjo una extraña sensación, una mezcla de nostalgia, tristeza y rabia. Todo este conjunto de sentimientos encontrados se vio alimentado por la escena bélica que degustaban mis ojos, a modo de recibimiento. ¿Quién me iba a decir que a mi salida de la prisión del Supplicium me encontraría con esta cruel ironía del destino: un campo de muerte y sangre, el mismo escenario en el que había perdido mi libertad...?

Ocho años después, todo parecía seguir igual. Espoleé mi caballo, un corcel negro como una noche sin luna, y galopé, bien preparadas todas mis barreras mágicas, hasta el campo de batalla. Detrás de mí se alzaba el inmenso ejército que el Concilio había enviado para participar en esta empresa; la mayoría eran guerreros, pero también había algunos magos. No obstante, yo era el único que portaba la reluciente túnica dorada, que me señalaba como un elegido del unicornio. Volver a ostentar mi rango a cielo abierto, sin agachar la cabeza, era una sensación maravillosa. Nunca había estado tan preparado para afrontar una batalla.

Nuestra visita debió sorprender al bando enemigo, porque muchos de los soldados rasos se quedaron atónitos al ver a nuestro ejército aparecer. Los primeros en reaccionar se atrevieron a atacarnos, pero el cansancio de una larga jornada de lucha se reflejaba en sus movimientos y nosotros, que acabábamos de llegar, respondimos con todo nuestro potencial. Hasta mí solo llegaron algunas flechas extraviadas, que rebotaron en mi barrera mágica, pues estaba rodeado por filas y filas de soldados, a fin de reservar todas las energías posibles para emplearlas contra nuestros auténticos enemigos: los portadores de los Secretos.

Desde la protección y visibilidad que me brindaba mi posición privilegiada, estudié el campo de batalla. No vi ninguna figura conocida, pues todos los combatientes pertenecían a las nuevas generaciones, pero no me costó sacar conclusiones. Mis ojos repararon, primero, en el ejército del Norte (un tanto mermado), aparentemente dirigidos por el que debía ser Crescent fon Wölfkrone, príncipe de mi tierra natal. Cuando entré en prisión, él debía ser apenas un chiquillo y, sin embargo, se había convertido en un admirable jefe militar.

Aparté la mirada de él y descubrí algo que me sorprendió todavía más: la presencia de un mago oscuro y una nigromante. Esta era una de esas pocas veces en la que la línea entre El Dios y La Diosa se diluye para luchar por un objetivo común: la supervivencia de la magia. La idea de acabar con el don más preciado que tenemos los magos, ese por y para el que vivimos, se me antojaba terrible, a mí y a todo el Concilio, aunque tenía que reconocer que, desde la perspectiva de los Secretos, era una gran estrategia. De ser otras las circunstancias, tal vez me habría planteado sumarme a sus filas. Quizás en otra vida. En esta, yo era un archimago del Concilio y como tal debía comportarme, pues no podía salir beneficiado de la hipotética victoria de los Secretos.

A mis espaldas, un par de soldados sostenían los estandartes del Concilio, y yo me preparé para pronunciar las palabras que me habían pedido que dijera: el últimatum a los miembros de los Secretos. Hechicé al mismo viento para que propagara mis palabras por todo el escenario de batalla y, sobre todo, para que llegara a oídos de nuestros enemigos.

¡Portadores de los Seis Secretos! —comencé—. Vuestras intenciones han llegado a oídos del Concilio de Magos y aquí nos hemos presentado para impediros llevar a cabo vuestros planes. No tenéis mas que alzar la mirada para ver la magnitud de nuestro ejército, formado por los magos y guerreros más cualificados de todo el mundo. ¡Os rodearemos y acabaremos con vosotros! —exclamé y todo mi ejército coreó mis palabras, lanzando vítores y gritos de entusiasmo—.

»Como archimago del Concilio, mi tarea es actuar como portavoz de su decisión. Os ofrecemos un ultimátum: rendios ahora, en este mismo instante, y devolved los Secretos a sus respectivas escuelas. De esta manera, tendréis derecho a un juicio donde será tomado en cuenta vuestro arrepentimiento. Si os arrepentís ahora, vuestra pena será menor y no seréis condenados a muerte.
—Hice una pequeña pausa para dar mayor énfasis a lo que iba a decir a continuación—.

»Si, por el contrario, persistís en vuestra loca idea..., ¡seréis perseguidos por el Concilio y nada podrá libraros de la pena máxima!
—Era tal la fuerza que teñía mi discurso que mis palabras fueron escuchadas aun por encima del fragor de la batalla—. ¡Recapacitad! ¡No tenéis derecho a privarnos de la magia y a establecer una dictadura para someternos a todos bajo vuestro yugo! ¡No sois dioses! ¡No tenéis derecho a hacer algo como eso y estáis desafiando a las mismísimas divinidades que os concedieron la magia y os permitieron ser lo que hoy sois! ¡Robándole a un mago su magia le estáis arrebatando parte de su alma, de su esencia, de su ser...!

»Estas son las palabras que os remito desde el Concilio. Esta es la última oportunidad que os concedemos. Si la rechazáis, no habrá piedad para vosotros.


Sabía que, llegados a este punto, los Secretos no aceptarían rendirse. Estaban a un paso de hacerse con la victoria, pero allí estábamos todos nosotros para obstaculizar sus planes. Sin nada más que decir, procedí a extender los brazos y reforzar las barreras, conteniendo así a las tropas enemigas. Mi expresión se tornó seria, fría y dura, y el viento enfatizó mi gesto implacable agitando mi rubia cabellera y mi capa de oro, que parecía querer pintar el sol entre el siempre oscuro escenario de sangre y guerra.

_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Michelle Swallow el Jue Dic 06, 2012 8:53 pm

Lo primero que pensé al pisar las Tierras Muertas fue lo siguiente: «yo soy una maldita hija del desierto». Sabía que el frío sería intenso por aquellas tierras y más en la época del año en la que estábamos, pero mi imaginación no alcanzaba a estimar cuánto. Me refugié en mis ropas negras y reforcé el hechizo térmico, para calmar el frío y dejar de tiritar. Una vez estuve en las condiciones óptimas, seguí el caballo de Joseph Winterose, montada en mi yegua canela, y ordené a los soldados que estaban bajo mi mando que me siguieran de cerca.

Joseph era el archimago que había enviado el Concilio para detener a los Secretos. Yo me había enterado de toda esta situación apenas unos días antes, cuando Joseph se plantó en la Torre en busca de un comandante cualificado para sus tropas. O una comandante, en este caso. Mi reciente “coronación” como Guerrera Exaltada me había lanzado de cabeza a esta batalla, de la cual nadie sabía nada. Ni siquiera Narshel, nuestra Señora de la Torre y también archimaga, que, aunque solo fuera por su rango, debería habernos alertado.

Sin embargo, hacía mucho tiempo que nadie sabía nada de ella. Su ausencia empezaba a inquietarme, y más en un asunto de semejante envergadura. ¿Dónde se había metido? ¿Acaso era capaz de dejarnos solos frente al peligro? ¿No iba a luchar ella por la pervivencia de la magia? Aquello era muy extraño y solo podía significar una cosa: malas noticias.

Joseph no respondió a mis preguntas sobre la Maestra. Era un hombre de pocas palabras (al menos conmigo, porque no le faltó aliento para pronunciar su discurso). Fuera como fuese, cuando pusiéramos punto y final a todo este asunto, me encargaría de descubrir qué demonios estaba pasando.

Ahora lo que realmente me preocupaba era la batalla que teníamos delante. Alcé mi arco y encajé en él una flecha, preparada para empezar a disparar. Tenía también una espada a mano y otras armas pequeñas escondidas por la ropa, por si me veía obligada a luchar de cerca.

Mientras Joseph pronunciaba su mensaje, yo aproveché para otear el campo. Entre la confusión de guerreros y cadáveres, apenas pude reconocer a Xehanorth y a Cres. «Gracias a La Diosa», pensé. Me alegraba verlos con vida, al menos por el momento. Sabía que los duelos estaban cerca y, aunque yo no lucharía en ellos, tenía entendido que ellos dos sí tenían esa tarea en sus manos.

Espero su orden, señor Winterose —dije, porque era consciente (como todos) de que los Secretos no se rendirían con unas simples palabras.

Podía decirse que aquella sería mi primera batalla de verdad y, ciertamente, estaba dispuesta a poner en práctica todo lo que había aprendido en estos años. Miré a Cres desde la distancia y, dada la imposibilidad de acercarme a él, busqué su mente mediante la telepatía.

«Es tu día de suerte, querido Maestro», lo saludé, sacando de mí las fuerzas para mantener mi simpatía por encima de la horrible situación. «Tu alumna favorita está aquí y vamos a ganar esta batalla. Tienes que vencer. ¡Por Wölfkrone, por la Torre, por la Maestra y por la magia!». Podía ver los densos muros de La Muralla y sabía que estábamos ante un reto difícil, tal vez el más complicado al que nos habíamos enfrentado. La motivación es un punto importante en la guerra y, por eso, llené mis mensajes de aliento y no de melancolía y miedo, pues cualquiera de los dos podía morir de un momento a otro. «Si te matan, me enfadaré mucho y sabes que soy capaz de ir al Otro Lado y traerte de los pelos, solo para darte veinte bofetadas. Ah, y pienso quedarme con tu puesto». Suspiré. «Así que no me falles, Cres».

Los soldados más atrevidos se atrevieron a atacarnos, de modo que lancé la primera flecha. Luego volví a establecer una conexión mental, pero esta vez con Xehanorth. «Xehanorth, hemos venido a ayudaros. Confío en ti y sé que podemos vencer esta batalla. Que venceremos. Guarda tus fuerzas para los duelos. Nosotros nos encargaremos de la batalla que se libra fuera; lo importante es que vosotros salgáis vivos de La Muralla y con los Secretos en vuestras manos. Así que vence, ya verás la fiesta que nos montaremos en la Torre para celebrarlo…».

Mis propias palabras servían para subirme a mí misma el ánimo. Lo necesitaba. Realmente lo necesitaba. Necesitaba sentir el apoyo de mi gente en aquellos momentos, donde el paso de la vida a la muerte se disputaba como en un simple juego de azar. Volví a encajar otra flecha en mi arco y, esta vez envuelta en llamas, la lancé hacia un grupo de guerreros que empezaban a atacar a la primera fila de nuestro ejército.


_________________

~La doncella de los ojos de oro~


avatar
Michelle Swallow
Señora de los lobos (humana)

Nombre : Michelle Abn Sahléh, (Michelle Swallow)
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de la Torre (lucha física), Maestra de Francotirador (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada
Rango de guerrero : Guerrera Exaltada, Especialista en Francotirador
Clase social : Plebeya
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Xehanorth el Vie Dic 07, 2012 9:00 am

¡Refuerzos! Mis ojos se abrieron como platos al ver la cantidad de hombres que conformaban el ejército del Concilio. Michelle vino también a ayudarnos, junto a un hombre que se llamaba Joseph. Sus palabras me animaron enormemente.

Miré a Cres en cuanto nos alcanzó. Ya estábamos casi todos. Solo faltaba que alguno de los recién llegados viniera a acompañarnos.

- ¿Quién de vosotros vendrá a ayudarnos? - le pregunté a Michelle, telepáticamente

Solo necesitamos a una persona más para que nos ayude en los Duelos. Tenemos que acabar con esto cuanto antes.
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Araspop el Vie Dic 07, 2012 3:17 pm

Cuando había llegado anteriormente a la fortaleza de Aressher veía que no estaba Amelia entonces vi que estaba sucediendo lo mismo que en la Torre la guerra de los secretos, entonces decidí ir allí con ella para ayudarla en lo que hiciera falta.

En aquel lugar donde me encontraba era muy frío y decidí hacer un hechizo del libro del fuego para calentarme un poco, por otra parte ese lugar era muy bonito con ese hielo que decoraba el paisaje que veían mis ojos.

Minutos después de mirar al mi al rededor mía me acorde de lo esencial porque había venido exactamente aquí para ayudar a Amelia en lo que hiciera falta. Decidí mandarle un mensaje telepático en donde diría que estaba allí para ayudarla que eso consistía en eso aparte de ayudar al Dios.

Cuando le envíe el mensaje telepático le dije "Amelia estoy aquí en el recinto para ayudarle en lo que hiciera falta, se lo prometí así al Dios y así lo aria " se lo dije sin inmutarme, savia que ella era más poderoso pero si le pasaba algo debía ya de estar allí con ella para ayudarla sino rompería mi pacto eso nunca lo are y menos con el Dios porque ya anteriormente hice las cosas mal y no pensaba volverlas a repetir y ademas estaba por otra parte que admiraba al Dios y a Amelia por mucho que quisiera no lo rompería nunca ese pacto en el Amelia la debería ayudar en lo que necesitara y si asi tenia que matar a alguien no lo pensaría ningún minuto lo mataria

_________________


Tras la oscuridad de mi mirada
nunca hayaras nada
mi vida no es animada
no subestimes a esta cria
porque te mordera
avatar
Araspop
Licántropa elfa

Nombre : Araspop de los Robles
Escuela : La Torre (ex-alumna), Fortaleza de Aressher
Bando : El Dios
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga oscura
Rango de guerrero : Guerrera experta (espadas, dos manos)
Clase social : Noble, Casa de los Robles
Mensajes : 100
Fecha de inscripción : 21/11/2012
Edad : 18
Localización : la fortaleza de aressher

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Michelle Swallow el Vie Dic 07, 2012 11:18 pm

«Será Joseph, el archimago que me acompaña, quien participe en los duelos», informé a Xehanorth. «Yo solo he venido para dirigir al ejército, especialmente cuando él esté enfrentándose al portador del Secreto que le corresponda».

Dada la evidencia de que la lucha iba a continuar, conduje a las tropas hacia el verdadero núcleo de la batalla y empezó una lucha encarnizada entre hombres y mujeres que, seguramente, no se habían visto en la vida y, por lo tanto, no habían tenido la oportunidad de odiarse. Yo me misma me sumé a ellos y, con la espada desenfundada y a lomos del caballo, lancé mandobles a diestro y siniestro. Aquellos guerreros eran fuertes y no iba a ser fácil derrotarlos, pero, por el momento, mi prioridad era intentar entretener al enemigo el máximo tiempo posible, mientras los protagonistas de toda esta historia se jugaban el futuro de la magia dentro de La Muralla.

No sé cuántos hombres perecieron bajo mi espada y no me detuve a pensarlo. No quería ver sus rostros, ni sus miradas; no quería ver nada que me recordara que eran humanos. Solo había lugar para la guerra y la sangre y para el intenso frío, que me recordaba a cada minuto que debía estar pendiente del hechizo térmico.

Empezaba a notar el cansancio entumeciendo mis músculos y, cuando mis soldados tuvieron (más o menos) la zona controlada, retrocedí hasta donde se situaban los arqueros y cambié la espada por el arco, sintiéndome así mucho más ligera.

¡Disparad! —grité y, como coreando la mía, una lluvia de flechas surcó el cielo.

Otras tantas venían en dirección contraria. Vi perecer a muchos de los hombres que estaban a mi cargo, pero no podíamos entretenernos con ritos funerarios. Conjuré un escudo mágico para protegerme y logré desviar las flechas, pero algunas llegaron a hacerme rasguños en los brazos. «Tenéis que entrar en La Muralla cuanto antes», apremié a Xehanorth. «Cuanto más tiempo tardemos, mayor será el número de víctimas».

_________________

~La doncella de los ojos de oro~


avatar
Michelle Swallow
Señora de los lobos (humana)

Nombre : Michelle Abn Sahléh, (Michelle Swallow)
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Viva
Cargo especial : Maestra de la Torre (lucha física), Maestra de Francotirador (La Torre)
Rango de mago : Maga consagrada
Rango de guerrero : Guerrera Exaltada, Especialista en Francotirador
Clase social : Plebeya
Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Raven el Miér Dic 12, 2012 8:36 pm

Refuerzos... no importa. Cualquier ataque adicional contra nuestro ejército sería una acción inútil.

Los zombies de Amy comenzaban a arrasar entre nuestras filas. Aquellos soldados de piedra eran una obra mía y de Titannia... no puedo perdonarlos. Sin duda, ha llegado la hora de demostrarles el verdadero poder de un miembro de los 6 Secretos. Y sin más dilación, pronuncié las palabras mágicas:

Ash Nän Tót Iak Màm Ash Gaja Iak Ash

La sensación que recorrió mi cuerpo entonces fue... increíble. Mi corazón comenzó a latir a una velocidad vertiginosa y de mis poros surgía un líquido viscoso y oscuro. Mientras sobrevolaba el campo de batallo gracias al conjuro "Nube Oscura", el líquido fue tomando forma en mi espalda, hasta convertirse en una figura humana sin rostro. En su máscara llana y su oscuro manto se podía divisar el firmamento. Era la Mano Negra.

Me dirigí hacia el ejército zombie de Amy. Y uniendo mis manos, pronuncié las palabras mágicas:

Sasel Ewë Lindur Lindur Oblêv Ash Pùther Lindur Iak Chahl Ash Reve

De la máscara de la Mano Negra surgió un ojo. Un ojo cuyo iris rebosaba de rabia, dolor, perjurio y ansias de venganza. Todos aquellos sentimientos afloraron el campo de batalla... y bastó una sola mirada para que la magia de Amy desapareciera del lugar, provocando que aquel ejército de muertos vivientes se desvaneciese de un plumazo.

Hace diez segundos se estaba librando una cruenta batalla... ahora solo reinaba el silencio. Los refuerzos del Concilio de Magos cesó su ataque, y nuestras tropas se detuvieron. Todos quedaron asombrados ante lo que acababa de ocurrir.

Tal era el poder de la Mano Negra.

Sonriendo, pronuncié las palabras mágicas que devolverían a la figura humanoide de mi espalda a su plano:

Màm Ash Nän Oblêv Nän Ewë Gaja Reve Ash Dòh Uv Ewë Reve Màm Ewë

Y la Mano Negra desapareció sin dejar rastro. Note como el corazón ardía, a medida que la aguja de mi reloj avanzaba. Había gastado diez minutos. Diez minutos muy bien invertidos en mi opinión.

Los duelos están a punto de comenzar. Será mejor que me prepare.
avatar
Raven
Humana

Nombre : Raven Darkhole
Escuela : Fortaleza de Aressher, Castillo del Mar Espectral
Bando : Neutral
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga oscura, Aprendiza de Magia Oscura
Clase social : Plebeya
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 08/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Araspop el Vie Dic 14, 2012 7:47 pm

Amelia no me respondia pensaba si no le habria llegado el mensaje telelepatico o no me querria hacer caso o estaria en sus asuntos tenia cierto temor que pasaria conmigo y si no la encontraba y si me tenia que haber que dado en la fortaleza porque esta no era mi guerra era la de amelia y los demas en el caso me sentia invecil al no saver que hacer al respecto tenia temor, angustia y necesita tranquilizarme en aquel momento habia que estar alerta me podia pasar cualquier cosa si no estaba atenta podria pasarme de todo tenia que estar tranquilizada para usar bien mi magia y no lo estaba en aquel momento la angustia se me comia por dentro el temor me ponia nerviosa no sabia que debia de hacer marcharme a la fortaleza seguir andando para encontrar a Amelia no posia ser mis nervios no me dejaban pensar con claridad.


Última edición por araspop el Miér Dic 26, 2012 10:51 am, editado 1 vez

_________________


Tras la oscuridad de mi mirada
nunca hayaras nada
mi vida no es animada
no subestimes a esta cria
porque te mordera
avatar
Araspop
Licántropa elfa

Nombre : Araspop de los Robles
Escuela : La Torre (ex-alumna), Fortaleza de Aressher
Bando : El Dios
Condición vital : Viva
Rango de mago : Maga oscura
Rango de guerrero : Guerrera experta (espadas, dos manos)
Clase social : Noble, Casa de los Robles
Mensajes : 100
Fecha de inscripción : 21/11/2012
Edad : 18
Localización : la fortaleza de aressher

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Joseph Winterose el Sáb Dic 15, 2012 11:37 am

El ojo de la Mano Negra brilló sobre todos nosotros y no solo arrasó con el ejército de no-muertos, sino que fue capaz de detener incluso la cruenta batalla. Yo percibí su poder y supe que era inmenso y oscuro, un poder sobrehumano. Era eso contra lo que luchábamos, lo que pretendía arrebatarnos a todos la magia. Y, después de haberla visto, ya no me quedaba ninguna duda de que sería capaz de hacerlo.

Cuando la Mano Negra desapareció, La Muralla entera quedó en silencio. Mis ojos aprovecharon para clavarse en la persona que la había invocado: una maga oscura de cabellos negros y voluminosos. Raven. Tenía que ser ella. La portadora del Secreto de la Oscuridad y mi contrincante en los duelos. Esa era mi misión: obtener el Secreto que daba poder a la Fortaleza de Aressher y, de esta manera, matar dos pájaros de un tiro (librábamos el Secreto de malas manos y a la escuela de magia negra de su fuente de poder).

Sabía que me estaba jugando mi propia vida, pero no tenía miedo, porque, si vencía, obtendría muchas cosas por las que valía la pena arriesgar la vida. Tomé las riendas de mi caballo y avancé por entre las filas de mi ejército.

¡Luchad! ¡Luchad por vuestras familias, por vuestro honor, por vuestra propia alma! ¡LUCHAD POR NUESTRA LIBERTAD! —clamé.

Mis gritos cortaron el viento y consiguieron despertar a mi ejército del ensimismamiento que les había causado la Mano Negra. Sobre la sangre del suelo, caían copos de nieve blancos, pero nadie les prestaba atención. Tras el impacto de la invocación de Raven, en su campo de visión solo había lugar para el enemigo. Y así, nuevamente, se escuchó el estrépito de las espadas al chocar y el silbido de las flechas y el crujido de los arcos al ser tensados. «Michelle, encárgate de mantener el escudo mágico», le ordené. «Los duelos ya no pueden esperar más».

Alcé la mano y conjuré un rayo de luz dorada que se perdió entre las nubes, a fin de llamar la atención de Raven.

¡Raven Darkhole! Estoy aquí para enfrentarme a ti en los duelos y, por eso, yo, Joseph Winterose, en representación del Concilio, te reto. —Dicho esto, me dirigí a todos los Secretos y sus contrincantes—: Es lo mejor para todos que nos enfrentemos cuanto antes, ya no hay por qué demorarse más.

«Te espero en el interior de La Muralla», le comuniqué a mi contrincante, esta vez por telepatía. Mediante un conjuro de teletransportación, me planté en la parte alta de La Muralla, donde ya aguardaban otros combatientes de los duelos, y nadie puso ninguna objeción ni hizo amago de atacarnos, pues, independientemente del bando al que perteneciéramos, la ley de los duelos era sagrada y, aunque solo fuera por una simple cuestión de honor, todo guerrero que se precie la respetaba.

Ahora, con los duelos a punto de comenzar, el futuro de la magia estaba en nuestras manos.

_________________
avatar
Joseph Winterose
Humano

Nombre : Joseph Winterose
Escuela : Escuela del Lago de la Luna
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Archimago
Clase social : Pueblo llano
Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 24/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Xehanorth el Sáb Dic 15, 2012 9:11 pm

In... increíble. Todo el ejército de Amy había sido aniquilado en cuestión de segundos. ¿Era ese el poder de la Mano Negra?

De pronto el miedo comenzaba a correrme en el cuerpo. Ahora no había marcha atrás. Debo seguir adelante. Por Guzmán. Por Narshel. Por Cres. Por todo.

Padre, dame fuerzas. La lucha solo acaba de empezar.
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo I: Comienza la Batalla

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.