La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

Capítulo VII: El Salón del Fuego

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xerxes Break el Vie Dic 28, 2012 2:12 pm

Y llegamos al ecuador de la refriega.

Me ha decepcionado bastante que Flextus me traicionara así, por las buenas. Y por esa misma razón, me aseguraré de que se quede en mi espejito durante una temporada.

***

El Salón del fuego era una habitación rectangular, decorada con piedra y hermosos tapices. Estos estaban protegidos por la barrera especial que impedía que nada ni nadie interfiriera en los duelos, por lo que no me preocupa lo que les pueda pasar. El elemento principal de este escenario era una gigantesca lámpara de araña que había colgado en el techo, que portaba más de 20.000 velas encendidas, lo que proporcionaba una luminosidad considerable. La habitación, tras la muerte de Alquamed y el ingreso de Bast en nuestra organización, tuvo que ser modificada, y ahora no hay ventanas.

Bast fue un regalo caído del cielo. Tras la inesperada muerte de mi buen amigo Alquamed, reconozco que estuve a punto perder la esperanza. Sin embargo, el hecho de que Bast pudiese recoger el Secreto del Fuego, fue algo que me sorprendió sobremanera. Tuvo que realizar el ritual de la Mano Negra a una velocidad vertiginosa. Si por cualquier razón pretendía utilizarla, lo haría a tientas. No ha podido hacer simulaciones mentales como los demás. Aún así, creo que tiene muchas posibilidades.

Xehanorth... me sorprende que esté aquí. De todos los magos que había en el mundo, él era el único al que no me esperaba encontrar aquí. Creí que me comprendería, que me apoyaría. ¿Por qué estará dispuesto a luchar contra mi causa?

En fin, eso es lo que estamos a punto de averiguar...
avatar
Xerxes Break
Semielfo

Nombre : Xerxes Montgomery Break
Escuela : Escuela del Lago de la Luna, Castillo del Mar Espectral
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Mentalista
Rango de mago : Mago consagrado, Especialista en Magia Chamánica
Clase social : Noble, Barón de la Casa de Reinsworth, Duque de los Elfos de las Brumas
Mensajes : 253
Fecha de inscripción : 09/12/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Lun Dic 31, 2012 10:37 am

Los tres que quedábamos continuamos avanzado por el interior de la Muralla. Eramos yo, Felix y ese tal Joseph, que se nos acabó de unir hará ya unas horas. El número de ventanas comenzaba a menguar, pero no necesitaba mirar a través de una de ellas para saber que la batalla estaba alcanzando su cénit en el exterior.

Estaba preocupado por Michelle. La Guardia del Amanecer ha demostrado ser un enemigo arduo de vencer. No lo tendrá nada fácil. Solo espero que no comenta la insensatez de enfrentarse a quien no debe, y que procure mantenerse a salvo.

Y con estos pensamientos en mi cabeza, llegamos a lo que deducí que sería el Salón del Fuego. Ricos y hermosos eran los tapices que decoraban las oscuras paredes. Sobre nuestras cabezas, una gigantesca lámpara de araña sostenía las 20.000 velas que iluminaban la estancia. Y en el corazón de la misma... Bast.

No pude dar crédito a lo que veía. ¡No tenía sentido! ¿Por qué estaba Bast colaborando con Xerxes? ¿Por qué se atrevería a traicionarnos de ese modo?

En ese momento supe que ahora me tocaría a mi luchar. Y así se lo hice saber a los demás:

- Creo que ahora me toca a mi - les dije, mentalmente - Iros, yo me ocupo de él

Estos no se lo pensaron dos veces, y continuaron avanzando. Pasaron al lado de Bast y éste ni se inmutó. Estaba claro de que, a pesar de que acababa de ingresar en los 6 secretos, conocía muy bien las normas de los duelos.

Le observé detenidamente: no parecía haber cambiado mucho desde la última vez que le vi. Y reconozco que nuestra relación ha sido bastante fría. Pero algo me dice que el ambiente dejará de estarlo en cuestión de minutos...
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Miér Ene 02, 2013 1:13 pm

Off: perdón por el retraso, con las fiestas y todo estaba muy liado.
-------------------------------------------------------------------------------

Finalmente cara a cara con mi rival. No lo había escogido yo, y hubiese preferido pelear con cualquiera de los otros dos, pero supongo que había de ser así.

No sabía como acabaría aquel duelo, pero no me aburriría.

No veía a Xerahort llevar ningún armamento, mientras que yo me había desecho de aquella armadura negra que me estorbaba mas que otra cosa aunque si que llevaba un arma. Pero no se trataba de la negra khoplesh de Lucien, aún no era momento de usar algo así. En vez de eso llevaba un paquete enorme, que de largo debía hacer dos hombres de largo, como si de una lanza gigante se tratase. Desafiando toda lógica, tenía ese paquete apoyado en el hombro derecho, aprovechando mi fuerza superior. Esperé a que los otros dos hubiesen abandonado la estancia y entonces, de un solo movimiento de mi mano izquierda arranqué el papel que ocultaba mi arma.

Se trataba de una zanbato: una espada desgarra caballos.

Al verla no resultaba difícil adivinar el porque de su nombre. Aunque su hoja no era mucho mas ancha que otros espadones, llegaba a los dos metros, y puede que los superase. Incluso el mango, que era un simple palo negro, era mayor de lo normal, ya que para manejar semejante monstruo había de ser tan grande como una espada larga, aunque al igual que con la hoja a pesar de su longitud cabía perfectamente en mi mano.

Abandoné mi postura relajada y, cogiendo la espada con ambas manos, me coloqué en postura de pelea, demostrando que la podía manipular con ligereza, teniendo en cuenta de que clase de arma estamos hablando.

-Siento pelear con usted maestro,-dije-mucho me temo que, aunque no vaya a matarlo, no voy a contenerme. Ya me sacrifiqué por usted en su día. -esto último lo susurré ya que Xerahort no conocía la causa de la perdida de mi humanidad.

Tras esto solo esperé a su ataque. Yo no haría el primer movimiento, pero sí el último, y este sería el que sellase la magia de Xerahort por siempre.

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Miér Ene 02, 2013 7:19 pm

Bast desenfundó una espada de unas proporciones dantescas. Con lo escuálido que está, me sorprende que pueda cargar con algo de semejante calibre. De todas formas, le noto extraño: no es el mismo chico que conocí en la Torre.

Me advirtió de que no se contendría. En realidad, eso ya me lo esperaba. De todas formas, sigo sin creerme nada de lo que está ocurriendo. ¿De verdad es necesario hacer esto?

- Bast, por favor, reconsidéralo - le pedí, con tristeza - No tenemos por qué llegar a esto.

Había demasiadas preguntas. No sabía por donde empezar. Primero Flextus y ahora Bast. ¿Qué está ocurriendo?

- Solo quiero hacerte una pregunta antes de empezar - le avisé - ¿Por qué?

Esperaba que comprendiera la pregunta que había formulado. Quería saber por qué apoyaba a Xerxes... y quería saber a qué se refería con eso de que se había sacrificado por mi.
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Jue Ene 03, 2013 1:08 pm

Sonreí cuando me dijo que no quería llegar a la pelea, o cuando me pidió el porque de mis acciones. Sin embargo, no era una sonrisa burlona, si no sincera quizá incluso algo melancólica.

-No me pregunte el porque, maestro. ¿Es que no es obvio? Hago lo que cualquier hombre debería hacer: peleo por lo que creo, por aquello que creo que puede hacer mas bien a la humanidad. Tampoco le culpo a usted por estar en el bando opuesto, al contrario, entiendo que usted tenga unas ideas diferentes a las mías y las defienda.

En cuanto a si es necesario pelear...es cierto que, como le he dicho antes, no me voy a contener, pero también le he dicho que no voy a matarle. Realmente, ¿tan diferente será esta pelea a una de prueba? Puede que salgamos heridos, pero las heridas sanan. Creo que la única diferencia es que esta vez ambos nos jugamos mas.


Tras ese pequeño discurso me volví a colocar en posición de guardia y, sin quererlo, me subí con la mano izquierda el cuello de la camisa para que ocultase los dos orificios en mi cuello. Ya debía haber notado mi palidez a la luz de todas aquellas velas, y estaba demostrando una fuerza altamente superior a la humana: si veía la marca del mordisco de aquel asesino no le costaría atar cabos.

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Sáb Ene 05, 2013 3:03 pm

Me sorprendió que me mostrara aquellos pequeños agujeros en su nuca. A simple vista, parecía una simple mordedura, pero cuando eres Maestro de una escuela de alta hechicería, aprendes a ver las cosas más allá de su evidencia

- ¿Quién te ha hecho eso? - le pregunté - ¿Y qué tiene que ver con todo esto?

No entendía nada de nada. ¿Qué trata de demostrar mostrándome esa...

De pronto lo entendí. Como si un rayo me hubiese golpeado la cabeza, comprendí lo que Bast intentaba decirme:

- ¿Eres... un vampiro?
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Lun Ene 07, 2013 11:34 am

Off: se supone que esconde los agujeros, no que los muestra... bueno, da igual.
Pd: He añadido un * al final de mi conjuro. Mirat al final del post para saber que significa si no os sabéis el alfabeto mágico de memoria.
----------------------------------------------------------------------------

-Ha sido un gusto hablar contigo, Xerahort-dije, sin contestarle-. Pero si no recuerdo mal esa no es la razón por la que estamos aquí.

Le otorgué el primer golpe dos veces, y aún lo hubiese hecho una tercera, pero no creía que se centrase en la pelea, por lo que me tocaba actuar. Sin soltar la zanbato con la mano derecha, me arrodillé para tocar el suelo con la izquierda.

- Dòh Ewë Sasel Ewë Reve Tót *-dije y enseguida se pudieron apreciar los efectos.

La temperatura de la sala subió aún mas y el aire se volvió seco y árido al prácticamente desaparecer la humedad del aire. Incluso las paredes perdieron su agua, y al hacerlo se agrietaron, hasta el punto que el suelo, que estaba en contacto directo conmigo, se volvió en algo parecido a la arena, aunque no muy profunda.

En ese lugar, con apenas humedad en el aire invocar fuego me sería mucho mas fácil, y aunque también lo sería para Xerahort no lo serviría de nada gracias a mi inmunidad a dicho elemento. Por otra parte, con el elemento agua ocurriría al revés: invocar agua allí sería mas difícil, y aunque no sabía en que elemento se especializaba Xerahort (si es que se especializaba en alguno) sin elemento fuego y poniéndole trabas al elemento agua le estaba reduciendo las posibilidades.

Tras esto miré a mi antiguo maestro.

-Bueno, ¿empezamos?

---------------------------------------
*Desert

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Miér Ene 09, 2013 3:40 pm

Bast me invitó a comenzar la lucha, después de que utilizara el poder de su secreto para aumentar la temperatura del ambiente. Tal y como suponía, trataría de sacar provecho de su elemento. El único problema es que ahora mis hechizos de agua serán más débiles. En ese caso, tendré que empezar fuerte.

Apreté mi bastón con fuerza y rogué a los espíritus de la Luz y de la Oscuridad que me prestaran su poder para enfrentarme a tan terrible adversario. Estos, respondieron a mi llamada, como ya lo habían hecho en ocasiones anteriores, separándose el uno del otro para enroscarse en mis brazos. La perla que antes sujetan con su barbilla se partió en dos mitades perfectas, que se incrustaron cada una en la frente de mis serpientes. Ahora podía sentir como su poder penetraba en mi. Ahora podía sentir el verdadero poder.

- Muy bien... ¡comencemos!

https://www.youtube.com/watch?v=obLzLK7O_oc&list=PLCXMq_9rzYuj36GoXw-XaLmrx2g6skfUG&index=37

Sin perder un solo instante, chasqueé los dedos de la mano en la que se enroscaba la serpiente negra, y de pronto todas las velas de la habitación se apagaron en menos que canta un gallo. Antes de que mi adversario pudiera reaccionar, la habitación se quedó completamente a oscuras.

¡Claro! ¡Podría utilizar el conjuro "Ojos de Gato" para poder ver a través de la oscuridad! Pero para cuando lo haga, puede que se encuentre con una sorpresita...
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Sáb Ene 12, 2013 11:05 pm

Aquel era el salón del fuego, y las velas no eran normales, por lo que a los pocos segundos se volvieron a encender. Sin embargo la luz del las veces no mostró ningún cambio, a pesar de que en ese momento Xehanorth había hecho un movimiento capaz de matarme.

-Hijo de ...-dije, sonriendo, mientras me cubría con mi zanbato.

El conjuro Luz de Alba podía hacer que la luz normal no me afectase, pero no era tan poderosa como para desviar otras radiaciones, como la luz infrarroja, que era la que acababa de convocar. Por eso me cubría con la zanbato: el tamaño monstruoso del arma permitía que ningún ápice de mi cuerpo quedara a al descubierto.

Tenía que pensar algo rápido. Por el momento me quedé quieto, pero si me atacaba directamente tendría problemas...

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Dom Ene 13, 2013 8:38 am

¡Ya era mío! Obligado a protegerse de mi luz infraroja, Bast se inclinó tras su zanbato, volviéndose totalmente vulnerable a mi ataques. Y sin pensármelo dos veces, convoqué a los espíritus de la Luz y la Oscuridad, y llamas blancas y negras empezaron a arder en sus respectivas cabezas de serpientes:

Behv Oblêv Màm Behv Ash Dòh Ewë Lindur Oblêv Chahl Ash Sasel Oblêv

E inclinándome hacia delante, arrojé las llamas a mi adversario, que durante el recorrido se unieron hasta obtener la forma de un dragón cubierto de llamas blancas y negras, que se abalanzó veloz en busca de mi contrincante. Debo puntualizar que aquellas llamas eran energía espiritual pura, que había tomado el aspecto de las llamas. No eran llamas de verdad, por lo que Bast era tan vulnerable a ellas como cualquier otro ser vivo.

¡Allí va! ¡Se me olvidó de que era un vampiro! ¡En ese caso la luz le dolerá aún más! Dudo que pueda esquivar este ataque, teniendo en cuenta que no me está viendo en este momento, pero... ¡quién sabe! En cualquier caso, mi siguiente conjuro y estrategia ya estaban tomado forma en mi mente por si aquello fallaba.
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Dom Ene 13, 2013 1:00 pm

El dragón blanqui-negro (palabra acabada de inventar por un servidor) se abalanzó hacía mí, pero no surgió el efecto esperado, ya que yo solo desparecí, descomponiendome en el aire.

Aprende Xeranorth: eso es una sorpresa.

Para aquellos que no sepan como había podido hacer algo así les contaré un dato curioso: una serie de burbujas de una temperatura mucho menor a la del ambiente (lo que allí no era difícil) reflejan aquello que tienen a su alrededor, lo que es causa de algunos espejismos (aunque no de la mayoría). Así que supongamos que yo creo una serie de estas burbujas a mi alrededor, atrapo un rayo de luz en su interior, de manera que por mas que rebote no escape (y así se queda mi imagen de forma constante) y luego moverme bajo tierra, con un sencillo conjuro, hasta la espalda de Xeranorth.

En el caso hipotético de que yo hiciera eso, la situación sería igual que ahora: Xeranorth atacando a una ilusión y yo detrás de él sin que mi maestro se hubiese enterado.

Apenas había surgido a su espalda que solté mi zanbato y le ataqué con las manos, aprovechando mi velocidad sobrehumana. Aún estaba girado cuando golpeé con ambas manos en los dos puntos bajo los brazos. Puede parecer una tontería, pero debajo de cada brazo tenéis un punto vital. Allí las costillas se curvan, volviéndose mas frágiles, y por la forma de la caja torácica en esa zona si se rompen las costillas las astillas se clavan en los pulmones, no haciendo heridas graves pero sí hiriéndolos y dificultando la respiración, lo que ayuda a cansarse. Un solo golpe de estos podía dejar inconsciente a un hombre normal. Tras esos dos golpes simultáneos rematé con un golpe de codo en la espalda que, aún que debía doler, tenía como objetivo lanzar al mago a la otra banda de la sala. Al fin y al cabo, se trataba de un mago poderoso, y tenerle cerca era peligroso.

Recuperé la zanbato sin perder de vista a mi maestro y le hablé.

-Sin rencores...sin contenerse.

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Dom Ene 13, 2013 2:39 pm

Pude apreciar que Bast se había vuelto más fuerte de lo que imaginé. Desde luego, engañarme con una ilusión era algo que, sin duda, debió aprender de Xerxes. Sin embargo, yo también se jugar a eso...

Durante el "apagón", tuve dos opciones: o acercarme a él e intentar acabar con esto rápida, pero arriesgadamente, o bien esperar un poco y analizar sus movimientos. Opté por esta segunda opción y por ello decidí aturdirlo temporalmente con mi luz infrarroja y atacar a lo que, al parecer, era una ilusión óptica natural debido a la elevada temperatura a la que nos encontrábamos. Bast aprovechó la situación para situarse a mi espalda y atacarme de forma dolorosa, lo cual me lanzó hasta el otro extremo de la sala. Lo que él no sabía es que, cuando luchas contra mi, no luchas contra una sola mente... sino contra tres.

Si bien yo estaba distraído con aquella ilusión (muy buena, por cierto) los espíritus de la Luz y la Oscuridad enroscados en mis brazos permanecían alerta, siempre con la intención de protegerme. Fue gracias a ellos que me di cuenta de que Bast me atacaba por detrás, pero el espíritu de la Oscuridad, tuvo una idea.

Si, reconozco que usarme a mi mismo como cebo ha sido una locura, pero cualquier cosa estaba justificada si con ellos acababa el combate. Ahora me encontraba en el otro extremo de la sala, dolorido y exhausto. Pero se acabó. El combate acabó desde el momento en que Bast me tocó. Algo me dice que ya se ha dado cuenta, pero que aún así no podía salir de su asombro: nuestras sombras estaban conectadas.

Debido a la curiosa iluminación que teníamos, la sombra de Bast se fundió con la mía en el momento en que me atacó, momento que el Espíritu de la Oscuridad aprovechó para conectar mi sombra a la suya y aprovechar su golpe de codo para alejarme del peligro. Ahora que mi sombra y la suya estaban unidas, Bast no podría mover un solo músculo a menos que yo se lo ordenara. Ni siquiera sería capaz de mover la lengua para pronunciar runas arcanas.

- Gracias - le dije al Espíritu de la Oscuridad - una idea brillante

Me levanté como buenamente pude y él permaneció allí, inmóvil. Su rostro expresaba sorpresa e incredulidad ante un adversario como "nosotros"

- Apuesto a que esto no te lo esperabas - le dije a mi ex-alumno

Mientras esperaba una respuesta, aproveché para aplicarme un hechizo de curación para recuperarme del ataque de Bast. Si querría contestarme, tendría que hacerlo mentalmente, ya que no podía mover ni el más mínimo músculo. Mientras yo me curaba, mis dos eternos aliados se encargaban de que nuestras sombras permanecieran ligadas y el hechizo no se deshiciera.
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Dom Ene 13, 2013 3:44 pm

Vaya, vaya...eso era realmente interesante. Pero en eso último no tenía razón, o no del todo. Era cierto que yo no contaba con que me atrapara mi sombra, pero estaba preparado por si me inmovilizaba.

Estaba preparado para cualquiera de sus movimientos.

Vi como, durante un segundo la ceja de mi maestro se levantó. Lo mas probable era que se tratase de un impulso natural e involuntario del cuerpo, especialmente en la zona de los ojos, ya que esa zona parpadea y se mueve de muchas maneras sin que el cerebro se lo ordene.

Sin embargo, a lo mejor tenía algo que ver con la sonrisa que había aparecido en mi cara.

Xeranorth acababa de decirque no me podría mover pero en ese momento me estaba poniendo en guardia con mi Zanbato.

-Esto de no poder hablar por la boca es un fastidio-le dije mentalmente-. Pero supongo que eso es todo lo que conexión de sombras puede hacer.

Mírame ahora, me estoy moviendo a pesar de que tu me has dicho que no podía, pero estoy seguro de que si te fijas te darás cuenta de que hay algo extraño.

Exacto
-dije, tras unos segundos-. No hay ninguna electricidad en mi cuerpo. O en otras palabras, no les estoy mandando ordenes a mis músculos a través de los nervios.

No le dije mas:suficientes pistas le había dado ya. Sin embargo, probablemente sospechara vagamente el porque su hechizo no tenía efecto. La razón era simple: sin pronunciar hechizos, toda la magia que yo podía hacer se reducía a la forma mas básica de mi elemento afín (escudos, curaciones o el propio fuego), cambios en el conjuro desert y...

-Magia de sangre-acabé contándole. Rayos era demasiado débil-. Soy un vampiro, de manera que controlo la sangre con la mente-En realidad no iba exactamente así, el ser vampiro no te daba control sobre la sangre de buenas a primeras, pero había encontrado en la biblioteca de La Muralla un tomo sobre esta magia, y había descubierto la habilidad natural de los de mi especie-. Si controlo la sangre dentro de mis músculos y les ordeno que se muevan no importa que intentes con tu hechizo, ya que los músculos están "forzados" a obedecerme y no responderán a otros estímulos.

Ahora me tocaba a mí actuar. Me lancé con mi zanbato a por Xerahort y le di un golpe horizontal por la altura del pecho. No tenía manera de bloquearlo debido a que le estaba atacando tan rápidamente, y la única manera de esquivarlo era agacharse, en cuyo caso yo aprovecharía la energía del golpe para girar sobre mí mismo y, antes de que se pudiese levantar, atacarle con mas fuerza.

-Sin rencores, sin contenerse...sin piedad.

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Lun Ene 14, 2013 7:47 pm

Incrédulo, recibí el golpe que Bast me propinó. A pesar de que nuestras sombras seguían conectadas, el hecho de que pudiera continuar moviéndose me pilló totalmente desprevenido. Aquel impacto me había hecho daño y me quedé en el suelo. Me costaba respirar un poco debido al golpe anterior y el hechizo curativo se vio interrumpido.

Entonces me contó lo que había hecho. Magia de Sangre. Algo por otra parte totalmente imposible, pues aquella magia solo estaba reservada para los Nigromantes. ¿Cómo ha conseguido aprender algo así?

- Eres más peligroso de lo que pensaba - le dije, como buenamente pude - En ese caso, no me dejas elección

Sasel Oblêv Màm Behv Reve Ash Ewë Sasel Tót Reve Ash Nän Gaja Uv Lindur Ash Dòh Oblêv Reve Ash

Y aprovechando que nuestras sombras estaban conectadas, ordené a la mía que se deslizara por el cuerpo de Bast, enroscándose a una velocidad asombrosa alrededor de su cuerpo para inmovilizarlo y depositando su mano en su fino cuello. Apretando con fuerza, la mano de mi sombra comenzó a estrangular a mi adversario

- Bast, por favor... - le supliqué, mentalmente - Detén esta locura

Espero que se rinda pronto... porque si no, no creo que pueda responder de su vida
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Lun Ene 14, 2013 10:05 pm

Rayos, parece que Xeranorth tenía mas trucos de los que parecía...aunque quizá yo no era el mejor para decirlo.

La cuestión era que ahora el me tenía pillado por su sombra. Sin embargo, no contaba con mi fuerza y resistencia sobrehumanas ni que, ahora que ya no podía moverme, podía concentrar la sangre en mi cuello y hacer fuerza con ella. El cuello tenía muchas venas y mas grandes que otras del cuerpo, de manera que sería especialmente eficaz.

¿Y para que hacer fuerza? Al fin y al cabo, con la unión de ambos factores solo podía forcejear, retrasar el hecho de que me rompiese el cuello. Sin embargo, al ganar tiempo logré hacer algo. Hasta ese momento no había logrado hablar porque mover la boca era algo muy delicado, y mas si se ha de sincronizar con las cuerdas vocales. Sin embargo, ahora que había tenido unos segundos de concentración lo había conseguido, logrando conjurar un hechizo.

- Pùther Oblêv Reve Tót Ash Lindur *

Entonces, se oyó una voz. Una voz de mujer, cantando, bellísima, majestuosa. Una voz como la miel, una voz que te envolvía, una voz perfecta.

O en otras palabras, una voz de sirena.

Esa voz era de Annah, la sirena que me salvó la vida cuando casi me ahogo**. Había logrado pillar a Xehanorth con la guardia baja, y ahora lo tenía en sus redes.

-Touché

--------------------------------
*portal
**Leer mi ficha

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Jue Ene 17, 2013 2:20 pm

¡Una sirena! ¡¿De dónde ha salido esa sirena?!

Su cántico consiguió atraparme. Pude sentir como mi alma abandonaba mi cuerpo, presa del hipnótico cantar de aquella criatura. Por un momento, pensé que todo había acabado, que aquel sería mi final... pero entonces, ocurrió algo que jamás imaginé que pudiera pasar...

Las dos serpientes de mis brazos se desenroscaron. A continuación, empezaron a girar rápidamente a mi alrededor, creando una campana protectora que, literalmente, me aislaba del mundo exterior. Fue gracias al bastón de Padre que logré librarme del embrujo de esa sirena. Nunca podré agradecerle del todo lo que ha hecho por mi.

En mi cabeza oía voces. Eran los espíritus de la Luz y la Oscuridad, que me alentaban para continuar luchando. Les escuchaba atentamente, grabando en mi corazón cada palabra que formulaban, palabras que hacían que mi determinación se volviera más enérgica. Hay mucha gente que cuenta con esta batalla, gente que depende de mi... y no pienso fallarles.

- Bast - le dije mentalmente a mi adversario - Esta es tu última oportunidad. Ríndete... o atente a las consecuencias

Había llegado la hora de usar el Hechizo Final. Jamás me había atrevido a usarlo, ya que un conjuro de este calibre requiere mucha energía. Pero era la única forma de acabar con aquella locura de una vez por todas.
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Jue Ene 17, 2013 6:40 pm

-Maldita sea, acabo de prometer no matarte...pero no dejas de escabullirte de mis ataques, y eso que todos habrían desarmado a otros oponentes también poderosos.

¿Significa eso que me he de dejar de contener?


No esperé respuesta. Lo mas probable era que el siguiente golpe decidiese la batalla, por lo que me preparé. Empecé a almacenar energía para un hechizo de devastador, y sin darme cuenta, modifiqué al desert al hacerlo. La temperatura subió a niveles prácticamente insoportables, y una tormenta se arremolinaba con furia a nuestro alrededor. No oíamos nada, porque Annah seguía cantando, con su voz sedosa que buscaba cualquier brecha en el escudo de Xeranorth. Tampoco es que pudiésemos ver del otro mucho mas que la silueta, por culpa de aquellos molestos granos de arena que bailiban y nos golpeaban.

Pero incluso en esa situación, mis ojos eran perfectamente visibles, brillando con la furia del volcán en erupción.

Entonces oí la voz de Lucien en mi cabeza.

-¡Fuck! ¡Este tío se lo arriesgará el todo por el todo! ¡Dejame a mí!

Por supuesto mi no fue rotundo. Estaba seguro de que Lucien podía vencer a Xeranorth, o al menos contrastar ese gran hechizo que este se preparaba, pero no iba a dejarle salir. Ya no se trataba de que ese era mi cuerpo ahora y podía aprovechar cualquier momento para arrebatarmelo, si no que mi promesa de "no voy a matarte" definitivamente no se cumpliría con Lucien.

-Olvídalo...¿no es mejor apostarselo el todo por el todo?

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Sáb Ene 19, 2013 2:41 pm

Aquella respuesta me llegó al corazón. No tenía remedio: debía utilizar el Hechizo Final.

Y sin pensármelo dos veces, Creé una esfera de luz en mi brazo izquierdo y una esfera de oscuridad en mi brazo derecho. Acto seguido, estrellé la una con la otra, alzando la energía que desprendían y haciendo que toda la habitación quedara completamente a oscuras

- Bast... lo siento

Y tras disculparme con mi adversario con el corazón, procedí a mencionar las palabras mágicas:

Hirùl Ewë Chahl Hirùl Iak Zyn Oblêv fed Iak Nän Ash Lindur

Múltiples esferas de luz comenzaron a brillar alrededor de Bast, formando una especie de cúpula, cuyas paredes estaban hechas de esas mismas esferas brillantes. Acto seguido, y con un simple movimiento de brazo, di a la cúpula la orden de disparar a mi prisionero. Múltiples esferas de energía luminosa comenzaron a salir disparadas hacia Bast. Se trataba de un ataque perfecto. Arriba, abajo, izquierda, derecha, delante, detrás o en diagonal. Da igual lo que hiciera, todos los puntos estaban cubiertos. Y por si fuera poco, aquel hechizo era tan brutal, que ni el mejor de los hechizos espejo podría repelerlo.

Durante dos minutos enteros, la cúpula fue disparando energía a Bast de forma continua. Conforme avanzaba el tiempo, comenzaba a sentir los agotadores efectos de esta técnica que, sumada a la cantidad de energía que ya había utilizado, me estaba dejando para el arrastre. Pero no me importa. Nadie ha sobrevivido nunca a este ataque con la fuerza suficiente como para seguir luchando.

Con esto bastará para acabar el combate

avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Dom Ene 20, 2013 2:42 pm

El hechizo de Xeranorth fue realmente destructivo, pero cuando acabó no estaba acabado. De hecho, aunque estaba malherido, no tenía ni mucho menos el aspecto que el brutal conjuro de mi amigo me tendría que haber dejado.

Para los que nos lo creáis, ya he dicho que acabé herido tras su hechizo, pero en ningún momento he mencionado que me impactara, o al menos no todo.

Pero empecemos por el principio.

Existe una regla física muy simple: la luz no actúa de manera "normal" al pasar por superficies extrañas, muy húmedas o de gran calor. Lo que significaba que, creando cantidades ingentes de calor alrededor de mi cuerpo, pude desviar parte de los proyectiles, e incluso en el caso de los que no conseguí desviar la luz concentrada era una energía muy inestable, por lo que al pasar por esa zona de calor los proyectiles e veían muy debilitados.

Incluso así, esas esferas seguían siendo temibles, pero yo tenía la que probablemente fuese la barrera mágica mas poderosa del mundo. Aunque acabó rompiéndose por el conjuro de Xeranorth, ya había absorbido muchos impactos, por lo que, aunque acabé malherido, no había recibido ni mucho menos el daño original.

Pero aún había algo mas importante. Xeranorth había gastado una cantidad de energía desproporcionada en ese hechizo, confiándole el combate, mientras que aunque la energía de mis conjuros había sido aproximadamente la misma, yo tenía mayor afinidad por el fuego de la que Xeranorth tenía por la luz (mi afinidad natural por el fuego mas el secreto me volvían en una pieza de artillería arcana mas que poderosa).

Y por si no fuese suficiente, tras conjurar un hechizo curativo, rematé con esto:

- Iak Nän fed Iak Nän Iak Tót Ewë Iak Nän fed Ewë Reve Nän Oblêv *

Ese conjuro conjuraba en mí el calor de los alrededores, potenciando (aún mas) mis hechizos de fuego. En ese momento, el hechizo aprovechaba el calor del desert (recordemos que se había aumentado al almacenar energía calorífica), el calor que acababa de convocar para desviar la luz e incluso la fricción de los proyectiles de luz al chocar contra mi escudo. para cuando acabó a mi alrededor había una llama gigante, dispuesta a devorarlo todo.

Un conjuro tal me costó mucha energía, tal y como imaginareis. por suerte, como todo ese calor ya estaba creado, no fue tanta, y mi oponente también estaba exhausto.

Antes de volver a empezar a pelear, me dirigí a mi maestro:

-Xeranorth, ¿que ocurrió entre tú y el padre de Shadow?

------------------------------------------
*infinite inferno

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Dom Ene 20, 2013 4:02 pm

Una cortina de huma envolvió el lugar en el que mi adversario fue atacado. Y unos segundos (que a mi me parecieron eternos) después, la sorpresa: Bast continuaba vivo.

- ¡Im... imposible! - logré mascullar

Caí de rodillas al suelo. La sirena, al parecer, había desaparecido. Pero aún así, no me podía explicar como había logrado sobrevivir a ese ataque. El cansancio podía conmigo. Tal era la energía que había gastado que hasta respirar me costaba un mundo. Pero estoy seguro de que algo ha ocurrido. A él también le noto cansado.

Entonces me preguntó algo sin sentido. Algo sobre un tal... Shadow

- ¿Shadow? - logré preguntar - ¿Quién es ese?

¿A qué venía eso ahora? ¿Y qué tiene que ver conmigo o con esta lucha? ¡No tiene sentido!
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Dom Ene 20, 2013 5:29 pm

-Es quien me dejó este regalito-dije, moviendo el cuello de manera que pudiese ver los dos agujeros ya cicatrizados-Pero olvídalo. No tiene sentido si ni siquiera sabes quien és.

Me imagino que estaréis pensando que eso estaba fuera de lugar, pero había sentido el impulso de preguntarlo. Porque mi filosofía era el azu-soku-zan, y aunque en un primer momentomi impulso había sido defender a mi maestro, no tenía ni idea de la causa por la que el padre de Shadow había muerto. Confiaba en Xeranorth, y no creía que lo hubiese matado sin una buena causa, pero tenía que saberlo.

De todas maneras, aquel no era ni el momento ni el lugar para discutirlo.

Eché una mano al suelo y pronuncié un hechizo.

- Màm Ash Reve Dòh Ewë fed Uv Ewë Gaja Oblêv *

Pronto unas llamas inundaron el suelo, llegando hasta la altura de nuestras rodillas. Tenían un rojo antinatural y el calor que desprendían era insoportable. Aunque si Xeranorth no se protegía acabaría dañado, su propósito no era atacarle, si no algo distinto.

Volé hacia el techo, volandolo en pedazos para que no me frenase antes de salir de la sala. Una vez allí alcé la mano y conjuré un segundo hechizo:

- Chahl Ash Sasel Tót Iak Gaja Oblêv Dòh Iak Vèth Iak Nän Oblêv **

Entonces las llamas de la sala volaron hacía a mí y se juntaron encima de mano, formando una gigantesca esfera de fuego, como una versión en miniatura del sol. En vez de crear tal conjuro de cero, lo que hubiese supusto un gasto de energía similar a de Xeranorth, había preferido crear las llamas en la sala, donde me eran mas fáciles de hacer gracias al desert y luego atraerlas, ahorrando así bastante de energía.

Miré a Xeranorth, que continuaba en la sala. Si lanzaba mi hechizo allí la explosión sería tal ningún escudo le protegería, ni tendría donde huir. Si trataba de salir volando antes de que cruzara el techo le lanzaría el gigantesco proyectil y se lo tragaría de lleno.

-He prometido no matarte, Xeranorth, y tengo intención de cumplir esta promesa. Ríndete ahora, que no tienes escapatoria, y no tendrás nada de que arrepentirte.

Muerto no ayudaras a nadie.


-------------------------------

*Mar de fuego
**Castigo divino

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Miér Ene 23, 2013 8:15 pm

Conque un sol en miniatura. Si, definitivamente estoy en un buen lío.

Después de que el hechizo final no surgiera efecto, no me sentí con fuerzas para seguir luchando. Pero para mi sorpresa, los Espíritus de la Luz y de la Oscuridad hablaron en el interior de mi alma:

- Retrocede - me dijo el Espíritu de la Oscuridad - Esto es cosa nuestra

Y antes de que pudiera decir nada, las serpientes estallaron en un fulgor que me cegó por unos instantes. Cuando abrí los ojos, tenía frente a mi a dos siluetas de aspecto humano. Juraría que la silueta oscura se parecía mucho a mi.

Estos se miraron y el Espíritu de la Luz asintió. Se acercó a mi y me abrazó fuertemente. Al hacerlo, contemplé como una burbuja sanadora se creaba entorno a nosotros. Era cálido y brillante. Podía sentir como mi fuerza mágica se estaba recuperando.

Mientras, el Espíritu de la Oscuridad permaneció fuera, observando a Bast, y preparandose para repeler su ofensiva.
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Bast el Miér Ene 23, 2013 10:20 pm

Aquello ya era demasiado. Una arma permitía "expressar" unas habilidades, como las mías esgrimiendo mi zanbato, pero es que ese bastón le daba dos habilidades temibles.

Y aún y así lo había dejado pasar, pero ahora...¿realmente se puede decir que está respetando las reglas del duelo? ¿Está peleando solo?

Tampoco es que importara. Si eran mas, solo los tendría que aplastar a todos. Incluso aunque sobreviviesen al castigo divino, un ataque completamente destructor, tenía mi infinite inferno con él, el secreto del fuego y mi afinidad natural, era la artillería arcana definitiva. Mi poder era brutal.

Miré a aquel que al parecer iba a bloquear mi ataque, el espíritu de oscuridad. Le miré a los ojos, y estaba seguro de que notó que había algo diferente a ellos. Y no estoy hablando de fuerza de voluntad o determinación, si no a algo físico.

Tras esos segundos de intercambio de miradas, finalmente ataqué:

- Chahl Ash Sasel Tót Iak Gaja Oblêv Dòh Iak Vèth Iak Nän Oblêv *

La explosión fue devastadora. Realmente, no había manera de que nada sobreviviese a ella. Pero apenas habían pasado un instante de esta, que hice un segundo hechizo.

- Chahl Ash Sasel Tót Iak Gaja Oblêv Pùther Reve Oblêv fed Ash Nän Oblêv **

Él contaba con ayuda...¿de manera que porque no yo?

------------------
*castigo divino
**castigo profano

_________________
Aku-Soku-Zan

Delito-Ejecución-Inmediata
avatar
Bast
Elfo

Nombre : Bast
Escuela : La Torre, Guardiadragones del Mar
Bando : Neutral
Condición vital : Vivo, Kin-Shannay (Kai: Lucy Bradley)
Rango de mago : Mago consagrado
Rango de guerrero : Guerrero aprendiz (Espadas, dos manos)
Clase social : Desconocida
Mensajes : 410
Fecha de inscripción : 10/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Lucien Van Fenix el Miér Ene 23, 2013 10:42 pm

- Chahl Ash Sasel Tót Iak Nän Oblêv Pùther Reve Oblêv fed Ash Nän Oblêv *

Apenas esas palabras habían sonado, que las llamas de repente desaparecieron, y pareció que el peligro había desaparecido.

Nada mas lejos de la realidad.

Combinando que la explosión ya había provocado una gran onda expansiva con mi poder, allí se acababa de formar un vacío enorme, lo que tenía un peligro terrible.

Off: Voy a explicar esto en off porque no Lucien ni nadie del foro no conoce (o debería conocer) los ejemplos que pondré. Si a un astronauta en espacio se le rasga el traje, ¿que ocurriría? El oxígeno seria el menor de sus preocupaciones, porque dentro del astronauta hay aire y fuera no, de manera que la presión del aire de dentro lo haría explotar.

Solo había una manera de no explotar, sin importar ni escudos ni protecciones, y esta era envolverse en una campana de aire. Pero claro, al estar en el vacío, el aire se iría, de manera que al regenerarse por sí misma la campana exigiría una gran energía. Pero aún Xeranorth no estaría a salvo, si no que solo hubiese esquivado la muerte rápida, y si no era rápido de reflejos sufriría una corta y dolorosa...

Off: Imaginemos que el astronauta anterior, ignorando las leyes físicas acerca la presión, sobrevive. En ese caso tendría una muerte mas lenta y dolorosa, porque hay una ley que dice que, a mas presión, mas cuesta llegar al punto de ebullición. Eso también se aplica al revés, y nosotros estamos bajo la presión constante del aire. Eso significa que, sin presión, nosotros entraríamos en combustión espontánea, empezando por evaporarse nuestra sangre y luego el resto del cuerpo...que bonito, eh XD

Como escapar de la combustión espontanea con los recursos de Xeranorth era algo que se me escapaba, quizá porque simplemente no tenía constancia de todos ellos, pero tendría que hacer algo rápido, y se tendría que gastar mucha energía y aún y así quien le aseguraba salir indemne...

Y,hablando de energía ¿no os preguntáis como pudo Bast hacer tal hechizo destructor como el castigo profano. En el caso del castigo divino, el fuego era su especialidad, pero, ¿el vacío?

Básicamente, primero, la explosión había "apartado" todo el aire de allí, y luego a Bast le había sido fácil apartar el fuego al ser su especialidad. Todo aquello se había envuelto en la explosión al usar el castigo divino, de manera que entraba en su dominio, el fuego.

Pero no bastaba con eso, por supuesto. Y lo entenderías si, como el espíritu de oscuridad, le hubieseis mirado a los ojos. Porque en los bordes del ojo izquierdo la parte blanca se estaba empezando a volver en negra, como si un líquido corrupto se extendiese sobre un mar blanco.

O, en otras palabras, en ese momento le estaba prestando mi poder.

¿Podría Xeranorth con ambos? ¿O, mas ubicado en ese presente, podía Xeranorth enfrentarse al brutal poder destructor del castigo divino y el castigo profano ?

---------------------------
*castigo profano
avatar
Lucien Van Fenix
Cuenta inactiva

Nombre : Lucien van Fenix
Escuela : Fortaleza de Aressher
Bando : Dios
Condición vital : Vivo
Rango de mago : Mago Oscuro
Clase social : Nobleza
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 24/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Xehanorth el Sáb Ene 26, 2013 9:14 am

Observé la situación. No sabía qué hacer, y esto estaba yendo demasiado lejos. El Secreto del Fuego era demasiado para mi.

Vi como el Espíritu de la Oscuridad se preparaba para repeler aquel ataque infernal. Sabía perfectamente que no podría. ¿Qué puedo hacer? ¿Acaso preservar la magia es mejor que dejar que mis guardianes sufran un destino terrible. No. No mientras yo pudiera evitarlo.

Me siento francamente mal. Les he fallado a todos: A Cres, a Michelle, a Narshel... todos. Padre... todos... lo siento

- Me rindo - dije en voz alta, alzando las manos

Los Espíritus de la Luz y de la Oscuridad volvieron a recuperar su estado original y se enroscaron entre ellos, creando así de nuevo mi bastón.

El combate había terminado
avatar
Xehanorth
Humano

Nombre : Xehanorth
Escuela : La Torre
Bando : La Diosa
Condición vital : Vivo
Cargo especial : Maestro de la Torre (magia)
Rango de mago : Archimago
Clase social : Plebeyo
Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 13/08/2011
Edad : 23
Localización : La Torre del Valle de los Lobos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo VII: El Salón del Fuego

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.