La Torre
Bienvenidos a La Torre, un foro de rol progresivo basado en las Crónicas de la Torre, trilogía escrita por Laura Gallego García.

¡Atención! ¡Ninguno de los contenidos de este foro es real!

HISTORIA DEL FORO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:31 pm

Historia del foro


INTRODUCCIÓN


TERRA ~ EDAD MEDIA ~ SIGLO XIII.
Han pasado ciento cincuenta años desde la muerte de Dana y las cosas en el mundo han cambiado. La magia ha resurgido en todos los continentes y las cuatro escuelas de magia activas reciben habilidosos alumnos a diario; incluso la Torre, aunque sin llegar al nivel de otras escuelas, ha conseguido recuperar parte del esplendor de antaño.

A día de hoy, las fuerzas del bien y del mal luchan entre sí, dirigida cada una por una deidad: La Diosa (guardiana del Bien) y El Dios (guardián del Mal). Ambos bandos son cada día más poderosos y el mundo se ha embarcado en una guerra constante sin un claro vencedor, donde cualquiera podría ser un traidor.

Humanos, elfos, enanos, dragones y unicornios; magos y guerreros; aventuras en una tierra de leyenda...

Tu destino en este mundo reside en tus manos. ¿Te unes a la aventura?
NOTA. Todos los personajes canon (que aparecían en los libros) ya han muerto, por lo que no podrán ser utilizados aquí.




Última edición por Lady Admin el Dom Ago 23, 2015 3:27 pm, editado 3 veces

Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:32 pm

CAPÍTULO I. El renacimiento de la magia.


Con una considerable cantidad de magos y aprendices, las escuelas de magia pasan actualmente por uno de sus mejores momentos. Este crecimiento se ha acelerado sobre todo en el último siglo, especialmente en las escuelas de Garnalia, que cada día se acercan más al esplendor de la prestigiosa Escuela del Bosque Dorado.

Comenzaremos hablando, precisamente, de esta escuela élfica. Desde su fundación, la Escuela del Bosque Dorado ha sido la más importante en la comunidad mágica, tanto por la calidad de sus enseñanzas como por el número de aprendices que han llegado a magos consagrados o incluso a archimagos. En los últimos ciento cincuenta años, las cosas no han cambiado demasiado. El Señor del Bosque Dorado sigue siendo Anaë'draýl y, puesto que un siglo y medio no supone demasiado tiempo para los elfos, pocos cambios se pueden apreciar en esta escuela, que sigue manteniendo sus altas cifras de magos cualificados.

En la Escuela del Lago de la Luna, se han sucedido varios mandatos sin mayores sobresaltos hasta llegar a la actual Señora del Lago: Alice Corhead. Esta escuela especializada en magia acuática es la favorita de los aprendices humanos y de casi todos los garnálicos. Recoge a alumnos con aptitudes mágicas procedentes del norte, del centro y del sur, e incluso del Reino Élfico. No obstante, su frontera linda con Garnalia Centro, por lo que debe mantenerse oculta de la Inquisición, hecho que le impide un desarrollo libre y pleno como el de la Escuela del Bosque Dorado.

En tercer lugar, tenemos La Torre, ubicada en el Valle de los Lobos, que ha sido el punto de mira en los últimos años. Desde que la historia de Dana conmocionara al mundo y revolucionara la comunidad mágica, esta escuela ha experimentado un rápido desarrollo. Podemos decir que, de todas, es la que más cambios ha sufrido, aunque cuenta con el mismo problema que la Escuela del Lago de la Luna: debe mantenerse oculta de la Inquisición.

Tras la muerte de Dana, Jonás se convirtió en el Señor de la Torre y, a su muerte, lo sucedió su hija Lis. Durante los años venideros se sucedieron los mandatos de Jacobo, Marla y, luego, la potestad de la escuela regresó a la familia del aclamado Jonás y de su hija Lis, con la proclamación de la bisnieta de esta última (también llamada Lis, al igual que su bisabuela) como Señora de la Torre. En los veintitrés años que la segunda Lis estuvo dirigiendo la Torre, la escuela pasó por uno de sus períodos más brillantes y atrajo a aprendices de todos los rincones del mundo, además de acoger bajo su techo a cualquier refugiado. Gracias a la labor de todos estos señores, la Torre pronto dejaría de ser considerada la escuela fría, oscura y solitaria que un día fue.

Tras la muerte de Lis, la escuela pasó a manos de la actual Señora de la Torre: Narshel Letswick. En los siete años que lleva de mandato, parece que lo conseguido por sus predecesores se mantiene e incluso se han producido grandes avances en la escuela. Uno de los más importantes fue la inauguración de la Escuela de Lucha de La Torre, por el Maestro Crescent fon Wölfkrone, convirtiéndose así en la primera escuela de magia en enseñar las artes de la lucha física además de magia. Lleva tres años operativa y, gracias a ella, la lucha física juega hoy día un papel más importante en la comunidad mágica.

Además de las tres escuelas principales, en estos ciento cincuenta años se han fundado algunas pequeñas escuelas, pero todas han acabado por desaparecer y, en la actualidad, estas son las tres escuelas de magia activas y prósperas que quedan al servicio de La Diosa.

No obstante, hace poco más de un año, en el reino oscuro, la vieja Fortaleza de Aressher fue restaurada y volvió a abrir sus puertas, proclamándose como la única escuela de magia del mundo consagrada al Dios y especializada en la formación de magos oscuros. Pero la historia de esta peculiar escuela de magia merece una mención aparte y, por eso, será desarrollada en el próximo episodio.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:33 pm

CAPÍTULO II. Buenos tiempos para la Oscuridad.



Durante muchos años, la Cueva Oscura —reino subterráneo de los practicantes de magia negra— vivió un período de decadencia y caos causado por la falta de organización de las sociedades e instituciones de este lugar. Las escuelas de magia tradicionales seguían prosperando mientras que la magia negra seguía siendo una segunda opción para los magos, que ejercían sus estudios de magia bajo las normas morales dictadas por La Diosa.

Pero, desde que el mundo es mundo, el Bien y el Mal han convivido bajo el mismo cielo. Tras este período caótico, en los últimos y convulsos años, se ha producido un reflorecimiento de la magia negra. No solo ha aumentado la cantidad de magos que una vez obtenida su túnica roja venden su alma a El Dios, sino que, con la apertura de la Fortaleza de Aressher, cualquier aprendiz de magia tiene la oportunidad de formarse desde los comienzos de su aprendizaje en las sendas de El Dios, consiguiendo así la túnica negra al acabar sus estudios.

La Fortaleza de Aressher lleva tan solo un par de años en funcionamiento, pero su historia se remonta a muchos siglos antes de nuestros tiempos. Una vez, hace ya muchos años, un poderoso nigromante estableció la primera escuela de magia negra del mundo conocido, allá en la Edad de Oro de la Oscuridad; sin embargo, a causa de desacuerdos entre sus directivos, pronto acabó cerrando sus puertas.

No se puede hablar de la reapertura de la Fortaleza de Aressher o del resurgimiento de la Oscuridad sin hablar de la Necravia. La Necravia, como ya explicaremos con más detalle en el próximo capítulo, es la organización de los doce nigromantes más importantes. Su líder es el nigromante Riak, que consiguió reunir a sus doce miembros hace dos años para decidir la reapertura de la escuela. Todos los votos fueron positivos y Amelia Lackless fue seleccionada como Señora de la Fortaleza.

Dar este paso supuso un gran avance en el mundo oscuro. Aunque aún queda un largo camino por recorrer, los magos negros cada vez son más poderosos y su reino, más fuerte. Desde auténticas matanzas hasta la destrucción de edificios emblemáticos, los magos oscuros y nigromantes llevan sembrando el mal desde tiempos inmemorables y siguen haciéndolo en nuestros días.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:33 pm

CAPÍTULO III. Las fuerzas del Bien y del Mal.



Las dos organizaciones cumbre de archimagos y nigromantes son, respectivamente, El Concilio o Consejo y la Necravia. Cada una de ellas está formada por los doce miembros de la comunidad mágica más representativos en su área —que hayan decidido formar parte de la organización— y son los máximos dirigentes y los encargados de llevar los asuntos políticos y de cualquier otra índole del mundo mágico.

Empezaremos hablando del Concilio. El Concilio es, sin lugar a dudas, la institución más longeva y mejor organizada de cuantas haya existido nunca. Se fundó hace 670 años, a manos de Anaë'draýl, y, en toda su historia, nunca se ha disuelto. Sus normas y sus leyes son rígidas y firmes y controlan la obediencia de los magos a La Diosa, persiguen a los culpables de traición y se encargan de preservar la paz en sus territorios. Entre sus filas se encuentran los Señores de las tres escuelas predominantes y archimagos reconocidos como Shewë o Lord Strord.

La sede del Concilio se encuentra en la ciudad de Ekhleer, en un alto castillo de piedra oscura. Allí se encuentra el Juzgado y, muy cerca, la Prisión del Supplicium, que es la cárcel mágica a la que van a parar todos los delincuentes que hayan sido capturados por el Concilio (especialmente aquellos que atentan contra los preceptos de La Diosa). El Supplicium es, probablemente, el lugar mejor vigilado del mundo.

Por otro lado, a muchos metros bajo tierra, se encuentra la Necravia. Al contrario que el Concilio, esta organización ha sido siempre inestable por las constantes peleas entre sus miembros; este individualismo ha sido un obstáculo en el progreso de las tierras de El Dios. La Primera Necravia fue fundada hace miles de años, pero, al igual que sucedió con la Fortaleza de Aressher, desapareció. Hace 450 años fue convocada de nuevo por Riak de Nyx y, de vez en cuando, los doce nigromantes que participan en ella se reúnen para tomar decisiones de interés general.

De esta manera, las fuerzas del Bien y del Mal se encuentran enfrentadas en el mundo mágico y cada bando lucha por superar al otro. Sin embargo, en el continente de Garnalia, donde la mayoría de las personas no conoce o teme la magia, se identifica al Bien con Dios y al Mal con el Diablo. Aunque resulte paradójico, la Santa Inquisición busca el exterminio de los magos conjurando el nombre del Dios, que es realmente La Diosa.

Los dos dioses que controlan el mundo son los encargados de conceder el don de la magia, que se tiene desde el momento del nacimiento, y de elegir a los archimagos (mediante un unicornio) y a los nigromantes (en el Templo Oscuro). Además, también pueden dotar a los guerreros de los rangos mayores (Guerrero Exaltado y Guerrero de las Tinieblas), lo que les concede un poder inigualable.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:34 pm

CAPÍTULO IV. La Santa Inquisición.



La Santa Inquisición es el tribunal religioso que busca erradicar la magia del mundo y actúa en la zona de Garnalia Centro, donde esta religión tiene mayor importancia. Su sede se ubica en Ereaten, concretamente en la Catedral de Nuestro Sagrado Señor, y cuenta con un amplio ejército de guerreros preparados para combatir la magia y a cualquier criatura con poderes sobrenaturales.

Lleva alrededor de trescientos años actuando y en sus hogueras han perecido cientos de magos y otros tantos inocentes. En la región de Las Horcas se encuentra el Juzgado y también la Prisión de las Piras (la más importante de todo el continente humano), en cuyas rejas se esconden delincuentes de cualquier tipo pero, sobre todo, aquellos que están relacionados con delitos de brujería.

En los últimos 150 años, la iglesia centrogarnálica apenas ha sufrido reformas y la Inquisición ha mantenido su prestigio e importancia en la sociedad. Esto obliga a los magos y a las propias escuelas de magia a ocultarse en territorios donde puedan correr peligro y, de hecho, tanto la Torre como la Escuela del Lago de la Luna cuentan con un hechizo protector que evitan que los miembros de la Inquisición encuentren su localización exacta.

Actualmente, nos encontramos bajo la regencia del papa Lediv VII, un religioso devoto y conservador que apoya a la Santa Inquisición y ha instaurado una academia especializada en la formación de guerreros capaces de exterminar magos y criaturas sobrenaturales. Gracias a su poder y prestigio, la magia cada vez está peor vista en la sociedad centrogarnálica y el odio hacia los magos se extiende cada vez más por los pueblos y ciudades, amenazando con acercar esa mentalidad a los pueblos del sur o incluso a los del norte.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:35 pm

CAPÍTULO V. Un siglo de tensiones.



Las tensiones entre los pueblos de la época en la que nos encontramos se deben a las diferencias que vienen arrastrando desde hace mucho tiempo. Dentro de cada territorio podemos encontrar conflictos internos y, a nivel general, conflictos entre naciones, razón por la que en cualquier momento podría estallar una guerra.

Uno de los conflictos que podemos destacar es el que aconteció hace ya varias décadas, entre Garnalia Centro y las Islas Negras. Las Islas Negras, cuya capital es Ekhleer, son un territorio gobernado por archimagos y, a causa de su conservadora religión, en Garnalia Centro fueron tachadas de tierras endemoniadas. Por esta razón, prepararon un ataque naval que fracasó gracias a la magia de sus oponentes. Así fue como las Islas Negras conservaron su independencia, aunque a día de hoy siguen siendo un territorio muy codiciado por el continente humano de Garnalia y la Inquisición espera el momento oportuno para saldar cuentas, ya que su ejército fue arrasado en aquella contienda.

Para las tierras del norte garnálico, los últimos tiempos también han sido convulsos. Durante una buena temporada, existió un tratado que dividía las tierras de los nórdicos y la de los enanos. Para evitar conflictos se renovaba cada veinticinco años pero, hace alrededor de cincuenta años, este tratado se rompió cuando los enanos, cansados de verse relegados a un reino donde casi todo el territorio se extendía bajo tierra, se armaron e intentaron conquistar territorios de los humanos. Este conflicto acabó solucionándose con la concesión de unos pocos terrenos en la superficie a los enanos y otros tantos en el subsuelo a los humanos.

Otra de las razones que ha provocado tensiones entre los pueblos de Garnalia a lo largo de la Historia ha sido la religión. Norte, Centro y Sur comparten tres creencias religiosas diferentes, siendo la central la más conservadora e institucionalizada. Como la religión sureña carece de sede y es, más bien, un conjunto de creencias indefinidas y particulares, los problemas no han sido de la misma magnitud que los que se han tenido con la religión del norte, que rinde culto a Svea.

Los centrogarnálicos tachan a los nórdicos de paganos y seguidores del Diablo, ya que la magia no está mal vista en sus territorios y rinden culto a una diosa y no a un dios. Esto ha provocado grandes tensiones y una larga guerra fría en la que ambos contendientes no se han enfrentado abiertamente por sus diferencias religiosas, sino que han resuelto algunas diferencias mediante conflictos de pequeña escala en la frontera (casi todos perpetrados por el ejército de la Inquisición). Solo podemos destacar una guerra abierta entre estas dos regiones que tuvo lugar hace veinte años, pero fue más un enfrentamiento político que religioso.

Por otra parte, al otro lado del océano, la historia ha transcurrido sin mayores sobresaltos en los últimos ciento cincuenta años. La mayor parte de los conflictos que han azotado al Reino Élfico en estos tiempos han sido conflictos internos de regiones o pueblos determinados y problemas con magos oscuros y nigromantes. Al ser un lugar donde la magia cuenta con gran prestigio y la religión es compartida por el continente en su conjunto, no se dan tantos enfrentamientos de esta índole como en Garnalia. Además, la longevidad de los elfos y su escasa apertura al resto del mundo hace que no se den tantas guerras a gran escala.

Lo que podemos destacar de estos cincuenta años en las tierras élficas son los cambios en la corona. La reina Nawin falleció en el parto de sus hijas gemelas Aliwen y Nienna. Esta última, dada su condición de licántropa, no fue reconocida hasta hace siete años. Los reyes élficos tuvieron también otros dos hijos: Félix y Sasha. Sasha ocupó el trono tras la muerte de su padre y, al fallecer en los duelos por los Secretos, su hermano Félix tomó el trono. Pero esta historia es ya muy reciente y merece ser desarrollada más adelante, en otros capítulos de esta crónica. Otro punto importante, sin embargo, es la actual situación de la licantropía en el reino élfico, que cada vez está más aceptada en la comunidad mágica (aunque aún queda un largo camino por recorrer y los licántropos son despreciados en muchas zonas).

Mientras que en el continente élfico de Enawë, la convivencia y el nivel económico es relativamente bueno, en Garnalia las cosas son diferentes. La situación en Garnalia Centro es muy precaria. Existe una gran diferencia de clases sociales y la pobreza se extiende por todo el continente, mientras que el poder y el dinero reside en manos de la nobleza y del clero, que muchas veces explotan al pueblo llano. La Inquisición ejerce una represión muy violenta contra todo aquel que vaya en contra de los preceptos que dicta y en los pueblos se respira un ambiente de tensión y miedo, que se ve incrementado a causa del machismo, el racismo y la intolerancia religiosa presente en muchos pueblos de la región.  

En Garnalia Norte, a causa de su situación geográfica, se dan grandes oleadas de pobreza, pues los inviernos son largos y duros y dejan secuelas en sus habitantes. No obstante, existe más libertad y menos diferencias entre las clases sociales que en Garnalia Centro.

En el Sur sucede lo mismo, aunque es una tierra más rica que el Norte. No existe un gobierno unificado y cada ciudad tiene una autonomía relativa; es un lugar de leyendas y secretos, donde hay pobreza en algunas zonas y riqueza en otras. Las diferencias entre clases sociales solo se aprecian en grandes ciudades como Aleketh, pero, en los poblados del Desierto Eterno, la mayor parte de la población se distribuye en pequeñas comunidades con sus propias leyes, cultura y normas, aunque siempre está presente Yehnév, la deidad de la arena.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:35 pm

CAPÍTULO VI. La Guardia de los Dragones.



La Guardia de los Dragones es una organización que existe desde la antigüedad, cuyo cometido era asegurarse de que ningún dragón se escapaba de la Cordillera de los Dragones. Antaño era una organización muy respetada, y era algo honorable el ser nombrado miembro de la Guardia.

Sin embargo, esta organización acabó disolviéndose cuando hubo ataques en masa de dragones en sus tres fortalezas. Aunque de este primer ataque no quedaron supervivientes, pronto llegaron noticias de los ataques a los oídos de los reyes, los cuales no dudaron en enviar más gente para que volviesen a habilitar las guardias. Como era de esperar, los dragones volvieron a atacar a las tres sedes de la Guardia. A raíz de este evento, no se volvieron a enviar más gente a las guardias, y los ataques de los dragones cesaron, y hubo una "paz" entre los humanos y los dragones que duró mucho tiempo.

Sin embargo, hace 74 años, los dragones quebrantaron aquella "paz" y comenzaron a arrasar los territorios cercanos a la Cordillera de los Dragones. Se decidió que se volverían a mandar hombres para intentar reconstruir las fortalezas de antaño, pero solo se consiguió reconstruir Guardiadragones del Mar, pues fue la menos dañada por los ataques de los dragones. Para evitar futuras catástrofes, se enviaron guerreros experimentados, además de ingenieros y armas de asedio para luchar con mayor facilidad contra los dragones.

Comenzaron a abatirse a los dragones más jóvenes y violentos, y se intentaba ahuyentar a aquellos dragones que no podrían abatir. Eventualmente los ataques de los dragones se hicieron cada vez menos frecuentes, y finalmente, cesaron. Sin embargo, se decretó que cada año se enviaría a las Cordilleras un tributo consistente en animales de granja para alimentar a los dragones y evitar futuros ataques.

En la actualidad, además de las funciones de caza-dragones que ejerce, Guardiadragones del Mar se ha convertido en una prestigiosa escuela de lucha física, que recibe individuos de todos los lugares, las razas y de todas las religiones, sin tener en cuenta su bando o su condición.



Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:36 pm

CAPÍTULO VII. La Paz de Garnalia.



Henricus III el Reunificador es el actual rey de Ereaten y recibió ese apelativo a raíz del suceso mundialmente conocido como "La Paz de Garnalia" o "La Reunificación de las Tres Garnalias". Esto sucedió hace veinte años y provocó un cambio significativo en la política del continente humano que, en principio, parecía ser positivo para todos, aunque el tiempo se ha encargado de mostrar que las cosas no eran tan buenas como parecían.

Cuando Henricus III fue coronado como rey, centró todos sus esfuerzos en ampliar sus territorios y conquistar tanto el Sur como el Norte. Ereaten es el reino más importante de Garnalia Centro y lo sigue Zhanthé, pero este reino oriental suele preferir mantenerse al margen de los conflictos. Por lo tanto, como rey de Ereaten tenía un gran poder en sus manos y aprovechó las fuerzas de su ejército y la elocuencia de sus palabras para reunificar el continente, con la intención de convertir Garnalia en una sola nación.

Pero el Reunificador no tuvo en cuenta las tradiciones culturales ni la identidad propia de los pueblos que pretendía conquistar. Ni el Sur ni el Norte querían verse sometidos a la férrea cultura centrogarnálica ni a sus costumbres y no escucharon las promesas de paz y unión que el rey pronunciaba. Henricus III, sin embargo, no se dio por vencido y movilizó a su ejército, se alió con otros territorios centrogarnálicos y, como no podía ser de otra manera, contó con la ayuda del poderoso ejército de la Inquisición.

Así, se establecieron dos frentes: uno en la frontera norte y otro en la frontera sur. Los sureños, que nunca han tenido una tradición militar demasiado arraigada, pronto buscaron la paz y resolvieron el conflicto por la vía diplomática. En el Tratado de Aleketh, firmado en la ciudad homónima, se decidió que el Sur conservaría su autonomía y su cultura propia a cambio de aceptar a Henricus III como rey de reyes y de permitir la libre circulación de mercancías. De esta manera, Garnalia Centro podría establecer relaciones comerciales sin impedimento y controlaría la política exterior, aunque respetaría la cultura autóctona.

Las tierras del norte, por el contrario, ofrecieron mayor resistencia. Los nórdicos siempre se han caracterizado por la calidad de su ejército y de sus guerreros y por defenderse mediante el uso de las armas. Durante algunos años, los ejércitos del Centro y del Norte se enfrentaron, pero, finalmente, fue Garnalia Centro quien venció la contienda. Sin embargo, a pesar de la victoria, los centrogarnálicos temían un nuevo enfrentamiento con los nórdicos y, para evitar mayores problemas, Henricus III firmo el Tratado de Wölfkrone con las mismas condiciones que les había puesto a los reinos del sur. Solo hubo una diferencia: el Norte tuvo que pagar todos los daños y gastos de la guerra, lo que produjo una situación de crisis en el reino.

De esta manera, una paz relativa basada en la imposición de la fuerza se estableció en el continente de Garnalia. Pero, bajo la apariencia de paz y unión, se esconde el resentimiento de los pueblos vencidos y su orgullo herido, y crecen los sentimientos nacionalistas. Las tensiones entre las Tres Garnalias siguen estando presentes y muchos de los sometidos, desde la discreción de las tabernas y otros lugares de reunión, sueñan con el día en que vean cumplida su venganza.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:36 pm

CAPÍTULO VIII. La Profecía del Báculo.



«Dos archimagos unirán sus poderes para contactar con los dioses y devolver la vida a quien obrará la gran hazaña. Uno sacrificará su magia. Otro será salvado de la muerte. Otro viajará al corazón del Desierto Eterno por amor. Otro se librará de una maldición. Uno descubrirá un gran secreto. Uno será asesinado. Otro colaborará con el mal. Y todos ellos intervendrán algunos para salvar, otros para destruir, un lugar mágico».
EL ORÁCULO ~ PROFECÍA DEL BÁCULO ~ TEMPLO SIN NOMBRE

Habían pasado muchos años desde la profecía de Dana cuando los dioses volvieron a hablar. De nuevo, las escrituras divinas expuestas por el Oráculo se centraron en los miembros de la Torre, que fueron los principales afectados. Ni el Concilio ni la Necravia intervinieron en este suceso por no considerarlo de su incumbencia y toda la responsabilidad cayó sobre la escuela del Valle de los Lobos.

Todo sucedió hace unos cuatro o cinco años. Narshel, la Señora de la Torre, regía la escuela con la mayor diligencia posible y contaba con alumnos muy prometedores. En el valle, lejos de todos los conflictos políticos del exterior, se respiraba paz; eran tiempos tranquilos para la Torre.

Pero entonces los dioses hablaron y todo cambió. Crescent fon Wölfkrone, Catherine y Estela, tres alumnos de Narshel que ya habían conseguido su graduación, fueron los primeros en descubrir las escrituras. Antes de hablar de ellos, sin embargo, es imprescindible contar cuál era su situación: Crescent había muerto salvando a una aprendiza de unos ladrones y, en el momento que nos ocupa, había poseído el cuerpo de un Iris del Manantial (pájaro muy común en los bosques de Garnalia); Estela acababa de ser seleccionada por el unicornio como archimaga; y Catherine era ya una maga consagrada.

A partir de entonces, la noticia de la profecía se difundió y todos empezaron a hacer conjeturas sobre a quién le correspondería cada papel. Narshel, por miedo a que alguno de sus aprendices o su propia escuela sufriera algún daño, no quería que se cumpliera, pero ningún mortal puede vulnerar la palabra de los dioses. Así, un buen día, el mago oscuro Anthon (antiguo compañero de Narshel) se plantó en su habitación. Crescent y Sasha (que en aquel momento respondía al nombre de Phoenix) estuvieron presentes cuando el servidor de El Dios pronunció lo siguiente: «Quiero que revivas al muerto. Te doy dos días como plazo». En sus manos llevaba el legendario Báculo de las Almas, que ha recibido cientos de nombres a lo largo de su historia; el báculo que arrebataba la magia a todo aquel mago de la Diosa que lo tocara y que albergaba, en su interior, toda la energía mágica robada a lo largo de la historia. Definitivamente, Anthon era aquel que colaboraría con el mal.

Nadie pudo hacer nada para evitar que la profecía empezara a cumplirse. Narshel y Estela se vieron obligadas, por la voluntad divina, a romper las reglas del Concilio que prohíben terminantemente la resurrección de los muertos. Y así, empleando todas sus energías en el complejo hechizo, dos archimagas resucitaron a quien obraría la gran hazaña. Crescent volvió a la vida y todos empezaron a entender que nada de lo que hicieran podría cambiar el rumbo de los acontecimientos.

El siguiente suceso tuvo lugar en la Cueva Oscura. William Arkwright, otro de los alumnos de la Torre, fue secuestrado por Morderek y Anthon, que pretendían matarlo para que el papel de "uno será asesinado" no cayera sobre ninguno de ellos. Lo encerraron en una poderosa esfera, dentro de la cual no se podía hacer magia y que solo podía ser destruida con el báculo que la había creado. Al poco tiempo, capturaron a Crescent y lo encarcelaron en una esfera idéntica, para impedir que obrara la misteriosa gran hazaña.

Sin embargo, el juego de los magos oscuros no era tan simple como todos creían. Catherine logró colarse en la estancia y, en un descuido de los captores, tomó el báculo y descargó su magia sobre aquellas cárceles malditas, que se rompieron de inmediato. Pero, al hacerlo, al tocar el báculo, la muchacha había sacrificado su magia, con lo que Morderek y Anthon lograron que se cumpliera otra de las desgracias profetizadas, aunque no contaban con que William fuera salvado de la muerte.

A muchos kilómetros de distancia, en la enfermería de la Torre, otra parte de la profecía empezaba a cumplirse. La maga Lumière Noire había recibido la maldición de El Dios y permanecía inconsciente en una de las camas, con cristales de hielo extendiéndose por todo su cuerpo y amenazando con congelar su cuerpo para siempre. Si el hielo llegaba a su corazón, la joven caería en manos de la Oscuridad. Para combatir esto, la mismísima Diosa se le apareció a Sasha en forma de elfa y le encomendó una misión: viajar al corazón del Desierto Eterno, a la Escuela del Sol Poniente, por amor y salvarla.

Sasha mostró su valía en el viaje y, como recompensa, La Diosa le concedió un frasco que contenía la pócima que frenaría la cristalización de Lumière. De esta manera, el elfo regresó a la Torre y consiguió que la futura Maestra de la Torre se librara de su maldición.

Con buena parte de los papeles asignados, todos se preguntaban todavía quién sería asesinado. La respuesta no tardó en llegar. Días después, Morderek y Anthon reaparecieron en la habitación de la Señora de la Torre con el famoso báculo, dispuestos a acabar con ella. Intercambiaron unas tensas palabras y Narshel acabó retando a Anthon, su antiguo compañero, a un duelo que se desarrolló en las montañas del valle, junto a la gran cascada.

Antes de que los dos contendientes desaparecieran, Morderek le traspasó parte de las energías del báculo a su compañero, para que fuera capaz de acercarse al poder de la archimaga. De esta manera, se desarrollaron dos batallas paralelas: una, la de Anthon y Narshel en las montañas; otra, la de Morderek y Crescent en la Torre.

Comenzaremos hablando de la segunda. El mago oscuro y el príncipe de Wölfkrone se batieron en un intenso duelo mágico, mientras Catherine, desprovista de sus habilidades mágicas, contemplaba la escena desde un rincón de la sala. Hubo muchas provocaciones por ambas partes, pero hubo una que cambió el transcurso de los acontecimientos, pues Crescent retó a Morderek a demostrar sus habilidades sin ayuda de el báculo. Él, herido en su orgullo, lo lanzó a un lado y regresó al duelo, momento que aprovechó Catherine para tomarlo y volver a descargar su energía, sin temor a perder lo que ya había perdido, esta vez sobre el mago oscuro. Esto inclinó la balanza a favor de Crescent, que dio el golpe de gracia, y así fue como Morderek murió por segunda vez. Al fin, uno había sido asesinado.

Por otro lado, en las montañas, las energías que el báculo le había concedido a Anthon desaparecieron tras el ataque de Catherine y la posterior muerte de Morderek. Todas las fuerzas lo abandonaron y Narshel pudo vencer el duelo sin dificultades. Con la muerte de Anthon y Morderek y la intervención de Crescent en ellas, el joven resucitado había obrado su gran hazaña.

Ya solo quedaba un papel por cumplirse y un asunto pendiente. Tras la muerte de los magos oscuros, el báculo desapareció, probablemente por un hechizo de los magos negros, y regresó a la Cueva Oscura. Para evitar que la historia se repitiera, la Señora de la Torre sabía que aquel báculo tenía que ser destruido. Como Catherine ya había perdido su magia, fue ella quien se transportó a la Cueva Oscura y robó el báculo para devolverlo a la Torre. Ahora solo quedaba averiguar la manera de destruirlo.

Entonces, La Diosa les dio una pista sobre la identidad de aquel que pondría punto y final a la profecía:

«Alguien descubrirá el gran secreto
que destruirá el báculo oscuro
para salvar un lugar mágico
en las colinas de los vientos situado.
Ese alguien las artes de la magia está estudiando
y es de noble y bondadoso corazón,
longevo como los de su raza son,
de su tierra desterrado fue por su condición
y antes de llegar a la Torre controló
el motivo por el que su pueblo lo expulsó
».

Se trataba, nada más y nada menos, que de Sask O'Kais, un elfo-lobo que tiempo después acabaría convirtiéndose en archimago. Fue conducido por La Diosa al Templo del Aire, el lugar en las colinas de los vientos situado, y allí descubrió el gran secreto para destruir el Báculo de las Almas. Dos magos oscuros trataron de impedírselo, pero no consiguieron nada y, al exclamar «¡Por el poder de los dioses, destrúyete y desaparece para siempre!», que era la frase final del conjuro, el legendario báculo se destruyó en una explosión de magia oscura y el lugar mágico, que era el templo, fue salvado de la Oscuridad.

Al destruir el báculo, todos los magos que habían perdido su magia por él la recuperaron, incluida la joven Catherine. Así fue como terminó la Profecía del Báculo, pero, en contra de lo que todos esperaban, los problemas para la Torre y para el resto del mundo no habían acabado.

En realidad, aquello no era más que el comienzo de las grandes e intensas aventuras que azotarían al planeta Terra en los siguientes años.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:37 pm

CAPÍTULO IX. El regreso de los nigromantes y los Ars.


Un tiempo después de que la profecía terminara, se produjo una pequeña batalla en El Anillo en la que participaron Aeglos (el actual Félix), Sasha, Estela y algunos miembros más de La Torre. Aún no se sabe a ciencia cierta quién perpetró el ataque, pero el ejército enemigo estaba formado por humanos y hubo dragones entre sus filas. Por fortuna, todo se resolvió en poco tiempo y el reino élfico regresó a su característica tranquilidad.

Sin embargo, la victoria de La Diosa en la profecía no le había sentado bien al bando oscuro. Si bien los nigromantes llevaban mucho tiempo dispersos por el mundo, perpetrando sus pequeñas fechorías en solitario, tras la Profecía del Báculo volvieron a cobrar mayor relevancia, tanto ellos como la Necravia y el mundo oscuro en general (lo que se explica con mayor detenimiento en el capítulo II de esta historia). Los tres primeros nombres en resurgir fueron los de Riak, Amelia Lackless y Morgan.

El regreso de Riak les trajo problemas, sobre todo, a Narshel y a su Kai y a la escuela de la Torre (no en vano, él había sido uno de los poseedores del Báculo de las Almas). El nigromante causó varias desgracias individuales y, como es costumbre, fue sembrando el dolor allá donde pisaba. Lo mismo sucedió con Morgan, que le causó más de un quebradero de cabeza al mundo hasta que todos dejaron de saber de ella, y con Amelia, que, en su última encarnación, volvió a las viejas andadas.

Los sucesos más importantes que podemos destacar del regreso de los nigromantes son el asesinato del archimago Sask O'Kais por Amelia y el secuestro de la Señora de la Torre. Lo único que se sabe del fallecimiento de Sask es el nombre de su asesina, pues el resto de detalles son todavía un misterio para el Concilio. En cuanto al secuestro de Narshel, todo fue un plan en el que intervinieron Amelia y Riak para encerrar a la archimaga en el Templo Oscuro, aunque luego fue rescatada por sus alumnos y un mago oscuro que no era otro que su Kai, que había sido resucitado por un nigromante.

Podríamos hablar de las otras muchas fechorías de magos oscuros y nigromantes y de las decenas de conflictos que hubo en los años que siguieron a la Profecía del Báculo, pero nos centraremos en un asunto de interés general para la comunidad mágica: los Ars. Los Ars son tres libros de magia ancestral muy poderosos, tal vez los más codiciados del mundo. La colección se compone del Ars Tanasia (especializado en magia prohibida), el Ars Goetia (especializado en magia blanca) y el Ars Sacratorum (que trata ramas variadas y desconocidas de la magia).

El Ars Tanasia está en posesión de la nigromante Amelia, mientras que el Ars Goetia fue encontrado por la Maestra de la Torre Lumière Noire, escondido en una caja que pudo pertenecer a algún mago viejo en el pasado. El Ars Sacratorum, sin embargo, ha cambiado de propietario en los últimos tiempos.

Este volumen de magia estaba escondido en las habitaciones abandonadas de la Torre y Narshel lo tenía allí con la esperanza de que no cayera en malas manos. Días antes de convertirse en mago oscuro, Félix lo encontró por casualidad y trató de llevárselo, pero entre Lumière y la Señora de la Torre consiguieron arrebatárselo. Para que nadie pudiera volver a encontrarlo, la archimaga decidió esconderlo en el Laberinto de las Sombras.

Pero esto no fue suficiente. Riak viajó hasta la Escuela del Sol Poniente y, con la ayuda de un mago consagrado, abrió un portal para colarse en el Laberinto de las Sombras y hacerse con el Ars Sacratorum.

En este tiempo hubo traiciones, cambios de bando, muertes y resurrecciones. Sin embargo, esto no sirvió para preparar a los magos, guerreros y demás habitantes del mundo para lo que estaba por suceder.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Sáb Jun 15, 2013 6:37 pm

CAPÍTULO X. Los Seis Secretos.



«Todo corazón acabará corrompiéndose. Todos..., excepto el nuestro. ¡Juntos, hermanos y hermanas, construiremos una utopía libre de odio, maldad e intolerancia! ¡Gobernaremos un nuevo mundo en el que la Justicia será aplicada y la maldad quedará desterrada por siempre jamás! Seremos los dueños del Nuevo Mundo... e impartiremos paz y justicia en el mismo. Pues nosotros, hermanos..., seremos los únicos magos que queden en el Mundo».
XERXES BREAK ~ LÍDER DE LOS SEIS SECRETOS

Si ya eran tiempos difíciles para la comunidad mágica, el mundo entero se vio envuelto en un giro copernicano con la aparición de los Seis Secretos. Esta organización cambiaría el rumbo tradicional de la magia y sus reglas morales como nunca antes se había visto y traería una nueva oleada de conflictos para las escuelas.

Comencemos desde el principio. Para hablar de los Secretos, es imprescindible conocer el nombre de Xerxes Break, que fue su fundador. Este mago consagrado, procedente de la Escuela de la Luna, sabía que cada escuela de magia posee un Secreto, que es un objeto que otorga un gran poder sobre un elemento en concreto; de hecho, siempre ha sido utilizado por las escuelas para acentuar aún más su afinidad a un determinado elemento. Su intención era reunir los Seis Secretos (tierra, aire, agua, fuego, luz y oscuridad) e invocar a la Mano Negra para hacer del mundo un lugar mejor, según sus ideales.

Para ello, necesitaba a un mago para que poseyera cada Secreto. Xerxes Break ya poseía el Secreto de la Luz y contaba con su amigo Alquamed, un hechicero semi-elfo que estudió en la vieja Escuela del Sol Poniente, que tenía en su poder el Secreto del Fuego.

Su primer recluta fue Sasha, a quien ordenó robar el Secreto del Aire. El rey del trono élfico accedió y se coló en la Escuela del Bosque Dorado, donde consiguió el Secreto. Pero los planes de Sasha no se correspondían con los que Xerxes tenía para él: nunca había compartido las ideas de los Secretos y su verdadero plan era detener a la organización, por lo que avisó a sus compañeros de la Torre.

En cuanto al Secreto de la Oscuridad, fue robado por Raven, amiga de Xerxes y la más fiel de los secretistas. De esta manera, los Seis Secretos ya contaban con tres de estos preciados objetos elementales.

Haciendo uso de la oratoria, Xerxes Break siguió buscando nuevos reclutas. Le encomendó a Alquamed la misión de conseguir un recluta para obtener el Secreto de la Tierra y le llevaron, secuestrado, al aprendiz de magia de la Torre Anarion. No obstante, Xerxes buscaba magos más poderosos y tejió un plan: llevarían al rehén a la escuela y propondrían un intercambio. Así, Anarion fue devuelto a la escuela y Titannia decidió ofrecerse por él y ocupar su lugar, robando posteriormente el Secreto de la Tierra.

Ya solo quedaba por conseguir el Secreto del Agua. En elegido fue Andurk, un mago oscuro que había estudiado en la Escuela del Lago de la Luna. Andurk decidió unirse a la causa y robó el Secreto sin dificultades.

Todo parecía estar decidido, pero había un problema. Sasha los había traicionado y el Secreto del Aire técnicamente ya no estaba en posesión de los Seis Secretos. Pronto, Xerxes Break les explicó a sus seguidores lo que pretendía alcanzar con la invocación de la Mano Negra: eliminar la magia del mundo y dejar que el monopolio del uso de la magia recayera sobre los miembros de los Seis Secretos. Pero, ¿cuál es el origen de la Mano Negra? Esta invocación surgió a causa del rencor de aquellos magos que se rebelaron contra los Dioses, de aquellos que fueron rechazados por las deidades. Los objetivos de los Seis Secretos son ambiciosos, pues pretenden concentrar en seis mortales el derecho divino de otorgar y arrebatar el don de la magia, con el fin de crear un mundo justo donde los magos no abusen de su poder ni creen desgracias, tanto en un bando como en el otro.

Surgen así dos corrientes de pensamiento contrapuestas: por un lado, los que consideran que los principios de justicia y paz están por encima de la libertad y creen que esos son los valores que deben dirigir la sociedad, que estará controlada por seis jueces que reúnan los tres poderes y tengan una soberanía total y absoluta, basada en la toma forzosa del poder; por otro lado, los que creen en la libertad del individuo y en su derecho a preservar su don natural, en una jerarquía de poder flexible donde el acceso se produzca por méritos propios y no por imposición y en la necesidad de la existencia de los Dioses, aun a riesgo de perpetuar la guerra entre los bandos y de emplear la libertad para causar injusticias.

Este choque de opiniones acabará desencadenando nuevos conflictos. Al principio, los Seis Secretos actuarán en silencio y pasarán desapercibidos, pero pronto la magnitud de su empresa acabará consiguiendo que las noticias se propaguen. El siguiente movimiento de Xerxes fue arrebatarle el Secreto del Aire a Sasha. Todo sucedió en las ruinas de la Escuela del Sol Poniente, donde se había establecido la primera base de los Seis. El líder de la organización se enfrentó a Sasha y a su hermano Félix Vonturin y consiguió apresarlos a los dos. El primero perdió el Secreto y el segundo fue encerrado, aunque, finalmente, ambos lograron escapar.

La sustituta de Sasha como portadora del Secreto del Aire fue Iaga. Esta maga, conocida por ser una de las pocas —si no la única— humana en estudiar en la Escuela del Bosque Dorado, accedió a participar en los Seis Secretos, con lo que el grupo volvía a estar completo.

Otro asunto que podemos destacar es el asedio a la Fortaleza de Aressher por parte de Alexa Legion Heart, capellán de la Inquisición. El ataque fue reprimido por la Señora de la Fortaleza, la nigromante Amelia Lackless. Aquí también intervino Xerxes Break, pues fue quien le reveló a la inquisidora la ubicación de la Fortaleza.

Por otro lado, en el bando opuesto a los Secretos, las fuerzas comenzaban a organizarse. Se convocó la llamada Brigada de la ParTot, a la que se sumaron Guzmán Elaguadelvalle (Maestro de la Torre que fue el primero al que Xerxes intentó convertir), Xehanorth, Crescent fon Wölfkrone, Sasha y Félix Vonturin. Este grupo no compartía los ideales de la organización y se propuso pararle los pies.

Pero el tiempo pasaba rápido y, pronto, la Mano Negra fue invocada. Xerxes Break, Raven, Iaga, Alquamed, Andurk y Titannia se reunieron en las Nueve Columnas del Bosque de las Hadas y conjuraron un complejo ritual por el que lograron llamar a la poderosa invocación. Los Secretos tenían en su poder un arma ancestral y sus planes empezaban a dar frutos.

Las ruinas de la Escuela del Sol Poniente ya no era el lugar más adecuado para sentar la base de la organización. De esta manera, Xerxes Break condujo a sus fieles hasta la Muralla, una antigua escuela de la que casi nadie tiene constancia, ubicada en las Tierras Muertas, que fue destruida hace ya mucho tiempo y que, en sus tiempos, estaba consagrada a la magia de la luz. Durante el camino de nieve y viento helado, les habló de los peligros y de las ventajas de la Mano Negra y los instruyó para hacer de ellos los jueces del Nuevo Mundo.

Una vez allí, Félix y Sasha manifestaron abiertamente su deseo de ver muerto a Xerxes y este último les propuso un trato: debían encontrar a seis magos poderosos capaces de hacerles frente a los Seis Secretos y, llegado el momento, todos se encontrarían en la Muralla para batirse en duelo.

Se acercaban tiempos de guerra. Ambos contendientes se preparaban para el momento y los Seis Secretos contaban con la Guardia del Amanecer. Bast, mago de la Torre, fue reclutado como Lord Comandante de la guardia y, así, entrenó y se preparó para dirigir al ejército. Como recompensa, Xerxes prometió ayudarlo con su condición de vampiro.

Es en este punto de la historia cuando entra Flextus. El Maestro de la Torre quería salvar a su amigo, el dragón Krahdovah, y, para ello, aceptó la oferta de Bast. Él prometió ayudarlo a recuperar al dragón a cambio de que lo ayudara a defender la Muralla de aquellos que trataban de destruirla y, aunque no compartía los ideales de los Secretos, acabó uniéndose a ellos.

Titannia y Raven utilizaron un ejército de no-muertos encontrado en las catacumbas de la Muralla. Por otro lado, los futuros duelistas que combatirían contra los Secretos ya estaban preparados para la batalla. Todo estaba a punto de comenzar.

La Gran Batalla del Muro estalló una fría mañana de octubre, en las Tierras Muertas, frente a la Muralla. Dos ejércitos se enfrentaban a las defensas de los Secretos: uno era el ejército del Norte, liderado por Crescent fon Wölfkrone; otro, el de la nigromante Amelia Lackless. También estaban allí los duelistas, que tuvieron que abrirse paso entre las tropas para alcanzar la Muralla.

En esta contienda sucedieron muchas cosas en un corto espacio de tiempo. Hubo ataques, estrategias y discursos memorables, y también hubo vencedores y hubo vencidos. Alquamed pereció en la batalla, atravesado por una flecha de Félix, y, entre el fragor de las espadas, Bast, el Comandante de la Guardia del Amanecer, recogió el Secreto del Fuego y se convirtió en su nuevo poseedor.

Sin embargo, esa no fue la única baja. Titannia desapareció sin dejar rastro y el Secreto de la Tierra quedó libre. Guzmán fue asesinado, con una daga oscura clavada en el cuello. Fueron sucesos dolorosos para ambos bandos.

Tras la partida de Titannia, los Secretos necesitaban un nuevo poseedor del Secreto de la Tierra. Xerxes Break habló con Flextus y con Nayade Leen, pero, finalmente, fue Flextus quien, pese a su inicial rechazo, se quedó con el Secreto para salvar a su amigo.

Una vez fueron solucionados los imprevistos de última hora, todo estaba preparado para que comenzaran los duelos. La batalla continuaba y, a los dos ejércitos principales, se les sumó el ejército enviado por el Concilio de Archimagos, que llevaba poco tiempo al tanto de las intenciones de los Secretos. Así se sumaron a la batalla Joseph Winterose, archimago que les propuso la rendición a los Secretos, y Michelle Swallow, guerrera que capitaneó el ejército de la Diosa.

Después, llegaron los duelos, que se celebraron en salas preparadas en la Muralla. Por el Secreto de la Tierra se enfrentaron Crescent fon Wölfkrone y Flextus. Dados los auténticos ideales de Flextus, el maestro le propuso un plan a su oponente: fingir que él perdía el duelo para que así Crescent pudiera devolver el Secreto a la Torre. La idea funcionó y Crescent recuperó el Secreto, pero, cuando Xerxes Break descubrió el entramado, tomó represalias y secuestró al traidor.

El siguiente duelo fue el del Secreto del Aire, que tuvo lugar entre Iaga y Sasha. Tras una intensa jornada en la que Iaga empleó sus habilidades para la magia del sonido, Sasha, el rey de los elfos, murió asesinado por su oponente.

El tercero también tuvo a la muerte como protagonista. Fue el duelo por el Secreto del Agua, librado entre Andurk y Amelia Lackless. La lucha fue larga y ambos estuvieron a punto de caer en numerosas ocasiones, pero, finalmente y contra todo pronóstico, Andurk consiguió vencer a la nigromante, que perdió la vida al terminar el duelo aunque dejó en el aire la promesa de regresar.

El duelo por el Secreto del Fuego también tuvo consecuencias nefastas para los antisecretistas. Bast y Xehanorth fueron los contendientes y, aunque el Maestro de la Torre contaba con el báculo de su padre, la afinidad de Bast con el fuego terminó por superarlo y Xehanorth acabó rindiéndose para salvar los espíritus de su arma. También Xehanorth fue capturado por Xerxes Break.

Tras los duelos por los Secretos de los elementos básicos, tuvo lugar el duelo entre Joseph Winterose y Raven Darkhole por el Secreto de la Oscuridad. El archimago había sido enviado por el Concilio para obtener un Secreto con el que podían perjudicar al bando oscuro y a los Secretos al mismo tiempo. Finalmente, Joseph venció y el Secreto de la Oscuridad pasó a manos del Concilio.

El último encuentro debía ser el duelo entre Félix y Xerxes por el Secreto de la Luz. Sin embargo, las cosas no resultaron ser como se había esperado. Félix, habiendo traicionado también a ambos dioses en el pasado, decidió no luchar y le hizo una oferta a Xerxes: tomaría el trono de los elfos y les daría asilo en el Reino Élfico, a cambio de que le diera el cuerpo de los muertos. El líder de los Secretos aceptó y, acabados los duelos, Félix puso punto y final a la batalla que se libraba fuera, porque ya no tenía ningún sentido. Luego cumplió su promesa y tomó el Reino de los Elfos, para luego teletransportar los cuerpos de Sasha y Guzmán a la enfermería de la Torre y el de Amelia Lackless a la Fortaleza de Aressher.

La batalla había acabado con cuatro victorias de los Secretos frente a dos derrotas. A partir de aquel momento tendrían que hacer frente a las consecuencias de sus actos, porque todo había llegado ya a oídos de los poderosos.

Días después, en el Juzgado del Concilio, se celebraba un juicio. Originalmente, dicho juicio había sido convocado para resolver una acusación lanzada contra la Señora de la Torre, pero la urgencia del asunto llevó a los doce del Concilio a establecer las condenas que se les aplicarían a los miembros de los Secretos. Algunos fueron condenados a muerte, otros a cumplir una condena en la Prisión del Supplicium y, en otros casos, se decidió esperar al testimonio del acusado. Se decidió organizar el rescate de Flextus y Xehanorth, estuvieran donde estuviesen, y se tomaron medidas para combatir a los Secretos.

La derrota pesaba sobre todos los que habían luchado contra los Secretos. Durante el juicio, una vez establecidas las condenas, se llevó a cabo una complicada estratagema en la que se vieron involucrados Narshel, William, Catherine y Caroline Gallagher, y en la que participaron, algunos desde la ignorancia, todos los miembros del Concilio y los testigos Crescent fon Wölfkrone y Michelle Swallow. Para ello, se construyó una farsa en la que se acusaba a Narshel de una serie de delitos mientras Riak, el nigromante, lo observaba todo desde la distancia. Todo esto llegó a buen puerto y, tras cientos de años en busca y captura, Riak fue apresado por el Concilio. Sin embargo, no le pasó desapercibido que el Secreto de la Oscuridad, propiedad de Aressher, estaba allí, en manos de los archimagos.

Así fue como, tras los duelos por los Secretos y el posterior juicio, se acabó con dos de los nigromantes más poderosos del mundo. Ahora se abría ante todos una nueva contienda: a la guerra tradicional entre el Bien y el Mal se les sumaba un tercer bando, que era el bando neutral, el bando de los Secretos. El Secreto de la Oscuridad, ahora en posesión del Concilio, forma parte del eje de esta guerra, porque a todos los bandos les interesa hacerse con él.

Los Seis Secretos son prófugos de la justicia, todos los bandos están heridos y deseosos de vengar las muertes de sus camaradas. Tensión, conflictos, fraternidad, ideologías... El mundo mágico está más revuelto que nunca y la ira rezuma por todos lados. El futuro es totalmente incierto y, lo que se presagia sin lugar a dudas, es que los tiempos que se avecinan no serán de calma, sino de tormenta.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Lady Admin el Dom Ago 23, 2015 2:58 pm

CAPÍTULO XI. Tiempos de guerra.


«¿Y cuál es la guerra contra el Mal, anciano? ¿La de la batalla de Aressher, donde desaparecieron o murieron miles de inquisidores? ¿La de la batalla del Lago? ¿O, quizás, lo que ya denominan en medio mundo "la matanza de Zhanthé"? ¡¿Cuál?! He visto morir más inquisidores a manos de sus propios hermanos que contra seres demoníacos. Intrigas. Traiciones. En eso se ha convertido la Iglesia».
MARCUS CAESAR ~ MAESTRE DE LA ORDEN DE SAN YAGO

El desorden que causaron en el mundo los Seis Secretos trajo consigo, inevitablemente, una oleada de nuevos conflictos políticos, que se vieron agravados con el resurgir de las fuerzas de la Santa Inquisición. La batalla de la Muralla no había sido más que el principio: los auténticos problemas todavía estaban por llegar. El primer punto del mundo donde se extendieron fue el Reino Élfico, que, tras la ocupación del trono por el usurpador Felix Vonturin, se sumergió en una época de crisis social y de tiranía que provocó la rebelión de muchos nobles —entre ellos, los duques y archimagos Anaë'draýl y Shewë—. Estos dos altos cargos del Concilio organizaron el asedio de El Anillo, con el fin de capturar a Felix y proclamar reina a la que debía ser la legítima heredera: la princesa Aliwen.

En esta batalla participaron, en el bando de la Diosa, las tropas de varios nobles élficos procedentes de todos los puntos de la Elendë, las fuerzas del Concilio capitaneadas por los archimagos Rahnag Ahgóh, Marie du Ciel y Lord Strord, y el ejército de Zhanthé casi al completo, comandado por su rey Kvothe Assherai, hijo ilegítimo, además, del archimago Joseph Winterose. En el bando de Felix y los Secretos, se encargaron de defender la ciudad el rey usurpador y sus tropas, pero sus fuerzas no fueron suficientes contra las de sus enemigos y el Concilio terminó entrando en el palacio y capturando a Felix. No obstante, también hubo importantes bajas en el bando vencedor, como la del archimago Lord Strord, que fue asesinado por el rey. Este hecho alimentó la ira de Shewë, jueza del Supplicium, y, en el juicio que se celebró posteriormente, se ordenó para él la pena máxima: le cortaron las orejas de elfo, fue torturado, arrastrado por las calles de Ekhleer mientras lo fustigaban con un látigo electrificado, ejecutado públicamente en la horca y, finalmente, se envió su alma al Laberinto de las Sombras, para que no regresara jamás.

Pero los intentos de la jueza por hacer desaparecer a Felix para siempre fueron en vano, porque, poco tiempo después, fue rescatado del Laberinto por miembros de la Liga Neutral y resucitó en un cuerpo humano, hecho que traería consigo consecuencias desastrosas para Shewë. De los condenados por el Concilio en esta época, no fue el único que venció a los de la Diosa: también Riak, todavía encerrado en la prisión del Supplicium, logró escapar gracias a la ayuda de una Amelia Lackless convertida en fantasma, a la que el Dios permitió salir del Otro Lado. El líder de la Necravia se declaró entonces Señor de la Fortaleza de Aressher, pero no por mucho tiempo, pues, cuando el fantasma de Amelia se desplazó hasta la Torre, empleó sus habilidades persuasivas y nigrománticas para matar a una aprendiza de nombre Elia y quedarse con su cuerpo, tras lo que acabó regresando victoriosa a Aressher para regir su escuela como en los viejos tiempos.

Una vez la reina Aliwen ocupó su trono, el siguiente paso en la lucha contra los Secretos fue atacar su refugio en la Mansión de las Brumas, casa de Xerxes Break ubicada en la región norteña de la Elendë conocida como Gadrýl. Esta vez, se unieron para realizar la ofensiva parte de los ejércitos del Concilio, comandados por el archimago Joseph Winterose, y los ejércitos de Wölfkrone, dirigidos por el príncipe Crescent, con el principal fin de rescatar a los dos rehenes capturados por los Secretos tras los duelos: Flextus y Xehanorth. Gracias a unas admirables habilidades mágicas, los de Xerxes consiguieron no solo frenar a sus atacantes, sino derrotarlos y conseguir que terminaran rindiéndose. Las bajas en las fuerzas del Norte, debido a la invocación de una poderosa niebla que hacía perder la cordura a quien se viera envuelto en ella, fueron muy numerosas, y la batalla terminó con la desaparición del príncipe Crescent y la retirada del Concilio. Sin embargo, gracias a la incursión de William Arkwright en la casa, se consiguió rescatar a Xehanorth —que algún tiempo después sería consagrado como archimago—; y, posteriormente, encontraron en el lago a un moribundo Flextus, a quien llevaron a la enfermería del Bosque Dorado para que pudiera recuperarse. Las heridas de Flextus fueron resultado de un suceso simultáneo a la batalla que sucedió en las orillas del lago de Gadrýl: el nigromante Riak, transformado en Shewë, se había desplazado hasta la zona haciendo creer a Xerxes que tenía en sus manos el Secreto de la Oscuridad. Luego, Riak —con un falso Secreto— y Xerxes —que, en realidad, no estaba presente, sino que manejaba el cuerpo de Flextus desde la distancia— se enfrentaron, y el líder de los Secretos, una vez conseguido, supuestamente, el de la Oscuridad, lo puso en manos de Raven, su antigua portadora, que se refugiaba en el Vinteren Riv. El nigromante dejó a Flextus malherido y se fue de allí, rápido, para presenciar el final de su plan: el falso Secreto llegó a manos de Raven y, a los pocos minutos, explotó, provocando su muerte. De esta forma, el bando oscuro obtuvo su venganza por el robo de la principal fuente de poder de Aressher.

Después de la batalla en Gadrýl, los Seis Secretos decidieron buscar un refugio más seguro y se aliaron con la Liga Neutral, conjunto de magos que no comulgan con ninguno de los dioses, quedando escondidos y protegidos en el Castillo del Mar Espectral. Algún tiempo después, Xerxes, Leanna Highpeak y Mark Hammerhand colaboraron para resucitar a Raven en el cuerpo de la fallecida mujer de Mark.

Por otro lado, en las tierras de Garnalia Centro, sucedió en el mismo año un importante acontecimiento: el rey Henricus III falleció sin dejar ningún heredero directo. La siguiente en la línea de sucesión era su joven hermana Isabella Fountaine de la Garnalia, que fue coronada como reina de Ereaten con la desconfianza de muchos de sus súbditos. Ni Zhanthé, ni Wölfkrone ni Aleketh le juraron lealtad a la reina. Otros, aun prometiéndole obediencia, dudaron de sus capacidades, pero, en poco tiempo, Isabella se encargó con hechos de despejar todas estas dudas, y su reinado se convirtió en el comienzo de una edad dorada para la Santa Inquisición, a la que, como mujer muy piadosa, siempre defendió. Una noche, sin saber de quién se trataba, se encontró en los bosques al príncipe Crescent, que llevaba meses en paradero desconocido, y lo rescató y atendió en su palacio hasta que estuvo en condiciones para volver al Norte. Había llegado hasta allí sin recordar cómo, enloquecido por haber respirado la niebla maldita de Xerxes. Al llegar a su reino y retomar sus obligaciones como príncipe, él y su padre tuvieron que lidiar con una profunda crisis causada por la pobreza y por la gran pérdida de efectivos militares tras el conflicto de Gadrýl.

Precisamente con Isabella de Garnalia tuvo que ver la siguiente maniobra de Xerxes Break. Aprovechando el poder del Secreto de la Luz, se presentó en las habitaciones de la reina fingiendo ser Dios y ella, fiel devota, creyó en todas sus palabras. Puesto que tanto su organización como la Inquisición compartían el ideal de luchar contra la magia, le reveló a Isabella la localización de la Escuela del Lago de la Luna para que la atacara con sus tropas y, además, encantó su arma y su armadura con el poder de la Mano Negra, de forma que pudiera convertirse en una enemiga peligrosa para la comunidad mágica. De esta manera, la soberana de Ereaten movilizó a sus ejércitos inquisitoriales para atacar el Lago —solicitó asimismo la ayuda de Santiago Prestalanza, aunque sus fuerzas prefirieron no involucrarse demasiado en el conflicto—, pero, aunque lograron causar varios destrozos, fueron derrotados por las tropas del Concilio, dirigidas fundamentalmente por Narshel, la Señora de la Torre, y Alice Corhead, la Señora del Lago de la Luna. Un hecho que marcó el rumbo de la batalla fue la aparición de Rocuv, un joven licántropo humano especialista en Aire y poseedor de lo que llaman el nombre del viento, quien se transformó en puro viento para proteger la escuela, sacrificando en el proceso el resto de sus energías mágicas y siendo transformado en elfo por la Diosa, pues son los miembros de esta raza los más capacitados para el ejercicio de la magia etérea.

Al mismo tiempo que se desarrollaba la batalla del Lago, en las Islas Negras se perpetraba un magnicidio. Efectivamente, la intención de Xerxes al engañar a Isabella no había sido solo luchar contra la magia, sino despejar la sede del Concilio para poder encontrar a Shewë indefensa. El plan fue un éxito. Felix Vonturin, que hasta entonces ocupaba el cuerpo de un humano guerrero que, supuestamente, estaba al servicio de la organización, quiso participar en la operación para vengarse de la terrible crueldad de Shewë al condenarlo; Xerxes, para recuperar el Secreto de la Oscuridad —que había sido custodiado todo este tiempo por la jueza y estaba corrompiendo, aún más, su alma—; y Marya Enerian, miembro de la Liga Neutral, por su interés en ser la siguiente portadora del Secreto. Así, con el edificio del Concilio prácticamente desprotegido, los tres se colaron sin problemas en el juzgado vacío en el que se refugiaba Shewë mientras transcurría la batalla del Lago. Tras una larga batalla, la archimaga fue derrotada y Felix Vonturin le dio la muerte que merecían sus pasadas fechorías. El Secreto regresó al bando neutral, pero acabó siendo puesto en las manos de Raven tras su resurrección en lugar de las de Marya. Justo después de ser asesinada la jueza del Concilio, movidos por la magnitud que estaban tomando los conflictos en el mundo terrenal, los mismos dioses se presentaron en el juzgado, delante de Felix Vonturin, quien había estado en ambos bandos hasta, finalmente, no estar en ninguno, y, queriendo uno corromperlo totalmente y la otra purificarlo por completo, terminaron dejando en el alma del antiguo rey de los elfos una maldición que, quizás, no cause en él tantos perjuicios como pretendieron los dos dioses.

El tercer conflicto que se desarrolló al mismo tiempo que la batalla del Lago tuvo lugar en la Santa Academia de Las Horcas, escuela de inquisidores. En esta ocasión, aprovechando la ausencia de gran parte de las tropas de la Inquisición para combatir contra el Lago, el guerrero de las tinieblas Dam Gurth se presentó con sus fuerzas para atacar la academia. Allí se encontraban el cardenal Marco Gladius, principal consejero de la reina, y el maestre de la orden de San Yago Marcus Caesar, quien organizó como le fue posible la defensa de la escuela contra el servidor del Dios, a quienes, en la fe centrogarnálica, se consideran servidores del Diablo. Marcus Caesar era, en estos tiempos, ya conocido por su defensa del puerto de Karannes cuando fue atacado por piratas del Dios, pero no pudo evitar que Dam Gurth causara destrozos considerables en la Santa Academia, junto con su alumno Yandrack, híbrido de dragón, y su gigantesco compañero dragón Ogadrack. Sin embargo, los del Dios terminaron marchándose y tanto el maestre como el cardenal salvaron la vida. Es en este momento cuando comienza a extenderse, gracias a la orden de San Yago, el uso de un material conocido como piedra de Dios para combatir a los magos, pues tiene la propiedad de absorber energías mágicas.

En resumen, cuando los centrogarnálicos vencidos regresaron a Ereaten, se contabilizaban dos escuelas atacadas y una archimaga muerta. Acabados estos tiempos de tormenta, no regresó la calma; al contrario, el rey de Zhanthé, Kvothe Assherai, proclamó a su reino independiente, lo que causó la ira de la reina Isabella y del grueso de la Santa Inquisición. Ante los falsos rumores de presunta brujería y obras satánicas perpetradas por Kvothe, la Inquisición presentó batalla rápidamente a las tierras de Oriente, y así, de la Fe de Ereaten, acudieron a la guerra la orden de San Telmo, comandada por el radical Titus el Grande, y la orden de San Yago, dirigida por Marcus Caesar. Dam Gurth y el Colmillo —soldados cedidos por Santiago Prestalanza— se personaron también en Zhanthé, en principio, para liberar al pirata del Dios Javier de los Mares y para combatir a los inquisidores, aunque el guerrero de las tinieblas terminó enfrentándose en duelo a Joseph Winterose, el único archimago que acudió a defender el reino, pues no podía dejar solo a su hijo. Sin embargo, Anaë'draýl, apoyado por Aliwen, se negó a ofrecerle ayuda, y solo pudo reunir a unas pocas tropas. Finalmente, fueron los inquisidores quienes vencieron en la contienda y terminaron conquistando Zhanthé. Desde lo alto del palacio, Titus el Grande arrojó a Kvothe al mar y todos lo dieron por muerto, si bien, en realidad, fue recogido y curado por Marcus Caesar, y, con la ayuda del capitán Sherak, logró huir de la ciudad. Según parece, pretende reunir fuerzas para organizar la reconquista.

Con la victoria de la Inquisición, se instauró un gobierno provisional en Zhanthé formado por dos cónsules: Titus el Grande y Marcus Caesar. Uno de los hombres que estuvo en la batalla, el híbrido de dragón Yandrack, comenzó a reunir después de este acontecimiento a todos aquellos refugiados que odiaran a la Inquisición o a los propios dioses, y, pronto, los rumores se extendieron por todos los continentes, consiguiendo de esta manera Yandrack un gran número de aliados con los que dio forma al ejército del Crepúsculo. Para conseguir un lugar donde construir una fortaleza para sus tropas, solicitó una audiencia con la nigromante y princesa de Aleketh Dahienna Al-Wareh, quien le dio su permiso para levantar de sus cenizas Guardiadragones de las Arenas. Posteriormente, volvería a hablar con la princesa para hacer de la provincia de Habal Jannin un reino nuevo.

El siguiente movimiento de la Inquisición tras la victoria en Zhanthé fue el ataque a la isla de Parr comandado por Titus el Grande, quien desembarcó en la isla con intención de conquistarla por si se produjera, en el futuro, una invasión del Reino Élfico. No obstante, el asalto se vio frustrado por la aparición de un ejército desconocido que ayudó a los de Parr y derrotó a los de San Telmo; y, aunque en Ereaten no se sabe nada, este misterioso ejército era el ejército del Crepúsculo, comandado por uno de sus líderes. A cambio de que liberaran a sus hombres, Titus juró en nombre de Dios que ningún inquisidor volvería a pisar la isla durante veinte años, y de esta manera se resolvió la segunda cruzada contra la magia.

En cuanto a la orden de San Yago, el maestre Marcus Caesar decidió emprender, junto con Rohar Tormenta —mago al que conoció en Zhanthé—, una incursión en la Fortaleza de Aressher para intentar rescatar a las tropas de la inquisidora Alexa Legion Heart, quien tiempo atrás había sido derrotada por Amelia Lackless con todo su ejército. Ya por estos tiempos, el inquisidor Marcus había aprendido a distinguir entre magos oscuros y magos de la Diosa, y contra los primeros había centrado todos sus esfuerzos. Sin embargo, la misión no dio los resultados esperados: el maestre fue acorralado por Dam Gurth y se suicidó para que no pudiera sondearle la mente, y Rohar Tormenta cayó en manos de Amelia Lackless, quien lo torturó contando también con la ayuda de Dam. La estancia del inquisidor en el Otro Lado duró menos de lo esperado, pues la Diosa sometió su alma a prueba y, viendo que era un hombre de gran corazón, lo condujo a hasta el Templo de la Luz para convertirlo en guerrero exaltado. Regresó a Aressher, rescató a Rohar y, junto con el dragón Draken, causó destrozos en la escuela. Ni Riak ni Dam ni Amelia pudieron atraparlos antes de que escaparan.

En vista de las tensiones entre bandos y reinos que se han venido reforzando en estos años, si algo podemos afirmar sin temor a equivocarnos es que el tiempo de guerras no ha acabado. A las fuerzas de los Seis Secretos y de los neutrales, se suma ahora la amenaza de una Santa Inquisición renacida, que promete sacudir el mundo de la magia y la política de los reinos desde los cimientos. La aventura continúa con fuerzas renovadas, y se abre ante nosotros un abanico infinito de posibles acontecimientos que pueden traer consigo catastróficas consecuencias.


Lady Admin
Admin

Mensajes : 1891
Fecha de inscripción : 02/05/2011

Ver perfil de usuario http://latorre.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DEL FORO

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.